Ilustración: Arpem.com

Las aseguradoras llegan a acuerdos de colaboración con determinados talleres con los que consiguen mejores precios en las reparaciones y una rápida gestión del siniestro, lo que supone una ventaja para el asegurado, que sin embargo no contará con un mecánico de confianza que le defienda ante posibles diferencias en la peritación de los daños.

No estás obligado a llevar tu vehículo a un taller concertado salvo que lo hayas firmado expresamente en las condiciones particulares de la póliza al contratar tu seguro de coche o moto, pero en caso de tener que elegir pueden surgirte dudas entre ir a un taller de este tipo o a uno de confianza. Para facilitarte la decisión, algunas aseguradoras ofrecen descuentos y ventajas para que optes por su red de talleres y ahorrarse así dinero en los costes de reparación.

Estas ventajas pueden consistir en un descuento en el importe de la franquicia a pagar, disponer de un servicio de recogida y entrega del vehículo a domicilio, otro de limpieza integral de carrocería y habitáculo o, incluso, de la cesión de un coche de cortesía. Este último estará sujeto a la disponibilidad existente en el taller concertado.

A continuación, puedes ver lo que te ofrecen las principales compañías por acudir a su red de talleres a reparar un siniestro cubierto por el seguro: