Prueba RENAULT MÉGANE
130 CV Tce Bose

ALEGRANDO LA CARA

El superventas de Renault estrena estética frontal. La nueva aporta más identidad de marca y también resulta mucho más atractiva. Lo probamos con el acabado Bose, el más equipado, y con el motor de gasolina 1.2 Tce de 130 cv y comprobamos que mantiene intactas todas sus cualidades pero ahora tiene “mejor cara”

  

MÁS PROTAGONISMO AL ROMBO

El Clio y el Captur han marcado el camino de lo que será la identidad de marca de los futuros Renault en lo que a estética frontal se refiere y ahora la adopta el MéganeRenault MéganeY el resultado es muy favorable porque, en efecto, le dota de una identidad de marca mucho más reconocible. Es la consecuencia de potenciar el logo, el Rombo de Renault, que ahora aumenta de tamaño y se integra en el centro de la parrilla, adoptando un protagonismo del que antes carecía. Parachoques, luces (ahora con led en las diurnas)  y todo el frontal es nuevo, pero ahí se acaban las diferencias con el modelo anterior.

La nueva estética y retoques en los niveles de equipamiento y en menor medida en algunos motores, deberían servir para alargar la exitosa vida comercial de un modelo que lleva (en su actual generación) cinco años en el mercado y del que se espera una nueva generación para el año 2.015.



FUNCIONAL PERO POCO VISTOSO

Al margen de lo descrito no hay más novedades en las características de un modelo que es clave para Renault y que tiene cualidades que son apreciadas por los compradores.

De este modo en el habitáculo encontramos unos acabados bien resueltos por lo que a ajustes se refiere y donde el aspecto de los recubrimientosRenault Mégane no le hace mucha justicia pese a contar con un salpicadero de plástico blando. Tampoco el diseño le sirve para destacar por modernidad y lo mejor que se puede decir de él es que es funcional.

En la misma línea de sobriedad colocaríamos la instrumentación. Salvo el cuentarrevoluciones, que es analógico (con aguja), todo lo demás, temperatura, nivel de gasolina y velocímetro, son digitales y con gráficas un tanto pobres.

Más modernidad aporta la pantalla multifunción del centro del salpicadero. Es clara y permite un uso táctil de las funciones, pero está tan alejada del conductor, que a la postre se debe manejar siempre con el mando situado entre los dos asientos.



CUATRO VIAJAN MUY CÓMODOS

Lo mejor de las dos plazas delanteras son los asientos. Recogen muy bien el cuerpo y son también muy cómodos. A su vez la Renault Méganepostura de conducción y las regulaciones son buenas y de la funcionalidad general solo habría que criticar la extraña ubicación, junto al espejo retrovisor, del interruptor que activa el sistema de alerta de cambio involuntario de carril (opcional).

Detrás también se viaja cómodo y con espacio suficiente para las piernas. Pero solo dos pasajeros adultos serán bien recibidos. La plaza central es menos cómoda por culpa de un mullido más firme y la consola central excesivamente prolongada hacia atrás molesta a las piernas.



MALETERO AMPLIO Y MAL PLEGADO DE ASIENTOS

Un apartado especial merece el maletero. Tiene un borde de carga algo alto y una buena amplitud, aunque sorprendentemente la cifra oficial de capacidad, 372 litros, no parece hacerle justicia. Bajo la alfombrilla hay un kit de reparación de pinchazos y se puede acceder a una rueda de repuesto de verdad pagando 82,64 €.Renault Mégane En ambos casos queda espacio para colocar ahí pequeña impedimenta (botiquín, herramienta, etc.).

Sin embargo nos ha sorprendido muy desfavorablemente cómo se ha resulto el plegado asimétrico 60/40 del asiento posterior. Una solución práctica y hoy en día generalizada entre los coches de este segmento. Porque los anclajes de la banqueta cuando se levanta la misma son muy endebles y se desengancha de ellos con facilidad. Además toca en la prominente consola central y en los asientos delanteros, obligando a desplazarlos hacia delante, lo que no siempre será posible si los ocupantes de esas plazas son altos. Y por último, obliga a quitar los tres reposacabezas para que el respaldo quede plano una vez plegado hacia delante. Ningún competidor nos ha planteado estos inconvenientes.



MOTOR PEQUEÑO PERO POTENTE

Las motorizaciones más potentes del Mégane solo alcanzan los 130 caballos tanto en diesel como en gasolina. Esta última es la que probamos y responde a la tendencia creciente entre todas las marcas Renault Mégane(excepto Mazda) de reducir la cilindrada y ayudarse de un turbocompresor para aumentar sobre todo la cifra de par y, en segundo término, la de potencia. 

Con solo 1.2 litros de cilindrada entrega 205 Nm de par a solo 2.000 revoluciones y los 130 cv mencionados, en este caso a 5.500 vueltas. Cifras al margen, lo que consigue es un funcionamiento a bajas revoluciones muy “lleno” que se extiende de modo muy lineal hasta el régimen de potencia máxima. En la práctica se conduce como un diesel y basta mantenerse entre las 2.000 y las 4.000 revoluciones para obtener una buena respuesta. De hecho no “incita” a subir más revoluciones como es típico de los propulsores de gasolina.



PRESTACIONES CORRECTAS PESE AL CAMBIO LARGO

Las características de una mecánica así, con una buena entrega de par a tan bajas revoluciones, propicia la utilización de desarrollos de cambio muy largos como los que emplea este Mégane. Esto “difumina” parte de las Renault Méganeprestaciones que podría obtener en aras de un consumo más bajo.

En consecuencia tiene unas prestaciones correctas y hasta cierta agilidad de marcha a poco que el conductor emplee el cambio con un poco de criterio. Lo demuestra la cifra de aceleración 0-100 km/h, ya que ha sido capaz de bajar de los 10 segundos (9,7 concretamente), barrera que suele delimitar la sensación de coche ágil o lento.

Sin utilizar el cambio y en recuperaciones, acusa los largos desarrollos de las velocidades y se muestra mas parsimonioso; aunque por debajo de 4.000 revoluciones la respuesta es siempre mejor que la de un motor de gasolina atmosférico con idéntica cifra de caballos.



CONSUMOS MUY DISPERSOS

Quien saca provecho de los desarrollos del cambio es el consumo. Al menos mientras se circula por trazados de orografía fácil y sin abundantes cambios de ritmo. En esas circunstancias consume 7 litros, que pueden ser menos si Renault Méganese viaja en autovía/autopista por debajo de la velocidad establecida o en carreteras de doble sentido donde transitando a 100 km/h gasta un litro menos. Sale así a relucir un consumo muy dependiente de la velocidad y del tipo de utilización. Y como sucede con todos los motores turbo de gasolina, el gasto se dispara por encima de los 10 litros en un tipo de uso deportivo que recurra a frecuentes aceleraciones utilizando la parte alta del cuentarrevoluciones. Ciertamente la mecánica no invita a ello y, a lo sumo, llegará a los 8 litros circulando a ritmos normales aunque sea en un puerto de montaña. En ciudad el sistema Stop/Start que detiene el motor en las paradas le ayuda a mantenerse por debajo de esa cifra.

Resumiendo podríamos decir que gasta lo justo para ser un gasolina de esta potencia pero siempre más que un diesel equivalente.



SUSPENSIONES BIEN AMORTIGUADAS

Dotado de unas suspensiones muy sencillas pero bien amortiguadas, el Mégane goza de un buen equilibrio y da seguridad al conductor. No es ni duro ni blando y mantiene un nivel de absorción de las irregularidades que le hacen ser siempre Renault Méganemuy confortable. Su actitud en curva también es muy buena y los movimientos de la carrocería son siempre contenidos. En consecuencia se conduce con facilidad y la velocidad de paso por curva es alta aunque ello no implica la menor aproximación al tacto directo y más deportivo de algunos rivales.

En este sentido la servodirección eléctrica se siente algo artificial y aunque se endurece con la velocidad no tiene la progresividad de las mejores direcciones, sean estas eléctricas o convencionales.

A su vez los frenos deceleran correctamente, tienen buen tacto de pedal y la resistencia a la fatiga es adecuada. Solo en ciertas ocasiones con asfaltos ondulados donde la carrocería no está del todo asentada, puede entrar el sistema ABS con algo de anticipación.



RIVALES DEL MÉGANE

El Mégane milita el la categoría más disputada del mercado. Casi todas las marcas tienen un coche en ella porque es el segmento que más ventas arrastra. En pleno furor por las mecánicas diesel la oferta de motorizaciones de gasolina es más restringida pero aun así muy numerosa.

Nuestro protagonista solo está disponible con la terminación más equipada y por lo tanto también la más cara, mientras que sus rivales pueden disponer, en general, de varios acabados asociados al mismo motor. También es posible encontrarlos con dos Renault Méganeniveles de potencia en el mismo entorno de los 130 cv de nuestro Renault, como es el caso del Opel Astra y del SEAT León.

Teniendo en cuenta la versión más barata de cada uno de ellos y en orden ascendente de precio encontramos en primer lugar al Toyota Auris de 130 cv y 15.501 €. Le siguen: Ford Focus 1.0 Ecoboost 125 cvKia Cee´d 1.6 GDi 135 cvCitroen C4 VTI 120 cvPeugeot 308 1.2 e-THP 130 cv, Opel Astra 1.6 115 cvHyundai i30 1.6 GDI 135 cvMazda3 2.0 120 cv y Opel Astra 1.4 Turbo 140 cv; todos ellos con precios inferiores a los 19.800 € de nuestro Mégane.

Y por encima la lista continuaría con: Citroën DS4 VTI 120 cvSEAT León 1.4 TSI 122 cvAlfa Giulietta 1.4 TB 120 cv, o el SEAT León FR 1.4 TSI 140 cv que ya se va a los 22.750 €.

Más arriba aun están los Volkswagen GolfHonda CivicAudi A3 SportbackBMW Serie 1 y Mercedes Clase A, ya muy “alejados” de precio.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL MEGANE?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Renault Mégane Berlina 1.2 TCe 130 Cv Bose Energy, hemos tomado como referencia una mujer de 32 años casada, con 12 de antigüedad de carné, que vive en Peralta (Pamplona), deja el coche en la calle y recorre hasta 12.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Verti con un precio de 465 € y con una calidad en la póliza de 7.83.



CONCLUSIONES DEL COCHE

La nueva estética del frontal nos parece un acierto. Es más bonita, tiene más personalidad y le da una imagen de marca que antes no tenia. Mecánicamente el motor turbo de gasolinRenault Méganea ofrece unas prestaciones correctas a pesar de su baja cilindrada y de unos desarrollos del cambio muy largos. Consume lo justo en uso normal aunque es muy sensible al tipo de utilización y el comportamiento es muy seguro a la par que cómodo y fácil de conducir.

El habitáculo permite viajar con mucho confort a cuatro adultos y el maletero es suficientemente capaz. Lástima de ese incómodo sistema de plegado de los asientos posteriores y de una decoración/diseño interior que le hace parecer más austero de lo que en realidad es.



A favor

- Nueva estética frontal (es más atractiva, tiene personalidad y le dota de mayor imagen de marca).

- Funcionamiento de la mecánica (si tenemos en cuenta la baja cilindrada del motor el rendimiento es excelente. Incluso “tirando” de unos desarrollos de cambio larguísimos).

- Confort de marca y de utilización (suspensiones, insonorización, asientos, etc. todo contribuye a un buen nivel de confort. El fácil manejo también ayuda)

En contra

- Diseño interior (no resulta vistoso y desmerece la calidad de realización).

- Plegado del asiento posterior (está mal resuelto. Obliga a desplazar los asientos delanteros en exceso hacia adelante, a quitar los reposacabezas, y los anclajes de la banqueta no son sólidos)

- Solo una terminación disponible (el acabado BOSE es el más equipado y caro. Quien busque un precio más contenido tendrá que conformarse con la versión de 115 cv)

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Alex Blanco
Abril 2014

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar