¿Qué es la asistencia legal del seguro de un automóvil?

La cobertura de defensa jurídica es aquella que se encarga de procurar al usuario asistencia legal, evitando que tenga que hacer frente a sus costes. Si bien es posible contratarla como póliza independiente, también puede estar incluida -aunque de forma más limitada- como garantía adicional en algunos seguros de coche. Estos garantizan la defensa legal y la reclamación de daños únicamente cuando los bienes o derechos del asegurado se han visto afectados a causa de un accidente de circulación. Es decir, las compañías ofrecen respaldo jurídico como complemento al riesgo principal que aseguran en la póliza.

asistencia legal

¿En qué consiste la defensa jurídica?

Un seguro de defensa jurídica, en general, es un seguro de protección legal, que cubre los gastos y gestiones jurídicas que el asegurado requiera. Después, en función de cada póliza y del paquete que cada uno contrate, las coberturas que incluye pueden variar desde la reclamación de daños o la asesoría jurídica hasta los gastos que el asegurado pueda tener como consecuencia de un proceso judicial, administrativo o arbitral. De hecho, el seguro de defensa jurídica puede contratarse de forma independiente o incluirse dentro de un seguro de hogar o de coche, por ejemplo.

¿Cuál es la importancia de la cobertura de defensa jurídica?

Según un estudio de 2018 de la plataforma “Estamos Seguros“, difundido por la patronal del seguro UNESPA, las aseguradoras españolas prestaron asistencia letrada a los conductores en más de 200 000 ocasiones al año. Concretamente, fueron 202.399 las prestaciones de defensa jurídica realizadas en 2016 (último año analizado). Esto viene a ser una asistencia cada 2 minutos y 36 segundos, lo que evidencia la relevancia de esta cobertura.

¿Por qué utilizan las aseguradoras la cobertura de defensa jurídica?

Los asegurados recurren a la defensa jurídica para evitar los gastos legales de una reclamación civil o de la propia defensa civil o penal. “Prácticamente todos los conductores de turismos y ciclomotores circulan con esta cobertura voluntaria”, aseguran desde UNESPA. “En el caso de camiones y autobuses es la mitad porque suelen estar ligados a empresas que cuentan con sus propios servicios”, matizan. Del total de asistencias realizadas en 2016, el 86,3% estuvieron relacionadas con coches, el 4,4% con motos y el 3,2% con furgonetas.

¿Qué conductores utilizan más esta cobertura?

El análisis por edades de este estudio revelaba que los más propensos a utilizar los servicios legales que ofrecen las compañías son los más jóvenes. Las personas de entre 18 y 35 años protagonizan el 22% de las asistencias. Cualquier propietario de un vehículo a motor debería contar con esta garantía. Cuanto más se utilice el vehículo, o si se hace en ciudades o tramos de carretera con alta siniestralidad, más probabilidades existen de tener que hacer uso de esta cobertura.

¿En qué ciudades es más utilizada esta cobertura?

Según este estudio, Barcelona encabeza la lista de provincias donde los conductores usan más la asistencia letrada del su seguro de automóvil (22.445 casos al año), seguida de las de Madrid (17 595) y Sevilla (13 134). En el extremo contrario, el de las provincias menos proclives a utilizar esta cobertura, están Soria (306), Ceuta (442) y Segovia (516). La clasificación cambia al fijarse en el importe de los servicios prestados. Aquí es Murcia, donde la asistencia legal cuesta de media un 36% más que en el resto de España, quien se coloca en cabeza, seguida de Vizcaya (27,5% más caro) y Almería (26,2%). Donde menos cuestan de media es en Melilla (-47,8%), Huesca (-35,8%) y Zamora (-34,3%).

¿Por qué es aconsejable tener esta cobertura?

Está dentro de los mínimos imprescindibles que debes contratar. Conviene asegurarse de que está incluida en el apartado de reclamación de daños. Es barata -su valor rara vez sobrepasa los 30 euros al año- en relación con el dinero que permite ahorrar en caso de necesitar asistencia jurídica y resulta muy eficaz, por lo que la relación calidad / precio es buena. A la hora de valorar objetivamente la calidad de una póliza, aquí puedes ver cómo puntuamos la defensa jurídica en Arpem. Además, tiene validez en todo el territorio Español, en Países miembros del Convenio Multilateral de Garantía y en los países miembros del Convenio INTER-BUREAUX, para lo que será necesario el certificado Internacional de seguro conocido como “Carta Verde”. Los países miembros de este convenio se pueden consultar de forma actualizada en la Oficina Española de Automóviles (OFESAUTO).

Te interesa
¿Qué coberturas incluye un seguro de Defensa Jurídica?

En la mayoría de los casos suele incluir:

  1. La reclamación de daños, materiales y corporales, ocasionados como consecuencia de un accidente de circulación.
  2. La reclamación de daños corporales cuando se circula como peatón, pasajero o conductor de un vehículo terrestre sin motor.
  3. Las tasas, derechos y costas judiciales y los honorarios y gastos de abogados, notarios y peritos.
  4. Asistencia 24 horas si te detienen.
  5. Adelanto de la posible fianza hasta 4.000€.
  6. Defensa criminal por accidentes de circulación.
Sabías que…

No es una cobertura obligatoria dentro de los seguros de coche, pero sí es importante para garantizar tu tranquilidad. Cuando circulas por ciudad o carretera, ya sea en coche, moto, furgoneta, andando o en bicicleta pueden ocurrir cosas que no controlas. Incluso cuando tú cumples con todas las normas y recomendaciones de seguridad vial de la Dirección General de Tráfico, no siempre lo hacen el resto de conductores o viandantes o los elementos de la calzada no están correctamente dispuestos. Con esta cobertura, te aseguras la reclamación de daños y la defensa jurídica para procesos en los que pudieras verte involucrado.

RESUMEN
  • La cobertura de defensa jurídica procura asistencia legal al usuario, evitando que tenga que hacer frente a sus costes.
  • Se puede contratar como póliza independiente o incluida como garantía adicional en algunos seguros de automóvil. Los asegurados recurren a la defensa jurídica para evitar los gastos legales de una reclamación civil o de la propia defensa civil o penal.
  • Garantiza la defensa legal y la reclamación de daños únicamente cuando los bienes o derechos del asegurado se han visto afectados a causa de un accidente de circulación.
  • Las coberturas que incluye pueden variar desde la reclamación de daños o la asesoría jurídica hasta los gastos que el asegurado pueda tener como consecuencia de un proceso judicial, administrativo o arbitral.
  • Conviene asegurarse de que está incluida en el apartado de reclamación de daños. Es barata -su valor rara vez sobrepasa los 30 euros al año- en relación al dinero que permite ahorrar en caso de necesitar asistencia jurídica y resulta muy eficaz, por lo que la relación calidad / precio es buena.
FAQ
¿En qué consiste la cobertura de defensa jurídica?
¿Se puede contratar de forma independiente o como parte de una póliza?
¿En qué póliza suele estar incluida?
¿Para quién es especialmente importante?
Deja tu valoración

Únete a la discusión

0 comentario

comentario autor avatar

No publicaremos comentarios que contengan insultos o información falsa, inapropiada o abusiva.

¡Sé el primero en comentar!