La transmisión del vehículo tiene un apartado especial en las condiciones generales del seguro, y es que cuando llega el momento en el que decides vender tu coche, lo más probable es que aún quede mucho tiempo para que llegue la fecha de vencimiento del seguro, por lo que habrás pagado pagado por un producto que quizás no vas a utilizar. Las opciones que tienes si te has decidido por la transmisión del vehículo son:

  • Quedarte con el seguro.
  • Traspasar el seguro al nuevo propietario.

QUEDARTE CON EL SEGURO

El la mejor opción, sobre todo si vendes el coche para comprarte otro nuevo o de segunda mano. En cualquiera de los casos lo más recomendable es llamar a tu compañía para comunicarle  tus intenciones, así como la fecha de venta del vehículo y la fecha de compra del vehículo nuevo, si ya tienes otro coche mirado.

En este momento la aseguradora hará un recálculo para asegurar el coche nuevo, pero realizará un descuento por la parte de la prima no consumida que tenías con el anterior vehículo.

¿Si no compras otro vehículo?

Por supuesto, si no tienes pensado comprar otro coche, al menos de forma inmediata, lo que puedes pedir a la compañía es que te guarde la parte de la prima no consumida, ya que si decides adquirir un vehículo más adelante o bien quieres utilizarla para otro vehículo que ya tienes en tu propiedad, podrán paralizar el seguro durante un tiempo.

Pero cuidado, porque el tiempo no será ilimitado, sino que lo habitual es que pongan un plazo máximo que no suele superar los seis meses, lo que quiere decir que si el seguro vence ese plazo de tiempo, la aseguradora se queda con la parte de la prima no consumida de tu antiguo coche,

Dicho todo lo anterior, es conveniente que revises las condiciones generales de la póliza, ya que algunas aseguradoras, en caso de venta del vehículo se quedan con la parte del seguro que no has disfrutado, ya que no contemplan la paralización del seguro.

TRASPASAR EL SEGURO

La otra opción que puedes llevar a cabo que cuando se haga efectiva la transmisión del vehículo, quieras traspasar al nuevo propietario el seguro.

Para hacerlo el futuro propietario deberá llamar a tu aseguradora para solicitar el cambio de titularidad. Sin embargo, la aseguradora podrá aplicar un recargo o incluso negarse a hacer el seguro si considera que es un perfil de alto riesgo.

En el caso de negarse a hacer el seguro, la compañía deberá devolver la parte proporcional de la prima no consumida.

Aspectos legales

La Ley de Contrato de Seguro, regula todo el proceso, en sus artículos 34 y 35, los que recomendamos leer a través del siguiente enlace: Ley de Contrato de Seguro.

Comparar seguros de coche

¡¡¡ ATENCIÓN !!!

En este apartado haremos una llamada a la responsabilidad, porque puedes encontrarte con sorpresas desagradables si no actúas correctamente con tu aseguradora.

En el supuesto que decidas vender tu coche y no te interese quedarte con el seguro, aunque pierdas la parte de la prima que has pagado y ya no vas a consumir, asegúrate de comunicárselo a tu compañía para que contacten con el nuevo propietario y hagan el cambio de titularidad en el seguro.

No sería la primera vez que alguien vende el coche y no cambia la titularidad del seguro, es decir, que el nuevo propietario estará circulando con un seguro que no está a su nombre, por lo que tendríamos la siguiente situación:

  • Un coche que ya no es tuyo.
  • El coche lo conduce el nuevo propietario.
  • El seguro que contrataste sigue en vigor.

Como el nuevo comprador tampoco se molestó en llamar a la aseguradora porque tenía los papeles del seguro en regla, como decimos, el seguro sigue en vigor.

El nuevo propietario es menor de 25 años y tiene menos de dos años con el carné de conducir. Es decir, de haberlo sabido la aseguradora, habría aplicado otra prima diferente al nuevo conductor.

Entonces sucede lo inevitable y el nuevo conductor tiene un accidente de tráfico y causa diversos daños, tanto propios como a terceros.

En este caso, existe un problema, no solo para el nuevo propietario, si no que también podría afectarte a ti porque el seguro sigue a tu nombre, y por tanto, tu compañía deberá pagar los daños ocasionados en el accidente.

¿Quién paga todo esto?

Por supuesto la aseguradora, ya que el seguro sigue en vigor y los perjudicados tienen que cobrar las indemnizaciones porque son las víctimas del siniestro.

Sin embargo, como en el siniestro conducía el vehículo otra persona distinta de la declarada en las condiciones particulares, que además no cumple con los requisitos de edad y experiencia de carné, entonces:

  • La compañía cubrirá el pago de los daños a terceros como víctimas del accidente.
  • La compañía no cubrirá los daños del vehículo ni los del conductor responsable.
  • La aseguradora pondrá un siniestro en su historial de siniestralidad en el fichero SINCO, por lo que sus perderá parte de sus bonificaciones cuando quiera hacer el seguro para otro vehículo.