Prueba BMW C 600 SPORT

BMW C 600 SPORT: LA ANTAGONISTA

En el mes de marzo del año pasado asistí a la presentación de la nueva gama de scooters BMW y la primera pregunta que me hice nada más ver el C 600 S estaba clarísima: ¿será este un verdadero rival que ponga en peligro la supremacía del intocable Yamaha T-Max? La realidad es que BMW nunca se ha molestado en ocultarlo y no duda en admitir que la versión S de sus esperados scooters serie C, es un ataque directo a la línea de flotación del laureado modelo japonés.

 

La realidad es que BMW nunca se ha molestado en ocultarlo y no duda en admitir que la versión S de sus esperadosbmw c 600 sport scooters serie C, es un ataque directo a la línea de flotación del laureado modelo japonés. Ahora después de probarlo a fondo y de haber probado también a fondo el nuevo T-Max 530, te puedo asegurar que han cumplido su objetivo. El C 600 S es un formidable rival por presencia, comportamiento y otras cualidades, que opta sin complejos a ocupar el trono de los maxi-scooter deportivos de altas prestaciones.

No obstante durante estos meses el T-Max sigue siendo el líder indiscutible de ventas, pero el BMW C 600 S también se está vendiendo bien, lo que quiere decir que no es solo a costa de quitar compradores a su rival, sino que es capaz de captar nuevos clientes. Esta es una señal inequívoca que el segmento está creciendo paulatinamente, muy posiblemente en detrimento de la moto polivalente-deportiva, porque este tipo de scooter combina muy bien sus funciones. Además el vehículo alemán cuenta con la baza de la exclusividad y concepto “Premium” que aporta el logo BMW, que para muchos resulta un buen argumento de compra en si mismo.

 

UNA PEQUEÑA HISTORIA

Recuerdo una conversación privada que tuve hace unos años con el anterior Director General de BMW Motorrad, Hendrik von Kuenheim. Tenía cierta amistad con él pues había ocupado la Dirección General de BMW Ibérica y habíamos coincidido en algunos eventos. El Sr Von Kuenheim es un motorista empedernido muy aficionado al enduro ybmw c 600 sport precisamente en esas fechas se estaba recuperando de una complicada lesión que se había producido en el cubito y radio practicando esta especialidad. Le pregunte acerca de lo que por aquel entonces era solo un rumor, la aparición de un scooter BMW. Y le insinué, sin mucha mano izquierda, que deberían poner mucho esmero en el desarrollo de ese vehículo después del relativo fracaso del C1.

Hendrik me miró con cara de desaprobación y en un aceptable español, aprendido en sus años de convivencia en nuestro país (eso si con un marcado acento alemán) me contestó: “Mirra Marriano, el C1 no fue ningún fracaso, no era un scooter, erra un vehículo totalmente diferrente a todo lo existente que posiblemente se adelantó a su tiempo y que el publico en general no supo comprenderr. Curiosamente ahorra tiene un gran éxito dentro de los vehículos de ocasión y se cotizan muy alto. En cuanto a nuestros scooters, no digo si los estamos desarrollando o no, perro lo que si te digo es que si los lanzamos… ¡serán capaces de superar a los mejores!”. Y al mismo tiempo que me decía esto, Hendrik esbozaba una sonrisa de satisfacción y adiviné que me estaba revelando un secreto. Eso si, un secreto a voces, pero al fin y al cabo, ¡un secreto es un secreto!



EL ANTI-TMAX

Te recordaré que el C 600 S comparte el mismo motor y bastidor que su hermano el GT. Es un potente bicilíndrico paralelo específicamente desarrollado para estos modelos, cúbica 647 cc, rinde 60 CV de potencia y va equipado con una transmisión automática CVT (Continuously Variable Transmisión).BMW C 600 Sport

El bastidor es una estructura mixta fabricado en tubos de acero y elementos de fundición inyectada de aluminio, desarrollado para obtener una estabilidad y rigidez extraordinarias, amen de una buena maniobrabilidad. Para detener todo el conjunto cuenta con tres discos de 270 mm y viene equipado de serie con el sistema BMW Motorrad ABS. Lleva horquilla delantera invertida con barras de 40 mm y basculante monobrazo de aluminio, con el giro coaxial respecto al piñón de salida del motor. De esta forma la transmisión secundaria que la realiza a través de una cadena, que va dentro de un carter estanco bañada en aceite, siempre tiene una tensión constante y por tanto un desgaste mínimo.bmw c 600 sport

En cuanto a otros puntos a destacar señalaría la eficiencia que se ha buscado en el rendimiento del motor, con unas emisiones bajísimas y un consumo sorprendentemente ajustado para las prestaciones que ofrece (unos 5 litros de media practicando una conducción más que alegre), gracias al sistema de inyección de combustible y catalizador regulado.

Sin embargo después de haber utilizado este C 600 S a fondo durante varios días y en todo tipo de escenarios, me ha parecido que la exquisitez de este motor mestizo alemán-taiwanes (lo fabrica Kymco bajo las especificaciones de BMW) no presenta un funcionamiento tan fino como me esperaba. Transmite ligeras vibraciones, aunque no son molestas le dan un tacto algo más tosco que alguno de sus competidores japoneses (léase Yamaha, Suzuki y sobre todo el Honda).

La unidad que he probado equipaba el escape Akrapovic, más ligero y deportivo que el de serie, con un sonido muy bonito y discreto al mismo tiempo. También llevaba el paquete Highline que se compone de puños calefactables, asiento para conductor y pasajero igualmente calefactable, luz diurna e intermitentes por LED, ordenador de a bordo incluido en la instrumentación bmw c 600 sporty el RDC que es el sistema de control de la presión de los neumáticos (muy práctico y recomendable).

En cuanto a su diseño y construcción me parece que es un producto cuidado, bien elaborado… pero hay algunos aspectos en su terminación que son mejorables y saltan a la vista. Me explicaré, el cuadro de instrumentos es muy completo, pero me parece que la información esta demasiado apiñada, los testigos luminosos son pequeños y las franjas de nivel no se distinguen con claridad, sobre todo si estás rondando los 50 y has empezado a utilizar gafas de cerca para leer. Tienes tanta información disponible que cuesta localizar de un rápido vistazo lo que realmente te interesa (también he de reconocer que mi vista cansada tenga un poco la culpa). El ajuste y la calidad de los plásticos que forman el “salpicadero” no son de la calidad que se merecen y no digamos las guanteras y sus tapas, cierran mal y tienen un aspecto demasiado “vulgar” para esta moto.

También es de ley darle al Cesar lo que es del Cesar y alabar algunas soluciones prácticas muy originales que incorpora el C 600 S, una vezbmw c 600 sport que las ves parecen sencillas y obvias, de eso que dices “jo que tontería”, ¡pero había que inventarlo! Me refiero principalmente al FlexCase, ese gran “invento” que permite aumentar la capacidad de carga de debajo del asiento para poder guardar un segundo casco integral. La idea es sencilla, consiste en desplegar una especie de fuelle flexible que hace de bolsa y llega casi hasta tocar el neumático trasero cuando la moto está aparcada. Para poner la moto en marcha y arrancar tenemos que replegar el fuelle, un sistema verdaderamente original e ingenioso, ¡pero había que pensarlo!

Por otra parte el freno de estacionamiento se acciona al mismo tiempo que desplegamos la pata de cabra por lo que es imposible que la moto se mueva o se deslice aunque la aparquemos en una cuesta una vez extendida la pata. También este gadget ha sido bastante alabado por mis compañeros de la prensa, pero lo debemos tener presente cuando movemos la moto a motor parado. A mi personalmente me da cierta tranquilidad maniobrar con la pata de cabra puesta en motos de este peso y tamaño (249 kg), pues si se me desequilibra siempre la puedo dejar caer y descansar sin peligro hacia el lado donde se encuentra la pata. Con este sistema no lo puedo hacer.



PRESTACIONES DE PRIMER NIVEL

En cuanto a su comportamiento dinámico lo calificaría de extraordinario. Aunque el bastidor y motor es el mismo de su hermana la GT, en esta S la ergonomía se ha radicalizado un poco, las manos van más bajas y el trasero un poco más elevado. La carrocería es más afilada y ligera, se nota la diferencia al moverla en el garaje, es 12 kilos más liviana, sin que por ello con sus 249 kg en orden de marcha, la podamos considerar como un scooter ligero precisamente.

El motor y la parte ciclo, bastidor, frenos y suspensiones están verdaderamente conseguidos, equilibrados y bien puestos a punto. Al girar el puño de gas empuja con energía desde la zona baja del cuentarrevoluciones y va escalando velocidad con una determinación encomiable,bmw c 600 sport con una contundencia que puede inclusos asustar si abrimos gas a fondo y de golpe. Pero al mismo tiempo resulta perfectamente dosificable y las cualidades del chasis son capaces de asumir perfectamente las prestaciones del motor, nunca llega a ponerlo en apuros serios.

La ciudad evidentemente no es el lugar favorito de la C 600 S, pero una vez acostumbrado a sus dimensiones se mueve como pez en el agua, sale de los semáforos siempre primero, frena de maravilla y con seguridad en cualquier tipo de firme, gracias al sistema BMW Motorrad ABS.

En carretera abierta es el lugar donde disfrutaremos de verdad del C 600 S y ciertamente me resulta un poco raro decir esto de un scooter, pero es que su comportamiento está al nivel de una buena moto sport. Las suspensiones taradas algo duras, quizás no resulten demasiado confortables si el pavimento se encuentra rizado o en mal estado, pero nunca dejan la moto suelta. No hay el más mínimo flaneo o movimiento que nos intranquilice por alta que sea la velocidad con la que hayamos abordado el viraje. Su trayectoria es imperturbable, limpia, precisa, como en cualquier buena sport que se precie. Las zonas con virajesbmw c 600 sport enlazados, los ángulos o los virajes de cualquier radio, rápidos o lentos, los supera sin dificultad, se maneja de forma intuitiva y transmite siempre una enorme sensación de seguridad. Solo has de calcular bien la frenada, dirigir la mirada a donde quieres llevar la moto y allá va, con la precisión de un bisturí. Luego abrir gas y concentrarte en la frenada del siguiente viraje. Se comporta tan bien, que practicar una conducción claramente deportiva parece fácil a sus mandos. Se desenvuelve con una brillantez muy superior a lo que suponía y me da la sensación que estoy pilotando una moto más ágil y ligera.

Para viajar te recomendaría mejor la GT, pero si tu capricho es la S, te diré que también te puedes ir de vacaciones con ella. La pantalla del parabrisas la puedes regular “a mano” en tres posiciones, y en la más alta, si no mides más de 1,75 m, te protege razonablemente bien. Además dentro del amplio catalogo de accesorios que BMW y la industria auxiliar pone a tu disposición, encontrarás baúles traseros, bolsas y maletas semi-rígidas perfectamente diseñadas para aumentar sustancialmente su capacidad de carga (ver fotos).



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL BMW C 600 SPORT?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar una BMW C 600 Sport, hemos tomado como referencia un varón de 38 años casado, con 14 años de antigüedad de carné, que vive en Madrid, guarda la moto en garaje privado y recorre hasta 7.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliado con robo e incendio, es Genesis con un precio de 312.03 € y con una calidad en la póliza de 7.31.



CONCLUSIÓN

Como conclusión final, no me queda más remedio que remitirme al principio de la prueba y contestar nuevamente a las preguntas que me ha hecho todo el mundo que me he cruzado por la calle, es un modelo que no pasa desapercibido: ¿Es realmente el C 600 S el rival de talla y talante que todos esperábamos? ¿Se puede enfrentar sin complejos al líder del sector? En definitiva… ¿Es mejor que un Yamaha T-Max o no?BMW C 600 Sport

La respuesta a las dos primeras preguntas es clara y contundente: definitivamente si. Y en cuanto a la tercera te diré que cada uno sigue teniendo sus puntos fuertes, en algunos aspectos puede ser uno ligeramente superior y viceversa. Pero en general el BMW C 600 S es más moto y en términos absolutos ofrece mejores prestaciones.

Es un vehículo que recomendaría a todo aquel que quiera algo de este tipo, un maxi-scooter de altas prestaciones con un comportamiento intachable. El precio de 11.250 euros me parece alto, pero nada desorbitado si lo comparamos con los 11.100 euros que cuesta el Yamaha T-Max, que también me parece francamente elevado. Y esto amigo mío, es de corazón todo lo que te puedo decir.

Equipamiento Probador:

- Pantalón: BMW Denim

- Casco: Shoei XR 1100

- Chaqueta: BMW Boulder

- Guantes: BMW Atlantis

- Botas: BMW Touring



A favor

- Su equilibrado comportamiento.

En contra

- Acabados mejorables.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Enero 2013

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar