Presentación CRASH TEST

TOYOTA YARIS HÍBRIDO

Toyota está en racha con su fórmula híbrida y está obteniendo unos fantásticos resultados con las ventas. Son 5,5 millones de híbridos vendidos que aumentarán hasta 5,7 millones según se acerque el final de este año. Sumando los modelos híbridos de las dos marcas, Lexus y Toyota, son 23 modelos en total de los que solo seis de ellos aglutinan el 20% de las ventas anuales de la marca japonesa. Toyota nos invitó a asistir en directo a la realización de un crash test sobre el más pequeño de sus modelos híbridos, el Yaris

 

Las carrocerías (estructuras) de los coches son cada día más ligeras y el verdadero reto para las marcas consiste en mantener o incrementar la rigidez. Para ello se sirven de aceros especiales que con menos peso pueden llegar a ser incluso más resistentes mostrando así la enorme evolución que han sufrido los automóviles en los últimos diez años. Esta evolución en los métodos de fabricación supera incluso a la mecánica o técnica aunque al estar oculta bajo la carrocería y servir para reducir las lesiones de los ocupantes y minimizar los daños, son menos palpables a la vista.

En España CESVIMAP ligada a la aseguradora Mapfre y conscientes de las enormes cantidades de dinero que se pagan cada año por las reparaciones producidas por los accidentes, crearon su propio laboratorio de ensayo para estudiar los costes reales de los accidentes que se producen a diario en las ciudades.Toyota Yaris Híbrido

A diferencia de los test que realiza EuroNcap, estos test de choque están realizados a baja velocidad (15 kilómetros/hora) por considerar que ésta es la velocidad más frecuente a la que finalmente se producen las colisiones en las ciudades.

En la actualidad, los fabricantes de automóviles invitan a las aseguradoras a sus crash test cuatro meses antes del lanzamiento de su modelo al mercado. CESVIMAP, entre otras, acude al evento y estudia los resultados de las pruebas para poder valorar el coste del seguro del modelo antes de que éste llegue a comercializarse. Estas pruebas previas también sirven al propio fabricante para calcular qué tipo de piezas de repuesto se van a demandar y fijar los precios de estos repuestos.

Invitados por Toyota, acudimos a los test de choque que CESVIMAP realizó a uno de los modelos híbridos de Toyota, con el fin de demostrar que el coste de los modelos híbridos no es superior al del resto de modelos gasolina o diesel.

CESVIMAP es un laboratorio de pruebas que evalúa los costes de reparación, los daños funcionales estéticos y la valoración que éstos tienen para las compañías de seguros.

Los test se realizan a baja velocidad porque un choque de un vehículo nuevo a 40 kilómetros/hora o más, contra un muro u objeto que no absorba impacto, es declarado siempre siniestro total. El test de choque delantero se realiza contra un bloque de 40 toneladas fijo y anclado al suelo para que no pueda absorber ninguna energía del impacto, es más o menos, el equivalente a chocarse contra la tierra. Toyota Yaris Híbrido

Esta prueba se realiza con el depósito lleno y un lastre de 75 kilos, equivalente al peso medio de un conductor. Al principio las pruebas se realizaban estrellando el coche contra el bloque a 90º, pero para obligar a que los fabricantes no solo protejan sus vehículos contra este tipo de percance, los grados de incidencia se van modificando cada poco tiempo.

Dado que a 15 kilómetros/hora el coste de la reparación puede oscilar entre 1.000 y 15.000 euros, se han creado índices de dañabilidad y reparabilidad. De esta forma se puntúan a los diferentes modelos en función de la cantidad de destrozos que se producen (dañabilidad) y el coste de estos daños (reparabilidad).

Estas condiciones se han acordado entre los 25 centros que, como éste, están repartidos por el mundo, con el fin de unificar criterios.

En el test de choque trasero, una barrera móvil sobre cuatro ruedas se lanza por medio de cables de acero contra el paragolpes trasero, la barrera pesa 1.400 kilos y tiene 700 mm de altura. Las pruebas realizadas sobre el Toyota Yaris híbrido han sido encargadas por Toyota a este organismo independiente con el fin de evaluar en directo y frente a la prensa, que no existe diferencia alguna en caso de choque entre los modelos híbridos y los convencionales.

En CESVIMAP realizan estas pruebas de choque de forma escrupulosa ya que en el caso de que se produjera un error y el choque superara por exceso o defecto en más de 1 kilómetro/hora una velocidad estabilizada de 15 kilómetros/hora, el test no valdría y habría que volver a utilizar un coche completamente nuevo. A día de hoy y según afirmaban, este error no se había producido en ninguna ocasión. Toyota Yaris Híbrido

Otro test que realizan en estas instalaciones situadas en Ávila, es el denominado Bumper test, test de paragolpes. Los golpes de menos de 10 kilómetros/hora son absorbidos en su totalidad por los  paragolpes. Los fabricantes intentan hacer coincidir las alturas de sus paragolpes para que en caso de choque, ambos puedan repartirse la fuerza del impacto. La medida tipo que se utiliza es que debe existir un acoplamiento mínimo de 75 mm entre ambos paragolpes. La barrera utilizada en estos casos es blanda y busca acercarse al efecto que se produce cuando chocan dos vehículos entre sí. El choque delantero se produce a 445 mm y el trasero a 405 mm, también se tiene en cuenta que en el momento del choque los vehículos apoyan más peso en el eje delantero y modifican levemente la altura entre ambos ejes.

Los costes de mantenimiento de los vehículos híbridos son menores que en sus equivalentes diesel o gasolina por varios miles de euros. Faltaba demostrar que en caso de accidente los costes de reparación tampoco se incrementaban. Tras la prueba de choque, desmontar todas las piezas dañadas y evaluar los daños, las conclusiones extraídas son que no difieren en nada. La unidad utilizada en el crash test disponía de faros con luz día de led por lo que salvo ese pequeño detalle, el resto de piezas coincidía entre ambas versiones. El coste total de la reparación hubiera sido de 2.530 euros y la única diferencia habría sido el citado faro que en las unidades no híbridas no está disponible ni como opción. Por ello las aseguradoras no distinguen entre los distintos tipos de propulsores y tarifican de la misma manera a los de gasolina, diesel e híbridos. Toyota Yaris Híbrido

La compañía de seguros perteneciente a Toyota, estima que el coste del seguro para un Yaris Hybrid es de 375,9 euros con una franquicia de tan solo 99 euros, exactamente lo mismo que para sus equivalentes de gasolina o diesel. El supuesto de este cálculo está realizado sobre un conductor de 35 años, con más de 15 años de carnet de conducir y sin un solo parte de siniestro en los últimos cinco años.

Toyota también ofrece por un coste de 24 euros una revisión completa del sistema híbrido que certifica el correcto funcionamiento y otorga un seguro mecánico asociado a la batería. Los propietarios de vehículos híbridos que disfrutan de ellos desde hace varios años, comprueban con satisfacción como pasan los kilómetros y no se producen ni averías ni desgastes fuera de lo normal, de hecho las baterías de los modelos híbridos de Toyota están desarrolladas para durar toda la vida útil de sus vehículos.

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Toyota
Octubre 2013

Tu seguro en un click

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche