Presentación Royal Enfield Interceptor INT 650 2018

UNA ROADSTER CLÁSICA

Su denominación, rescatada del pasado, rememora una época dorada de la marca india de origen británico, con la producción de sus primeras bicilíndricas. La Interceptor, nacida en 1960, fue la punta de lanza.

 

En esos años, esta motocicleta tuvo un éxito tremendo en América del Norte, pero sobre todo en California donde se ganaron una gran reputación como motocicletas rápidas y divertidas, triunfando en las carreras del desierto y en las pistas ovaladas de tierra. Debido a esta estrecha relación entre el legendario modelo y el “Estado Dorado”, la ciudad de Santa Cruz ha sido el lugar elegido por los dirigentes de Royal Enfield para su puesta de largo internacional.

Quiero destacar que esta marca india, de origen británico, es una compañía que ha experimentado una espectacular evolución en los últimos 10 ó 15 años. Una empresa que pese a haber estado mucho tiempo anclada con sus modelos en el pasado -no en vano presume de ser la factoría de motos con más años de producción ininterrumpida, 117-  ahora tiene las miras muy altas y apunta a un futuro de enormes expectativas. 

Royal Enfield Interceptor INT 650 2018

En California tuve ocasión de mantener una amigable charla con el señor Siddhartha Lal, CEO de Royal Enfield y buen motorista, que nos acompañó en moto durante los días de la presentación. Fue en la segunda jornada y hablamos mucho rato mientras almorzábamos en el Alice's Restaurant, un sitio muy típico en medio de la ruta en el Wunderlich Park, un Parque Estatal lleno de bosques de gigantescas secuoyas. Evidentemente, el tema principal de la conversación fue la compañía que dirige, su dilatada historia y, sobre todo, el futuro de Royal Enfield y sus nuevos productos. “Durante los últimos diez años hemos experimentado una evolución increíble, ampliado y modernizado muchísimo la factoría”. De hecho, han pasado de producir unas 50 000 motos al año, a 820 000 unidades en 2017. “Nuestros consumidores se encuentran en su mayoría (el 95%) en la India, en nuestro mercado interior, y este año seguimos creciendo”, aseguró.

Además, comentó que la premisa actual de la empresa es fabricar motocicletas sencillas, bonitas y evocadoras, aunque en realidad “producimos motos modernas y fiables”. Quieren crear un ecosistema alrededor de la Interceptor, potenciando la imagen de marca, seduciendo a nuevos usuarios e ir con ellos en la aventura de pilotarla y personalizarla. “Estamos encantados con los resultados obtenidos con nuestros nuevos productos, queremos que sean realmente globales, que nos sirvan para expandir Royal Enfield por el mundo”, afirmó

Planteamientos, no cabe duda, con visión de futuro.

Royal Enfield Interceptor INT 650 2018

¿Como es la nueva Interceptor 650?

A pesar de su nexo nominal con el pasado, la Interceptor 650 es una moto completamente nueva desarrollada íntegramente en el centro tecnológico que la marca tiene en Bruntingthorpe (Reino Unido). La Interceptor se presenta como una elegante roadster clásica, de líneas armoniosas y marcado acento británico, al estilo de las clásicas bicilíndricas inglesas de los '60. El motor esta construido a imagen y semejanza de los de antaño, pero internamente incorpora tecnología de hoy y los materiales empleados, sistemas de construcción y mecanizado de piezas los hace la maquinaria más moderna del mercado.

En cuanto a rendimiento, desarrolla 47 caballos a 7250 rpm y una de sus mejores virtudes es que entrega el 80% de su par (52 Nm) a solo 2500 rpm, lo que se traduce en una suave y consistente respuesta desde bajo y medio régimen. Su planteamiento es sencillo, es un bicilíndrito Twin (paralelo transversal a la marcha), refrigerado por aire y aceite, con un solo árbol de levas en culata (SOHC), pero lleva 4 válvulas por cilindro y un ajustado sistema de gestión de motor e inyección de combustible Bosch que le permite superar holgadamente la normativa Euro 4 anticontaminación.

El cigüeñal es forjado de acero de una sola pieza y las bielas, como mandan las tendencias actuales, van caladas a 270º, e incorpora un eficaz eje de balance para eliminar vibraciones. La caja de cambios es de 6 velocidades, va asociada a un embrague de discos múltiples en baño de aceite que incluye sistema antirrebote (evita bloqueos de la rueda trasera en retenciones bruscas) y la transmisión secundaria es por la clásica cadena de rodillos con corona dentada y piñón.

Royal Enfield Interceptor INT 650 2018

El bastidor no se sale de lo convencional, es un tubular fabricado en acero de doble cuna desmontable, diseñado por el afamado especialista inglés Harris Performance, empresa que es propiedad ahora de Royal Enfield. 

Ha sido probado durante miles de horas y de kilómetros por todo tipo de carreteras y condiciones hasta conseguir la máxima fiabilidad y un buen compromiso entre agilidad y versatilidad dinámica. Tiene una distancia entre ejes de 1400 milímetros, 24º de lanzamiento de dirección, 804 milímetros de altura del asiento y 174 milímetrosde distancia libre al suelo. En el depósito de gasolina le caben 13,7 litros y en orden de marcha, la Interceptor pesa 202 kilogramos.

Las suspensiones las forman una horquilla telescópica convencional de 41 milímetros de diámetro y 110 milímetros de recorrido y en la suspensión trasera lleva dos amortiguadores de gas con depósito separado en los que se puede regular la pre-carga del muelle en 5 posiciones para ajustar la altura dependiendo del peso a llevar.

Los frenos son de disco, uno en cada eje, de 320 milímetros y flotante el delantero, y de 240 milímetros el trasero con pinzas de dos pistones. Todo viene firmado por Bybre, que es la fábrica que el prestigioso especialista europeo Brembo, tiene en la India. Las llantas son de 36 radios con cerco de aluminio y 18 pulgadas que le dan un aspecto estupendo y un toque muy clásico. Van calzadas con unos eficaces neumáticos Pirelli Phantom de medidas 100/90 y 130/70, delante y atrás respectivamente. Incluye sistema ABS de dos vías que se mostró muy eficiente, sin apariciones innecesarias. Entra en acción solo cuando hace falta.

Royal Enfield Interceptor INT 650 2018

Una ruta por la Bahía de Monterrey

Fue un gran paseo de unos 300 kilómetros partiendo desde nuestro hotel, situado en la playa de Santa Cruz, dirección Norte hacia el interior, atravesando los distintos parques estatales, de los que está plagada la zona. La ruta discurre por carreteras comarcales, bien asfaltadas pero estrechas y muy retorcidas, por intrincados bosques de altísimas secuoyas, árboles que pueden llegar a alcanzar más de 100 metros de altura.

La primera impresión que me ha causado la Interceptor 650 no ha podido ser más positiva. La moderada altura del asiento que es largo y amplio para acoger con amabilidad a un pasajero, la posición a sus mandos, la situación de las estriberas, la forma del depósito, el manillar tipo “scrambler” que no cansa en absoluto... me parece una moto muy amigable, al estilo de las de antes.

Luego pones el motor en marcha y sus pulsaciones y sonido me resulta muy adecuados. Se sienten, pero de una manera agradable y armoniosa. Nos ponemos en marcha y la Interceptor es una moto dulce, con un funcionamiento racional y equilibrado. Una moto que sirve para todo; la podemos utilizar para divertirnos serpenteando por las curvas de trazados de montaña, pasear con el viento de cara por las carreteras de la costa, callejear con soltura por el centro de la ciudad o, incluso, podemos bajar por un camino poco roto, hasta la playa de una recóndita cala.

Royal Enfield Interceptor INT 650 2018

Su comportamiento general es bueno y todo lo hace con acierto. Anda bien, sus 47 caballos pueden llevarla a superar los 170 km/h, frena bien y la parte ciclista, chasis, ruedas y suspensiones, resuelven con solvencia su cometido. No hay que olvidar que el bastidor construido por Harris Performance aporta muy buenos genes. En definitiva, la nueva Royal Enfield Interceptor 650 es una moto sencilla, fácil de conducir e ideal para los usuarios del carné A2, que quieran una moto tipo roadster clásica “de las de toda la vida”, pero con una tecnología, fiabilidad y comportamiento muy actual. Por poner algún defecto, en la terminación de algunos detalles está claro que han buscado aquilatar el precio: las manetas no son regulables, no lleva luces de led... pero en general es correcta.

También quiero señalar que muchos motoristas de hoy viven su pasión por su motocicleta como una extensión de ellos mismos y la Interceptor 650 es una base ideal para plasmar su idea de personalización. Royal Enfield ha desarrollado un completo surtido de accesorios y una gran variedad de complementos, no solo para la moto y sino también para el motorista.

Su fecha de comercialización en España está prevista para finales de noviembre. El precio, que todavía no está totalmente definido, puede ser un gran argumento de ventas que podríamos situar entre los 6000 y los 6500 euros.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Royal Enfield
Octubre 2018

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar