Prueba SUZUKI VITARA
GLX 1.6 DDis 2WD

BORRÓN Y CUENTA NUEVA

La mayoría de fabricantes de crossover suelen definirse por dos rutas alternativas a la hora de diseñar sus vehículos: Premium o deportivo. Suzuki, con el Vitara, se apunta a una tercera variante de fabricantes que apuntan a la simplicidad algo que será muy interesante para algunos compradores potenciales. No es perfecto ni extremadamente refinado, pero es espacioso, tiene buen precio y resultada muy agradable a la vista gracias a sus reminiscencias al estilo del Range Rover Evoque. Esta nueva entrega pierde cualidades off road respecto a su antecesor pero permite aventurarse por el campo más allá que la mayoría de sus rivales, alguno de los cuales ni siquiera ofrecen en opción la tracción integral

  

COMPLETAMENTE RENOVADO

Todos los fabricantes quieren apuntarse el tanto de haber sido los pioneros de este tan exitoso segmento llamado crossover. Olvidando el Nissan Qashqai o incluso el Toyota RAV4, realmente fue el Suzuki Vitara el pionero que engendró esta locura cuando se lanzó en 1988. Desde entonces casi tres millones de ellos se han producido en todo el mundo. Como el segmento sigue creciendo, Suzuki ha lanzado el Vitara con la esperanza de repetir el éxito con este nuevo modelo. Más pequeño que el Suzuki S-Cross con el que comparte plataforma, el nuevo Vitara se enfrenta a una dura competencia con numerosos modelos como el Peugeot 2008, Renault Captur o Skoda Yeti por citar solo algunos de entre la veintena existente.

Suzuki Vitara

Esta cuarta generación de Suzuki Vitara llega 27 años después de que el primer SUV de Suzuki entrara en la batalla. Con el listón puesto muy alto por sus antecesores, esta nueva entrega pretende conquistar a los que buscan un SUV tan elegante como robusto sin que ello suponga un recorte exagerado de la cuenta corriente. Aunque el objetivo de Suzuki no es ni mucho menos robar ventas al Range Rover Evoque son conscientes de que la personalización de un vehículo ayuda y es una motivación extra para atraer a más compradores, sobre todo los que estén más preocupados por el estilo. Por ello, además de una numerosa gama de colores exteriores, se ofrece en opción pintura en dos tonos y una variada selección de opciones de materiales para el interior.



MODELOS Y VERSIONES

Se ofrece con dos motores, uno para cada tipo de combustible e idéntica potencia, 120 caballos. Ambas versiones están conformadas por un bloque de cuatro cilindros y 1.6 litros, la versión de gasolina utiliza inyección directa y dispone de admisión variable mientras el motor diesel utiliza un turbo de geometría variable. Se pueden elegir con tracción delantera o transmisión integral y caja de cambios manual, de cinco velocidades en las versiones de gasolina y de seis en el diesel. Desde hace poco también cuenta con una opción de caja de marchas automática de seis velocidades disponible solo para la versión de gasolina que se puede combinar con la tracción delantera o integral.

Suzuki Vitara

El modelo de esta prueba corresponde al acabado más lujoso, GLX, y tiene un precio de partida de 23.260 euros. A este precio hay que añadir únicamente la pintura metalizada bitono que es el único extra disponible. El precio final es entonces de 23.960 euros. Este precio no incluye descuentos promocionales ni plan PIVE 8. Existe un Suzuki Vitara desde 15.360 euros. El acabado GLX viene de serie con navegador, tapicería mixta tela-cuero, radio CD con MP3, llantas de aleación de 17 pulgadas, alarma antirrobo, luces automáticas, llave inteligente con botón de arranque, climatizador, cristales traseros sobretintados, luz diurna led, sensores de aparcamiento delantero y trasero con cámara de marcha atrás y control de velocidad adaptativo entre el equipamiento más importante.



INTERIORES

Está muy enfocado a una utilización práctica con bastante espacio tanto para los pasajeros delanteros como para los traseros. Siempre, claro está, que no se elija la versión con techo panorámico que resta altura para los pasajeros traseros. En la trasera también hay un pequeño bulto (túnel de transmisión para versiones 4x4) que obliga al pasajero trasero central a sentarse a horcajadas.  El maletero cuenta con 375 litros de espacio y con un hueco escondido bajo el falso fondo. Este piso removible se puede dejar al mismo nivel que el borde del maletero con lo que hay que hacer poco esfuerzo para depositar carga pesada. Los respaldos traseros son abatibles pero al hacerlo como los asientos traseros son fijos, la superficie resultante no es plana. No hay escasez de espacio de almacenamiento dentro del habitáculo, además de una gran guantera hay multitud de huecos portalatas y bandejas de almacenamiento. En la parte delantera hay bastantes ajustes para conseguir una posición perfecta del conductor pero la parte menos lograda es el ajuste y los acabados en general. Está bastante claro que Suzuki ha fabricado este interior con intención de que dure y soporte el paso de los años más que cuidar visualmente el aspecto estético de los plásticos o su tacto. La mayor parte del salpicadero está recubierto por plástico duro, este hecho queda en parte disimulado de un primer vistazo gracias a la placa de color (el mismo que el resto del coche) que aparece recorriendo el salpicadero de lado a lado y enmarcando las salidas de aire de la ventilación, pero lo cierto es que la calidad de los plásticos no es su punto fuerte.

Suzuki Vitara

A diferencia de otro modelo de Suzuki, el S-Cross, el Vitara carece de botones físicos para accionar el equipo de audio. Todo está integrado en una pantalla táctil central, incluso el botón de volumen que en la práctica no resulta muy cómodo de manejar. El resto de controles, como la calefacción o el climatizador son más convencionales y aunque estén en la parte más baja del salpicadero son más intuitivos de manejar.



EN CARRETERA

La mecánica diesel va emparejada de serie a una caja de cambios manual de seis marchas. La respuesta de este motor es buena a velocidades bajas, en ciudad la recuperación se produce a partir de 1.500 rpm con un ritmo fuerte aunque algo ruidoso. Sin embargo, tanto el ruido como las vibraciones se han amortiguado bastante bien y no llegan al interior.

Esta versión de solo dos ruedas motrices se mueve con agilidad y soltura demostrando que es un buen modelo urbano y viajero al mismo tiempo. Las maniobras de adelantamiento resultan más fáciles con esta versión diesel que con la de gasolina gracias a una mejor entrega de potencia en la gama media del cuentavueltas. En carretera la suspensión es más bien suave lo que se agradece en viajes largos. La contrapartida es que a la hora de forzar el ritmo y trazar curvas cerradas o de puerto de montaña el balanceo de todo el coche es inevitable y aunque siempre es noble de comportamiento, es acusado. La dirección es algo vaga y no transmite demasiada información, pero la falta de este carácter deportivo de la suspensión en el Vitara es poco probable que resulte decisiva a la hora de que un comprador tenga que decidirse por un coche de estas características.

Suzuki Vitara

El Vitara está más enfocado a un uso práctico, cómodo y relajado, apartado en el que brilla especialmente. La posición de conducción no es especialmente elevada para los estándares habituales de 4x4 pero a pesar de ello se obtiene una buena visión hacia delante. 

La versión de tracción integral cuenta con un sistema denominado 4WD AllGrip. Un mando circular colocado en el centro del salpicadero, junto a la consola central que permite elegir entre cuatro modos de conducción: Auto, Sport, Snow y Lock. Para los que gusten de las incursiones por el campo el Vitara 4x4 es uno de los más apropiados entre su segmento para rodar por tierra, barro o pendientes complicadas. Jugando con su sistema de tracción ha demostrado que a pesar de su altura no muy elevada es más capaz de lo que en apariencia aparenta. En la posición Lock se puede emplear el control de descenso que se sirve los frenos para “sujetar” el coche mientras desciende por pendientes. Entre las tecnologías de última generación cuenta con el llamado control predictivo de la frenada graduable, mediante un radar colocado en la parte delantera nos avisa acústicamente si vamos a colisionar con algún obstáculo frente a nosotros. Inestimable ayuda para evitar que una distracción provoque un accidente pero que trabaja con exceso de celo detectando un obstáculo y avisando del choque inminente cuando solo se trata de una curva con obstáculos a los lados en la que vamos trazando correctamente la trayectoria.



CONSUMOS REALES DURANTE LA PRUEBA

Esta versión de solo dos ruedas motrices ha logrado un consumo muy razonable de solo 5,5 litros/100 kilómetros circulando a 120 kilómetros/hora por autopista. Si se rebaja la media a 100 kilómetros/hora es capaz de llegar hasta los 4,9 litros/100 kilómetros. En ciudad y con atasco continuo se ha mantenido también en cifras bajas gracias a la ayuda del sistema Start/stop, 6,5 litros/100 kilómetros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL SUZUKI VITARA?

En nuestro comparador de seguros, a la fecha que se ha realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Suzuki Vitara GLX 1.6 DDis 2wd, tomando como referencia un hombre de 35 años soltero, con 15 de antigüedad de carné, que vive en Soria, deja el coche en la calle y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 250€, es Verti con un precio de 282 € y con una calidad en la póliza de 7.8.

Suzuki Vitara



RIVALES Y CONCLUSIONES

La gama del Vitara comienza en 17.410 euros y mientras que es posible encontrar otros rivales por menos como el Dacia Duster o el SsangYong Tivoli, el Vitara sigue siendo el más refinado de este segmento. Si se pasan por alto los detalles del acabado de los plásticos interiores el Vitara es un coche muy capaz. Tiene un buen nivel de equipamiento de serie y motores frugales, en el caso del diesel. Las versiones más equipadas del Vitara tienen un precio peligrosamente cercano al de un Skoda Yeti o un Nissan Qashqai, verdaderos reyes de la categoría. Queda clara la elección entre diesel y gasolina ya que el rendimiento es mayor y el consumo menor en el diesel.



A favor

- Diseño (aunque no se le pueda definir como muy original, no se puede negar que tiene atractivo visual).

- Motor diesel (su buena respuesta desde pocas revoluciones y también su respuesta en alta, hacen de este motor un buen aliado para convencernos de lo acertado de la elección).

- Consumos (el motor diesel, además de efectivo resulta bastante comedido en consumos).

- Equipamiento (el equipamiento de serie es correcto desde las versiones básicas. Las más equipadas elevan demasiado el precio).

- Capacidad todoterreno (el Vitara sigue siendo un buen coche cuando se le conduce por el campo. En pruebas por terrenos complicados se defiende con bastante efectividad si se trata de la versión 4x4).

En contra

- Materiales (aunque están hechos para soportar el maltrato son bastante duros y ásperos, especialmente los plásticos).

- Motor diesel (nadie es perfecto. La mecánica diesel resulta algo más ruidosa de lo habitual).

- Dirección artificial (cuesta adaptarse al tacto tan poco natural de la dirección. A poca velocidad no es apenas perceptible pero a medida que se aumenta el ritmo se pierde sensibilidad).

- Rueda de repuesto (carece de ella, solo lleva un kit de reparación de neumáticos).

Prueba y Redacción: Miguel A. Corcuera
Fotos: Alex Blanco
Junio 2015

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar