Prueba RENAULT MEGANE SPORT TOURER
dCi 130 CV Bose

DINAMISMO FAMILIAR

El Mégane es el epicentro de la gama Renault y esta versión de carrocería familiar se decanta más hacia la vertiente estética que a lograr la máxima capacidad de carga. Lo probamos con el acabado Bose, el más equipado, y con el turbodiésel de 130 cv, el más potente de la gama.

  

PROTAGONISMO A LA ESTÉTICA

Los coches con carrocerías familiares de la última generación están priorizando la parte estética en sus carrocerías frente a la máxima capacidad de carga que ha sido históricamente su valor tradicional y su razón de ser.

Renault no es ajena a este fenómeno y lo demuestra en esta carrocería familiar del Mégane que denomina Sport Tourer. Una carrocería de líneas muy afiladas donde el volumen de carga se integra perfectamente con el resto de la silueta y dónde la luneta trasera y los montantes laterales tienen una gran inclinación.

Un apartado estético donde también hay que alabar el ultimo “restiling” del modelo que le ha aportado mucha más personalidad. Concretamente el nuevo frontal con el logo de Renault “potenciado” en el centro de la parrilla le da una identidad de marca de la que antes carecía. También son nuevos el parachoques y las luces (ahora con led en las diurnas) formando un conjunto muy homogéneo y agraciado.



SOBRIEDAD Y FUNCIONALIDAD

Los alardes estéticos se han concentrado todos en el exterior de la carrocería porque en el habitáculo todo resulta muy convencional.

Los acabados están bien resueltos por lo que a ajustes se refiere pero el aspecto de los recubrimientos no le hace mucha justicia pese a contar con un salpicadero de plástico blando. Y el diseño es demasiado sobrio aunque resulta funcional.

Prueba RENAULT MEGANE SPORT TOURERdCi 130 CV BoseEn la misma línea de sobriedad colocaríamos la instrumentación. Salvo el cuentarrevoluciones, que es analógico (con aguja), todo lo demás, temperatura, nivel de gasolina y velocímetro, son digitales y con gráficas un tanto pobres.

Más modernidad aporta la pantalla multifunción del centro del salpicadero. Es clara y permite un uso táctil de las funciones, pero está tan alejada del conductor, que a la postre se debe manejar siempre con el mando situado entre los dos asientos.

Destacar el amplio hueco guardaobjetos situado en el suelo del conductor y la buena capacidad de la guantera. Sin embargo en la consola central se echan en falta unos huecos de mayor capacidad porque el portabebidas situado delante de la palanca de cambios y el receptáculo que cubre el descansabrazos son pequeños.



HABITABILIDAD: CUATRO CÓMODOS

Lo mejor de las dos plazas delanteras son los asientos. Recogen muy bien el cuerpo y son también muy cómodos, aunque las tallas más altas pueden acusar al respaldo de corto al no encontrar apoyo en la zona de los omóplatos.

A su vez la postura de conducción y las regulaciones son buenas con el único pero de un descansabrazos central que “tropieza” con el codo de algunos conductores al realizar los cambios hacia las marchas pares.

Respecto a la funcionalidad general, solo habría que criticar la extraña ubicación, junto al espejo retrovisor, del interruptor que activa el sistema de alerta de cambio involuntario de carril (opcional).

Detrás también se viaja cómodo y con espacio suficiente para las piernas. Pero solo dos pasajeros adultos serán bien recibidos. Porque el espacio a lo ancho es algo justo y la plaza central es menos cómoda por culpa de un mullido más firme y de una consola central excesivamente prolongada hacia atrás que molesta a las piernas.



MALETERO AMPLIO, PERO EL PLEGADO DE ASIENTOS...

El maletero y su capacidad de carga es la principal razón de ser de este tipo de coche. Renault anuncia para el Sport Tourer una capacidad de 524 litros. Un tamaño muy superior a los 372 litros que declara para la berlina. Son las cifras oficiales pero curiosamente “a vista”, el de la berlina nos pareció en su día más grande de lo declarado y nos sucede lo contrario con este familiar; al menos con la cortinilla cubreequipajes puesta. Con ella quitada podemos cargar hasta el techo pero las formas de la carrocería y lo inclinado de la luneta trasera impiden una ganancia sustancial de capacidad.

Prueba RENAULT MEGANE SPORT TOURERdCi 130 CV BoseComo es norma en la mayoría de coches actuales existe la posibilidad de plegar el asiento trasero en dos partes asimétrica 60/40. Y en este caso también se puede plegar completamente el respaldo del asiento del acompañante para poder transportar así objetos muy largos (desde el portón al salpicadero).

Sin embargo nos ha sorprendido muy desfavorablemente cómo se ha resulto el plegado del asiento posterior. Porque los anclajes de la banqueta cuando se levanta la misma son muy endebles y se desengancha de ellos con facilidad. Además toca en la prominente consola central y en los asientos delanteros, obligando a desplazarlos hacia delante, lo que no siempre será posible si los ocupantes de esas plazas son altos. Y por último, obliga a quitar los tres reposacabezas para que el respaldo quede plano una vez plegado hacia delante. Ningún otro modelo del mercado nos ha planteado estos inconvenientes.

Bajo el suelo de carga hay un pequeño espacio trasero para pequeña impedimenta y más adelante se ubica una rueda de repuesto de verdad. Pero es una opción de 100 € (de serie trae un kit de reparación de pinchazos) y la medida de la misma, 195/65R15, es la de las versiones más básicas y no “casa” bien con los neumáticos de nuestra unidad que eran unos 205/50R17.



MOTOR TEMPERAMENTAL

Las motorizaciones más potentes del Mégane solo alcanzan los 130 caballos tanto en gasolina como en diesel. Esta última es la que probamos y se trata de un turbodiésel de 1.6 litros de buen rendimiento debido a un soplado del turbo bastante contundente y evidente. Un soplado que empieza cuando el motor alcanza las 1.800 revoluciones, donde cobra mucha fuerza, y sigue empujando de modo muy enérgico hasta la zona media. Se pueden “estirar” las revoluciones hasta las 4.800 rpm pero no compensa porque a partir de 4.000 decae la potencia y el empuje y es más interesante cambiar de marcha “en busca” de la zona de máximo soplado del turbo donde también el par motor es superior.

En consecuencia estamos ante un motor bastante temperamental que se desmarca de la tendencia actual donde prima una entrega de potencia muy lineal. Y en este sentido hay que estar atentos (en ciudad particularmente) para no dejarlo bajar de las citadas 1.800 rpm porque la respuesta es mínima. En contrapartida “después” se siente enérgico y hasta deportivo.



BUENAS PRESTACIONES

Las prestaciones de este Mégane Sport Tourer son buenas. En particular si se usa el cambio con criterio para aprovechar al máximo el efecto del turbo. Acelera de 0 a 100 km/h en 10,1 segundos, un tiempo correcto para un motor de esta cilindrada y potencia que además tiene que mover sus 1.320 kg que pesa.

También resulta vivaz a la hora de las recuperaciones ayudado por un cambio de desarrollos bien ajustados pero que podría parecer corto para las tendencias actuales. De hecho cuando circulamos a 120 km/h el motor gira a casi 2.400 vueltas. En consecuencia afronta las cuestas, los trazados de montaña o la carga con solvencia y sin resentirse más allá de lo razonable. En conjunto estamos ante uno de los familiares más rápidos en este segmento de potencia.



CONSUMOS RAZONABLES

Un motor temperamental y unos desarrollos del cambio tan ajustados podrían deparar consumos altos. Sin embargo este Mégane se mantiene entre los 6 y los 7 litros en un tipo de utilización plural y también viajando por autopista/autovía a los 120 km/h establecidos como legales.

Prueba RENAULT MEGANE SPORT TOURERdCi 130 CV BoseEn zonas de orografía difícil como un puerto de montaña y si decidimos usar de manera enérgica la capacidad de aceleración entre las curvas, el consumo puede llegar a subir hasta los 9 litros. Y en ciudad merodea los 7 litros ayudado por un eficaz sistema Stop/Start al que sólo le encontramos un inconveniente: al volver a arrancar desconecta momentáneamente las tomas de corriente del coche, lo que puede resultar muy incómodo y/o “delicado” según que aparato electrónico llevemos enchufado. Ciertamente siempre queda la opción de desconectar el sistema Stop/Start mediante el interruptor al efecto, pero otros competidores no tienen este inconveniente.



SUSPENSIONES EQUILIBRADAS

Dotado de unas suspensiones muy sencillas pero bien amortiguadas, el Mégane goza de un buen equilibrio y da seguridad al conductor. No es ni duro ni blando y mantiene un nivel de absorción de las irregularidades que le hacen ser siempre muy confortable. Su actitud en curva también es muy buena y los movimientos de la carrocería son siempre contenidos. En consecuencia se conduce con facilidad y la velocidad de paso por curva es alta aunque ello no implica la menor aproximación al tacto directo y más deportivo de algunos rivales.

En este sentido la servodirección eléctrica se siente algo artificial y aunque se endurece con la velocidad no tiene la progresividad de las mejores direcciones, sean estas eléctricas o convencionales.

A su vez los frenos deceleran correctamente, tienen buen tacto de pedal y la resistencia a la fatiga es adecuada. Solo en ciertas ocasiones con asfaltos ondulados donde la carrocería no está del todo asentada, puede entrar el sistema ABS con algo de anticipación.



RIVALES

Los rivales de este Sport Tourer son legión. Porque milita en la categoría más disputada del mercado y son muchas las marcas que tienen un coche en ella.

Prueba RENAULT MEGANE SPORT TOURERdCi 130 CV BoseNuestro protagonista solo está disponible con la terminación Bose, la más equipada y por lo tanto también la más cara, mientras que sus rivales pueden disponer, en general, de varios acabados asociados al mismo motor. También es posible encontrarlos con dos niveles de potencia en el mismo entorno de los 130 cv de nuestro Renault, así que las opciones y comparaciones pueden ser múltiples. En consecuencia haremos solo una enumeración por orden de precio partiendo de las versiones más básicas.

El más barato partiendo de 18.769 € es el Kia cee´d. Le siguen: Ford Focus, Hyundai i30, Toyota Auris, Opel Astra, Honda Civic, Peugeot 308 y el Seat León que cuesta 24.100 €.

Nuestro Mégane tiene un precio de 24.000 € pero en el mismo segmento Renault también puede competir con la versión de 110 cv que parte de un precio de 20.650 €. Sin duda hay mucho donde elegir.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL RENAULT MEGANE SPORT TOURER?

En nuestro comparador de seguros, a la fecha que se ha realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Renault Megane Sport Tourer dCi 130 CV Bose, tomando como referencia una mujer de 32 años casada, con 12 de antigüedad de carné, que vive en Valladolid, deja el coche en la calle y recorre hasta 16.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliados, es Verti con un precio de 216 € y con una calidad en la póliza de 7.29.



CONCLUSIÓN

La nueva estética del frontal ha rejuvenecido muchísimo al Mégane y esta versión familiar es particularmente armónica de líneas resultando muy atractiva. Eso implica una renuncia a conseguir más capacidad de carga si las necesidades al respecto nos exigen cargar con frecuencia “hasta el techo”. En cualquier caso estamos ante un coche con una buena capacidad de carga y donde cuatro ocupantes viajaran con mucho confort. Unos viajes que se podrán hacer con de un modo rápido porque las prestaciones son de las mejores de su categoría y con unos consumos que no son referencia pero si son razonable para el tipo de coche.

Lástima de ese incómodo sistema de plegado de los asientos posteriores y de una decoración/diseño interior que le hace parecer más austero de lo que en realidad es. La terminación única con este motor es un hándicap por mucho que el equipamiento este a buena altura.



A favor

- Estética (es un familiar muy atractivo. Y el nuevo frontal le aporta la personalidad de la que antes carecía)

- Prestaciones (Son de las mejores de la categoría. El temperamento del motor y los desarrollos ajustados son la clave).

- Confort de marca y de utilización (suspensiones, insonorización, asientos, etc. todo contribuye a un buen nivel de confort. El fácil manejo también ayuda)

En contra

- Diseño interior (no resulta vistoso y desmerece la calidad de realización).

- Plegado del asiento posterior (está mal resuelto. Obliga a desplazar los asientos delanteros en exceso hacia adelante, a quitar los reposacabezas, y los anclajes de la banqueta no son sólidos)

- Solo una terminación disponible (el acabado Bose es el más equipado y caro. Quien busque un precio más contenido tendrá que conformarse con la versión de 110 cv)

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Alex Blanco
Octubre 2014

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar