Cuando te encuentras implicado en un accidente de tráfico, estás obligado por ley a socorrer a las víctimas siempre que estés en condiciones de hacerlo y no suponga ningún riesgo para tu integridad ni la de terceros. No hacerlo implica que tu aseguradora no cubrirá los daños de tu vehículo ni te indemnizará por tus lesiones. 

Además, la omisión del deber de socorro está castigada, según el artículo 195 del Código Penal, con penas de multa que van de 3 a 12 meses. En caso de que seas el responsable, la pena será de prisión de 6 a 18 meses, y si el accidente se debe a una conducta imprudente, el castigo puede alcanzar los cuatro años de cárcel.

Más información de seguros aquí