Yamaha Ténéré 700 2019

AVENTURERA A LA ANTIGUA USANZA

Tal vez pienses que esta esperada Yamaha Ténéré es una MT-07 vestida de africana, pero te equivocas. Exceptuando el motor, la XTZ 700 es una moto completamente nueva, parida para ser utilizada en un amplio abanico de escenarios pero con una finalidad muy concreta.

 

Parece una contradicción, ¿verdad?, pero es cierto: la nueva Yamaha XTZ 700 (nombre interno del modelo en la marca), más conocida como Ténéré 700, es una moto que abre expectativas para una utilización polivalente, pero con un objetivo viajero muy claro. Es una moto de marcada vocación off-road, con unas dimensiones y peso contenidos para tratarse de una trail de 700 cc, que se aleja de electrónicas sofisticadas para disfrutar de sensaciones de conducción en estado puro. Técnicamente han querido construir una moto sencilla, con una potencia moderada -75 CV para un peso que ronda los 200 kg en orden de marcha- y lo más fácil y divertida de conducir posible.

Han marcado un precio ajustado para ese segmento, 9.499 euros puesta en la calle, que la sitúan un par de escalones por debajo de sus competidoras más directas: la KTM 790 Adventure R (13.299 €), la BMW F 850 GS Adventure (13.200 €) y la Triumph Tiger 800 Xcx (13.500 €). Aunque es cierto que estas competidoras tampoco lo son tanto, pues cuentan con algo más de cilindrada, 20 caballos más de potencia y electrónicas más sofisticadas, con modos de potencia y control de tracción. Así vemos que esta Ténéré 700 se encuentra  en “tierra de nadie”, en una categoría en la que está prácticamente sola.

Yamaha Ténéré 700 2019

¿Cómo es la XTZ 700 Ténéré?

Como decía al principio, Yamaha no ha querido hacer una MT-07 vestida con un traje de aventura del Coronel Tapioca, ha querido hacer una Ténéré de verdad, vestida de aventurera porque realmente es muy aventurera. 

Yamaha empezó a utilizar el apellido Ténéré en el año 1983, con la XT 600 de aquel entonces y, aunque en los últimos años esta mítica carrera que empezó siendo el Paris-Dakar se ha desarrollado en Sudamérica, la Ténéré siempre nos evocará el desierto africano.

Comencemos analizando el diseño de sus líneas, sin duda inspiradas en la actual moto de carreras del Dakar, la WR450F Rally. Creo que han acertado en su intención de transmitir la esencia de una moto moderna, robusta, ligera y deportiva. Han construido un gran conjunto que se asemeja fielmente a la moto de competición. Estéticamente destacaría su frontal con la pantalla integrada con la iluminación delantera de luces de ledes, cuatro ópticas colocadas en cuadro protegidas tras una carcasa de metacrilato que le da un aspecto espectacular. Luego van un conjunto de líneas fluidas que terminan en una trasera grácil y ligera.

El motor es el conocido CP2 que tantas alegrías les está dando a los señores de Yamaha desde su lanzamiento, pero que ha sido revisado en algunos puntos, como la inyección y el escape, con el objetivo de optimizar su respuesta en el nuevo uso al que va destinado. Por lo demás siendo el mismo: un bicilíndrico que utiliza la tecnología “crossplane” de Yamaha con ángulo de explosión de encendido entre cilindros calado a 270º para ofrecer una entrega de potencia consistente, plana y aprovechable. Es un motor noble, fácil de conducir, que rinde 75 caballos a 9.000 revoluciones y un excelente par motor de 68 Nm a 6.500 rpm. Incorpora un eje de balance para contrarrestar vibraciones y consigue un funcionamiento suave, agradable y silencioso. Empuja sin quejarse desde pocas revoluciones, con unos medios excelentes y una notable estirada final hasta alcanzar las 10.000 rpm.

Yamaha Ténéré 700 2019

En cuanto al bastidor, es absolutamente nuevo, desarrollado específicamente para esta moto. Es de tipo doble cuna, construido en tubo de acero que abraza al motor muy estrechamente. Pesa solo 17,5 kilos y se complementa con un basculante largo -para conseguir buena tracción- construido en aluminio. Las suspensiones las firma Kayaba (KYB), son de muy buena calidad, la horquilla delantera es invertida con barras de 43 milímetros de grosor y 210 milímetros de recorrido útil y se puede ajustar en todos sus parámetros (extensión, compresión y pre-carga del muelle). 

Por su parte, el amortiguador trasero va montado sobre bieletas para conseguir 200 milímetros de recorrido con progresividad variable. Es más blando al inicio del recorrido para absorber las pequeñas irregularidades del terreno y se va endureciendo progresivamente para no hacer tope en grandes badenes o al abordar saltos al final del recorrido. 

Las llantas son de radios de acero con cerco y buje de duraluminio, de 21” la delantera y 18” la trasera, como mandan los cánones off-road. Vienen calzadas con unos neumáticos Pirelli Scorpion Rally STR de tacos bastante juntos, que dan buen juego en pistas de tierra y se defienden mejor de lo que puedes esperar de ellos en asfalto. Los frenos son de disco, dos delanteros de 282 milímetros con pinzas radiales Brembo y uno trasero de 245 milímetros , lleva sistema ABS de dos canales, que se pueden desconectar a voluntad (recomendable en off-road).

El resultado es una moto que pesa 187 kilos en seco, con un depósito de combustible de 16 litros, que da una cifra de unos 204 kg en orden de marcha, con un altura del asiento de 875 milímetros, todo comedido y bien equilibrado.

Yamaha Ténéré 700 2019

Macro-prueba por el delta del Ebro, Tarragona y Aragón

No cabe duda de que Yamaha tiene una confianza ciega en su nueva Ténéré 700, pues organizó una presentación internacional, como pocas veces he visto. El cuartel general se instaló en el Parador Nacional de Tortosa (Tarragona) y el primer día de ruta era un bucle de unos 350 km, con el 75% fuera de carretera, una ruta en la que atravesábamos el parque natural del Ports, nos adentramos en Aragón haciendo muchos kilómetros por las pistas de tierra de los Monegros, dando un rodeo para volver hacia Tarragona y llegar a dormir a las montañas de Prades. Al día siguiente más campo, pistas y carretera (unos 150 km) para regresar a Tortosa.

Miré mucho la moto en parado en el parking del Parador antes de subirme en ella. Con mi 1,70 de estatura (siendo un poco optimista, creo que he mermado), llego algo justo al suelo, pero no me encuentro incómodo. Hay disponible un kit con asiento más bajo y, además, hay otras bieletas para la suspensión trasera que acortan el recorrido y dejan la distancia al suelo en 840 milímetros.

Una vez en marcha, la postura resulta verdaderamente confortable. Vas erguido, con el manillar de anchura y altura correcta, provisto de robustos salva-manos y la instrumentación es una pantalla cuadrada, grande, legible y completa, muy al estilo “motos del Dakar”. Va situada en un soporte tras la cúpula con otro soporte superior donde podemos anclar el GPS, móvil, cámara tipo GoPro o cualquier otro accesorio periférico. 

He visto otros detalles que me han gustado: tiene el guardabarros delantero regulable en altura por si vamos a circular por zonas con mucho barro; lleva unos robustos asideros integrados en el semichasis trasero para poder agarrar la moto con firmeza en trialeras o zonas complicadas si nos quedamos atascados; lleva estriberas con taco de goma, pero se pueden quitar fácilmente y quedan al aire los dientes de sierra para que no resbalen las botas por zonas embarradas en campo; las palancas de freno y cambio van articuladas para evitar roturas si caemos o la golpeamos con alguna piedra; lleva toma de corriente de 12 voltios; parabrisas con deflectores laterales que mejoran nuestra protección; ganchos traseros para sujetar bultos con pulpos y algunas cosas más. 

Yamaha Ténéré 700 2019

Arranco la moto y el sonido del nuevo escape tiene personalidad propia (nuestra moto viene equipada con el escape Akrapovic, que es opcional), me gusta, meto primera y me pongo en marcha. La primera sensación es de ligereza y manejabilidad total. Empezamos por carreteras nacionales y pasamos a comarcales. Nada que objetar, comportamiento de trail aventurera pura, pero más manejable de lo que me esperaba. La rueda delantera de 21” no afecta tanto a la rapidez en los cambios de dirección y tiene un aplomo gratificante, seguramente debido al acertado reparto de pesos de 48% delante y 52% detrás.

El motor no me ha sorprendido, va como un reloj. Ahora lleva un desarrollo final algo más corto, con lo que responde mejor a poca velocidad y bajas revoluciones y pide que lo conduzcamos en marchas largas preferentemente. No es necesario estirar hasta 10.000 rpm para ir deprisa, es mejor ir “hilando” entre 5.000 y 7.500 rpm con una conducción fluida y alegre.

Me han gustado sus frenos. Sin ser muy potentes, tienen buen tacto y son muy dosificables en carretera, una cuestión que luego agradeceremos todavía más cunado salgamos del asfalto. Las suspensiones funcionan fenomenal, se nota el incremento de calidad que ha recibido este modelo en ese apartado, con un excelente compromiso para una utilización mixta, carretera y campo, con la ventaja de poder regularlas dependiendo de la utilización que les vayamos a dar en ese viaje.

Yamaha Ténéré 700 2019

También me ha gustado su tacto de gas, directo y agradable. Evidentemente, la potencia disponible es la que es, pero siempre tengo la sensación de tener buena respuesta en la mano. Posiblemente, si vamos cargados con las maletas llenas, baúl trasero y pasajero, en algunas circunstancias (como en un puerto de montaña largo y pronunciado) podremos echar en falta más potencia, pero de tenerla seguro que sería a costa de perder manejabilidad y facilidad de conducción.

Fuera del asfalto me ha convencido mucho y eso que yo no soy muy amigo de las motos de campo que pesen más de 120 kilos, pero esta Ténéré 700 es una trail especial. La moto es estrecha, a pesar de los 16 litros que caben en su depósito de combustible, se maneja bien con las piernas y solo el protector de la leva del embrague en el motor molesta un poco si llevamos botas de cross voluminosas. No era mi caso, pero algunos compañeros lo han señalado. 

Puedes ir de pie en las estriberas, con el cuerpo echado hacia delante, dando suaves y largos golpes de gas. Ves como la moto tracciona y derrapa con nobleza, pudiéndola controlar con nuestro propio peso, colocándonos como nos interese y haciendo un ligero contramanillar. Todo esto dentro de unos límites, claro esta, y depende bastante de la experiencia y destreza del piloto en el campo, pero no es difícil.

Hicimos muchos kilómetros de pista, bastantes caminos rotos e incluso alguna trialera no demasiado complicada y la Ténéré 700 siempre dio la talla. Me sorprendió lo fácil que resultaba superar obstáculos a sus mandos.

Yamaha Ténéré 700 2019

En cuanto a mi valoración de todo el conjunto en general te diré que me ha gustado su comportamiento y su equilibrio, pero sobre todo destaca fuera del asfalto, su facilidad de conducción y lo bien que se maneja. Es una moto sencilla, fiable, ligera, que no se mete en grandes sofisticaciones electrónicas y todo esto repercute en un precio ajustado que es otra de sus bazas comerciales.

Me parece una moto ideal para ir de viaje y correr aventuras por cualquier parte del mundo, con una autonomía que supera los 300 km. Pero también me parece una buena moto para disfrutarla los fines de semana, ir de vacaciones con tu pareja provisto de maletas o, incluso, ir al trabajo con ella todos los días que te venga en gana, pues no resulta nada aparatosa para moverte con soltura por ciudad.

También quiero resaltar los accesorios opcionales que Yamaha pone a disposición (asiento confort, puños calefactables, maletas, baúl... etc) y los packs para personalizar nuestra moto según la utilización que la vayamos a dar. Está el pack Explorer, de orientación turística que cuesta 1.172,49 euros y entra un juego de maletas de aluminio, protectores de motor, cubre cárter grande y caballete central. O el pack Rally, más deportivo, que cuesta 1.668,59 euros y le da un aspecto de carreras, con un asiento alto y plano de una sola pieza, protector de radiador, portamatrícula pequeño, cubre cadena de aluminio, intermitentes pequeños de LED, protector de depósito de combustible y un escape Akrapovic como el que llevaba nuestra moto de la presentación, que suena que da gloria.

En definitiva, la enorme expectación que ha levantado esta Ténéré 700 antes de su lanzamiento, estoy seguro que se va a traducir en un inmediato éxito en el mercado. Lo único es que hay que darse prisa en reservarla, pues las primeras unidades no estarán en los concesionarios hasta septiembre.

Yamaha Ténéré 700 2019

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Yamaha
Junio 2019

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos