Prueba RENAULT CLIO RS 200 EDC

CAMBIO DE FILOSOFÍA

Este Renault Clio esconde bajo el capó un motor turbo de 200 caballos y una caja de cambios de doble embrague con levas en el volante. Su misión: hacer que sus conductores se sientan como pilotos. Con su configuración de puertas y espacio, es un pequeño GTi que admite un uso cotidiano a pesar de su filosofía deportiva radical

  

ÉXITOS DEL PASADO

Renault tiene una larga reputación como constructor de coches deportivos que con el paso del tiempo han llegado a convertirse en iconos del automovilismo. Desde los afamados Alpine Renault de todas las épocas pasando por el humilde pero divertido Renault 5 GT Turbo, Renault Clio Williams o los famosos Renault 5 Turbo 1 y Turbo 2, todos ellos objetos de culto y de deseo en la actualidad. Los tiempos cambian y ahora las marcas se centran en contener las emisiones de CO2, ofrecer grandes espacios interiores con capacidad y la comodidad de uso que ofrece un cambio automático. Poco a poco se han alejado de las antiguas recetas en las que lo práctico o la capacidad pasaban a un segundo plano y lo que importaba eran las sensaciones, las aceleraciones y un aspecto impactante que entrara por los ojos. Las anteriores unidades de Clio RS tuvieron que enfrentarse a los Ford Fiesta ST y Peugeot 208 GTi, ambos rivales le aventajaron en su momento ya que eran más baratos y más divertidos a la hora de conducirlos. Sin embargo, en el Clio actual, se ofrece un paquete mucho más evolucionado que en el modelo anterior. Con su alta tecnología de doble embrague y un motor turbo junto con sus prácticas cinco puertas, trata de llegar a convertirse en una proposición práctica para el uso diario. Añade una estética que hace girar las cabezas y una imagen que persigue descaradamente llamar la atención. Comenzando por los tubos de escape, los pasos de rueda abultados, el difusor trasero y unas enormes llantas de 18 pulgadas (de serie 17 pulgadas), ofrece una imagen agresiva desde cualquier ángulo.

Renault Clio RS



MODELOS Y VERSIONES

El Renault Clio se comercializa con dos tipos de carrocerías, berlina de cinco puertas y familiar denominada Sport Tourer, aunque en el caso particular del RS 200 solo está disponible con la carrocería tipo berlina de cinco puertas. Existe una versión más potente que este Clio RS que se denomina RS Trophy. Está desarrollado a partir del modelo RS y cuenta con algunos cambios para acentuar más todavía su deportividad. El motor alcanza los 220 caballos gracias a un nuevo turbocompresor y a cambios en la gestión electrónica y sistema de escape. Incorpora el mismo tipo de cambio automático aunque también modificado para agilizar los cambios de marcha.

El precio de origen en el Clio RS 200 es de 23.650 euros. A este precio hay que sumar la pintura amarilla racing, llantas de 18 pulgadas en negro, Pack Cup, sistema Media Nav con pantalla táctil de 7 pulgadas y pack confort RS. El precio final de esta unidad de pruebas es de 27.250 euros, 25.850 euros con el descuento promocional vigente en el momento de escribir esta prueba.



INTERIORES

Aquí Renault ha sido menos arriesgada que en el exterior. Al menos consigue un par de asientos con mucho apoyo lateral y muy deportivos y algunos destellos de color rojo repartidos por el interior. El resto de la cabina hereda muchos detalles de sus hermanos de gama. Eso no es del todo malo, ya que aparte de algunos plásticos de peor calidad, el interior del Clio RS es funcional y viene cargado de equipamiento. Todo se controla desde la “tableta” o display táctil central de 7 pulgadas con navegación por satélite, Bluetooth, control de crucero y conectividad USB. Los iconos son grandes y los gráficos muy claros por lo que se puede afirmar que su sistema de entretenimiento es muy intuitivo de manejar.

Renault Clio RS

Por un poco más de dinero, el sistema de entretenimiento proporciona datos del rendimiento del motor en tiempo real a través del display central. Se pueden descargar las vueltas rápidas del circuito donde hayamos estado rodando y analizar diferentes parámetros del motor y de la caja de cambios. Es un buen toque de efecto que consigue atrapar a los entusiastas de la telemetría deportiva. Hacer un vehículo de cinco puertas pero con el aspecto externo de uno de tres es un truco ingenioso ya visto en otros fabricantes. Esto significa un acceso mucho más cómodo a las plazas traseras y teniendo en cuenta que el RS es un coche ancho en la trasera, no está nada mal el espacio que se deja a los pasajeros. El maletero es grande, con 300 litros se acerca a un uso real por parte de cuatro pasajeros en viaje y los respaldos traseros se pliegan fácilmente por lo que se puede aumentar hasta 1.146 litros en un espacio prácticamente plano. En el interior no destaca por el exceso de espacio para dejar objetos y la guantera principal ve reducido su espacio por la ubicación de los fusibles del coche.



EN CARRETERA

El Clio RS comparte su motor 1.6 Turbo con el Nissan Juke Nismo aunque en el Clio con algo menos de potencia. Se siente siempre bien predispuesto a las solicitudes de acelerador desde pocas vueltas pero algo más contenido en la parte alta del cuentavueltas. La respuesta de la caja de cambios a los toques de las levas colocadas tras el volante no es todo lo instantáneo que se espera, en el modo Sport de los tres disponibles con el botón RS Mode (Sport, Normal y Race) mejora pero no tampoco a ser brillante. A pesar de ello el Clio logra realizar el 0 a 100 kilómetros/hora en 7,1 segundos gracias al sistema de lanzamiento de Renault (Launch Control) que gestiona las revoluciones para que podamos realizar la mejor salida desde parado posible. Con el RS Mode también podemos modificar la cartografía, el funcionamiento del ESP, la respuesta de la dirección asistida y la respuesta del pedal del acelerador. El control de estabilidad se puede desactivar completamente para explorar las cualidades de este modelo en pista pero no es recomendable hacerlo en carretera abierta. Esta unidad de pruebas tenía instalado el opcional Cup que le convierte en un modelo algo más deportivo a base de una suspensión (muelles y amortiguadores) más rígida con una reducción de altura de 5 mm y las llantas de 18 pulgadas con neumáticos más deportivos. El resultado es un mayor agarre en curvas rápidas y no llega a ser extremadamente incómodo obteniendo un buen equilibrio entre el control y la comodidad de un coche deportivo. Aun así los peores baches se hacen sentir a través de toda la estructura interior del Clio pero con ambas suspensiones el Clio es perfectamente soportable. Por sonido y sensaciones, tiene un tacto de conducción que recuerda a un coche preparado para circuito.

Renault Clio RS



CONSUMOS REALES DURANTE LA PRUEBA

En un modelo deportivo como este el consumo no suele ser tan importante para los compradores como las sensaciones que se persiguen pero teniendo en cuenta que su configuración de cinco puertas y amplio interior permite un uso cotidiano, este apartado cobra un mayor interés. Las mecánicas turbo ofrecen en principio unas cifras razonables en conducción normal y elevadas en modo deportivo. El Clio RS ha consumido 8,2 litros/100 kilómetros circulando por carretera con dos pasajeros y equipaje. No es una cifra muy elevada teniendo en cuenta el potencial del coche pero a poco que se tengan que realizar adelantamientos o que nos excedamos con el pie derecho esta cifra asciende sin contemplaciones pudiendo llegar sin esfuerzo a los 10 litros/100 kilómetros. En ciudad con atascos frecuentes la cifra más habitual fue de 9,3 litros/100 kilómetros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL RENAULT CLIO RS?

En nuestro comparador de seguros, a la fecha que se ha realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Renault Clio RS 200 EDC, tomando como referencia un hombre de 30 años soltero, con 12 de antigüedad de carné, que vive en Albacete, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 15.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Balumba con un precio de 488 € y con una calidad en la póliza de 5.8.



RIVALES Y CONCLUSIONES

El nuevo Clio RS hace honor a su tradición deportiva al mismo tiempo que añade algunos talentos extra para asustar un poco a sus rivales. Con la nueva caja de cambios EDC y una carrocería más “familiar” los más fanáticos se quejarán pero Renault piensa que estos cambios le reportará más compradores. Por otra parte es todo lo que se espera de él, un excelente coche para pasar momentos excitantes al volante al mismo tiempo que se pueden transportar pasajeros, equipajes o compra cuando salgamos de la pista de carreras a la calle. Combina el excelente manejo de los Ford Fiesta ST con el rendimiento de motor de los Peugeot 208 GTi.

Renault Clio RS

Renault tiene previsto el lanzamiento de la versión Trophy de 220 caballos a lo largo del verano de 2015. Con esta nueva evolución más potente es posible que el Clio se coloque como uno de los mejores dentro de su segmento ya que la versión RS 200, aunque bien elaborada y divertida de conducir, me ha parecido algo escasa de potencia si lo que se persigue es ser la referencia entre los GTi pequeños.



A favor

- Prestaciones (con los tres modos de funcionamiento es más fácil adecuar nuestro estilo de conducción a cada situación. Esta mecánica ofrece unas prestaciones adecuadas al carácter de este modelo pero unas pocas decenas de caballos más no le sobrarían)

- Comportamiento (las sensaciones que transmite son muy deportivas, el paso por curva es muy neutro y a pesar de la tracción delantera no es un modelo subvirador)

- Imagen (la estética está muy cuidada e incorpora algunos detalles que gustan a los más entusiastas de los deportivos. En mi opinión podría ser un poco más exclusivo con algún detalle en la carrocería que lo distinga aún más de los otros Clio)

- Suspensión deportiva (tanto la de serie como la Cup son eficaces y utilizables en el día a día. Aunque la de serie es más cómoda, con la deportiva se puede sobrevivir sin sufrir dolores de espalda)

En contra

- Caja de cambios automática (a algunos compradores seguramente les gustaría poder elegir la caja de cambios manual. En modo “normal”, la automática, es un poco lenta)

- Visibilidad trasera (el diseño de la luna trasera hace que la visión hacia atrás sea algo pobre)

- Potencia (suficiente para pasar un buen rato al volante pero sería deseable que tuviera algunos caballos más, la versión Trophy de 220 caballos es la que deberían haber lanzado desde el principio)

Prueba y Redacción: Miguel A. Corcuera
Fotos: Alex Blanco
Abril 2015

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar