«El pasado 10 de octubre tuve un siniestro donde la damnificada fui yo. Llevé el coche al taller, siendo peritado inicialmente el 13/10/2020. Cuando empezaron con las reparaciones el taller contactó en diversas ocasiones con el perito para ir notificando todos los daños que iban surgiendo durante los trabajos oportunos.

Del taller me avisan de que en el último escaneo del vehículo detectan que la pantalla sufre daños y no funciona, pero antes del siniestro funcionaba correctamente y por el golpe sufrido con el otro vehículo ha generado dicho fallo en la pantalla (radio, navegador, etc.).

Me informan que contactan como en el resto de las ocasiones con el perito para informarle de la anomalía detectada, dado que en el momento del siniestro, como antes he indicado, funcionaba correctamente, siendo la respuesta por parte del perito al taller textualmente “De momento la pantalla está rehusada”.

Esto es una cosa que ni entiendo ni acepto dado que en el momento del siniestro funcionaba bien, por lo que me pongo en contacto con mi compañía en varias ocasiones y no me dan ningún tipo de solución, me ponen excusas como que es un daño causado por un mal mantenimiento del vehículo.

Solicité a la compañía que quiero recibir el vehículo en las mismas condiciones en las que se encontraba antes de sufrir el siniestro (tanto a nivel externo como interno).»

Respuesta de Arpem

La compañía alega que los daños en la pantalla no son fruto del siniestro, pero si dices que funcionaba bien anteriormente y justo tras el siniestro ha dejado de hacerlo, parece claro que es resultado del golpe que recibiste.

Para que la compañía se niegue a pagar, tiene que demostrar que efectivamente se trata de un daño ocasionado por el mal mantenimiento del mismo y no a causa del siniestro.

Lo primero que debes hacer es no aceptar ni firmar en ningún caso la propuesta de indemnización que te haga la compañía. Si tras intentar llegar a un acuerdo amistoso la aseguradora se niega a pagar y determina que no son daños causados por el siniestro, la Ley de Contrato de Seguro te permite la contratación de un perito, que llevará a cabo un segundo peritaje.

El coste de este profesional deberás pagarlo en un primer momento, pero si consigues demostrar que los daños se han producido por motivo del accidente, podrías reclamar a la aseguradora la cantidad abonada.

Antes de hacer esto, pide consejo al profesional del taller para que te indique si realmente existe posibilidad de demostrar que los daños son por el mal mantenimiento o queda claro que son provocados por el accidente.

Te dejo un artículo en el que puede ver cuáles son tus derechos ante un desacuerdo en la peritación.