Prueba SUZUKI BURGMAN 125

COMPETENTE COMPAÑERA

La Suzuki Burgman 125 es una buena amiga que lleva mucho tiempo entre nosotros, más de 13 años. Durante todo ese tiempo ha ido sufriendo una serie de actualizaciones, la última fue el pasado año donde nos mostró una nueva cara, una cirugía estética que cambió sus facciones con un frontal totalmente rediseñado y una cúpula más alta, inspirada en sus hermanas de 400/650 cc

 

Comercialmente los hombres de Suzuki están muy satisfechos de su rendimiento comercial y su prolongada buena acogida en el mercado. Lleva muchos años en los puestos de privilegio en las listas de ventas y esto no es por suerte o casualidad. La Suzuki Burgman 125 es un gran scooter dentro de su segmento, los GT ciudadanos, con mucha calidad y buenos argumentos que le hacen ser el favorito de muchos usuarios. Igualmente en esta última versión ha recibido también mejoras en cuanto a seguridad e incorpora un moderno sistema de frenado con ABS que sustituye a su anterior frenada combinada.

Después de haberla utilizado durante un par de semanas, principalmente para moverme por el centro de Madrid en estas semanas de trafico de locura que son las Navidades, lo mejor que te puedo decir es que me ha dado muchísima pena tener que devolverla. Es el arma utilitaria ideal para moverte por la ciudad. Está bien hecha y bien pensada, es cómoda, espaciosa para llevar dos personas a bordo, tiene una altura al suelo reducida (735 mm) que brinda confianza al conductor aunque no tenga demasiada experiencia en moto y tiene una capacidad de carga que no te lo crees. Esto la hace especialmente práctica en el día a día y es uno de sus argumentos más destacados. Debajo de su enorme asiento, que casi se puede calificar de sofá, caben dos cascos integrales y algunas cosas más (guantes, un impermeable, el antirrobo...), además tiene una pequeña guantera en el lateral derecho para objetos de uso frecuente, llaves, mando de garaje, móvil... y otra guantera con cierre con llave detrás del escudo equipada con toma de corriente.

Suzuki Burgman 125

TÉCNICA CONTRASTADA

Mecánicamente se mantiene dentro de los parámetros habituales en este tipo de vehículos, su propulsor es un monocilíndrico de 4 tiempos refrigerado por agua, con culata de 4 válvulas y alimentado por un austero sistema de inyección electrónico de combustible. Rinde 12 CV con lo cual no se encuentra en la cúspide de la pirámide de las motorizaciones de este tipo, pero si tiene un tacto suave con un funcionamiento redondo, apenas vibra y se encuentra muy bien complementado con su transmisión por variador automático continuo y embrague centrífugo que está perfectamente calibrado.

En la parte ciclista tampoco encontramos nada revolucionario y se atiene a las normas, el bastidor está fabricado en tubo de acero, sus formas hacen que lleve un túnel central aunque no es demasiado alto. En la parte superior de este túnel se encuentra la boca de llenado del depósito de gasolina. Las suspensiones también son tradicionales, con una horquilla telescópica delantera de una sola tija y un par de amortiguadores atrás en los que se puede ajustar la precarga del muelle. Los frenos son de disco de 220 mm de diámetro en los dos ejes, con pinza de doble pistón en el delantero y simple pistón en el trasero, el sistema ABS es de última generación actúa cuando hace falta y es muy discreto en su entrada, solo notas un ligero cambio de presión en la maneta. Las medidas de llantas elegidas son de tallas más pequeñas que algunas de sus principales rivales, decantándose por 13 pulgadas en la delantera y 12 en la trasera, con las ventajas e inconvenientes que ello supone. Resulta más manejable en ciudad, la llanta trasera pequeña deja más espacio para el hueco de debajo del asiento, pero la calidad de rodadura, estabilidad y frenada, es algo peor.

Suzuki Burgman 125



A LOS MANDOS

La primera impresión al subirte en la Burgman 125 es que todo es “amigable”, te encuentras como en casa, no hay mandos raros ni nada requiere una especial adaptación, resulta bajita y confortable. El cuadro de instrumentos es claro y se lee muy bien, tal vez demasiado “automovilístico”, pero ahora es más bonito que el anterior y muy completo. Además del consabido velocímetro-cuentakilómetros-cuentarevoluciones, tienes reloj horario, nivel de combustible, temperatura, y un montón de chivatos e indicadores. La llave de contacto está en la parte superior del escudo, tras el manillar, en un lugar bien accesible, además de bloquear la dirección también abre desde ahí el asiento, la tapa de la gasolina se abre desde un pulsador aparte y el tapón tiene cierre con llave que es lógicamente la misma de contacto.

La pantalla ahora es más alta, no es demasiado ancha pero protege bien, el manillar bien situado y las amplias plataformas para los pies proporcionan una posición racional y agradable. El asiento como te he dicho es una auténtica pasada de tamaño y además el mullido ha mejorado, le han suprimido el resalte lumbar que llevaba el anterior modelo para el conductor.

Después de poner el contacto para arrancar has de tener la pata de cabra plegada y apretar cualquiera de los dos frenos, el motor se pone en marcha instantáneamente ronroneando suavemente al ralenti. Abres el puño de gas y sale andando suavemente, sin prisas pero sin pausas, su aceleración es continua, sin sobresaltos ni trepidaciones, no es un scooter deportivo ni pretende serlo, no es el más rápido del mercado pero tampoco resulta un scooter pesado o lento. De hecho con sus 161 kg en orden de marcha le tenemos que considerar como “ligero” dentro de su categoría.

Suzuki Burgman 125

Su calidad de rodadura es muy buena, todo se desarrolla con suavidad. Me ha parecido acertado el tarado de las suspensiones, con un buen compromiso entre comodidad y estabilidad, aunque me consta que algunos usuarios más “quemadillos” preferirían un tacto algo más firme, pero seguro que estos que trae de serie contentaran a la mayoría.

Evidentemente moverse por la ciudad y hacer recados con una o dos plazas abordo es lo suyo, pero tampoco hace ascos a los desplazamientos interurbanos. Su velocidad de crucero la situaría entre 100 y 110 km/h de marcador, aunque con una pequeña ayuda (en cuesta abajo) es capaz de alcanzar e incluso superar los 120 km/h también de marcador. Sea como fuere, por las vías de circunvalación se desenvuelve con soltura y es capaz de mantenerse con seguridad y superar a la mayoría de los vehículos que nos rodean. Su estabilidad y comportamiento general es bueno, tiene agilidad entre curvas y aplomo a cualquier velocidad que puede alcanzar. Frena bien y no vibra ni hace ruidos extraños, dando siempre la sensación de no ir para nada forzado. En cuanto a consumos, la media que me ha salido durante la prueba es de 3,4 l/100 km, con una utilización mayoritariamente ciudadana, siempre a buen ritmo y ocasionalmente con dos plazas a bordo, que no está nada mal.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA SUZUKI BURGMAN 125?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar la Suzuki Burgman 125, tomando como referencia una mujer de 29 años soltera, con 6 de antigüedad de carné, que vive en Vitoria, guarda la moto en garaje comunitario y recorre hasta 4.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliados, es Génesis con un precio de 256 €.



EN CONCLUSIÓN

No creo que me equivoque si auguro que el Suzuki Bugman 125 va seguir siendo durante mucho tiempo una referencia y un éxito en el mercado, porque para muchos es el modelo de scooter “perfecto” que cumple con su cometido, sin grandes logros, pero sin defectos y con muchas virtudes. Es amigable desde el primer momento, sencillo de manejar, tiene muchos y buenos detalles, calidad, diseño y es un perfecto compañero de transporte diario muy práctico por su enorme capacidad de carga, en la que te puede entrar hasta la compra semanal. Su precio no desentona, es austero en mantenimiento y consumos, todo esto bajo un marco de fiabilidad absoluta.

Suzuki Burgman 125

Equipamiento probador:
Casco: Shoei NXR
Botas: Dainese
Guantes: Rainers
Chaqueta: Rainers
Pantalón: AXO Denim

 



A favor

- Su capacidad de carga.

En contra

- Es un poco ancho en su parte trasera.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Diciembre 2015

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar