Prueba HYUNDAI i40 Sedán
1.7 CRDi 115 CV GLS

PRÁCTICO, EFICIENTE Y CON ESTILO

Con cada nuevo modelo Hyundai está sorprendiendo. Cuando llegó el todocamino ix35 supuso un éxito de ventas casi al instante. En Hyundai han comprendido que fabricar coches de calidad y atractivos les abriría las puertas del mercado europeo y se han sabido adaptar.

  

PASO ADELANTE

El i40 ha llegado para sustituir a un veterano de la marca como era el Sonata. El Sonata fue un gran modelo en líneas generales pero ya acusaba el paso de los años y su diseño a pesar de las distintas etapas de renovación, tuvo marcados tintes orientales en todas sus generaciones. Por ello había que buscar un revulsivo para quitarse la etiqueta de “coche coreano” que había llevado durante toda su existencia. La aparición del i40 continúa con la buena racha de aciertos que está atravesando este fabricante. Su diseño es muy elegante, moderno y sobre todo con mucho aire europeo. Y es que no puede ocultar su origen, ya que ha nacido y crecido en el centro de diseño de Hyundai en Rüsselheim, Alemania. Este nuevo buque insignia es el primer modelo de la marca que se ha desarrollado específicamente para el mercado europeo. En Hyundai se propusieron aunar en este modelo cuatro conceptos básicos para que un automóvil triunfe en el mercado: practicidad, rendimiento, eficiencia y estilo y a juzgar por lo que he podido comprobar en esta prueba, la verdad es que lo han conseguido.



VERSIONES Y MOTORES

Al contrario de lo que suele ser habitual, Hyundai presentó primero el modelo familiar del i40 llamado CrossWagon en 2011, para a principios de 2012, lanzar la versión Sedan. La diferencia de longitud entre ambas versiones es de tres centímetros y la capacidad del maletero en el modelo familiar es mayor, concretamente 48 litros más (505 y 553 litros respectivamente).

En cuanto al precio, si comparamos la versión diesel de 136 caballos (única mecánica disponible con carrocería familiar) con idéntico acabado, la diferencia es como mínimo de 1.800 euros o más (hasta 3.000) ya que el modelo familiar siempre viene más equipado. El Sedan dispone de una mayor variedad mecánica aunque tampoco es muy extensa. Está formada por una sola versión de gasolina 1.6 GDI de 135 caballos y dos diésel que comparten el mismo bloque 1.7 CRDi con potencias de 116 y 136 caballos. Tan solo la versión de 136 caballos puede disponer de caja de cambios automática de seis velocidades, el resto de mecánicas manuales también disponen de seis velocidades. La denominación BlueDrive corresponde en Hyundai a las versiones ecológicas de bajo consumo (Start/stop y neumáticos de baja fricción) 

Los acabados disponibles son tres: City, Tecno y Style. El más básico, City, viene con aire acondicionado (no climatizador), nueve airbags, asistente de arranque en pendiente, control de estabilidad, luz día, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, sistema IGS de start/stop (solo si es diésel), radio CD con seis altavoces y MP3, toma USB y auxiliar y alarma antirrobo. El siguiente acabado es el que corresponde al modelo de nuestra prueba, y añade faros antiniebla, control de la velocidad de crucero, inserciones cromadas en la carrocería, volante y pomo del cambio revestidos de cuero, Bluetooth y llantas de aleación de 16 pulgadas. El más equipado, Style, suma a todo lo anterior las llantas de 17 pulgadas, faros de xenón direccionales, llave inteligente con botón de arranque, asientos delanteros eléctricos y calefactables y control de presión de los neumáticos.



INTERIORES

Antes de comenzar a hablar de calidades o diseño, lo primero que llama la atención en este modelo es el espacio en las plazas traseras. El Hyundai no es el más grande por longitud entre sus rivales, sin embargo el espacio interior está muy bien aprovechado. Tanto, que aunque los pasajeros sean de estatura elevada, todos viajarán sobrados en anchura, altura y longitud. El Hyundai i40 tiene bastante más sitio para los pasajeros que algunas berlinas de segmento superior. El pasajero trasero central es como siempre el menos cómodo de los tres por las formas de asiento y respaldo pero al menos el túnel central es corto y tiene mucho sitio para poner los pies. Volviendo a la parte delantera, en el interior se pude apreciar en el diseño de todo el salpicadero un estilo fluido y agradable. Los asientos delanteros cuentan con razonable sujeción lateral y resultan bastante cómodos. 

La tapicería es discreta en su diseño pero tiene bastante calidad, está muy bien rematada. Los plásticos principales, los que quedan más a la vista son buenos por aspecto y por tacto (blando), en cuanto al resto rebajan algo su calidad pero se mantienen en un nivel razonable. El cuadro del i40 es bastante claro de leer, el display central entre ambos relojes muestra la información del ordenador de viaje. En la versión con climatizador el mando que desempaña la luna delantera es muy pequeño y está fuera del alcance de la vista, posiblemente por mantener cierta simetría en el diseño se ha ubicado en esta posición. Lo cierto es que hay que tener buena puntería con el dedo para acertar.



EN CARRETERA

El motor elegido para nuestra prueba es el diésel de acceso, 1.7 CRDi de 115 caballos. A falta de probar el siguiente en potencia (136 caballos), lo que si tengo que reconocer es que este me ha sorprendido favorablemente por su buena respuesta. Esperaba algo menos de aceleración y unas recuperaciones peores teniendo en cuenta que, en principio 115 caballos, no son demasiados para una berlina tan grande y sobre todo pesada (1.554 kilos). Sin embargo aunque las cifras de aceleración de cero a 100 kilómetros/hora no sean para presumir (12,3 segundos), me ha parecido ágil en las recuperaciones y rápido cuando se trata de realizar adelantamientos en vías de doble sentido. 

Aunque la prueba se ha realizado solo con el peso del conductor, el i40 tiene buena respuesta desde pocas vueltas y tarda poco en acelerar. Realmente aparenta tener más potencia de la que anuncia, algo poco habitual. En cuanto al consumo mirando las cifras oficiales resulta sorprendente que un coche de este segmento pueda llegar a gastar tan poco, oficialmente anuncia solo 4,3 litros cada 100 kilómetros, cifra más lógica para un utilitario. La realidad es que durante esta prueba no he sido capaz de gastar tan poco pero a pesar de haber consumido algo más, me ha parecido siempre razonable (menos de 5,5 litros), sobre todo teniendo en cuenta que he intentado mantener en todo momento una conducción marcadamente deportiva y he abusado del acelerador. El acabado BlueDrive cuenta con sistema IGS (start-stop) y neumáticos de baja fricción lo que reduce el consumo en 0,2 litros cada 100 kilómetros sobre la versión equivalente. El recorrido habitual donde probamos los coches en ARPEM, incluye un puerto de montaña de un solo sentido. La estabilidad del i40 me ha convencido por tener buen compromiso entre comodidad y estabilidad. Tras haber “maltratado” en las curvas al i40 he comprobado como mantiene bastante bien la horizontalidad en todo momento. No agita a los ocupantes y aunque ha resultado un poco subvirador, si se controla bien la entrada en curva puede llegar a pasar muy rápido entre curvas enlazadas. En ciudad es manejable en calles estrechas gracias al buen radio de giro, pero aparcando la visibilidad hacia los objetos o coches que están inmediatamente detrás es escasa.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL HYUNDAI i40?

 

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba de este coche, tomado como referencia un hombre de 40 años, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Logroño, guarda el coche en garaje colectivo y recorre hasta 25.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece la mejor calidad/precio de de 8.26 en un seguro a todo riesgo con una franquicia es GENESIS en su póliza Vip con un precio de 303.34 euros. El mejor precio en esta póliza y con la misma franquicia lo tiene DIRECT SEGUROS con 297.90 y con una calidad/precio en la póliza de 6.60.



RIVALES

Este segmento en particular tiene mucho “movimiento” de novedades ya que es uno de los más importantes por ventas. Los más cercanos por precio son el Ford Mondeo, Citroën C5 o Toyota Avensis. Las versiones Premium de este segmento son Audi A4, BMW Serie 3, Honda Accord o Volkswagen Passat pero quedan demasiado alejados por precio.

Además, el i40 intenta usar la baza de un precio favorable, el inconveniente es que Hyundai ya no es una marca tan barata como antaño. El incremento de calidad de Hyundai ha venido acompañado de un aumento del precio. Sirva como ejemplo la escasa diferencia que tiene con el Opel Insignia a igualdad de motorización, menos de 500 euros, prácticamente lo mismo que el Citroën C5 (en HDI 110 caballos) y más caro que todo un Toyota Avensis. No hay que olvidar tampoco al KIA Optima, prácticamente el mismo coche y comparando mecánicas resulta incluso más barato. 

La capacidad del maletero en el Hyundai es la habitual para la mayoría de berlinas de este tamaño, 505 litros (salvo el Ford Mondeo que se desmarca con 550 litros) y es en las plazas traseras donde a pesar de no ser el más grande en longitud total, si que se posiciona junto a los más amplios. La mecánica de nuestra prueba cuenta con cifras similares a la competencia en cuanto a prestaciones, consumos y emisiones que el resto, en cuanto al agrado de conducción este “pequeño” motor de solo 1.7 litros ofrece muy buenas sensaciones y dejará satisfechos a la gran mayoría de usuarios, además de consumir muy poco.

En conclusión, ya no hay que posicionar a Hyundai como la opción barata. Además de las nuevas líneas tan acertadamente diseñadas cuenta con equipo de serie muy completo, estos detalles son los que podrían marcar las diferencias a favor del i40, al menos en cuanto al precio. En cuanto a la calidad general, los modelos coreanos están progresando muy rápido, a este ritmo en poco tiempo superarán a los modelos europeos y si ello viene acompañado de un precio competitivo, serán la mejor opción de compra sin duda alguna. En el momento actual ya merecen ser tenidos en cuenta, las ventas así lo indican.



A favor

- Espacio (las plazas traseras son muy amplias, el espacio para las piernas es sorprendente)

- Prestaciones (el motor de 115 caballos tiene buena respuesta, prestaciones suficientes, aunque no deportivas, y sobre todo un consumo reducido)

- Calidad (en el interior hay buenos ajustes y plásticos de calidad razonable. El diseño de los interiores convence)

- Estética (es una de sus principales virtudes, tanto la versión familiar como el sedan están muy bien resueltos)

En contra

- Precio (la diferencia ya no es tan acusada como en el pasado, hay que fijarse en el equipamiento para valorar este apartado convenientemente)

- Freno de mano (no se desconecta ni conecta automáticamente, hay que accionarlo siempre de forma manual)

Prueba y Redacción: Miguel A. Corcuera
Fotos: Alex Blanco
Marzo 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar