Los periodos de carencia son el tiempo que debe transcurrir desde que contratas la póliza de seguro hasta que haces uso de un determinado servicio, de tal forma que, si no ha pasado el plazo requerido, no tendrás derecho a que la aseguradora te preste la cobertura que has adquirido previamente. Pero ¿existe el periodo de carencia en los seguros de automóviles?

En este artículo encontrarás:

¿Qué es un periodo de carencia en los seguros?

Cuando contratas una póliza de seguro, normalmente sueles firmar un periodo de carencia que te impide acceder a determinados servicios o garantías. Este concepto está muy extendido sobre todo en los seguros de salud para evitar que el asegurado contrate una póliza con el fin de cubrirse ante enfermedades que ya tiene o que sabe de antemano que va a tener. Pero, atención, porque muchos seguros de automóviles, salvo los básicos de responsabilidad civil, también tienen periodos de carencia.

Comparar seguros de coche

La carencia es una forma de protección de las aseguradoras, para que los clientes no rescindan el contrato una vez que ha resuelto una necesidad puntual. De este modo, tratan de evitar el fraude.

Atención a las coberturas voluntarias

Según la Ley de Contrato de Seguro, la póliza de un seguro entra en vigor en el momento en que realizas el pago de la prima, por lo que puedes pensar que desde ese momento tienes derecho a todo lo que venga estipulado en las condiciones del contrato.

Sin embargo, en los seguros de coche esta afirmación puede (no siempre) referirse exclusivamente a la cobertura obligatoria de responsabilidad civil, que es la encargada de pagar los daños que ocasiones a terceros en un accidente, pero no así en lo que respecta a las coberturas voluntarias, para las que cada entidad puede tener un criterio diferente.

Cuando cambias de seguro o quieres incorporar en la póliza actual nuevas coberturas que antes no tenías contratadas, como la rotura de lunas o los daños propios del coche, las aseguradoras también pueden establecer un periodo de carencia, de tal forma que la compañía se da un tiempo para que, antes de activar la cobertura, pueda realizar un informe pericial que confirme que no existen daños previos y que puede proceder a asegurar el riesgo.

Algunas compañías aplican un periodo de carencia a los coches de reciente adquisición, independientemente de que se trate de una compraventa entre particulares o profesionales. Esto significa que los daños no estarán cubiertos inmediatamente. También se puede establecer un periodo de carencia para el acceso a un coche en sustitución.

Carencia en riesgos extraordinarios

Todos los vehículos con seguro en vigor están amparados ante riesgos extraordinarios como inundaciones, terremotos, tumultos populares, etc., cuya cobertura ofrece el Consorcio de Compensación de Seguros.

No obstante, el artículo 8 del Reglamento de Seguros de Riesgos Extraordinarios establece que no están cubiertos los daños y pérdidas derivados de fenómenos de la naturaleza asegurados por pólizas cuya fecha de emisión o de efecto es inferior a siete días a la producción del siniestro, por lo que sí que existe periodo de carencia en estos casos.

Esta exclusión no afecta a aquellos casos en los que cambies la póliza del seguro de una compañía a otra, siempre y cuando la fecha de finalización de la anterior coincida con la fecha de inicio de la nueva. También podrás tener derecho a la indemnización por fenómenos naturales si demuestras que no contrataste el seguro porque aún no habías adquirido el coche. En esos casos, puedes acudir al Consorcio de Compensación de Seguros.

¿Qué duración tiene la carencia?

Cada aseguradora fija sus propios periodos de carencia, los cuales tienen que venir especificados en el contrato. Normalmente, el plazo de carencia para obtener un coche de sustitución o reclamar un daño por fenómeno atmosférico es de siete días a partir de la entrada en vigor de la póliza. Sin embargo, en los casos de compraventa el periodo de carencia puede alargarse hasta 15 ó 30 días si el comprador y el vendedor son de provincias diferentes y el daño del coche se produjo en la provincia del vendedor.

¿Y si tengo un percance durante la carencia?

Si tienes un accidente con el vehículo durante el periodo de carencia y has ocasionado daños a terceros, la aseguradora se hará cargo de los mismos. Sin embargo, si tu coche también ha sufrido daños, deberás de asumir el coste de la reparación de éstos.

¿Se pueden eliminar los periodos de gracia?

No, no se pueden eliminar. El periodo de carencia es un tiempo corto (normalmente un mes) que comienza cuando ha vencido el pago de la póliza del seguro y que evita perder la cobertura siempre que la prima se abone durante este periodo de gracia. Una vez que ha transcurrido este tiempo, la compañía sí puede cancelar la póliza. Recuerda que el periodo de gracia no significa que la compañía te regale un mes de seguro, sino que te da un mes para que puedas solventar tus problemas de pago y abonar la renovación de la póliza, porque la anualidad del seguro empieza a contar el mismo día que tocaba renovar la póliza.

Te interesa
Si tienes un accidente con la póliza vencida, la aseguradora no tiene la obligación de cubrir todos los daños ocasionados. Así que recuerda que el periodo de gracia sólo afecta a la responsabilidad civil. También es posible que una vez que abones la renovación durante el periodo de gracia, la compañía puede inspeccionar tu vehículo para asegurarse de que no ha habido percances durante este tiempo. Y si eres reincidente en el pago tardío de la póliza, puede ser que tu aseguradora no acepte la renovación.

¿Tienen todos los seguros periodos de carencia?

No todos los seguros tienen periodos de carencia. La mayoría de las pólizas de automóviles se activan nada más contratarse o en un periodo no superior a un día, pero conviene informarse antes. Muchas aseguradoras eliminan los periodos de carencia cuando vienes de otra compañía en la que has permanecido durante más de un año. Se trata de una fórmula para no desincentivar el cambio de seguro.

Además, la ley (artículo 103 de la Ley del Contrato de Seguro) prevé que en casos de urgencia la compañía tiene que eliminar los periodos de carencia y atenderte.

Comparar seguros de coche

RESUMEN

  • El periodo de carencia de un seguro es el tiempo que transcurre desde que contratas una póliza hasta que se activan todas las coberturas que figuran en la misma. Unas coberturas se activan en el minuto cero y otras, unos días o semanas más tarde.
  • Si tienes un accidente durante el periodo de carencia de tu póliza, la compañía debe asumir los daños por responsabilidad civil que hayas originado. Los daños de un vehículo que se encuentren en periodo de carencia deberá asumirlos el cliente.
  • Los periodos de carencia son una herramienta de las compañías de seguros para evitar el fraude. Los tipos de seguros más comunes que tienen periodo de carencia son los seguros de salud, seguros de decesos y seguros de vida.

FAQs – Preguntas frecuentes

¿Qué es una carencia de un seguro?
La carencia de un seguro es el periodo de tiempo que transcurre desde que firmas el contrato de la póliza y el momento en que puedes utilizar determinadas coberturas o servicios.
¿Por qué existen los periodos de carencia?
Los periodos de carencia son, para las compañías aseguradoras, una herramienta para evitar el fraude.
¿Qué son los periodos de gracia?
Es el tiempo que la compañía tiene la obligación de mantener la cobertura del seguro una vez vencida la póliza. Esto no significa que la aseguradora tenga que regalar un mes de seguro, sino que ofrece la posibilidad de subsanar cualquier problema que haya habido en el pago de la renovación. La anualidad del seguro empieza a contar el día que tocaba renovarla.

Fuentes: