Prueba XERO CLASSIC

CLÁSICA CON CHISPA

Y si digo que tiene chispa no es sólo por que sus líneas tengan más o menos gracia, que eso a cada uno le parecerá lo que sea. Digo que tiene chispa por que este scooter de carrocería clásica funciona así, con “chispas”, es decir, con electricidad en vez de con gasolina

xero classicLlevamos infinidad de años viendo llegar los vehículos eléctricos a nuestras calles. Sin embargo parece que nunca acaban de llegar. Siempre los problemas de peso, autonomía, prestaciones y sobre todo, precio, parece que limitan la expansión de este tipo de vehículos en el mercado. Pero en los últimos dos o tres años parece que esto ha cambiado. Ahora hay muchas posibilidades, muchas marcas que nos presentan sus soluciones en este campo: los precios (y pesos) de baterías y otros componentes necesarios para fabricar un vehículo así han bajado y aumentado sus capacidades, según dicen, desde la aparición de los teléfonos móviles, responsables de que se impulsase la investigación en este asunto.

Vectrix, con sus scooters o Quantya con sus off-road han sido pioneros. Piaggio también tiene ya en el mercado scooters híbridos y Peugeot ha retomado el tema, con su e-Vivacity, al que seguirán otros modelos. Y así las cosas van apareciendo marcas nuevas, marcas que han decidido especializarse en esto de la “movilidad con energías alternativas” y de las cuales Xero ha sido una de las primeras. Xero es una empresa que se dedica exclusivamente a esto, a vehículos eléctricos. En su gama, además de monopatines y bicicletas eléctricas hay cuatro scooters, dos modelos e-Scooter Classic, el que ves en esta prueba, en versiones de 1Kw y de 3Kw, un Urban City 3Kw, con una carrocería más “normal” y un maxi, el Urban Tourer de 5Kw. Este último pertenece a la misma categoría, a efectos del carnet que un 125 pero los anteriores, incluido el Classic 3Kw que hemos probado, son legalmente ciclomotores.

xero classicNo tienes más que ver las fotos y si llevas unos años viendo motos habrás reconocido la carrocería del e-Scooter Classic. Sus líneas son las del Honda Shadow 50cc y 90cc que se comercializaba hace más o menos 10 años. En aquel caso, con un motor de 2T, se hizo un scooter de líneas retro, que imitaba a los scooters de los años 50 y que con abundancia de cromados y el manillar de tubo y con cables a la vista recordaba a la gama custom de la marca, por lo que se utilizó ese mismo nombre: Shadow. Ahora, Xero, aprovecha aquellos moldes para este scooter en el que “choca” el empleo de tecnología eléctrica con estas líneas clásicas. Tampoco se han roto “el coco” a pensar como mejorarlo: de hecho, el hueco para el casco es mínimo, tan mínimo como era en el Shadow -donde no cabe más que un “quitamultas” y vale- con la diferencia de que en aquel había que dejar espacio para un motor y un depósito de gasolina y este, bajo los plásticos no tiene nada más que espacio vacío. Otro ejemplo: en el puño derecho el Shadow llevaba el botón de arranque y en el izquierdo el claxon. Este Xero lleva dos botones de claxon, porque en el de la derecha (que sigue poniendo “start”) ahora también se acciona la bocina.

xero classicEl motor, como ya empieza a ser habitual en este tipo de vehículos va en el cubo de la rueda trasera y las baterías están bajo el suelo. Son de plomo y ácido y su duración, según el fabricante es de 500 cargas, lo que con una autonomía media de 50/60 kms por carga tendrás baterías para unos 20.000 ó 30.000 kms antes del final de su vida útil. Estas baterías son de 48V para la versión de 3Kw, pero al ser de plomo-ácido su coste será bastante asequible. No hay cambios de aceite, no hay filtros y el motor eléctrico es de tipo sin escobillas. Cambiando ruedas y pastillas de freno tienes todo el mantenimiento hecho, hasta que a esos 30.000Kms (más o menos) te toque un cambio de baterías, lo que redunda en un bajo costo de uso, sumado a lo barato que sale repostar sólo voltios.

CÓMO VA

La verdad es que es un scooter bastante “normal” en su funcionamiento. Antes de nada, claro está, necesitas tener cargadas las baterías. Para ello trae un cargador independiente, no muy grande que se enchufa a la red y al scooter. Lo puedes llevar en el hueco bajo el asiento sin problemas o dejarlo en casa. Para cargarlo tiene una trampilla en el suelo, en la subida hacia el asiento, que se abre con llave y dentro está el enchufe donde meter la clavija del cargador. Necesitas entre 6 y 8 horas para una carga completa de la batería. El cargador, en marcha “zumba” y enciende una luz roja que se convierte en verde cuando ya está cargado. Según el fabricante, con ello tienes una autonomía entre 50 y 70 Kms, aunque ten en cuenta que este tipo de vehículos son especialmente sensibles a tu forma de conducir y si vas siempre con el “puño apretado”, reduces su autonomía.

Bien, llegado el momento de probar, te subes. El contacto es una llave normal en el escudo interior. El cuadro, los xero classicmandos...todo es bastante usual en cualquier scooter. Si que llama la atención que el reloj de la derecha, el nivel de “combustible” tiene dibujada una batería, lo cual es algo más que lógico, ¿no?. No hay ningún ruido. Si tienes las luces apagadas sólo la aguja del “aforador” que sube te indica que el contacto está dado y que en cuanto gires el acelerador el scooter saldrá corriendo. Tiene caballete central y pata de cabra y algo que no nos ha gustado es que esta no desconecta de ninguna forma el motor: aunque este extendida, si abres gas, sales andando, con el peligro que conlleva. Es un poco brusco en las primeras aperturas de gas y el motor “gruñe” un poco. Cuando ya llevas un tiempo circulando y el motor eléctrico coge algo de temperatura se suaviza. No es ningún “tiro” desde luego, pero es muy suave y fácil. Su velocidad es la legal de ciclomotores, 45Km/h. Llega bien a esa velocidad, aunque nota bastante las subidas, donde pierde algo de velocidad. Los frenos tienen un tacto algo extraño, sobre todo el trasero. Tienes la sensación que tras el primer “tirón” de repente empieza a frena más. Parece como si “conectase” un freno regenerativo o al menos eléctrico, pero desde luego no figura entre las características del vehículo ningún freno de este tipo. Lo que si que hace es desconectar el motor, aunque tengas el acelerador girado en cuanto tiras de una de las dos manetas de freno, lo que “complica” algo las salidas en cuesta: cuando quitas las manos de los frenos el motor está desconectado y tarda “un segundín” en conectar y salir. Inevitablemente te vas hacia atrás, si la cuesta es muy empinada y no estás sujetando el scooter “a huevo”. Las suspensiones son muy básicas, suficientes para el nivel de prestaciones, aunque ojo a los baches grandes: con suspensiones justas y llantas de 10” y ruedas estrechas no es que sea muy amigo este scooter de las zonas bacheadas.



EN CONCLUSIÓN

Hay vehículos eléctricos más sofisticados, desde luego y scooters de 50cc que corren bastante más y con más autonomía. Pero este Xero, por 2.195€, es el primero que aúna el precio de un ciclomotor normal con la tecnología eléctrica. No es rápido y su autonomía de alrededor de 50 o 60 Kms, con 6 horas de recarga entre medias limita mucho su uso. Pero no puedes verlo como “scooter para todo” si no que es una herramienta útil para aquellos que busquen una solución de movilidad urbana diaria económica. Si te cuesta lo mismo que un 50cc y lo que vas a hacer es menos de 50 Km diarios en ciudad (recuerda que además, al ser ciclomotor, no puede circular por autovía), puede ser una gran opción, por que te ahorrarás “una pasta” en gasolina y revisiones. Por otra parte, sus prestaciones, lejos de las de un 50cc 2T deportivo no están tan lejos de las de un 4T económico, verdadero “sustitutivo” de este Xero.

Lógicamente, si ves los catálogos de la marca, una de las características sobre las que el fabricante quiere llamar tu atención es sobre lo ecológico de este vehículo. Yo, no es que sea de los descreídos, pero como no se cuánto carbón o petróleo hay que quemar para generar la electricidad necesaria para recargarlo y si eso es mucho más o mucho menos (o lo mismo) que lo que gasta un motor de 50cc, prefiero no entrar en este tema y que cada uno piense (o analice el asunto) como quiera.

Equipamiento probador:

Casco: LS2

Chaqueta: A-Pro

Guantes: Hebo

Botas: Axo



A favor

- Un scooter económico, silencioso y útil en desplazamientos ciudadanos.

En contra

- Autonomía y prestaciones muy justas.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Febrero 2011

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar