Ilustración: Arpem.com

El conductor y los ocupantes de motos y ciclomotores están obligados a utilizar el casco en todo momento y a hacerlo de forma reglamentaria, es decir, deben llevarlo correctamente colocado y abrochado.

Si viajas en motocicleta o ciclomotor sin hacer uso del casco estás poniendo en riesgo tu vida, por lo que en el caso de que seas víctima de un accidente, tu aseguradora puede alegar que tu conducta ha contribuido a la agravación del daño, lo que significa que podrías ver reducida la indemnización que te pudiera corresponder hasta en un 75%, tal y como establece el artículo 1 de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

Por eso, además de los graves incoconvenientes que esto puede suponerte, no hacer uso del casco está considerado una infracción grave según la Ley de Tráfico, lo que se traduce en que puedes ser sancionado con una multa de hasta 200 euros a la que hay que habría que sumar la pérdida de tres puntos del permiso de conducir.

Más información de seguros aquí