Prueba TOYOTA RAV4
120D AWD Advance

MENOS TEMPERAMENTO Y MÁS PRACTICIDAD

Es la cuarta generación del modelo que “inventó” los todocaminos. En este tiempo ha perdido personalidad estética y temperamento dinámico pero ha ganado en habitabilidad, confort y practicidad. Con el turbodiesel menos potente y la tracción 4x4 se defiende en carretera y en el campo va mucho mejor de lo esperado.

  

HAN PASADO 20 AÑOS

El año 1.994 se puso a la venta el primer RAV4. Un nombre que respondía a las siglas de “Recreational Active Vehicle with 4 Wheel-Drive”, o lo que es lo mismo, “Vehículo Activo Recreativo con tracción a las 4 ruedas”. Fue un bombazo. Se le llegó a calificar como el GTI de los todoterreno y no era para menos. Su tamaño recortado, su ligereza y unos motores de gasolina muy deportivos estaban detrás de esta calificación.

Han pasado 20 años y estamos ante la cuarta generación. Ahora tiene muchos rivales, los motores más demandados son diesel y el tamaño de la carrocería ha crecido ganando así habitabilidad, comodidad y placer de utilización.



PIERNAS MUY BIEN. CINCO MAL

Dejamos al margen la estética de la carrocería de líneas muy angulosas y con una trasera con un curioso “escalón” entre la luneta y la zona de chapa inferior para que cada uno la “interprete” a su manera. Pero sí hay que alabar que las puertas cubran los largueros inferiores lo que permite mantenerlos limpios y en consecuencia no nos mancharemos las piernas o los pantalones al subir o bajar del coche.

Prueba TOYOTA RAV4120D AWD AdvanceUna carrocería que alberga un habitáculo muy amplio donde los pasajeros de las plazas posteriores tienen muchísimo espacio para las piernas. Es su principal virtud. A lo ancho hay sitio para alojar a tres adultos pero la plaza central tiene un respaldo muy duro y resulta incómoda. Además ocupar esa plaza supone desplazar a los ocupantes de las dos laterales hacia las puertas, y como el asiento (banqueta y respaldo) “se acaba antes” nos “clavamos” los bordes del mismo en el cuerpo. Por lo tanto con tres atrás todos viajan incómodos. Una pena porque no hay túnel central y en consecuencia el suelo es plano, lo que facilita la colocación de las piernas. Resaltar a su vez que los respaldos, divididos en la proporción 60/40, son reclinables en varias posiciones y también el óptimo acceso que se tiene a esta zona del coche ya que la puerta es amplia y el pilar central no interfiere en la zona de los pies.



ASIENTOS MUY DEPORTIVOS

Delante tampoco hay problemas de espacio y destacan dos asientos de mullido muy firme y con muchísima sujeción lateral que impiden cualquier movimiento del cuerpo en las curvas. Unos asientos dignos de un coche deportivo y que no dejan de ser chocantes en un todocaminos de este perfil. Para los usuarios más tranquilos o para los que tiene el confort como prioridad, pueden llegar a resultar incómodos.

El puesto de conducción está bien resuelto aunque la regulación del volante en profundidad es algo escasa y la instrumentación cuenta con un indicador digital de temperatura de motor minúsculo y poco visible y un cuentarrevoluciones también innecesariamente pequeño. El nivel de combustible y el velocímetro son más claros y convencionales. Y respecto a este último hemos observado que “exagera” indicando siempre 10 km/h más de la velocidad real a la que circulamos.



ACABADOS SÓLIDOS PERO ALGO POBRES

La terminación del habitáculo no nos ha parecido particularmente cuidada. Está realizada con plásticos que no ocultan su condición y de un aspecto duradero pero algo pobres. Prueba TOYOTA RAV4120D AWD AdvanceHasta el punto que el salpicadero es de plástico duro y solo una franja transversal de símil cuero eleva ligeramente la sensación de calidad. El diseño del mismo tiene una cierta originalidad con líneas muy rectas y horizontales, pero desde el punto de vista de la funcionalidad la pantalla táctil y los interruptores situados a su derecha quedan demasiado lejos de la mano del conductor y para accionarlos hay que separar la espalda del respaldo. También quedan muy ocultos los mandos posicionados a la izquierda del volante en la parte baja del salpicadero (regulación de espejos exteriores, bloqueo del sistema 4x4 etc.). En cambio hay muchos huecos para dejar cosas y son especialmente practicos los situados entre los dos asientos delanteros.

Respecto a la comodidad y al margen del mullido firme de los asientos, las suspensiones filtran bien las irregularidades pero la rumorosidad de la mecánica y de la rodadura se cuela en exceso en el habitáculo. Una particularidad muy común en los coches provenientes de Japón y que los europeos suelen tener mejor resuelto (el nuevo Qashqai, muy “europeizado” sería una excepción).



MALETERO ENORME

La amplitud del habitáculo no perjudica a las medidas del maletero que también es enorme. De hecho los 547 litros de capacidad declarada suponen casi 100 litros más que los de todos los rivales que mencionamos en el apartado específico al final del artículo. Solo el Nissan X-Trail, en realidad un Qashqai alargado y que puede tener hasta 7 plazas, le bate por solo 3 litros suplementarios en la versión de 5 plazas.

Prueba TOYOTA RAV4120D AWD AdvanceComo en la casi totalidad de coches del mercado el asiento posterior se abate en dos partes asimétricas 60/40, desplazando el respaldo en su movimiento a la banqueta y haciendo muy cómoda la operación. La superficie resultante es prácticamente plana y solo echamos en falta que, al menos en opción, no se monten un asiento posterior regulable longitudinalmente que le habría posicionado al nivel de un monovolumen en cuanto a modularidad del espacio.

Destacar igualmente que la cortinilla cubreequipajes tiene un sitio específico debajo del suelo del maletero para guardarla cuando se retira de su sitio. Un alojamiento donde también está previsto guardar las dos barras que sujetan una red de sujeción del equipaje y que puede colocarse en varias posiciones diferentes.

La unidad que probamos tenía la opción del “Pack 20 Aniversario” que incluye portón de apertura eléctrica. Y alojaba bajo el suelo una rueda de repuesto de emergencia cuando de serie solo se contempla un kit de reparación de pinchazos. En ese caso el espacio que ocupa la rueda queda libre y es muy grande, pudiendo utilizarse para cargar equipaje.



MOTOR TRANQUILO

Dentro de las posibles motorizaciones del Rav4 el turbodiesel de 2.0 litros D-4D es la menos potente. Entrega 124 caballos y se sitúa en la parte baja en cuanto a potencia de todos los competidores. En consecuencia estamos ante una mecánica tranquila y sin pretensiones velocísticas, reservadas estas para el motor 2.2 litros D-4D de 150 cv.

Cifras al margen, funciona correctamente pero sin el refinamiento de los mejores. Un poco antes de 2.000 revoluciones empieza a soplar el turbo y con progresividad alcanza las 4.000 revoluciones. No hay alardes. En la zona previa a la entrada del turbo se siente demasiado vacío y por encima de las 4.000 revoluciones no interesa seguir insistiendo porque el rendimiento decae por mucho que el cuentavueltas indique la zona roja en las 5.000 rpm. De hecho es a unas tempranas 3.600 revoluciones donde declara entregar los 124 caballos.



PRESTACIONES JUSTAS Y CONSUMOS CORRECTOS

Con estos caballos y un peso próximo a los 1.700 kg las prestaciones no son su fuerte. Acelera lo justo (tarda 13,6 seg en alcanzar los 100 Km/h desde parado) y le cuesta algo más recuperar. Pero el cambio se maneja con facilidad y haciendo un uso correcto de él se puede viajar por trazados despejados a buen ritmo. Otra cosa es cómo asimila la carga, cómo sube un puerto de montaña o cómo afronta un adelantamiento. Ahí se siente algo justo de prestaciones y es necesario ir anticipándose a las condiciones del tráfico para tener un dinamismo correcto.

Por su parte los consumos se quedan en 7 litros en las condiciones más favorables. Una cifra correcta para un coche de estas características que sube un litro más cuando se quiere avivar el ritmo de marcha o en un uso más plural con algo de tráfico urbano/semiurbano. En cualquier caso no se dispara con el uso exigente y resulta difícil superar los 10 litros incluso en condiciones muy extremas.



COMPORTAMIENTO: MÁS FACILIDAD QUE AGILIDAD

El chasis del Rav4 puede soportar muchos más caballos que los 124 de esta versión. Y más aun considerando que estamos ante una versión con tracción a las cuatro ruedas. Ciertamente no es permanente y solo conecta el eje posterior cuando el delantero pierde tracción. Una operación que realiza autónomamente y con una sorprendente inmediatez ayudado por una electrónica muy eficaz que impide cualquier atisbo de pérdida de tracción. 

Prueba TOYOTA RAV4120D AWD AdvanceComo a su vez la suspensión tiene un grado de firmeza adecuado para minimizar los balanceos y los movimientos parásitos de la carrocería, el comportamiento es siempre noble y predecible. Además el eje trasero es inamovible y es el delantero el que muestra carencias de agarre en cuanto tratamos de incrementar la marcha en zonas de curvas. Pero entonces aparece la electrónica en forma de controles de tracción y/o estabilidad (ESP) y corta de raíz el deslizamiento, en ocasiones de manera algo prematura. Todo sumado destaca más por la facilidad de conducción y por la seguridad que por una agilidad de la que no puede presumir.

La dirección es correcta a pesar de tener asistencia eléctrica (que no son tan agradables ni precisas como las servo-mecánicas) y un interruptor Sport permite endurecerla muy ligeramente (nos costaba distinguirlo). Al accionar ese interruptor también se modifica (aumentando) la cantidad de par motor que se transfiere al eje posterior. Probablemente en condiciones de baja adherencia sea perceptible en la conducción pero en asfalto seco nos ha pasado completamente desapercibido.

Por su parte los frenos se sienten potentes y la resistencia a la fatiga ha estado por encima de lo habitual. Probablemente la potencia de frenado o su inmediatez es la que hace que en ocasiones se enciendan los cuatro intermitentes al realizar frenadas contundentes pero no de emergencia; delatando una activación de este sistema de seguridad algo prematura.



TODOCAMINOS DIGNO DE TAL NOMBRE

Globalmente nos parece que los todocaminos, a pesar de su nombre, no son vehículos con los que se pueda circular por el campo. Y por campo se entiende zonas más complicadas que una pista lisa por donde también circularía una berlina.

Prueba TOYOTA RAV4120D AWD AdvancePues bien, el Rav4 nos ha sorprendido favorablemente en esta faceta. No tiene una altura al suelo generosa y hay que estar atentos para no tocar los bajos que tampoco tienen protecciones adecuadas. Pero el sistema de tracción y su electrónica permiten algunas licencias que a priori parecen no estar a su alcance. Por debajo de 40 km/h cuenta además con la posibilidad de bloquear la transmisión con un reparto de par del 50% entre cada eje. También colaboran los neumáticos, unos Bridgestone Dueler H/T 687 en medida 235/55R18 (la llanta de serie es de 17 pulgadas. Estas son una opción incluida en el “Pack Aniversario”). Supuestamente son exclusivamente de asfalto pero tiene un dibujo muy marcado y profundo tanto longitudinal como transversalmente que se adapta muy bien al campo. En carretera en cambio ese dibujo las hace más rumorosas.

Para estas lides solo echamos en falta una primera más corta, como tiene algunos rivales. De ese modo se podría pasar por las zonas más complicadas a baja velocidad y sin ahogar el motor. Con la que lleva, obliga en ocasiones a recurrir al embrague y ese es un recurso peligroso porque es muy fácil fatigarlo y romperlo.



RIVALES

Siendo el de los todocaminos medios el segmento de mercado que más ha crecido en los últimos años es lógico pensar que el número de rivales del Rav4 es enorme. Prueba TOYOTA RAV4120D AWD AdvanceY así es en cuanto a cantidad de coches de este perfil. Sin embargo si acotamos que tenga tracción integral, y un nivel de potencia y precio análogo entonces la lista “adelgaza” enormemente. Y sobre todo el término de potencia es muy condicionante porque de 140 cv para arriba hay muchos más modelos que sin embargo deberían entran a competir con la motorización 2.2D de 150 cv del Rav4. Y decimos deberían porque este Toyota no es barato (cuesta 27.350 € con el acabado Active y 27.740 € con el Advance que probamos) y algunos de ese escalón superior de potencia cuestan lo mismo o menos que nuestro protagonista. Es el caso del Ford Kuga 2.0 TDCI de 140 cv que cuesta 27.050 €.

También más baratos y con mayor potencia encontramos al Nissan Qashqai 1.6 dCi de 130 cv y al Kia Sportage 2.0 CRDi de 136 cv con tarifas respectivas de 26.650 € y 26.976 €.

Por un precio ligeramente superior se puede acceder a un Hyundai iX35 2.0 CRDI de 136 cv. O también a un Nissan X-Trail, que en realidad ahora es un Qashqai alargado, con la misma motorización 2.0 dCi 130 cv. Cuestan 28.707 € y 30.950 € respectivamente.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL TOYOTA RAV4?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Toyota RAV4 120D AWD Advance, hemos tomado como referencia una mujer de 32 años casada, con 11 de antigüedad de carné, que vive en Gerona, deja el coche en la calle y recorre hasta 11.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliados, es Verti con un precio de 206 € y con una calidad en la póliza de 7.79.



CONCLUSIÓN

Está en la brecha. Sus mejores armas son lo espacioso de su habitáculo y un maletero enorme. También el eficaz sistema de transmisión, bien sea para circular por asfalto en condiciones de baja adherencia (en particularmente carreteras nevadas) o para adentrase en el campo.

Prestacionalmente esta motorización de 124 caballos se queda un poco justa; sobre todo si se viaja con carga o por zonas de orografía difícil. Pero es fácil de manejar y en el comportamiento prima la seguridad a la eficacia. Y todo ello con unos consumos honestos que no se desmarcan ni por arriba ni por debajo de los de sus competidores.

En cualquier caso nos habría gustado un poco más de “emoción” en la conducción (quizás estamos pensando en los primeros Rav4) y también en la terminación del habitáculo. Máxime cuando el precio no se puede calificar de barato.



A favor

- Habitáculo espacioso (hay mucho sitio para las piernas y también es generosa la altura al techo. Lástima de ese asiento “corto” lateralmente que dificulta el acomodo de tres personas)

- Capacidad del maletero (es enorme. Les saca casi 100 litros de ventaja a los demás competidores)

- Funcionamiento del sistema 4x4 (muy eficaz. Y la electrónica colabora de manera muy positiva)

- Uso en campo (es un todocaminos que hace honor a su nombre y permite un uso campestre más que satisfactorio)

En contra

- Prestaciones justas (faltan caballos y/o un motor más temperamental. La motorización superior de 150 cv es más adecuada para viajar)

- Precio un poco alto (rivales con el mismo precio ofrecen motorizaciones más potentes)

- Acabados austeros y falta de “emoción” (los plásticos de los recubrimientos tiene un aspecto poco vistoso. En el diseño, como en la conducción, falta algo de “emoción”)

Prueba y Redacción: Luís Villamil
Fotos: Alex Blanco
Agosto 2014

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar