Puede que estés embarazada y no quieras coger el coche porque temes que, en caso de sentirte mal, no puedas seguir conduciendo y te encuentres sola en mitad de la carretera. Pero esto no tiene por qué ser así. Existen algunas compañías de seguros que dan cobertura exclusiva a mujeres embarazadas que puedan sentirse indispuestas mientras conducen.

En este artículo encontrarás:

¿Qué aseguradoras ofrecen ayudas específicas a las embarazadas?

Si estás embarazada y temes coger el coche por si sufres un percance durante la conducción, ahora puedes sentirte tranquila porque algunas aseguradoras ofrecen ayuda específica a las mujeres embarazadas. Es el caso de Penélope Seguros, que envía un taxi a recogerte al lugar donde te encuentres para trasladarte al centro sanitario más cercano. Además, envían también una grúa para que se encargue de llevar tu coche hasta tu domicilio.

Comparar seguros de coche

¿Cómo es la cobertura que ofrece Penélope Seguros?

Penélope Seguros es una compañía aseguradora perteneciente a Línea Directa pensada para asegurar a mujeres conductoras, ofreciéndoles ventajas y beneficios especiales. Sus pólizas surgen de la idea de atender la demanda creciente de muchas mujeres que no encuentran en sus seguros coberturas que se adecuan a sus necesidades. Una de sus pólizas cubre el robo del bolso del interior del coche. Pero quizá la más innovadora es la asistencia a embarazadas, complementaria a la de asistencia en carretera y opcional, para que la contrates solo si crees que vas a hacer uso de ella. Sentirse indispuesta durante un embarazo es frecuente. La cobertura que ofrece Penélope Seguros hace que las mujeres embarazadas puedan sentirse tranquilas. Si una mujer embarazada se siente mal mientras conduce, la compañía envía un taxi a recogerla a ella y a sus acompañantes, hasta cuatro personas en total, para que les lleve hasta el centro médico más cercano o hasta su domicilio. Una grúa se encargará de llevar el coche hasta su casa.

¿En qué casos se puede utilizar esta cobertura?

Esta cobertura, pensada por mujeres para mujeres, según explica la aseguradora, se puede utilizar en cualquier momento, libremente, siempre que se necesite ayuda y que la indisposición no sea por exceso de alcohol. Además, la asegurada debe encontrarse en un radio de 25 kilómetros de su domicilio, no más lejos.

¿Deben utilizar cinturón de seguridad las mujeres embarazadas?

Por supuesto, siempre que conducen un vehículo o viajan como acompañantes. Pero es importante utilizarlo correctamente. Su uso es obligatorio en las plazas delanteras y en las traseras. Al principio se generaron dudas sobre si debían utilizarlo también las mujeres embarazadas por el posible daño que podrían producir en el feto. Hasta 2016 el Reglamento General de Circulación no obligaba a su uso por parte de mujeres embarazadas, siempre que estuvieran en posesión de un certificado médico que lo corroborara. Sin embargo, distintas investigaciones han demostrado que, si se usa correctamente, el cinturón de seguridad reduce el riesgo de fallecimiento y de lesiones en la futura madre y en el feto, en caso de accidente. Hoy, por tanto, es obligatorio, como ocurre con cualquier otro conductor o viajero.
Fuente: Reglamento General de Circulación

¿Qué problemas puede tener una mujer embarazada con el cinturón de seguridad en el primer trimestre?

Es importante seguir una serie de recomendaciones, especialmente durante los tres primeros meses de gestación, así como en el último trimestre. La razón de estas precauciones es que, durante los tres primeros meses de gestación, la cantidad de líquido amniótico que rodea al feto es escasa, lo que hace que el feto esté menos protegido. Si la mujer embarazada sufre un golpe frontal hay más posibilidades de que se produzcan hemorragias en el útero por desprendimiento de placenta, lo que ocasiona que al feto no le llegue suficiente oxígeno.

¿Qué ocurre en el tercer trimestre?

A partir del séptimo mes, también hay que extremar los cuidados al volante, por el gran tamaño que adquiere el abdomen, lo que puede provocar más molestias por el uso del cinturón, pero también porque, en caso de accidente o frenazo brusco, se puede producir un adelantamiento del parto o, incluso, traumatismos en el bebé al chocar su cabeza con los huesos de la pelvis de la madre. En cualquier caso, hay que consultar con el ginecólogo cualquier duda que exista sobre el uso del cinturón de seguridad. Si desaconseja su uso, hay que evitar los desplazamientos en coche.

¿Cómo debe ponerse el cinturón de seguridad una mujer embarazada?

Hay que seguir unas recomendaciones que reducen los riesgos al mínimo y hacen más cómoda la utilización del cinturón. Debe ponerse entre los senos y lo más bajo posible sobre las caderas. La banda horizontal del cinturón se debe situar por debajo del abdomen, asegurándonos de que queda ajustada a los huesos de la cadera y que no se sube hacia el vientre. La banda diagonal debe ir ajustada sobre el hombro y el esternón, sin que roce el cuello. Es importante que ambas bandas estén bien sujetas al cuerpo sin holguras. Están totalmente desaconsejados el uso de pinzas, cojines o cualquier otro tipo de rellenos, para dar más espacio al abdomen.

¿Qué hago si me molesta el cinturón?

Existen algunos productos homologados con los que una mujer embarazada se puede sentir más cómoda. Los más utilizados son los adaptadores de recorrido del cinturón. También se pueden utilizar los chalecos especiales para embarazadas que ayudan a mantener las bandas en su posición correcta. Se pueden utilizar tanto si se conduce como si se viaja como pasajera. También conviene separar todo lo que se pueda el volante del vientre, orientándolo hacia el rostro. Si se va de copiloto, hay que procurar que haya una mayor holgura entre el cuerpo y el salpicadero.

¿Qué más hay que tener en cuenta al conducir estando embarazada?

El airbag no es peligroso siempre que su distancia mínima con el cuerpo sea de entre 20-25 cm. La espalda debe estar lo más recta posible.

Te interesa
¿El embarazo puede mermar los reflejos al volante?

El embarazo produce una reducción de la capacidad visual. Esto es algo importante a tener en cuenta, sobre todo, si ya se tienen problemas de visión y se utilizan gafas o lentillas. Los cambios en el metabolismo de la mujer embarazada, como las alteraciones del nivel de azúcar en sangre, problemas circulatorios o modificaciones en la tensión también pueden mermar la capacidad de conducción y se debe de consultar, siempre que se tengan síntomas, al médico especialista.

¿Sabías que…?
No es recomendable conducir cuando se sufren contracciones, alteraciones del embarazo o riesgo de parto prematuro. Hay que evitar también los viajes largos, de más de tres horas seguidas, haciendo paradas cada hora para estirar las piernas, hidratarse y orinar.

Comparar seguros de coche

Resumen

  • Penélope Seguros ofrece una cobertura específica para mujeres embarazadas. Si se sienten mal, pueden llamar para que la aseguradora les envíe un taxi y una grúa recoja el vehículo.
  • Las mujeres embarazadas deben ponerse el cinturón de seguridad, es obligatorio desde 2016.
  • La cinta inferior debe ponerse debajo del abdomen y ajustarse en las caderas. La banda diagonal, sobre el esternón.
  • Conviene que una mujer embarazada no haga viajes demasiado largos y que pare cada cierto tiempo para estirar las piernas.

FAQ – Preguntas frecuentes

¿Existe alguna póliza específica para mujeres embarazadas?

Sí, la ofrece Penélope Seguros y presta ayuda a mujeres encinta que se sientan mal mientras conducen. Les envía un taxi y una grúa.

¿Deben ponerse cinturón de seguridad las mujeres embarazadas?

Sí, por su puesto. Es obligatorio y necesario para evitar graves consecuencias en la madre y en el feto.

¿Puede conducir una mujer embarazada?

Sí, siempre que no se lo desaconseje su médico. El primer trimestre y el último requieren un mayor cuidado, pero si la mujer encinta se siente bien, no tiene por qué renunciar a conducir.

Fuentes:

  • https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2003-23514