Prueba YAMAHA X-ENTER 125

UNA ALTERNATIVA CON PERSONALIDAD PROPIA

Ya en la primera presentación dinámica de este modelo, que tuvo lugar en Barcelona allá por el mes de Enero de este 2012, te contaba que Yamaha no se había escondido y lanzaba un ataque frontal al Honda Scoopy, líder indiscutible entre los scooters de rueda alta. El X-Enter es un 125 (se puede conducir con el carné de coche) de diseño armonioso y moderna construcción con el que Yamaha ha querido hacer un vehículo fácil de conducir, ideal para iniciarse y con la idea de ser la moto ciudadana perfecta

  

UNA ALTERNATIVA

La tarea que le espera es complicada si tenemos en cuenta que su principal rival lleva más de 28 años en el mercado y es todo un referente que se ha convertido en fenómeno social traspasando sus fronteras de simple vehículoyamaha x-enter 125 para convertirse en un símbolo. Pero la realidad es que la apuesta de Yamaha es firme y de hecho utiliza algunas tecnologías que Honda ha incorporado en su nuevo Scoopy del 2013, como el empleo de tratamientos de baja fricción en el motor o el radiador del agua integrado en un lateral del mismo propulsor para reducir piezas y hacer el conjunto más compacto.

Estéticamente le ha querido dotar de algunas pinceladas deportivas de la marca, con un frontal que intenta recordar a R1 y R6 con faros rasgados integrados en un diseño bastante original y bien elaborado. Destaca la limpia estampa del conjunto trasero con el arco de sujeción del pasajero paralelo al perímetro del asiento. Muy moderna la combinación de plásticos de distintas texturas y colores para dar forma a la carrocería, y el detalle de una pequeña guantera debajo del cuadro de relojes que juega un doble papel estético-funcional. Apenas cabe un paquete de tabaco (mejor que no fumes o si fumas, que lo dejes) pero si cabe el mando del garaje, las llaves de casa, el móvil o una tarjeta de crédito.yamaha x-enter 125

En cuanto a la instrumentación consta de una bonita pantalla multifunción totalmente digital, en el centro está el velocímetro con números grandes y a los lados el reloj horario, el marcador del nivel de combustible, la temperatura exterior, dos marcadores parciales, un indicador para los cambios de aceite y otro para la correa de transmisión. Hay un chivato que se enciende cuando entra la reserva de combustible y otro si el motor sufre un sobrecalentamiento, pero no lleva indicador de temperatura del líquido refrigerante. Dispone de luz de posición, el piloto trasero está formado por leds infundibles y la iluminación principal está compartida, una óptica es para las largas y la otra para las de cruce.

La capacidad de carga es un punto a revisar, dejando de lado el piso plano con su gancho para llevar bolsas o paquetes voluminosos, está limitada a un pequeño cubículo debajo del asiento en el que no cabe un casco, ni integral, ni jet ni apenas una boina. Algo que era hasta ahora normal en los scooters de rueda alta, pero que ya hay fabricantes que han conseguidoyamaha x-enter 125 hacer un hueco suficientemente capaz como para albergar un casco integral (el nuevo Scoopy, por ejemplo lo tiene). Yamaha también ofrece una versión que llaman Urban edition que equipa un cofre trasero de 39 litros y un pequeño parabrisas estéticamente conjuntado. Además ofrece una larga lista de accesorios en su catálogo: bolsas, mantas, cargador de móvil, etc…

Para aparcar la moto echamos en falta una pata de cabra, solo tiene caballete central, eso si apenas requiere esfuerzo para subirla, pero la pata de cabra es muy útil en los cortos estacionamientos o cuando hay que aparcar con el suelo inclinado.

En cuanto a su parte técnica la X-enter incorpora soluciones interesantes, como un bastidor tubular de doble cuna o un sistema de amortiguación trasera que sigue los esquemas de la marca, es decir con un solo amortiguador que funciona a través de un Cantilever. Esto dice bastante a su favor, pues ser original no es tarea fácil en un subsegmento que ya está prácticamente todo inventado. 



NOS PONEMOS EN MARCHA

 

El asiento se encuentra a 785 mm del suelo, no se si por casualidad o por coincidencia, tiene la misma altura que la Honda Scoopy. Si tu talla es de los antiguos “ibericos” es decir menos de 1,70 llegaras al suelo con la punta de los pies. El asiento es largo y amplio para dos plazas, pero me da la sensación de estar un tanto inclinado hacia delante y crea cierta sensación de “tobogán”. Menos mal que el apoyo en el suelo plano del escudo es bueno, hay mucho sitio y permite buena libertad de movimientos. La distancia para las piernas es sobrada aún para los conductores altos y en conjunto la ergonomía general esta bien resuelta. Por poner alguna pega te diré que la situación de las estriberas del pasajero, cuando las despliegas, llegan a molestar cuando echamos pie a tierra y nuestro acompañante nos golpea las pantorrillas. Por su parte todos los mandos son de buena calidad, están en su sitio y son de fácil accionamiento; los retrovisores cumplen bien su cometido.

Nos ponemos en marcha, cuando roscamos el acelerador a la salida de los semáforos da la sensación de que patina demasiado el variador y le falta algo de alegría (sobre todo si vamos dos personas a bordo). Pero por suerte el motor tarda poco en llegar a “la zona buena” y en apenas unos instantes recibimos una buena ración de empuje que deja prácticamente clavados a los coches y nos destacamos entre el tráfico urbano.yamaha x-enter 125

Moverse por ciudad a medio gas es una delicia (entre 40 y 60 km/h de marcador) va como la seda, no se arruga en las subidas y todavía le queda un fondo de armario de potencia, por si tenemos que echar mano de ella. En el comportamiento del motor tiene mucho que ver su diseño de “carrera larga” que ha crecido con respecto al motor antiguo que montan otros modelos de la marca (el X-Max por ejemplo). Su comportamiento en cuanto a suavidad y funcionamiento de marcha es bueno, sus vibraciones se encuentran dentro de los límites lógicos de un monocilíndrico de esta cilindrada y su ventaja reside en la generosa entrega de potencia a medio régimen.

Dinámicamente en ciudad es muy ágil, de reacciones rápidas y precisas, ligero de dirección y con un magnifico ángulo de giro que permiten moverse con una increíble soltura entre los coches. Cuando abordamos vías interurbanas, gas a fondo, llega con facilidad a los 80-90 km/h, que podemos considerar es su velocidad de crucero; de ahí le cuesta pasar, aunque poco a poco va ganado velocidad hasta llegar a los 115 km/h de marcador, eso si, totalmente agachado con la barbilla en el manillar y en ligera cuesta abajo.

yamaha x-enter 125En cuanto al consumo combinado lo podemos situar ligeramente por encima de los 3 litros cada 100 km (3,21 litros para ser exactos) que sin ser de los mejores registros de la categoría, no esta mal y con 8 litros que entran en el depósito podemos recorrer casi 250 kilómetros.

Para frenar tiene un sistema combinado, lo denominan UBS y no es nada sofisticado, actúa de forma mecánica: con la maneta derecha frenas el disco delantero como es habitual y con la izquierda el tambor trasero, pero al mismo tiempo manda presión también a la bomba del disco delantero. El tacto de las manetas es bueno y aunque no es un prodigio de potencia (el tambor de freno trasero se encuentra un poco desfasado), resuelve su trabajo con solvencia teniendo en cuenta la utilización, peso y prestaciones del vehículo.

Destacar en su comportamiento el buen funcionamiento de las suspensiones, la horquilla delantera tiene 100 mm de recorrido, se desplaza con suavidad y absorbe sin rechistar las irregularidades del terreno. Atrás el peculiar sistema Mono Cross con Cantilever hace valer su efectividad, sobre todo cuando vamos circulando por empedrados o firmes en mal estado. 



CONCLUSIONES

El X-Enter no cabe duda que es un gran producto bien diseñado, bien realizado y con un precio razonable (3.079 euros), que hará las delicias de aquellos usuarios que aprecian las ventajas de los scooter de “rueda grande”. Te recordare que estos siempre aportan un tacto más “de moto” al conductor y ventajas en cuanto a seguridad en las frenadas, estabilidad línea recta, en virajes de cualquier radio y en firmes irregulares. Su desventaja teórica con los “rueda pequeña” es que son menos ratoneros, giran peor y por tanto algo más torpes en ciudad. Pero este punto, como te he explicado, no es el caso del X-Enter, que se ha mostrado como un auténtico ratón de la urbe.

En mi modesta opinión, la única pega importante es que le falta un espacio bajo el asiento lo suficientemente grande como para guardar un casco integral. La competencia ya lo ha conseguido y Yamaha tiene que ponerse las pilas y buscar una solución, pues aunque cualidades dinámicas no le faltan, para muchos usuarios ya se ha quedado atrás.

Equipamiento Probador:

Casco: LS2

Chaqueta: LS2 Ultravent

Guantes: BRP Gamuza

Botas: Puma City

 



A favor

- Estabilidad y suspensiones.

En contra

- Su escasa capacidad bajo el asiento y consumo algo elevado.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Mayo 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar