Prueba RENAULT CAPTUR
0.9 TCe 90 Cv Intens Energy

UN CLIO MÁS PRÁCTICO

La demanda de todocaminos pequeños sigue en alza y Renault ha encaramado el Captur en lo alto de las lista de ventas. Realizado sobre la base mecánica del Clio, probamos la versión de gasolina de 90 caballos.

  

PARTIENDO DE UN CLIO

La proliferación de nuevos modelos y la diversificación de las gamas de los distintos fabricantes de automóviles es un hecho incuestionable e irreversible. Es la respuesta a unos usuarios que buscan cosas distintas a los formatos más tradicionales de automóviles.

El Captur como muchos otros todocaminos pequeños responde a estas exigencias y lo hace partiendo del Clio del que utiliza las mecánicas y el chasis, aunque éste tenga algunas pequeñas pero necesarias modificaciones. En cualquier caso una estética osada, original y más voluminosa le permiten desmarcarse claramente del utilitario, aportando a su vez algunas soluciones que incrementan la practicidad.



PRESTACIÓN DEL CAPTUR, BIEN Y MAL

Estéticamente la carrocería del Captur resulta atractiva y con un toque de originalidad que lo hace inconfundible. Tiene además varias posibilidades de personalización, con la pintura bitono incluida, que le dan un aire más juvenil aunque para algunos podría resultar ya recargado. En cualquier caso es una buena carta de presentación.

Renault Captur

No podemos decir lo mismo del habitáculo, porque nos deja sensaciones muy contrapuestas. Por una parte es práctico, capaz y tiene algunas soluciones novedosas, pero los acabados son pobres y desmerecen del conjunto del coche. En concreto hay algunos plásticos con rebabas y no todo se ajusta correctamente. Además, el salpicadero es íntegramente de plástico duro y lo mismo ocurre con unos paneles de puertas de aspecto muy pobre. El mismo plástico que recubre los respaldos de los asientos delanteros donde no hay bolsas, sustituidas por unas gomas elásticas de dudoso gusto y practicidad casi nula. También es una pena que la buena idea de un recipiente “portátil” suplementario que se acopla al portabebidas situado entre los dos asientos delanteros y posicionado detrás del freno de mano, esté realizado como un objeto del “todo a 100”. En este entorno no sorprende que el portón no esté pintado por el interior como en el exterior y, sin embargo, ésta es una sorpresa agradable, el capó cuenta con unos “caros” amortiguadores para mantenerlo abierto, en lugar de la popular y “barata” varilla de hierro.



MÁS ORIGINALIDADES

Hay otras cosas del habitáculo que también llaman la atención, como los asientos con tapicería con fundas desmontables y lavables. Son opcionales pero sin duda es una buena idea. Y la guantera, muy amplia, con sistema de apertura como un cajón. Una idea original que permite una buena colocación de los objetos en la misma pero que tiene un inconveniente importante: sólo se puede abrir completamente cuando la plaza del acompañante está vacía porque, en caso contrario, toca con las rodillas de la persona en cuestión y la operación resulta imposible. 

Sobre el salpicadero en la parte central hay una guantera suplementaria que también ofrece la posibilidad de guardar objetos de un cierto tamaño.



HABITABILIDAD: PARA 4 PIERNAS LARGAS

En el Captur la habitabilidad es particularmente buena a lo largo, donde el espacio para las piernas de los pasajeros posteriores es de las mejores de la categoría. Esta amplitud se puede regular ya que el asiento se desplaza longitudinalmente 16 cm (en una pieza porque la banqueta es corrida) dando con ello mayor espacio al maletero. A lo ancho el tamaño del coche sólo permite un acomodo 

Renault Capturrazonable a dos adultos. Además, la plaza central está ligeramente abombada y por lo tanto es más incómoda en el caso de alojar en ella a un niño.

Delante no hay ningún problema y el conductor, dentro de una posición ligeramente erguida, tiene una buena postura ante el volante y la visibilidad resultante de circular  en un vehículo ligeramente más alto que la media. Los dos asientos son confortables y los respaldos sujetan bien el cuerpo en las curvas. No se puede decir lo mismo de la banqueta que tiene un mullido demasiado blando y cede en los apoyos, lo que acaba generando incomodidad en las carreteras de montaña.

Por su parte, la instrumentación resulta un tanto pobre por información y por presentación, ya que carece de indicador de temperatura del motor y la velocidad sólo se indica mediante una cifra digital. En cambio, en el caso de montar el sistema multimedia opcional que incluye el navegador, la pantalla táctil de 7 pulgadas que incorpora le aporta un poco más de caché.



MALETERO DE VARIOS TAMAÑOS

Ya hemos comentado que el asiento posterior desliza longitudinalmente 16 cm. Una ventaja sustancial a la hora de configurar distintas posibilidades de uso. Pero hay más. Una banda a modo de suelo divide el maletero en dos. Con ella en la posición más alta y el asiento

Renault Captur posterior en la posición más retrasada, el maletero tiene ya una buena capacidad de 377 litros. Un tamaño que crece hasta unos magníficos 455 litros desplazando el asiento hacia adelante y colocando la balda en el fondo del maletero. Entre medias hay varias combinaciones donde también hay que incluir la posibilidad de plegar el respaldo en dos partes asimétricas 60/40, o plegar ambos respaldos y colocar la balda-suelo en la posición alta para obtener una superficie de carga completamente plana.

Menos placer produce ver que no hay rueda de repuesto (de serie trae un kit de reparación de pinchazos) y que la opcional de emergencia tipo “galleta” no es del mismo diámetro que las cuatro del coche, con lo que en el caso de tener que montarla además de lidiar con su estrechez, habrá que contar con el desequilibrio generado por esa diferencia de circunferencia.



MOTOR DE 3 CILINDROS

Además de la versión diesel de 90 caballos el Captur también está disponible con dos motores de gasolina. El más potente es un 4 cilindros de 1.2 litros y 120 cv y por debajo está el protagonista de esta prueba que monta un propulsor de 3 cilindros con sólo 898 cc de cilindrada y “soplado” con un turbo que rinde, como el diesel, 90 cv.

Renault Captur

Sabido es que los motores de tres cilindros, con la excepción del fantástico Ecoboost de Ford, emiten un sonido peculiar menos armonioso y grato que el de sus colegas tetracilíndricos. Y el Captur no ha podido “deshacerse” de ese inconveniente. No es un problema de volumen sino de un tipo de sonoridad “poco selecto”. Ciertamente uno se acostumbra y entonces se da cuenta de que los ruidos aerodinámicos también son audibles dentro del habitáculo.

Respecto al funcionamiento en sí, hemos constatado una entrega de potencia muy lineal, particularmente entre 3.000 y 5.500 revoluciones donde se obtiene el mejor rendimiento aunque la zona roja del cuentavueltas empieza en las 6.000 rpm. No obstante, echamos a faltar un poco más de inmediatez en la respuesta del acelerador y sobre todo más contundencia ya que la presencia del turbocompresor debería compensar una cilindrada tan reducida.



PRESTACIONES Y CONSUMOS

Con las mencionadas características del propulsor no se pueden esperar grandes alardes velocísticos. Tiene un andar correcto en ámbito urbano y semiurbano y en carretera se defiende en trazados de orografía fácil. Los 12,9 segundos que tarda en acelerar de 0 a

Renault Captur 100 km/h ya nos indican que los cambios de ritmos no son vertiginosos y que para hacer adelantamientos hay que preveer un “lanzamiento” previo. El cambio de sólo 5 marchas se maneja con facilidad, precisión y agrado pero tampoco le saca las castañas del fuego.

Respecto a los consumos, lo normal es mantenerse entre los 7 y los 8 litros dependiendo del tipo de utilización. Bajar a 6 litros es posible sólo con una conducción muy reposada y en carreteras despejadas y fáciles. A su favor hay que decir que cuenta con un correcto sistema Start/Stop que detiene el motor en las paradas y que evita que los consumos se disparen en ciudad. En cambio, como sucede con todos los motores turbo de gasolina, en el caso de una utilización exigente con uso frecuente del cambio y demandas de aceleraciones continuadas, el gasto de combustible crece exponencialmente y será fácil pasar de los 10 litros.



ESTABLE Y AGRADABLE DE CONDUCIR

Las suspensiones del Captur son como las del Clio, de arquitectura muy básica. Para compensar la mayor altura al suelo son algo más firmes y se evitan así balanceos de carrocería suplementarios. De hecho, apenas se inclina y esta firmeza suplementaria y una amortiguación eficaz dan, sin embargo, confianza y seguridad al conductor. En consecuencia es agradable de conducir y el eje delantero se inscribe muy bien en las curvas ayudado por una dirección con asistencia eléctrica que cumple correctamente con su cometido.

También cumplen los frenos en una utilización normal, pero la presencia de tambores en lugar de discos en el eje posterior sobrecarga la frenada sobre el eje delantero y, bajando puertos de montaña largos con uso intensivo de frenos, llegan a fatigarse.



EL CAMPO PARA LOS TODOTERRENOS

Que al Captur y a otros rivales los definamos como todocaminos no implica que estén pensados para circular fuera del asfalto. Y su mayor altura al suelo no debe engañarnos, porque los 170 mm que tiene son manifiestamente insuficientes hasta para afrontar una fácil pista con baches. Además sólo cuenta con tracción al eje delantero y no hay ni neumáticos mixtos, ni programas electrónicos de tracción específicos, ni cuenta con protecciones de bajos. Renault lo define con honestidad como un “crossover urbano” y no es lícito pedirle cosas para las que no ha sido diseñado.



RIVALES

Proliferan como setas los modelos de este segmento hasta no hace mucho inexistente. Pero buscando motores de gasolina y con una potencia que no supere los 100 caballos solo aparecen dos rivales: el Peugeot 2008 1.2 VTi de 82 cv  y el Nissan Juke 1.6i de 94 cv. El primero es más barato, más refinado de acabados, más “turismo” y menos capaz y polivalente. Y el segundo con un precio 

Renault Captursimilar, sacrifica todo a una estética que compromete su maletero y su habitabilidad trasera siendo en consecuencia menos práctico que el Captur.

Por encima de los 100 cv aparecen más rivales no necesariamente más caros. Como el Suzuki SX4 1.6 de 120 cv, que cuesta 2.000 € menos y es más ágil prestacionalmente pero menos capaz. También el Chevrolet Trax 1.6 de 116 cv es más barato y rápido pero gasta más. No es más capaz ni de habitáculo ni de maletero que el Captur pero tampoco desmerece y su estética se enmarca perfectamente en lo que uno espera de un todocaminos.

Con precios ligeramente más altos aparecen otros modelos interesantes. Como el Mitsubishi ASX de 116 cv, el Kia Sportage 1.6GDI de 135 cv, el nuevo Suzuki S-Cross 1.6 VVt de 120 cv o el Skoda Yeti 1.2 TSI de 105 cv; todos ellos algo más grandes y prestacionales pero con un diferencial de precio que no supera los 2.000 €.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL RENAULT CAPTUR?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Renault Captur 0.9 TCe 90 Cv Intens Energy, hemos tomado como referencia una mujer de 30 años casada, con 11 de antigüedad de carné, que vive en Bilbao, deja el coche en la calle y recorre hasta 12.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 99€, es Génesis con un precio de 428 € y con una calidad en la póliza de 8.86.



CONCLUSIONES

Como se desprende de lo comentado en el apartado de rivales el Captur no es un coche barato. Cuesta 15.200 € con el acabado Life básico y 16.700 € con

Renault Captur el Intens probado. Pero tiene otras cualidades que lo han aupado al podium de los más vendidos de la categoría. La estética de su carrocería es atractiva, tiene personalidad y gusta. Por eso desilusiona un poco cuando al acceder al habitáculo los acabados se perciben tan “austeros”. En cambio es muy capaz, tanto por lo que respecta al habitáculo como al maletero, y cuenta con soluciones prácticas como el asiento posterior deslizante o la balda–suelo regulable del maletero que aumentan considerablemente su polivalencia y practicidad. Dinámicamente no es un coche ágil. Cumple en ámbito urbano y semiurbano pero se queda justo para viajar cargado y el motor emite el típico y poco agradable sonido de los tres cilindros. Pese a ello se conduce con agrado, transmite confianza y la estabilidad no depara ninguna sorpresa.



A favor

- Estética de la carrocería (Tiene personalidad, es atractiva y gusta a la mayoría)

- Capacidad de maletero y habitáculo (El primero es ya bueno en su configuración más pequeña y el espacio longitudinal en el habitáculo también es destacable)

- Asiento trasero deslizante y balda-suelo del maletero (Combinando estos elementos y la posibilidad de reclinar asimétricamente el respaldo posterior se consigue un nivel de polivalencia y practicidad digna de un monovolumen)

- Sistema Start/Stop (Una ayuda importante para no consumir de más en las ciudades)

En contra

- Acabados pobres (El ahorro de costos es evidente en este apartado. Algunas cosas parecen más propias de un Dacia)

- Motor/prestaciones justos (Baja cilindrada, tres cilindros y un turbo que no parece soplar mucho lo dejan un poco “soso”)

- Apertura de guantera (La originalidad de que abra como un cajón resulta incompatible con las rodillas del ocupante de la plaza. Mejor una tradicional)

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Alex Blanco
Enero 2014

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar