Prueba VESPA LX 125 3V

“AVISPA GENUINA”

El vocablo “vespa” en italiano es el nombre con el que se define a un género de himenópteros eusociales, conocidos popularmente como “avispones”. Me contaron hace tiempo que el ingeniero aeronáutico Corradino D’Ascanio por encargo del Sr Piaggio, fue el responsable de llevar a cabo el diseño de un peculiar vehículo que fuera de fácil manejo, cómodo y sobre todo barato; eran los tiempos de la postguerra Mundial, en 1946. A este hombre le gustaban más los aviones que las motos, y no sabemos muy bien que bebería o fumaría antes de ponerse frente a la mesa de dibujo, pero le salieron unos trazos y unos fundamentos mecánicos de aspecto sedicioso.

  

“Avispa Genuina”

Puso el motor en el lado derecho junto a la rueda posterior, que solo medía 10 pulgadas, entre el asiento y el manillar espacio abierto y en el tren anterior ideó un brazo de suspensión que recuerda al tren de aterrizaje de un avión. Dice la leyenda que cuando el Sr. Enrico Piaggio la vio, exclamó con una enorme sonrisa y cara de satisfacción con los dedos de la mano derecha todos juntos y apuntando al cielo: “Bella, bellisima… sembra una vespa…” Me imagino que aunque tu italiano no sea del todo correcto, entenderás que el Sr. Piaggio dijo que era muy bonita, que le encantaba y que se parecía a una avispa, con la parte trasera más gruesa en plan abdomen, una cintura delgada, el faro redondo con el manillar como si fuera la cabeza y las antenas del insecto.

He de confesarte que pertenezco a la generación de la fiebre Vespa en España y a la revolución del “600”, y aunque era muy pequeño, me acuerdo con bastante claridad de la década de los ’60. También te diré que personalmente tenía bastante manía a las Vespa, mi padre era propietario de una Montesa Briovespa lx 125 3v y eso “si era una moto de verdad”. También recuerdo las calles de Madrid sembradas de Vespas con sidecar al lado. De hecho un cortador de la sastrería de mi padre tenía una y se marchaba los domingos a La Pedriza armado de una fiambrera con tortilla de patata y filetes empanados que llevaba dentro de una cesta de mimbre en el transportín. En su sufrida Vespa Sprint 125 con sidecar capotado, se acoplaban su mujer, su suegra, su hija Julita de cinco años y su hijo Pepin de cuatro. El viaje, de unos 100 km ida y vuelta, era una auténtica aventura y echaban prácticamente media jornada.

Luego, bastantes años después se me pasó la aversión que yo tenía a las Vespa, bueno mejor dicho a los scooters en general, y fui propietario de una 160 GT Electrónic de segunda mano que me hizo un enorme servicio cuando estaba en la mili, y empecé a ver a estos extraordinarios vehículos de otra manera.

Pero en fin, me voy a dejar un poco de historias y centrarme en el modelo que hoy me ocupa, la 125 LX 3v, que dicho sea de paso conserva el espíritu y algunos de los fundamentos técnicos de sus venerables abuelitas, pero no tienen nada que ver con aquellas.

Recordarás que estuve en la presentación internacional en Roma vespa lx 125 3vde este mismo modelo en la versión normal y S, hace ahora aproximadamente un año. Te contaba que no la podemos tratar como un modelo totalmente nuevo, pues exteriormente son las mismas de años anteriores, en la normal con faro redondo tiene un aspecto más sobrio y clásico y la versión S tiene un aire más sport, con faro y espejos cuadrados que me recuerda a mi añorada “Primavera”, la siguiente Vespa de la que fui propietario, años después de la 160 GT.

También decía que esta 125 LX 3v una Vespa genuina, fabricada con el bastidor característico de la marca, una estructura monocasco portante de chapa de acero con refuerzos interiores, que dicen es “prácticamente indestructible”. De eso te daré fe, pues mi Vespa Primavera del año ’79, se la vendí a un primo mío que todavía utiliza y conserva en perfecto estado de revista.

Las suspensiones también siguen la tónica de la marca con la idea del ingeniero D’Ascanio, la delantera por paralelogramo deformable y la posterior con un amortiguador hidráulico de doble efecto. Los frenos son de disco en el eje delantero y un clásico tambor en el trasero y las ruedas han crecido a 11 pulgadas la de delante y a 10 pulgadas de diámetro la trasera.

Aquí lo realmente nuevo es el motor. Se trata de un monocilíndrico devespa lx 125 3v cuatro tiempos refrigerado por aire que su principal novedad está en la nueva culata de tres válvulas, dos de admisión y una de escape. Está alimentado por un afinado sistema de inyección electrónico, con la bujía ubicada en una posición que optimiza la combustión, por lo que declaran unas cifras de consumos y emisiones realmente bajas. Este aspecto lo he podido constatar en esta prueba afondo.

El departamento de desarrollo de Piaggio ha realizado más de un millón de kilómetros de pruebas y certifican un consumo de 55 kilómetros por litro a una velocidad de 50 km/h, o lo que es lo mismo algo menos de 2 litros cada 100 km. También han trabajado en la fiabilidad del motor, en la poca humorosidad y en abaratar los gastos espaciando más los intervalos de mantenimiento, siendo ahora cada 10.000 kilómetros.

En cuanto a su rendimiento declaran 11,6 CV, con lo cual es un 7% más potente y tiene un 10% más de par motor (empuje a medio régimen) que el anterior motor de 2 válvulas y sus valores de aceleración y velocidad máxima aumentan en torno a un 2,5%, mientras su consumo ha disminuido en un 30%. 



Prueba VESPA LX 125 3V

No me cabe duda que la Vespa 125 LX es un referente urbano, la ciudad es lo suyo y desde luego quedan muy lejos esos tiempos de vehiculo familiar, como te contaba unos párrafos más arriba, que incluso una vez al año se aventuraba el bueno de José a hacer un viaje hasta las playas de Alicante con sidecar, mujer, niños y suegra incluidos.

Ahora sus 11,6 CV (más del doble de lo que rendían sus venerables abuelas) son capaces de moverla con dinamismo, sale fuerte en los semáforos y deja con facilidad el tráfico a su espalda. Las cuestas en ciudad no existen para el, tanto si va el conductor solo como acompañado y el cambio automático con variador tiene una respuesta y una cadencia muy bien ajustada.

Su manejabilidad es sobresaliente y su agilidad es tal que si vienes de otra moto te tienes que acostumbrar a su viveza de reacciones. Su aplomo y estabilidad es mejor que el de las Vespas de antaño, pero igualmente tienes que pasar un corto periodo de adaptación para coger confianza. Frenando cumple con creces el disco delantero que tiene que suplir en parte las carencias del tambor trasero, sin duda algo desfasado para una moto de hoy, pero en conjunto el resultado y su efectividad es buena.

Las suspensiones cumplen su trabajo como siempre, con ese tacto tan peculiar del paralelogramo frontal, que no deja de ser una de las señas de identidad de estos singulares velocípedos. 



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA VESPA LX 125 3V?

En la fecha que hemos realizado la prueba de esta moto VESPA LX 125 3V, tomando como referencia una mujer de 30 años, que vive en Madrid, guarda la moto en garaje comunitario y recorre hasta 4.000 kilómetros al año, es casada, y con el carnet de coche, el precio del seguro mas barato es de 96.79 euros a terceros, en SOVAG con Pont Grup, con una calidad en la póliza de 3.15 y una relación precio de 5.9.



Prueba VESPA LX 125 3V

Desde mi infancia hasta ahora, mi opinión sobre las Vespas ha cambiado gradualmente en diferentes fases. Como te decía al principio las odiaba, no me gustaban nada. Luego en mi juventud descubrí su utilidad, sus ventajas, su robustez, su conseguida protección, su extraña sencillez, su peculiar pilotaje… y me convenció. Más tarde me convertí en un devoto defensor de sus innegables virtudes urbanísticas y utilitarias… y todavía continuo en esa fase, además de admirar su tradición, su innovador diseño de inicial, imagen de marca e historia.

Si quieres un scooter práctico, hoy en día existen muchos en el mercado, pero si eres un “Vespista”, para ti solo existe uno. Esta LX 3V me ha parecido una genuina Vespa que gracias a su moderno motor de 3 válvulas cumple mejor con los compromisos adquiridos hoy día en cuanto al respeto al medio ambiente. Todo ello gracias a un propulsor muy eficiente que nos obsequia con un compromiso ideal entre rendimiento y consumo, manteniendo su glamour e imagen de siempre.

Equipamiento Probador:

Casco: NZI City XR 1100

Chaqueta: RS Taichi

Pantalón: Arpem-Dennim

Guantes: RS Taichi

Botas: BMW Touring



A favor

- Es una auténtica Vespa 125, la mejor.

En contra

- Freno trasero.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Enero 2013

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar