Prueba PEUGEOT 508
1.6 e-HDi 112 CV Active CMP

CARROCERÍA GRANDE, MOTOR PEQUEÑO

Más grande que el 407 y más pequeño que un 607, toma el relevo de ambos y se sitúa en la cúspide de los modelos de la marca francesa. Esta versión con la motorización diesel mas pequeña y el cambio pilotado juega a su vez la baza de los consumos ajustados y del confort, en particular por la facilidad de manejo.

  

CAMBIO DE CENTENA

Peugeot ha dado un salto numérico, cambiando de centena, al sustituir su berlina media, y de la sucesión 405, 406, 407, ha pasado a denominarla 508. Parece toda una declaración de intenciones respecto al posicionamiento de la nueva berlina. Y más si se considera que el 607, buque insignia de la marca hasta hace muy poco, ha dejado de fabricarse. De hecho por tamaño, los 4,79 metros de largo la sitúan exactamente en medio del 407, que media 4,69 metros, y del 607, que alcanzaba los 4,90 metros.

Al margen de las cifras, el posicionamiento del 508 es más el de un 407 que crece que el de un 607 en pequeño. Porque tanto el planteamiento estético como el refinamiento general no alcanza al de una berlina de representación. En su día Ford ya realizo una operación similar al desaparecer el Scorpio y dejar a un crecido Mondeo como máximo estandarte de la marca.



HABITÁCULO

Del aumento de tamaño extrae un buen beneficio el habitáculo. En particular el espacio para las piernas en las plazas traseras es considerable. A lo ancho como en la casi totalidad de rivales solo se alojan cómodamente dos adultos. El abultamiento del “túnel de transmisión” casi inexistente y el mullido y forma de la banqueta no son un inconveniente, pero la dureza del respaldo por culpa de un descansabrazos plegable, si. También hay que reseñar que los reposacabezas de las plazas delanteras son muy grandes y restan mucha visibilidad detrás, lo que no será del agrado de algunos viajeros.

Delante tampoco hay ningún problema de espacio y los asientos, como el trasero, son cómodos pese a tener una banqueta algo corta. A su vez los respaldos sujetan bien el cuerpo en las curvas y solo la regulación de inclinación mediante puntos fijos en lugar de rosca continua, puede ocasionar tener que buscar compromisos ante el volante por parte del conductor. Este, dispone de un volante con regulaciones de altura y extensión y de un asiento con regulación de altura, aunque en la posición mas baja ya se esta situando bastante alto. La ergonomía de mandos es buena y la instrumentación más completa de lo habitual al contar hasta con indicador de temperatura de aceite. En contrapartida faltan huecos para dejar objetos, la guantera no tiene llave y detrás no hay plafón de luz (solo dos lee-mapas que se encienden al abrir las puertas). En estas circunstancias sorprende que se oculten en una “guanterilla” en el salpicadero a la izquierda del conductor los interruptores de desconexión del control de tracción, de los sonidos de aviso de ayuda al aparcamiento y del sistema Stop&Start. Para accionarlos primero se ha de abrir la trampilla, lo que no resulta muy cómodo, y además ese hueco bien podría haberse destinado a minimizar el problema de la carencia de sitio para dejar pequeños objetos.

También hay que reseñar la gran cantidad de regulaciones y funciones que se tienen a disposición (navegador, teléfono, equipo de audio, ordenador de a bordo, funciones del coche, etc.). Estas pueden llegar a ser accionadas desde ¡tres sitios diferentes!: Desde el volante, desde el equipo de sonido, y desde el multimando situado en la consola central. Una locura ya que los “menús” no son todo lo intuitivos que desearíamos.

Al margen de tanta particularidad, los acabados son buenos por ajustes y materiales empleados, y el confort general esta muy logrado. Tanto es así que la comodidad de los asientos, el filtrado de ruidos, o la absorción de irregularidades por parte de la suspensión, nos sitúan en el universo de las berlinas, donde estos son algunos de sus valores mas preciados.



MALETERO

Respecto al maletero, también se beneficia del aumento de tamaño y alcanza los 473 litros de capacidad. Aunque quizás lo mas relevante respeto a su antecesor es que ahora la boca de carga es amplia y permite introducir los bultos con facilidad. Se mantiene la originalidad de abrirlo pulsando el interior del “0” de las siglas 508 y las bisagras en forma de U que siempre restan algo de espacio de carga. Alabar que en el fondo se aloja una rueda de repuesto de verdad y que se puede ampliar la capacidad reclinando asimétricamente los respaldos posteriores. También esta previsto que por el hueco del descansabrazos podamos introducir objetos largos como unos esquíes por ejemplo.



MOTO e-HDI Y CAMBIO CMP

Mecánicamente esta versión del 508 monta el motor diesel más pequeño: un 1.6 litros HDi que rinde 112 caballos. La denominación es la misma de anteriores realizaciones de la marca, pero en realidad estamos ante un motor prácticamente nuevo. De hecho, mantiene el mismo bloque pero la culata pasa de tener 16 válvulas a 8 y a su vez sufre los rigores de las cada vez mas asfixiantes normas anticontaminantes. En concreto la Euro V. Estamos ante un propulsor moderno pero, como la casi totalidad de sus congéneres de esta cilindrada, un tanto falto de carácter. Su comportamiento lineal le asemeja más a un motor atmosférico que a uno dotado de turbocompresor y se echa en falta un poco más de fuerza si queremos agilidad para mover la tonelada y media del 508.

La versión que probamos monta el cambio CMP (siglas de Cambio Manual Pilotado) de seis velocidades. Cuesta 600 euros más que el cambio manual de 5 velocidades que podemos considerar como versión básica y aporta un plus notable en materia de confort de conducción y de facilidad de manejo. Mecánicamente tiene un solo embrague y para preservar la suavidad en la transferencia de una relación a otra “se toma su tiempo” en realizar la maniobra. A su vez, en maniobras ciudadanas con poco espacio, no siempre resulta fácil de regular el momento y la intensidad del inicio del movimiento. Puede funcionar como un automático total, ó manualmente mediante dos levas posicionadas detrás del volante y solidarias con la caña de la dirección. Sin embargo, en la práctica, invita a hacer un uso permanente del automatismo ya que apenas se extraen ventajas de una utilización manual.

Por su parte, la “e” que precede a la denominación HDi hace referencia a las versiones que al decir de la marca son micro-híbridas. En realidad estamos ante un sistema Stop&Start que es capaz de apagar el motor en la deceleración previa a la detención (por debajo de 8 Km/h) y arrancarlo con una inmediatez y suavidad desconocidas hasta el momento. La sintonización de este sistema con el cambio manual pilotado es óptima, formando una simbiosis que lo hace delicioso en ciudad.



RENDIMIENTO

Con este planteamiento mecánico es fácil de imaginar que estamos ante una versión “tranquila” del 508. Ciertamente por velocidad máxima (casi 200 km/h) podríamos engrosar la lista de delincuentes de la carretera; sin embargo tanto en aceleración como en recuperaciones se muestra poco vigoroso. La cifra de aceleración de 0 a 100 km/h en 11,9 segundos esta lejos de los 10 segundos que suelen delimitar la percepción de un coche ágil a uno perezoso. En consecuencia los trazados despejados y por autovías/autopistas le son mucho más favorables que las carreteras normales y con curvas. En ellas sufre en los cambios de ritmo y recurrir al cambio en configuración manual no resuelve el asunto. Con el manual de 5 velocidades se consigue mayor agilidad en aceleración y en recuperaciones, pero la perdida de confort de conducción se resiente y tampoco tendremos el sistema Stop&Start.

En términos de consumo hay una especie de doble personalidad. Si se utiliza de la forma tranquila para la que parece haber sido diseñado, los consumos son muy bajos. En carretera se conforma así con 6 litros y solo llega a subir hasta los 8 en condiciones desfavorables. En ciudad esta también parece una cifra tope, debido a las bondades del sistema Stop&Start muy activo y de funcionamiento ejemplar. La doble personalidad aparece si le exigimos una agilidad no acorde con su planteamiento. En ese caso, los poco más de 100 caballos hacen lo que pueden para mover los 1.500 kg del 508 en vacío y en consecuencia el consumo se dispara en el entorno de los 10 litros. En realidad estamos ante un hecho muy común cuando se mezcla una carrocería grande con un motor pequeño.



ESTABILIDAD

Un chasis como el del 508 esta planteado para soportar potencias mucho mas altas que las de la versión probada. En consecuencia el conductor no tendrá ningún problema con la estabilidad. Ciertamente las suspensiones son poco “informativas”, como sucede con muchos modelos de Citroën, y ello nos ha sorprendido en un Peugeot que siempre acostumbra a tener unas definiciones más “de conductor”. No obstante, están bien equilibradas de firmeza y la absorción de las irregularidades es correcta. También la dirección es correcta (salvo que gira poco para las maniobras urbanas) y tiene buen tacto, pero el conjunto adolece de una cierta ausencia de sensación de límite. No es un problema nada más que de sensaciones, porque en realidad la adherencia es siempre muy alta y no se puede esperar de él ningún mal modo. Algo que además cortaría de raíz el control electrónico de estabilidad que no se puede desconectar.

Por su parte los frenos cumplen por tacto, deceleraciones y resistencia a la fatiga considerando que las prestaciones tampoco les ponen en ningún aprieto.



RIVALES

Carrocería grande y motor pequeño. Con esta configuración encontramos varias berlinas en el mercado, todas de marcas populares.

Compartiendo el mismo motor del 508 hay dos: el Citroen C5 y el Ford Mondeo. Este ultimo lo denomina 1.6 TDCi y declara 115 cv. Es más grande de tamaño y cuenta con un maletero más capaz (550 litros), pero tiene un punto menos de refinamiento general. El Citroën aporta mas confort de marcha pero el consumo es superior y el maletero tiene menor capacidad. Es, junto con el 508, el único en estar disponible con cambio automático.

Con un tamaño mas reducido encontramos al Renault Laguna y al Seat Exeo. La motorización del primero es aun mas pequeña, un 1.5 litros, pero rinde 110 caballos y la habitabilidad es peor. Lo mismo le sucede al Exeo. Mide 4,66 metros de largo, tiene un interior más justo, sobre todo atrás, y un maletero menos capaz. Pero permite disfrutar de una calidad superior (es el anterior Audi A4) y de un motor 2.0 TDI de 120 cv con mejor respuesta.

El Opel Insignia también tiene un motor de 2,0 litros pero de 110 cv y con un funcionamiento algo áspero y ruidoso. En las plazas traseras se viaja menos cómodo que en el Peugeot, pero aporta un diseño y una conducción con más chispa, e infinidad de interesantes equipamientos opcionales.

El grupo Volkswagen también tiene dos modelos de estas características: El Passat y el Skoda Superb, ambos con el mismo propulsor 1.6 TDI de 105 caballos de respuesta algo mas enérgica. El primero es una referencia por espacio, maletero (565 litros) y calidad de conjunto. Y no muestra puntos débiles salvo que se considere como tal una estética muy convencional. Por su parte el Skoda es el modelo más grande (4,84 metros), amplio y capaz, con un enorme maletero de casi 600 litros y un curioso sistema de portón trasero que le permite ser al mismo tiempo una carrocería de 4 ó de 5 puertas.

Por precio y tamaño también podríamos incluir aquí al Mazda 6 y al Toyota Avensis. Pero el primero cuenta con un motor muy grande de 2.2 litros que rinde 129 cv y el segundo se va también a los 126 cv con un 2.0 litros, apartándose por lo tanto en exceso de la premisa inicial.



CONCLUSIÓN

El 508 es una berlina grande y también un gran coche para un tipo de usuario concreto. Sus mejores virtudes están en la habitabilidad trasera, en los consumos contenidos, y en el confort de marcha y de conducción. Sin embargo el motor 1.6 HDi se queda un poco justo de potencia y temperamento para moverlo con agilidad. Desde este punto de vista tampoco el cambio manual pilotado le ayuda. En consecuencia sus virtudes y sus defectos en términos de comportamiento quedan muy polarizados. Por facilidad de conducción y por confort general hará las delicias de los conductores más tranquilos, en particular si circulan habitualmente por carreteras despejadas donde no influyan mucho los cambios de ritmos. Los conductores que busquen vivacidad en las prestaciones o circulen habitualmente por trazados montañosos deberán pensar en otras versiones más potentes. Si lo consideramos como el sucesor del 407, prácticamente mejora en todo al reemplazado, pero ni el empaque general ni algunos detalles de los acabados le permiten llegar a la altura del desaparecido 607.



A favor

- Consumos (Muy contenidos, no se disparan en un uso racional ni en ciudad donde el sistema Stop&Start se muestra muy activo).

- Habitabilidad (Detrás el espacio para las piernas y la altura al techo son destacables. Como los rivales no puede presumir de una quinta plaza cómoda)

- Sistema Stop&Start (Es hoy por hoy el mejor del mercado. Suave en la arrancada y muy diligente a la hora de detenerlo)

- Confort (Por facilidad de conducción, insonorización y absorción de suspensiones).

En contra

- Prestaciones (El tamaño, el peso, la respuesta del motor y el cambio manual pilotado no le permiten brillar).

- Detalles de acabado (Falta algo de empaque general. La escasez de sitios para dejar cosas, o carencias como la llave de la guantera o de plafón de luz en las plazas posteriores, son un ejemplo).

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Alex Blanco
Noviembre 2011

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar