Honda CRF450L 2020

LA TRAIL-ENDURO PERFECTA

La fórmula no tiene secretos: Honda ha tomado como base la CRF 450 R de motocross del 2018, le ha realizado las modificaciones oportunas y ha adaptado todos los accesorios necesarios para homologarla y que pueda circular por vías públicas.

 

Su imagen y sus componentes no dejan lugar a dudas: pertenece a la saga CRF. Forma un conjunto muy ligero (130 kg en orden de marcha), con unas suspensiones de mucha calidad, chasis y basculante de aluminio, carrocería minimalista, un depósito de titanio que ha crecido a 7,6 litros y un motor compacto, con una avanzada tecnología, provisto de arranque eléctrico.

Uno de los principales atributos que debemos de pedir a una moto que quiere ser más polivalente que una enduro, pero con un enfoque campero muy acusado, es que mantenga lo mejor posible su agilidad. Pero al mismo tiempo debe de ser práctica y utilitaria cuando dejamos el campo y nos movamos por ciudad, carreteras generales o comarcales. Este equilibrio nunca es fácil de conseguir para que sea al gusto de todos, es más bien el usuario el que debe adaptar la moto a sus necesidades finales.

Por otra parte, las máquinas de competición suelen estar vinculadas a programas de mantenimiento caros y rigurosos que debemos seguir al pie de la letra. Un motorista de trail/enduro que utiliza su moto como “hobby” y solo la lleva hasta sus límites en contadas ocasiones, lo que quiere es un mantenimiento sencillo, que cada vez que se suba a la moto le dé al botón de arranque, no le falle y que siga así por mucho tiempo. Honda ha cuidado ese aspecto, ha trabajado en el motor de tal modo que la primera revisión importante no hay que hacerla hasta los 32.000 km.

Honda CRF450L 2020

Creo que la CRF450L consigue un buen compromiso en todos los aspectos, con una buena calidad de componentes y accesorios bien elegidos, como las luces de ledes, intermitentes, mandos etc… Su motor monocilíndrico se ha dulcificado para que funcione de una manera más silenciosa, los mapas de inyección los gestiona una nueva sonda lambda, se ha rebajado la relación de compresión y se ha incrementado la masa del cigüeñal para conseguir mejor respuesta a bajo y medio régimen con más finura de funcionamiento. Además, la caja de cambios es de 6 relaciones, con una 6ª larga para circular con desahogo por carretera (la de cross tiene 5 marchas).

Una aventura por Marruecos

Honda ha aprovechado toda la logística de la presentación de la nueva Africa Twin 1100 para hacer lo propio con la CRF450L y ha sido un acierto total, pues las diferencias entre una gran trail GT viajera y aventurera y una trail enduro pura, han sido más que evidentes.

Cuando me bajaba de la Africa Twin 1100 Adventure y me ponía a los mandos de la CRF45 L, parecía que lo hacía sobre una bicicleta con motor, la sensación de manejabilidad y ligereza era total. De serie, homologada con todas sus restricciones, la potencia nominal es de unos 25 caballos, pero se puede deslimitar de manera sencilla. Nuestra unidad de pruebas lo estaba y además montaba un bonito y ligero silencioso Arow, un poco menos restrictivo, con lo que la potencia llega a 40 caballos.

Al subirte a ella se notan los largos recorridos de las suspensiones porque el asiento se encuentra a 940 milímetros del suelo. Llego de puntillas, pero cuando cargo mi peso y me pongo en marcha, todo se vuelve de color de rosa.

Honda CRF450L 2020

A pesar de que se han dulcificado las geometrías con respecto a su hermana de cross, son menos radicales, tienen algo más de distancia entre ejes, un poco más de avance y un grado más de lanzamiento, me sigue pareciendo una moto increíblemente ligera y manejable de dirección. Es más, en caminos rápidos, al llegar a zonas muy bacheadas que abordo a alta velocidad, he de sujetar fuerte el manillar para notar firmeza en la dirección, o echar el peso para atrás y abrir más el gas. Por caminos y senderos a ritmo medio/alto, va de maravilla, por muy rotos que estén. Personalmente, me habría gustado ablandar un poco las suspensiones, pero el programa de actividades era apretado y no había mucho tiempo para andar haciendo probaturas.

Donde disfruté de verdad fue entre las dunas del Erg Chebbi. Allí, la CRF450L tiene la manejabilidad que necesito, me transmite muy buen control sobre la rueda delantera. El motor es suave, responde muy bien desde medios y se estira bien, proporcionando buena potencia. Su ligereza y facilidad de conducción me permite afrontar cualquier duna por alta que sea. Lo único que hay que tener cuidado es cuando llegas arriba, hay que cortar un poco antes y coronar la visera sesgado, para no salir volando. Si no conoces muy bien la zona, es fácil despistarse entre las dunas, no sabes cuanta inclinación y profundidad tiene la bajada que te espera.

En resumen, recomendaría esta CRF450L a aquellos aficionados al trail a los que les tira mucho el campo, o a los buenos endureros que ya han cumplido años y quieren una moto para disfrutar que no sea tan radical como las de competición y que, además, les sirva para más cosas.

Honda CRF450L 2020

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Honda
Enero 2020

Tu seguro en un click

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos