En [email protected] hemos recibido la siguiente consulta de Ramón P.:

«Me dieron un golpe en el lateral trasero derecho de mi vehículo con parte amistoso firmado.

El caso es que habiéndolo llevado ese mismo día al taller concertado indicado por mi compañía (Balumba, de Admiral Group), el perito me dice que una entrada de agua en el piloto trasero derecho no tiene nada que ver con el siniestro. El vehículo incluso tiene condensación en el habitáculo desde esa fecha y antes no.

¿Qué opciones tengo? Gracias por su ayuda.»

La respuesta de arpem.com:

Si la entrada de agua se produjo por la rotura del piloto ocasionada tras el siniestro, es una consecuencia derivada del mismo accidente y, por lo tanto, la aseguradora está obligada a reparar los daños ocasionados sin ningún tipo de duda.

Tratándose de un siniestro con un tercero responsable, la aseguradora no le puede obligar a reparar el vehículo en su red de talleres concertados, por lo que puede acudir a un taller de confianza si cree que este defenderá mejor sus intereses frente a la compañía.

En el caso de que le pongan pegas o se nieguen a repararle los daños ponga una reclamación en el defensor del asegurado de la entidad (AQUÍ). Si aún así se niegan, en el plazo de dos meses envíe un correo certificado a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones o a través de su web. Más información acerca de cómo reclamar a su aseguradora AQUÍ

Puede tomar la vía de la contratación de un segundo perito para que obtenga la documentación técnica de un experto, pero si el siniestro es de poca consideración puede que no sea una opción viable. Más info al respecto AQUÍ.