comparador seguros coche

No me asegura nadie

ORIGEN DEL PROBLEMA

El artículo 2 del Decreto 632/1968, dice, literalmente, lo siguiente:

"Todo propietario de vehículos a motor que tenga su estacionamiento habitual en España vendrá obligado a suscribir un contrato de seguro por cada vehículo de que sea titular que cubra, hasta la cuantía de los límites del aseguramiento obligatorio, la responsabilidad civil a que se refiere el artículo 1 anterior. No obstante, el propietario quedará relevado de tal obligación cuando el seguro sea concertado por cualquier persona que tenga interés en el aseguramiento, quien deberá expresar el concepto en que contrata."

Es decir, que la Ley nos obliga a disponer de un seguro para poder conducir.

Ahora bien, si un usuario pretende contratar un seguro con una entidad privada, y ésta lo rechaza, la libertad de conducir un vehículo le está siendo, en la realidad, denegada. Aunque en principio, los contratos de seguros son contratos privados, y por tanto, una de las partes puede negarse a firmarlo (compañía aseguradora).

Por ello, en este caso se produce un conflicto de intereses, ya que por un lado se está obligando a algo que por otro lado nadie está dispuesto a proporcionar, ni siquiera pagando la cantidad de dinero que sea precisa. Para preservar, por encima de todo, dicha libertad, en el supuesto de que el usuario sea rechazado por el mercado privado, el Consorcio de Compensación de Seguros tiene la obligación de acogerlo.

De esta manera, este Consorcio es la respuesta que el Estado ha preparado para salvar la libertad del usuario a circular con su vehículo cumpliendo la obligatoriedad que manda la Ley de disponer de seguro.

Se trata de un organismo Público, que concretamente depende, en la actualidad, del Ministerio de Economía.

Los aspectos que se van a desarrollar en este apartado, por tanto, son los siguientes:

  • Causas mas comunes de rechazo por las compañías
  • Consecuencias negativas
  • Cómo solicitar un seguro al Consorcio
  • Lo que cubre
  • Ámbito de cobertura

CAUSAS MAS COMUNES DE RECHAZO POR LAS COMPAÑÍAS

En la actividad de los seguros, las compañías no hacen otra cosa que asumir el riesgo de cobrar una prima con la contrapartida de que quizá tengan que hacer frente a indemnizaciones por siniestros.

Es decir, el ramo del seguro consiste en asumir riesgos, tanto para el usuario como para la compañía. Un pensamiento típico del asegurado es : "Qué desperdicio de dinero, hacer el seguro a todo riesgo, con lo que me ha costado, sin haber necesitado usarlo en todo el año". Pero la compañía también razona así: "A cambio de una póliza de menos de 300 euros y debido al accidente provocado por el usuario hay que abonar 3 MILLONES de euros".

En este juego de asumir o no asumir riesgos, las compañías, en base a sus datos y estadísticas, pueden llegar a un punto tal que haga que no admitan el riesgo previsto si acepta al asegurado en cuestión, es decir, sería como decir "Es preferible no hacer este seguro, y rechazar la cantidad de dinero que se cobraría al usuario, ya que puede ser una fuente muy gravosa de problemas e indemnizaciones".

Los factores que hace que una compañía rechace a un usuario son dos, y son:

  • Tipo de conductor: la pauta que siguen las aseguradoras es que a menor edad, mayor es el riesgo, y también cuenta la experiencia de conducción, medida en años de carnet. De esta manera, se llega un límite que hace que la compañía rechace el riesgo. Es del caso de conductores de menos de 25 años para vehículos y/o con menos de 2 años de carnet, o bien cualquier edad para el caso de conducir motocicletas o ciclomotores.
  • Tipo de vehículo: A mayor relación potencia/peso, se supone un riesgo mayor, de tal manera que se llega un límite en el que la compañía rechaza el riesgo. Es el caso de coches al estilo Ferrari, Porsche... u otros mas modestos como el Renault 5 Copa Turbo, el Ford Escort RS Turbo, Lancia Delta Integrale, etc.

No se puede establecer una regla fija que apliquen todas las compañías, ya que mientras en unas el límite de edad y años de carnet de conducir lo constituye los 25 y 2 años respectivamente, otras suben esa proporción a 27 y 5, etc, etc.

Tampoco se puede establecer una regla fija en el supuesto del coches "peligrosos", ya que mientras en algunas compañías no es posible asegurar un Ford Focus ST, para otras si es posible pero con precios prohibitivos, o bien para otras está dentro del riesgo normal asumible como cualquier otro vehículo.

Es más, estos dos factores de riesgo no tienen por que ir separados, sino que muchas veces se analizan en su conjunto, es decir, que es posible asegurar un Renault Clio RS salvo si el conductor cumple unas determinadas características, por ejemplo, más de 35 años y 10 de carnet.

Caso especial negativo:

Hoy por hoy, son las motocicletas y ciclomotores los vehículos que constituyen, para las compañías, un mayor riesgo de accidente. La gran mayoría de las compañías rechazan este tipo de vehículos, sea el tipo que sea, tenga el conductor la edad que tenga.

CONSECUENCIAS NEGATIVAS

El afán de reducir riesgos para las compañías en los últimos años, y como consecuencia directa, la tendencia de no asegurar a usuarios/coches "conflictivos", ha llevado a tal situación que se podría pensar que existen determinados grupos de personas y/o vehículos a los que les será casi imposible contratar otro seguro que no sea el que le proporcione el Consorcio de Compensación de Seguros, es decir, el seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria.

El Consorcio también ofrece la cobertura de Responsabilidad Civil Voluntaria

Ahora bien, esto tiene además otro factor negativo, ya que si bien el Consorcio proporciona el seguro mínimo imprescindible (Responsabilidad Civil Obligatoria) también es cierto que no existe otra posibilidad de contratar coberturas tales como asistencia en viaje, seguro del conductor, defensa jurídica, daños propios, etc, etc, que quizá quisieran tener a su disposición los usuarios.

Algunas de estas coberturas se pueden contratar a través de otros medios, como serían los casos de:

  • Asistencia en viaje: a través de empresas como el RACE, ARAG, Mondial, ADA, etc.
  • Seguro del conductor: a través de la contratación de un seguro de vida, si bien en este caso, NO se tendría derecho a la asistencia sanitaria. O también, mediante la contratación de un seguro de accidentes, en el que se incluye indemnización por muerte, invalidez y asistencia sanitaria.
  • Defensa Jurídica: a través de su contratación por un bufete de abogados, o bien, a través de empresas como ARAG, DAS, etc...
  • Defensa en Multas: a través de despachos jurídicos encargados al efecto, o bien, en empresas como ARAG, DAS, etc...

Ahora bien, existen otro tipo de coberturas que de ningún modo se podrán contratar, como el caso de:

Ejemplo: Suponga que un usuario adquiere un vehículo nuevo, que además, por sus características, es un vehículo muy "goloso" para los ladrones. Pues bien, dicho usuario puede que nunca pueda contratar la cobertura de robo, ya que si no le admiten en ninguna compañía, el Consorcio no proporciona tal cobertura del robo.

Por último, y como otro factor negativo más, cabe señalar que si el mercado privado aboca al usuario a dirigirse al Consorcio, al final, solo podrá disponer de una oferta, es decir, que tendrá que pagar lo que el Consorcio le exija, sea poco, o mucho, no tendrá otro remedio que asumir que está en un "monopolio" de facto.

CÓMO SOLICITAR UN SEGURO AL CONSORCIO

Para solicitar el seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria en el Consorcio, los requisitos son los siguientes:

  • Acreditar que previamente se ha solicitado el seguro de automóviles de suscripción obligatoria al menos a dos entidades de seguros, y que éstas lo han denegado.
  • Presentar originales y entregar fotocopias de cada uno de los siguientes documentos:
    • DNI y NIF del solicitante, del propietario y del conductor, y autorizaciones que correspondan.
    • Permiso de conducir de quien vaya a ser el conductor habitual.
    • Permiso de Circulación de la Jefatura Provincial de Tráfico.
    • Certificado de características técnicas, con el sello de la ITV si fuera exigible.

Ello se podrá realizar en los Servicios Centrales (C/ Serrano, 69, de Madrid). El seguro se abonará en efectivo o con cheque conformado en el momento de la contratación. En las Oficinas Regionales del Consorcio se abonará, por medio del recibo de prima, en cualquier oficina de Caja Postal, antes de que transcurran 20 días desde el inicio de la vigencia del seguro.

LO QUE CUBRE

El Consorcio ha de satisfacer al perjudicado, y hasta el límite legalmente establecido (350.000 euros por víctima, en daños corporales; y 96.000 euros por siniestro, en daños materiales), el importe de los daños sufridos. Para exigir el cumplimiento de esa obligación por parte del Consorcio, el perjudicado o sus herederos pueden ejercitar la acción directa, la cual prescribe transcurrido un año.

Además de las indemnizaciones anteriormente expresadas, el Consorcio asumirá la totalidad de los gastos de asistencia sanitaria si ésta fuera prestada en un centro por él reconocido, y hasta un total de 600 euros si el centro no estuviera reconocido.

Franquicia

A la indemnización que corresponda por daños materiales, se aplicará una franquicia de 210 euros. en el supuesto de accidente ocasionado por vehículo robado, o de 420 euros. cuando el vehículo causante carezca de seguro.

ÁMBITO DE COBERTURA

Si el siniestro tiene lugar en un Estado adherido al Convenio Multilateral de Garantía distinto de España (Alemania, Austria, Bélgica, Croacia, República Checa, Chipre, Dinamarca, República Eslovaca, Eslovenia, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Holanda, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza) por un vehículo con estacionamiento habitual en España, el Consorcio, en su actividad en el ámbito del Seguro de Responsabilidad Civil de Automóviles de Suscripción Obligatoria, tanto desde el punto de vista subsidiario, como desde el que afecta a la contratación de seguro directo, aplica la cobertura en los límites fijados por el Estado miembro en el que tenga lugar el siniestro. Con la salvedad de que si éste se ha producido dentro de ese ámbito territorial, pero en un Estado miembro del Espacio Económico Europeo, la cobertura del Consorcio se atiene a los límites establecidos para España, siempre que éstos sean superiores a los establecidos en el Estado donde haya ocurrido el siniestro.

Para todas las dudas y consultas que tengas sobre el seguro de tu coche o moto, contáctanos a través del correo [email protected]

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar