Ilustración: Víctor López

A pesar de que cada vez es más complicado reclamar una indemnización por cervicalgia, si sufres esta lesión tras un accidente de tráfico causado por un tercero culpable, no lo tienes todo perdido, al menos si actúas con celeridad y acudes al médico antes de las 72 horas posteriores al siniestro.

Este es solo uno de los requisitos para que las aseguradoras no rehúsen la indemnización, pero hay más. El artículo 135 de la Ley 35/2015, más conocida como el Baremo de automóviles 2016, establece que para tener derecho a una indemnización el choque debe ser de una magnitud suficiente como que pueda producirse una lesión, debe existir una relación entre la zona del impacto y la zona afectada y no deben existir patologías previas que la justifiquen.

La aseguradora del conductor culpable debe asumir los gastos de asistencia sanitaria que precises para la rehabilitación de las lesiones e indemnizarte por cada día que pase hasta que finalice el tratamiento curativo. Si finalmente te diagnostican secuelas permanentes, la indemnización resultante va en función de la gravedad de la lesión y lo que se establezca sobre ella en las tablas de valoración del Baremo.

Tu compañía de seguros puede prestarte asesoría jurídica en caso de que tengas incluida la reclamación de daños en tu póliza, aunque si lo prefieres puedes pedir que te paguen la cantidad estipulada en la póliza para que contrates a un abogado de tu confianza, que suele oscilar entre los 600 € y los 3000 €, según cuál sea la aseguradora.

Más información de seguros aquí