Prueba SKODA OCTAVIA
2.0 TDI 150 Cv Elegance DSG

MÁS GRANDE EN TODOS LOS SENTIDOS

El Skoda Octavia es el coche más popular de esta marca en España por lo que no es extraño que el nuevo modelo siga fiel a la fórmula que hizo famoso a su predecesor: es elegante, cómodo y muy espacioso. Es extremadamente práctico, muy equipado y ofrece una buena relación calidad-precio, en esta ocasión añade más tecnología, mejor economía de combustible y mayor espacio

  

TODO CAMBIA PARA PERMANECER IGUAL

Skoda tiene en el Octavia, la piedra angular que le ha permitido evolucionar gracias a que ha resultado ser el modelo de mayor venta de la marca. La evolución de esta berlina que ya va por su tercera generación, sufrió un ascenso brutal desde su encuentro a bordo del gigantesco grupo Volkswagen. Como otro nuevo modelo, el Skoda Rapid, ha pasado a ser la berlina familiar compacta de la marca, el Octavia se ha visto obligado aSkoda Octavia crecer y aumentar inevitablemente su precio, en gran parte para no rivalizar con su propio hermano de marca.

Ambos incrementos, tamaño y precio, dejan al Octavia en un terreno desconocido ya que es notablemente más grande que un Volkswagen Golf o un Ford Focus pero todavía más pequeño que un Volkswagen Passat o un Ford Mondeo. A pesar de haber aumentado en altura o anchura, las repercusiones en la estética del coche han sido hábilmente manejadas para que no aparente mayor tamaño y por supuesto, sigue teniendo unas líneas generales muy bien proporcionadas.

A primera vista podría no parecer un avance profundo o radical, el estilo es limpio pero el perfil del coche, en general, sigue teniendo un aspecto similar al modelo anterior. Ahora es más grande pero más ligero con una rebaja real en el peso de alrededor de 100 kilos. Esta reducción en el peso se traduce en mejoras en el consumo general de combustible. Una de las principales ventajas de este modelo es que, aunque pueda parecer un cuatro puertas convencional, resulta que en realidad es un hatchback cinco puertas con portón trasero.



MODELOS Y VERSIONES

El Octavia se fabrica con dos carrocerías; una de ellas denominada Combi (familiar) y la versión de cinco puertas como la de esta prueba. En cuanto a las mecánicas disponibles todas ellas resultan ser viejas conocidas ya que son unidades pertenecientes al grupo Volkswagen, seis propulsores repartidos a partes iguales entre gasolina y diesel. 

En gasolina comienza por el 1.2 TSI 1051.4 TSI 140 y el más potente 1.8 TSI 180. Todos con cajas de cambios manuales de seis Skoda Octaviavelocidades salvo las dos mecánicas más potentes que pueden disponer de una automática de doble embrague (DSG) de siete velocidades. En diesel comienza por el 1.6 TDI 1052.0 TDI 150 y la versión ecológica se denomina 1.6 TDI 110 Greenline. Este último tiene unos consumos extremadamente reducidos de solo 3,3 litros/100 kilómetros. El Octavia tiene también una variante deportiva denominada RS que añade otras dos mecánicas más: 2.0 TDI 184 y 2.0 TSI 220, estos modelos cuentan además con retoques estéticos y otros técnicos que no encontramos en las versiones convencionales, como la suspensión trasera multibrazo. El Skoda Octavia es tracción delantera pero también existe la posibilidad de solicitar una versión con tracción integral, solo disponible en carrocería familiar. Existen tres acabados disponibles: Active, Ambition y Elegance. El modelo de esta prueba tiene un precio inicial de 26.690 euros. A este precio hay que añadir la pintura (azul Pacífico, 185 euros), Lane Assistant (asistente de mantenimiento de carril, 425 euros) y faros antiniebla con luz de giro (125 euros). El precio definitivo de esta unidad es de 27.135 euros, si aplicamos el descuento promocional vigente en el momento de escribir esta prueba, 2.000 euros menos, el precio definitivo es de 25.135 euros. Existe un Skoda Octavia desde 17.860 euros (gastos de matriculación y preentrega no incluidos en ninguno de los precios facilitados).



INTERIORES

La plataforma modular del grupo Volkswagen (MQB) ha sido ya utilizada en varios modelos nuevos y algunos más que están por llegar. Esta plataforma incrementa la distancia entre ejes con respecto a su predecesor en 108 mm, lo que tiene un efecto drástico en la mejora del espacio para las piernas de los pasajeros traseros.

Esta mejora en el espacio interior se nota principalmente en la parte trasera. Hay más espacio para las piernas de los pasajeros, incluso con un conductor de gran altura sentado en la parte delantera. En cuanto a la altura todas las plazas, delanteras y traseras, son perfectamente utilizables por pasajeros de gran tamaño. Además, bajo los asientos delanteros existe bastante espacio para colocar los pies, y la consola central, aunque es ancha,Skoda Octavia no roba apenas espacio a los pasajeros traseros.

Skoda ha sido tradicionalmente un coche de interiores sencillos y simples. Por ello el diseño del salpicadero es limpio y simple. Diales nítidos y todos los sistemas que ofrecen datos son de fácil lectura, asimismo los botones que manejan las diversas funciones son de gran tamaño e intuitivos. 

Los asientos delanteros son grandes y planos, sujetan el cuerpo razonablemente bien y son muy cómodos en largas distancias. Por el interior hay numerosos huecos portaobjetos e incluso algunos capaces de albergar una gran botella de 1,5 litros. Los asientos tienen un tapizado discreto pero efectivo para sufrir un maltrato continuado, y existen cuatro tipos de tapizados y salpicaderos a elegir distintos entre grises y negros. Las puertas son amplias y en todas sus cotas (altura, anchura o espacio para las piernas) el espacio es generoso. Los respaldos de estos asientos traseros se pliegan, aunque no dejan una superficie completamente plana, lo que supone solo una pequeña decepción si se tiene en cuenta la enorme superficie disponible. Al igual que el Octavia anterior, tiene un gran maletero que es, en esta tercera generación, incluso mayor. Son 590 litros de capacidad de maletero, más capacidad incluso que un BMW Serie 5 Touring (familiar). Con los asientos abatidos llega hasta los 1.590 litros totales. El portón trasero es grande y pesado lo que requiere hacer algo de esfuerzo para levantarlo o cerrarlo, unos amortiguadores que aliviaran algo más este peso serían bienvenidos. 



EN CARRETERA

Sea cual sea el motor elegido y la configuración de la caja de cambios elegida, el acierto está garantizado. El estar basado en la misma plataforma que el Audi A3, Volkswagen GolfSEAT León, todos ellos destacables entre el resto por su buen comportamiento, es toda una garantía para el Octavia. Cierto es que, aunque el Octavia se maneja muy bien, no tiene el nivel de sus hermanos de plataforma y grupo, pero es un matiz muy sutil y sigue resultando muy fácil de conducir aunque no emociona. El Octavia hace bien lo que tiene que hacer, es cómodo y se siente refinado sobre la marcha.

Los propietarios de un Skoda OctaviaSkoda Octavia no buscan un vehículo deportivo en su comportamiento, sino un coche que resulte fácil y cómodo para el conductor y los pasajeros. Es un perfecto ‘devorakilómetros’ que no se descompone al pasar por carreteras bacheadas ni tampoco resulta ruidoso ni mecánicamente ni por el efecto del viento al aumentar la velocidad. Su manejo es seguro, predecible y bastante ordenado pero no encontraremos ninguna sensación para inspirar a los que buscan sensaciones deportivas. Una mejora en esta nueva entrega con respecto a la anterior es el peso. A pesar de tener mayor tamaño, lo que no hace el nuevo Octavia es, de forma sorprendente, añadir peso al conjunto. Una mejor selección de materiales junto con aceros de alta resistencia, le hace adelgazar de media, en función del equipamiento elegido, cerca de 100 kilos de peso sobre el Octavia de segunda generación. 

Las primeras impresiones al volante son muy positivas, la caja de cambios de doble embrague (DSG) tiene en la versión diesel de seis relaciones una buena aliada: funciona muy bien, es silenciosa y realiza los cambios entre marchas de forma muy discreta.

Es importante destacar que aunque no sea tan ágil como un Volkswagen Golf sí que es cierto que logra suavizar el comportamiento de éste, y la mayor distancia entre ejes le hace ser menos nervioso de comportamiento. El motor diesel de dos litros y 150 caballos anda bastante sobrado de par, por lo que su respuesta es siempre constante y desde pocas vueltas.



CONSUMOS REALES

Este motor es muy poco bebedor a pesar de contar con caja de cambios automática. El consumo en autovías a velocidades legales ha sido de 5,3 litros/100 kilómetros. En ciudad, practicando una conducción cuidadosa, es posible mantenerse por debajo de los 6 litros, 5,7 litros/100 kilómetros. Si se practica una conducción más despreocupada y con acelerones, tampoco se dispara y se mantiene siempre en cifras razonables, 6.7 litros/100 kilómetros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL SKODA OCTAVIA?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Skoda Octavia 2.0 TDI 150 Cv Elegance DSG, hemos tomado como referencia un hombre de 38 años casado, con 18 de antigüedad de carné, que vive en Santander, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Qualitas Auto con un precio de 752 € y con una calidad en la póliza de 6.96. 



RIVALES Y CONCLUSIONES

Skoda es una marca que cada vez va teniendo mejor imagen de cara al público, el Yeti ha sido responsable en parte de esta buena reputación. Es un coche ideal para familias y esta tercera generación se ha diseñado, al igual que los modelos anteriores, para ofrecer siempre algo más que sus rivales. Prácticamente todas las mecánicas disponibles ofrecen un resultado muy positivo y ofrecen unos consumos muy contenidos. Desde la aparentemente poco capaz de 1.2 litros hasta las versiones más potentes, el único que decepciona un poco es el 1.6 TDI 105 por resultar algo lento de respuesta a bajas revoluciones, por lo que resulta más aconsejable Skoda Octaviair a por la siguiente mecánica de 2.0 litros y 150 caballos, que se muestra más agradecida a cualquier régimen de vueltas y puede llegar a resultar incluso más frugal en el consumo. No hay que pasar por alto las versiones de gasolina, que son silenciosas, suaves, siempre dispuestas y, en el caso de no realizar muchos kilómetros al año, son siempre más económicas en su mantenimiento.

La practicidad del coche es excepcional y la calidad de acabados y materiales es tan buena como la de cualquiera de los mejores rivales por precio. Por ello los que busquen un coche cómodo, bien equipado y con buena nota en todos los apartados encontrarán en el nuevo Octavia la solución a sus problemas. La verdad es que, cara a cara, es difícil pensar en un rival o un competidor que esté a su altura, especialmente en lo que a tamaño se refiere. El rival más cercano por precio y capacidad es un Chevrolet Cruze. Este modelo es más barato pero también menos capaz, peor dinámicamente y con una calidad de construcción por debajo del Skoda, además su valor de reventa es considerablemente inferior. Otro posible candidato es el Renault Fluence, más grande pero con menor maletero y también por debajo del Octavia en calidades y motores. 

Claro está que el Octavia es conservador en su diseño, pero sus líneas discretas han funcionado muy bien hasta ahora y han convencido a los que buscan resultados y practicidad más allá de la estética. Tal vez con este nuevo Octavia, Skoda haya encontrado finalmente su verdadero filón.



A favor

- Espacio (es verdaderamente amplio. No solo por el enorme maletero sino porque todos los pasajeros sin excepción viajan cómodos independientemente de su altura)

- Prestaciones (el motor de dos litros y 150 caballos cubre con creces las aspiraciones de la mayoría de conductores. Para los que quieran un poco más pueden mirar las versiones RS)

- Calidad (transmite la impresión de que está muy bien fabricado, con un interior bien diseñado y estilo discreto pero muy funcional)

- Tecnología (añade nuevos gadgets tecnológicos de asistencia a la conducción propios de categorías superiores)

En contra

- Diseño (conservador, ni feo ni bonito, sus líneas no llamarán la atención nunca. Los modelos con llantas de gran tamaño como los RS, mejoran en este apartado)

- Manejo (aunque destaca por su comodidad, su manejo no resulta excitante a la hora de conducirlo)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Diciembre 2013

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar