Presentación Quadro Qooder 2018

NUEVA ESPECIE

El Quadro Qooder es la evolución del primer Quadro4 del que hablamos hace aproximadamente un año y medio. Comentamos que se trataba de una especie de híbrido entre un scooter y un utilitario pequeño de dos plazas, aunque para mí tiene mucho más de moto que de coche.

 

Recuerdo que te contaba que la primera toma de contacto que tuve con el Quadro4 no me decepcionó en absoluto, más bien todo lo contrario. La realidad es que el comportamiento dinámico de su parte ciclo, es decir bastidor, sistema de dirección, frenos y suspensiones que permiten inclinar sus cuatro ruedas al unísono, me engancharon positivamente.

Toda la gama Quadro la distribuye en nuestro país una nueva empresa que es filial de la central asentada en Suiza: Quadro España, que está actualmente construyendo y nombrando toda una red de concesionarios. La empresa madre es donde diseñan y desarrollan los productos; la fabricación la realizan en Taiwán, habiendo llegado a un acuerdo recientemente con la potente empresa SYM, especialista en ingeniería de motores y scooters. El Quadro Qooder ya está disponible en nuestro mercado y se vende a un precio de 10 999 euros.

¿Qué ha cambiado del Quadro4 al Qooder?

Pues una de las cosas que apunté para mejorar el Quadro4 fue su propulsor, un Aeon de 350 cc del que declaraban 30 caballos a 7500 rpm. Me parecieron de todo punto optimistas y no me dio en ningún momento la sensación que anduviera en esa cifra. Ahora el motor es nuevo, se trata de un monocilíndrico de 400 cc -bueno, 398,8 para ser exactos-, que rinde una potencia máxima declarada de 32,5 caballos a 7000 rpm y, desde luego, el tacto y finura del motor me han convencido muchísimo más. Me parece un buen paso hacia delante, pero sigo pensando que lo que realmente le haría falta, y particularmente me gustaría mucho, es un motor de dos cilindros que rondara los 45/50 caballos.

Quadro Qooder

Estéticamente y en cuanto a calidad de terminación, el Qooder está bastante mejor conseguido. La calidad de sus plásticos y ensamblajes está más cuidada, lleva los faros delanteros de posición y piloto trasero de ledes, cúpula delantera regulable que resulta muy eficaz aún en la posición más baja, el cuadro de instrumentos muy completo con pantalla LCD y dos relojes analógicos.

Sorprende un poco que, con el tamaño y anchura que tiene, el hueco bajo el asiento no es muy grande. Solo cabe un casco tipo jet, aunque opcionalmente se ofrece un baúl trasero en el que caben dos cascos integrales. Los retrovisores tienen un diseño bonito y funcional, las piñas de los conmutadores son muy correctas y en la guantera para pequeños objetos situada tras el escudo lleva toma de corriente con terminal USB.

En cuanto a su principal peculiaridad, es decir, al sistema de suspensión, dirección y transmisión de este scooter de cuatro ruedas, la verdad es que ha cambiado poco; solo ha recibido una sutil y acertada puesta a punto. Hay que recordar que se trata de una patente propia que denominan HTS (Hydraulic Tilting System): una suspensión hidroneumática que garantiza estabilidad, adherencia y seguridad, además de conseguir ser el primer vehículo con cuatro ruedas que se inclina (hasta 45º, una gran tumbada) a la hora de tomar las curvas. Por su homologación de cuadriciclo ligero, se puede conducir en la UE con el carné de coche a mayores de 21 años.

El sistema HTS actúa de forma similar en el tren delantero y en el trasero a través de dos brazos horizontales de aleación ligera anclados al centro del chasis y unidos a dos amortiguadores oleo-neumáticos laterales (funcionan con gas presurizado y aceite, no llevan muelles), que trabajan en colaboración con un tercer amortiguador central que reparte la presión a los laterales a través de una válvula de tres vías.

Cuando abordamos un viraje e inclinamos el vehículo, el aceite presurizado pasa de un amortiguador a otro de modo que permite una inclinación suave y progresiva hasta un ángulo máximo de 45º. La suspensión es independiente en las cuatro ruedas, absorbiendo las irregularidades del terreno con total eficacia. Las llantas son de 14 pulgadas y los neumáticos de medida 110/80-14 y cada una lleva un disco de freno de 240 milímetros de diámetro que por cuestiones de homologación funcionan de forma combinada. Cuando accionamos la maneta izquierda o el freno de pie, situado en el lado derecho del suelo, actúan sobre los cuatro discos por medio de un repartidor de frenada y la maneta derecha del manillar lo hace solo sobre los dos discos de las ruedas delanteras.

Quadro Qooder 2018

A sus mandos

El Quadro Qooder es un scooter grande: mide más de dos metros de largo (2200 mm), 1580 milímetros de distancia entre ejes y 80 centímetros de ancho. El asiento se encuentra a 780 milímetros de altura y, con el depósito de 14 litros de gasolina lleno, pesa 281 kilogramos. Manejarlo en parado es más fácil de lo que puede parecer pues en posición de reposo se queda estático sobre sus cuatro ruedas y lo podemos empujar para maniobrar.

Para ponernos en marcha requiere cierto protocolo que debemos aprender. En el centro de la parte interna del escudo tenemos una palanca roja que se acciona hacia arriba y abajo, sirve para bloquear la suspensión cortando el paso del aceite a los amortiguadores por lo que se queda rígida y no permite que el vehículo se incline. Al subir la palanca desbloquea el paso y entonces se puede inclinar a un lado y a otro, y también se puede caer al suelo. Hay otra palanca a la derecha debajo del asiento que es el freno de mano, para activarlo o quitarlo hay que girar la llave de contacto hacia la izquierda.

Nos ponemos a los mandos, quitamos el freno de mano, ponemos el contacto, apretamos cualquiera de los frenos y arrancamos el motor. A continuación, subimos la palanca desbloqueadora con el freno de pie o la maneta izquierda pisados (sigue en equilibrio estático), salimos dando gas y soltamos los frenos suavemente. Cuando nos detenemos en un semáforo, podemos parar sin poner los pies en el suelo teniendo cierta práctica y habilidad. Se queda casi totalmente bloqueado el HTS cuando accionamos los frenos de las cuatro ruedas (recuerda, con la maneta izquierda o con el pedal). Esta maniobra siempre resulta un poco desafiante y divertida. Es posible que algunas veces se quede ligeramente inclinada. Lo podemos solucionar si ponemos los pies en el suelo, soltamos los frenos y la enderezamos, o poniendo a prueba nuestro equilibrio sin poner los pies en el suelo, dando un enérgico golpe de cadera al mismo tiempo que soltamos los frenos y los volvemos a accionar al corregir la posición.

Quadro Qooder 2018

La toma de contacto que efectuamos con el Qooder fue un paseo de un par de horas para hacer fotos por un barrio nuevo de Madrid, la zona de Valdebebas. Pude apreciar claramente la sustancial mejora del motor. Evidentemente, con su relación peso/potencia el Qooder no es un tiro en aceleraciones, pero en ciudad es capaz de moverse con soltura y en carretera no tiene problemas para mantener cruceros a la velocidad máxima autorizada -es decir, 120 km/h-, pero tampoco se le puede pedir mucho más.

Su peculiar comportamiento me ha vuelto a gustar. Sus cuatro ruedas independientes, con su dirección-suspensión HTS, que se inclinan son sin duda su principal atractivo y el elemento que marca la diferencia. Sinceramente, su manejabilidad no tiene la agilidad de un scooter convencional, hay que hacer más fuerza en los cambios de dirección, trabajar más con el cuerpo y hacer más palanca con los brazos en el manillar. A cambio, te recompensa con una enorme solidez y una fantástica sensación de seguridad en el tren delantero que te permite hacer cosas que no intentarías con cualquier otro scooter, como llegar a inclinaciones de 45º al girar en cualquier rotonda. Las suspensiones independientes funcionan muy bien, solo siguen siendo un poco secas cuando cogen las ruedas un bache al mismo tiempo, por ejemplo, al pasar por las bandas transversales negras y amarillas que ponen para reducir la velocidad.

Me he quedado con ganas de probarlo mucho más a fondo, en escenarios y condiciones diferentes, pero puedo asegurar que en terrenos difíciles aporta un importante plus de seguridad en estabilidad y eficacia en la frenada. Me gustaría poder intentar llegar a comprobar su capacidad para derrapar de forma controlada y evitar una caída, tal como aparece en los vídeos que nos ha facilitado la marca.

En cuanto dispongamos de una unidad de pruebas el tiempo suficiente, prometo intentarlo y contarlo. De momento, está disponible en tres colores, rojo, blanco y negro.

Quadro Qooder 2018

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Quadro
Junio 2018

Tu seguro en un click

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos