Prueba PEUGEOT SATELIS 400

CON AIRES DE COCHE

Llega a mis manos una de las joyas de la marca Francesa, la Satelis 400, siendo la cilindrada más alta después de la reciente puesta en el mercado de la Satelis 500 cc.

  

CON AIRES DE COCHE

Mientras aparco la recién llegada, observo como su frontal agresivo me contempla, con ese aire automovilístico que Peugeot a dado a este scooter, deseoso por mi parte de que llegue mañana para ver todo lo que puede ofrecerme en el asfalto. El despertador me anima a buena hora de la mañana, hoy toca sacar el jugo al scooter del León. En el garaje me sigue llamando la atención sus facciones duras, con una elegante línea, mostrando una visión robusta y moderna en un megascooter. Los buenos detalles se encuentran en esta moto por todas partes, como el que, desde su mando a distancia (opcional) podemos abrir el maletero (desde los cuatro metros mas o menos), que se eleva como el de los coches, en el que podremos guardar apañándonos un poco, dos cascos integrales y poco más, manteniendo en su hueco el gran candado antirrobo de 130 cm. by ABUS, exclusivo en la versión City y Executive que proporciona la Satelis, que se engancha en la parte posterior de la moto , un poco más arriba de la matrícula, y que con la cerradura dentro del maletero es imposible que se desprenda el candado de la moto, para evitar que los amantes de lo ajeno se fijen en nuestra scooter. También lleva un sistema de antiarranque electrónico con su llave codificada. Si que se echa de menos una luz de cortesía en el cofre, que en la versión que tenemos en nuestras manos no tiene, y en garajes o lugares con poca luz nos vendría de lujo. Arrancada la moto desde la misma piña de contacto, con un pequeño giro de la llave podemos también abrir el maletero sin necesidad de apagar la moto, detalle que se agradece. En la parte frontal tenemos otra guantera, ésta de apertura con la llave de contacto en la que podemos guardar algún bulto y encontramos la toma de corriente de 12v, que nos permitirá recargar el móvil entre otras cosas. También hay una pequeña guantera en el logotipo del León que encontramos en el manillar que al oprimirla salta, permitiendo guardar pequeñas cosas, como los tiques de la autopista, o las gafas de sol. Y al principio del asiento una pequeña guantera guarda una funda de plástico para proteger el asiento en los días de lluvia y evitar mojarnos el pantalón.

 

Se nota que Peugeot ha diseñado esta moto con aires automovilísticos apreciándose principalmente en sus enormes retrovisores panorámicos con espejo esférico, que se pliegan fácilmente, con los que controlamos perfectamente todo lo que pasa detrás de nosotros.



TOMA DE CONTACTO

Nos subimos a la moto; lo primero que notamos es la altura de su asiento 784mm, dada por los dos neumáticos de 14 pulgadas que monta. Nos obliga abrir las piernas y tenerlas separadas de la moto para apoyar los dos pies en el suelo.

Pongo la llave en el contacto, un pequeño giro, y un crujido arranca el scooter, mostrando un cuadro de instrumentos muy iluminado y elegante, bien equipado formado por tres esferas. La de la izquierda nos indica la velocidad en Km./h y dos indicativos, el del intermitente izquierdo y las luces largas, en la esfera central, encontramos el ordenador de a bordo que nos da información digitalizada sobre los kilómetros totales, parciales, hora, grados, el indicativo de nivel de gasolina y el de la temperatura, también nos da información sobre el aceite de la moto, estado del motor y si está bloqueada la moto, y en la tercera esfera, encontramos el reloj de las cuenta-revoluciones, y dos indicativos más, el del intermitente derecho, y si tenemos abierto el maletero, que siempre viene bien, que nos avise si no lo llevamos cerrado.



EN CARRETERA

Enfundado con el equipo de invierno y con la idea de disfrutar de la carretera y un montón de curvas pongo dirección a las tierras más septentrionales de la provincia de Toledo. Nos alejamos de la ciudad para adentrarnos en vías rápidas y poco a poco nos vamos acoplando a la máquina. La posición que llevamos es erguida, la situación del sillín del conductor nos condiciona a llevar una posición de ángulo recto como si nos sentásemos en una silla, podemos estirar un poco las piernas al haber aprovechado Peugeot la parte frontal para alargar la plataforma de los pies con un ángulo un tanto pronunciado, pero por lo menos nos permite ir relajando las piernas en largas distancias. Los 130km/h a 6.000 rpm, es una velocidad fácil de que nuestra máquina, sin darnos cuenta nos la muestre en el velocímetro. Enroscamos a tope el acelerador y en pocos segundos, el monocilindro nos da todas sus prestaciones, en llano si la dejamos estirar conseguimos alcanzar por los pelos, los 160km/h a 7.500rpm, y en condiciones muy favorables (en pendientes algo pronunciadas) conseguimos ver en el marcador los 170km/h (todas estas velocidades siempre de marcador).
En los primeros 60 kilómetros de carretera, generalmente todo son rectas, la moto en altos nos muestra un carácter nervioso; a partir de las 6.000 revoluciones la moto transmite mucho las vibraciones e intuitivamente empiezas a coger con fuerza el manillar, sobre todo porque la horquilla delantera vibra mucho. Parece como si la rueda delantera fuera botando en el asfalto dando la sensación de no agarrarse en la carretera, sobre todo cuando vamos casi a tope de revoluciones. A velocidades media de crucero (110 a 130km/h) la conducción es llevadera en el sentido de soportar el ruido del aire en el casco, a más velocidad el ruido se hace molesto, terminando la cabeza como un bombo a causa del aire, la pena es que la pantalla no sea algo más alta para hacernos más agradable ir por la autovía a buen ritmo.

Por ahora vamos teniendo suerte, la falta de circulación me va permitiendo probar la moto a su máximo rendimiento, pero al adentrarme en la mañana la fluidez de coches me permite probarla en otra situaciones. Rodando detrás de los coches la protección aerodinámica no nos libra de los rebufos de los enlatados, que más o menos podemos controlar,  pero detrás de un monovolumen o todo terreno el aire que dejan a su paso lo notaremos de forma más brusca. A la hora de adelantar si llevamos la moto a medio gas (100/120 Km./h), para lanzar la moto debemos girar todo el puño de acelerador para conseguir llegar rápidamente a las 6.000 vueltas, que es cuando los 32,6 CV. de la Satelis nos empieza a dar toda su potencia, si por el contrario damos poco gas podemos tener apuros en algún adelantamiento complicado.

peugeot satelis 400 Voy dejando las rectas de la carretera y poco a poco me voy acercando a las faldas de los Montes de Toledo hacia la zona del Molinillo, tramo idóneo para probar la moto en curvas reviradas durante varios kilómetros. Empiezo a tomar el margen que me proporciona esta máquina, y probar la frenada que nos aporta su doble disco de 260 mm en la rueda delantera y un disco de 260mm en su rueda trasera, lo que nos da una frenada bestial. Si no controlamos la fuerza que aplicamos a las manetas de los frenos a poco que lo intentemos podemos clavar en seco la moto, lo curioso es que cuando frenamos con el tren trasero nos dará la sensación de que la moto se retrae bajando las suspensiones. Al frenar con la maneta derecha las pinzas muerden con tanta fuerza los dos discos delanteros, parando potentemente la máquina. Voy descendiendo por el puerto del Milagro probando en todo momento las prestaciones que nos ofrece en curvas nuestra invitada. Si inclinamos poco la moto tiende a cerrar el manillar, por lo que tendremos que sujetarlo con firmeza; es muy agradecida, si somos nosotros quien la metemos en el trazada y si la llevamos bien inclinada es la manera en la que nos respetará la trayectoria de la curva sin problemas, pero siempre seremos nosotros los que llevaremos a la máquina, ella por si sola no invita a entrar en ellas. Cuando llevas kilómetros notas los brazos cargados por la tensión de la conducción. En las curvas reviradas rápidas de un lado a otro tendremos que tirar de la Satelis con energía para llevarla de un lado al otro, por lo en su comportamiento en curvas no nos ayuda mucho. Si entramos fuerte en alguna de ella y tiramos del freno delantero, (siempre con suavidad), la potencia que trasmite la maneta derecha no nos hace fácil corregir la trayectoria y esta tiende a poner recta la moto y toma la curva recta, por lo que te obliga a tirar con fuerza hacia dentro de la trazada para no salirte de la carretera. Un aspecto muy bueno (según como se mire), es que no tiene frenada combinada, por lo que a la hora de frenar eres tú el que en principio controlas la moto, aunque para los que vengan de nuevas a las dos ruedas tendrán que practicar antes un poco para dosificar su potente frenada. La versión superior (Executive) cuenta con frenada ABS/PBS).

Devorando kilómetros sin darme cuenta me adentro en la provincia Ciudad Real acercándome a su capital después de casi 140km recorridos, el trasero me empieza a pedir un respiro. El asiento con los kilómetros se vuelve incomodo, agravado por la carga que llevan los riñones, ya que el apoyo lumbar del asiento del conductor no lo podemos aprovechar mucho. Para poder disfrutarlo tendremos que conducir con los brazos estirados para alcanzar el manillar, y la espalda tirarla hacia atrás, una postura nada natural para conducir, pero que si lo hacemos de vez en cuando, relajaremos algo la espalda, por lo que si vamos a realizar alguna ruta larga (mas largo de las 100km) es aconsejable llevarnos una faja, (al final de la ruta lo agradeceremos).



EN CIUDAD

Adentrado en la ciudad es momento de repostar la máquina. Al cargar el combustible para acceder al tapón tendremos que abrir la tapa que encontramos en el pasillo central que nos obligara a bajar la cabeza para encontramos con la cerradura que nos da acceso al tanque de gasolina (posición no muy natural). A un buen ritmo (entre los 120 y 150km/h de marcador) nos da un consumo medio de 4,5 litros a los 100km, de los ocho quesitos que tenemos como indicadores de gasolina cuando llevamos recorridos unos 210 Km., los dos últimos quesitos empezarán a parpadear avisándonos de que tenemos que ir a repostar combustible, pero tampoco es para preocuparse mucho, a duras pena consigo rellenar diez litros y medio de gasolina lo que significaba que teníamos algo más de 3 litros en reserva, para completar los 14 litros que podemos repostar; suficiente aún para recorrer casi otros 100km a una velocidad más que moderada. A ritmos más suaves (100-120km/h) podemos tener consumos de casi 4 litros a los 100km, (vamos que realizaremos varias paradas para descansar antes de volver a visitar un surtidor). En ciudad el consumo sube algo más, pero nunca hemos llegado a los 5 litros. Teniendo la oportunidad de comparar la velocidad con un GPS, obtengo que a 120km/h de marcador, la velocidad real marcada por el navegador es de 108km/h, y que  a 130km/h marca una velocidad real de 118km/h, y a 150 de marcador llevamos una velocidad verdadera de 134km/h., por lo que podemos decir que no es muy real la velocidad facilitada por el velocímetro. Aprovechando la comodidad de esta ciudad Manchega recorro sus amplias calles y avenidas para saber que podemos obtener de esta máquina. Cuando el semáforo se pone rojo no tenemos problemas para situarnos en primera posición, gracias a que los espejos retrovisores asoman por encima del de los coches. Sólo tendremos problemas con los vehículos altos. De todas maneras es muy fácil replegar los retrovisores y volverlos a plegar, respetándonos en todo momento la posición que teníamos antes de replegarlos. Su distancia entre ejes (1.500 mm) y su longitud total (2.152 mm), teóricamente, nos ha de permitir ratonear con facilidad entre los enlatados, pero su eje de giro no nos da esa teórica facilidad, por lo que con cuidado tendremos que sortear los vehículos. Lo mismo nos pasará cuando circulando giremos por las calles perpendiculares a nuestro sentido. Cuando cambia de color el semáforo al girar el acelerador a medio gas la respuesta es buena, pero mejora mucho cuando giramos completamente el puño del acelerador realizando una fugaz salida. En bajos la moto es muy ruidosa, y al igual que le pasa en altos el motor nos trasmite muchas vibraciones.

peugeot satelis 400Entre sus buenos detalles encontramos que al pulsar el botón del intermitente o las luces de emergencia emite un pitido, por lo que no se nos olvidará apagarlo, cosa que suele ser muy habitual últimamente.

En el momento de aparcar no tendremos problemas si tenemos que subirla a la acera por alta que sea, los neumáticos de 14 pulgadas y su corta distancia entre ejes nos permiten salvar el obstáculo sin problemas. A la hora de colocar el caballete central si que tendremos un poco de dificultad al tener poca base de sujeción y la palanca de apoyo estar muy retrasada con respecto al centro de la moto, por lo que cuando tiremos de los más de 210 kilos de nuestra moto tendremos que tirar con fuerza si queremos poner el caballete central. La pata de cabra nos ayudará en las paradas rápidas, tendremos que recordar recogerla cuando nos vayamos, de otro modo no nos permitirá arrancar el scooter hasta que éste lo tengamos replegado.

Aprovechando que estamos en el corazón de la Mancha compramos quesos y ricos caldos de esta región (muy buenos por cierto), que me sirven a la vez para sacar partido al gancho portabultos que se encuentra en la parte frontal del contraescudo, el cual nos permitirá llevar esas compras que realicemos y sacar utilidad al pasillo central donde se esconde el depósito de combustible.

peugeot satelis 400 Para probar la amortiguación el lugar idóneo es utilizar una ciudad especialmente dura para ello como puede ser la zona antigua del casco viejo de Toledo, donde el asfalto apersianado de los adoquines nos da una idea de cómo soporta a amortiguación la irregularidad del asfalto. La horquilla telescópica hidráulica delantera de 40 mm aguanta los envistes de las pequeñas piedras adheridas al suelo y sus dos amortiguadores hidráulicos traseros los podemos regular en 4 posiciones, por lo que solo tendremos que elegir la opción que mas se adapte a nuestro gusto. Cuando paramos en cuesta o tenemos que introducir la llave magnética para entrar al garaje a mitad de la pendiente echamos en falta un freno de estacionamiento que evite tenernos ocupada una mano en la maneta del freno, mientras que con la otra nos apañamos para encontrar la llave. Sin embargo un punto bueno es la iluminación que nos ofrece este scooter, la doble óptica halógena que proporciona sus potentes faros nos proporciona una excelente iluminación nocturna transmitiendo en todo momento seguridad en la noche.

 

El pasajero también tiene su parte, a la hora de subir el acompañante la plataforma que hace de reposapiés se hace pequeña, y el asiento tiene una altura considerable. Tendrá que aplicar fuerza con el pie en la escasa estribera para subir haciéndose un poco incómodo dicha tarea. El respaldo viene bien pero se queda un poco escaso en altura, queda en la zona baja del sacro (echas de menos que sujete los riñones), sobre todo cuando sales a carretera en donde el aire castiga al acompañante al sobresalir la cabeza por encima de la del piloto. Las agarraderas en la zona del pasajero tienen poco recorrido y son muy anchas. En trayectos cortos no nos da tiempo apreciar la pega pero en los largos las manos llevan una posición incómoda al no conseguir agarrar con toda la mano las asas y no poder mover los brazos para ir descansando.

Las plataformas de los pies en los trayectos cortos de la ciudad lo llevaremos un poco mejor que en carretera, nos obligan a llevar una posición erguida formando las piernas un ángulo de 90 grados con el cuerpo sin posibilidad de poder cambiar la posición para descansar en marcha. Agradeceríamos una plataforma más larga para que descanse por lo menos todo el pie y llevar más seguridad y confianza en carretera.



EN RESUMEN

Este scooter nos vendrá perfecto para movernos en ciudad tanto si residimos en ella como si tenemos que realizar trayectos largos para ir al trabajo. Si vivimos en el extrarradio a decenas de kilómetros del trabajo permitiéndonos movernos a buen ritmo por las vías rápidas y autovias, quitándonos de encima los monumentales atascos de las ciudades sin apenas despeinarnos mientras llevamos nuestras herramientas de trabajo bajo su asiento, eso si con un consumo mínimo de combustible. Y los fines de semana será capaz de quitarnos el estrés semanal del trabajo y disfrutar bien solos o acompañados mientras nos relajamos admirando los encantadores paisajes que podamos encontrar por nuestra geografía. La multitud de buenos detalles, su línea moderna y automovilística, sus acabados y sobre todo su precio la hacen muy atractiva, pudiendo adquirir la versión mas económica por un precio de 5.399 € (Premium),  la versión media por 5.549 € (City), y la versión mas alta de la gama por 5.999 € (Executive), precios mucho mas baratos que sus competidores japoneses que superan en mas de 800 € el precio de la versión Premium, potente razón para tenerla presente si queremos un scooter económico y si buscamos mas comodidad y calidad no tocará rascarnos el bolsillo un poquito mas.



A favor

- Pantalla mas alta y ancha para ofrecernos mejor protección aerodinámica.

- Mas comodidad en las plataformas reposapiés para descansar las piernas en carretera.

- Mejor situación del apoyo lumbar del conductor y mas alto en el del pasajero.

- Caballete central con mayor base y menos alejado del centro de la moto.

- Asiento mas cómodo. En los trayectos medios y largos resulta incomodo.

- Estriberas del pasajero mas amplias.

- Vibraciones en altos y bajos.

- Estabilidad en curvas.

- Agarraderas mas adaptables para el pasajero.

En contra

- El equipamiento e información que nos aporta el cuadro de instrumentos.

- Iluminación.

- Potente frenada.

- Mando a distancia para la apertura del cofre.

- Llave codificada.

- Candado antirrobo.

- Funda de plástico para el asiento si nos llueve.

- Espejos retrovisores muy amplios.

- Aviso acústico cuando ponemos los intermitentes o las luces de emergencia.

- Apertura del maletero aun teniendo el motor encendido.

- Precio.

Prueba y Redacción: P. Carlos
Fotos: Roberto Ramos
Octubre 2007

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar