Prueba Suzuki Burgman 125

CONCENTRADO DE GT

No es que un Burgman sea un scooter GT, es que prácticamente son dos palabras sinónimas. Pero este 125, además, es pequeño y manejable, características más propias de un ágil scooter urbano que de un maxi. Por eso te digo que es un “concentrado de GT”.

  

CONCENTRADO DE GT

Como los zumos modernos, que gracias a los concentrados intentan aunar las propiedades de los refrescos y de los zumos, el Burgman 125 no sólo intenta, si no que consigue juntar el estilo, la comodidad y hasta la capacidad de carga de un maxiscooter con la agilidad y facilidad de uso de un scooter utilitario y ciudadano. Y no es fácil, ya que lo normal es emplear grandes carrocerías en los 125 GT, a veces compartidas con “hermanos de gama” de mayores cilindradas, lo que repercute, al meterles un motor de 125cc en sus prestaciones y sobre todo, en su capacidad de “serpentear” entre coches, de meterse en sitios estrechos y, en suma, en su agilidad.

No es así el Burgman 125. Más bien, al contrario. Para él se desarrolló un chasis y carrocería específicos, bien adaptados al motor de 125cc (aunque también se emplea para el 200 cc) y muy bien pensado, de forma que el resultado es un scooter muy compacto, de baja altura de asiento al suelo, pero con un indudable estilo de GT, con gran asiento, protección aerodinámica suficiente y muy cómodo incluso con dos personas. Y como debe ser en un maxiscooter que se precie de tal, con hueco para dos cascos y más cosas. De hecho, bajo el enorme asiento del Burgman puedes meter esos dos cascos y sobra espacio, pero además tienes una guantera con llave en el escudo interior, con enchufe para el móvil y otra, más pequeña pero profunda en el lado derecho del manillar, esta sin cierre. Pocos scooters le superan en este aspecto.
suzuki burgman 125El asiento es mullido y muy grande. Quizás, para los más altos, el espacio es más justo, por que tiene respaldillo y el hueco para las piernas, aunque es amplio no es excesivamente largo. Si no eres muy alto, resulta un scooter muy cómodo: se llega bien al suelo y puedes apoyar los pies hacia delante, en la plataforma o en el suelo, como en una silla. Las manos quedan un poco altas, pero todos los mandos están en buena posición, se llega bien a todos ellos sin apartar la vista de la carretera. La cúpula es un poco estrecha, lo suficientemente alta y sobre todo, está bien cortada por los bordes, de forma que no molesta en absoluto al mirar a través de ella, sin que te estorben molduras o deformaciones de la pantalla. El cuadro es un tanto “minimalista” y los aficionados a los cuadros recargados y llenos de información se sentirán un tanto defraudados: no hay cuentavueltas ni sofisticadas pantallas digitales. Tres esferas, con velocidad, gasolina y temperatura y los necesarios testigos luminosos lo componen, de forma que no hay nada de sobra pero tampoco falta nada de lo importante en un scooter.

A la hora de bajarte y aparcarlo, está bien solucionado. Un caballete central, con buena palanca facilita la operación de aparcarlo. Además, para aparcamientos de menos tiempo dispone de pata lateral, sin muelle y con desconexión del motor. En la cerradura de contacto abres el cofre bajo el asiento, sin necesidad de sacar la llave y puedes, con la parte trasera de la llave bloquear la cerradura. Un sistema que dificultará que te fuercen ese cierre o que algún “gracioso” meta algo y la estropee.



¿CÓMO VA?

El Burgman 125 lleva muchos años en los puestos de privilegio de las ventas de scooters de 125cc de nuestro país, lo cual demuestra que es un scooter de calidad. Y no es extraño que sea el preferido de muchos clientes, ya que no sólo aúna agilidad y comodidad, si no que además anda muy bien, en el sentido más genérico de la expresión. No es un scooter deportivo ni pretende serlo. No es el más rápido del mercado pero tampoco es un scooter pesado o lento. Frena bien, se tiene lo suficiente, no vibra ni hace ruido y es, vistos sus resultados hasta ahora, muy fiable y económico de mantener. De hecho, para muchos, es el modelo de scooter “perfecto” que cumple con su cometido, sin grandes logros, pero tampoco cometiendo graves fallos.

En cuanto te subes te encuentras “en casa”. No hay mandos extraños ni requiere de ningún tipo de adecuación “ a sus manías” ni nada parecido. Arranca con un freno cogido, como cualquier scooter y el motor ronronea al ralentí de forma estable aunque este frío. Abres gas y sale andando, con decisión pero sin “prisas”. Es muy suave acelerando. Con las suspensiones se ha encontrado el compromiso entre comodidad y estabilidad necesario y aunque algún “quemadillo” (yo, por ejemplo) hubiese preferido un tarado más firme, que de más seguridad a la hora de tumbarlo aún a costa de perder algo de comodidad, a la mayoría de potenciales clientes de un scooter de este tipo les gustará la suspensión.

suzuki burgman 125Los frenos requieren una explicación más detallada. Partiendo del hecho de que el Burgman frena francamente bien y con un tacto muy bueno, mejor que el de la media de los scooters de su competencia, hay que matizar que monta un sistema de frenada combinada. Y es que en Suzuki, aunque no son demasiado aficionados a los experimentos con los frenos, han llegado a la conclusión, al contrario que otras marcas, que de hacer falta en algún vehículo este tipo de sistemas de frenada combinada no es en los grandes scooters de 400 o en motos mayores. Estos suelen conducirlos gente con experiencia, es raro que nadie empiece en este mundo por un Burgman 400 o 650. Sin embargo si es el caso de este 125, un scooter con el que mucha gente “se baja” del coche para pasarse a las ventajas de la moto y es este nuevo conductor de moto el que tiene más problemas a la hora de frenar con decisión con la maneta del freno delantero. Por ello, Suzuki monta este sistema en los Burgman 125 y 200 y no en los grandes. Teniendo en cuenta este acierto, el sistema, además está bien equilibrado. Frenando como se debe, con las dos manetas no aparecen interferencias de ningún tipo y sólo si frenas fuerte con la maneta del freno trasero notas como se hunde un poco de delante.

suzuki burgman 125En carretera cumple con lo que debe. Es un scooter cómodo, como ya hemos dicho, capaz de mantener el el cuentakilómetros los 110 km/h llaneando y capaz de pasar los 120 con un poco de “ayuda”, es decir, con un poco de cuesta a favor. En curvas es noble, entra bien en ellas y se mantiene en la trazada con facilidad. Lleva llanta delantera de 13” y trasera de 12” y se le nota. Este montaje le da parte de su agilidad en ciudad y resulta suficiente en las curvas, aunque no le pidas la estabilidad de scooters deportivos o de rueda alta: no da tanta confianza a la hora de tumbar “ a saco”. No es su estilo. En la ciudad, sin embargo, esas ruedas ayudan a que gire mucho y puedas meterte por cualquier sitio. Esto unido a su compacto tamaño, el manillar, alto y estrecho y a su poca altura al suelo desde el asiento hacen del Burgman uno de los mejores GT en ciudad. Lo que se va por lo que se viene, que se suele decir.

En resumen, el Burgman 125 cc supone una gran elección para aquellos que busquen un scooter polivalente, eminentemente útil y al tiempo no quieren renunciar a las ventajas de los grandes maxis. Con este planteamiento, Suzuki ha conseguido convencer a gran parte del público de este tipo de vehículos, convirtiendo este “concentrado de GT” en uno de los scooters de mayor éxito de nuestros días.



A favor

- Un scooter GT de tamaño contenido, muy ágil y muy bien hecho.

En contra

- Como muchos 125 cc, muy justo de prestaciones

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Paloma Soria
Julio 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar