Prueba VECTRIX VX 1 Ni

ESTO NO ES CORRIENTE

Pero si es eléctrico y de hecho es ya el “decano” de la categoría, el primer scooter eléctrico asimilable a un 125cc que lleva ya unos años vendiéndose en España. Ahora, a pocas semanas de que llegue a nuestro mercado una nueva versión con mayor autonomía, repasamos cómo es y cómo va el VX-1 Ni.

 

Han cambiado los tiempos desde que el Vectrix VX-1 se convirtió en el primer scooter eléctrico que se vendía en España. De aquellos primeros hasta ahora el mercado de los vehículos eléctricos ha pasado de ser una extravagancia a ser una promesa de futuro, con cada vez más marcas involucradas y más usuarios interesados. También el precio se ha ido ajustando: desde los más de 10.000€ más una cuota mensual por mantenimiento en que se vendieron las primeras unidades a los pocos más de 6.000€ en total que gracias a las ayudas del Planvectrix vx-1 Movele puede llegar a costarte.

Siguen sin verse muchos por la calle. Está claro que no es un vehículo normal. Caro, comparado con un 125cc de gama alta y con una autonomía limitada y todavía difícil de “repostar”, sigue siendo un scooter que sólo en algunos casos muy concretos puede resultarte interesante. Si vas a hacer desplazamientos muy concretos, sin salirte de su radio de acción, si tienes un sitio donde cargarlo fácilmente y tienes claro que no te va a dar por hacer viajes con él, entonces es un gusto no tener que echarle gasolina. Pero salirte de su radio de acción (unos 50Km “reales”) sin llegar a un sitio donde enchufarlo y dejarlo un par de horas, es un problema.

Es un scooter grande, muy largo, no muy alto (¿será por su procedencia americana y aquello del “long&low” que tanto gusta por allí?) y que pesa 231Kgs. Los acabados son de primera y su estética, muy moderna en sus inicios, se está quedando algo anticuada, aunque sigue siendo original. En cuanto a equipamiento también es comparable a cualquier maxiscooter de gama alta, aunque un tanto “especial”. Lleva pantalla grande, por supuesto, hueco bajo el asiento, una guantera frontal, respaldo para el conductor, cerradura de contacto multifunción y cuadro digital y analógico. Y además, marcha atrás, freno regenerativo mediante el mando del acelerador y cargador incorporado, algo que no encontrarás en ningún otro scooter, claro. No hay, sin embargo, y esto llama la atención, caballete: sólo pata lateral, eso si, con desconexión del motor, para evitar sustos.

vectrix vx-1El asiento se abre sólo desde el respaldo del piloto hacia atrás. Lleva las bisagras detrás, por lo que se levanta al contrario de lo que es habitual.. Debajo, aparte de estar el cable para enchufar el cargador (que va instalado en la propia moto) te cabe un casco integral o dos jet. El asiento se sujeta abierto él sólo mediante un original muelle que tienes que doblar con la mano para cerrar. Por supuesto, la cerradura está en el propio contacto, desde donde también abres la guantera delantera, muy profunda.

El cuadro es original, cuando menos. Tienes información en la esfera derecha de cuanta energía te queda, en la central la velocidad y en la izquierda hora y kilometraje de autonomía estimado. Este indicador digital va cambiando continuamente, por lo que hay que “pillarle el truco”. Cuando pones el contacto te marcará cuantos kms. puedes hacer: unos 70. Pero si nada más salir abres “gas” a tope verás que en tres o cuatro kilómetros sólo tienes autonomía para unos 35. Al contrario, si lo que coges es una cuesta abajo que haces sin abrir gas o incluso con el freno vectrix vx-1regenerativo accionado verás como después te marca muchos más kilómetros que al salir. Al final, en un uso combinado, cuando te sabes los trucos para ahorrar “voltios”, tiene una autonomía real de unos 50 o 60 kms, aunque depende mucho (muchísimo) de cómo conduzcas, de la cantidad de ciudad o carretera que hagas, de “cuanto le des”, de que haya cuestas arriba o cuestas abajo...muy relativo y difícil de calcular el consumo real. Para cargarlo, sacas el cable del cofre (tiene un rebaje para que puedas cerrar el asiento sin pillarlo) y en cualquier enchufe normal puedes conectarlo. En dos horas cargará el 80% de la capacidad.

El motor va montado directamente en la rueda trasera. Es muy potente, funciona a 125v y entrega unos 20Kw, equivalentes a unos 27Cv. Por supuesto, para ser homologado “como 125” está limitado a 100Km/h, aunque en el marcador son 110Km/h. Con esas cifras y un brutal par máximo (constante en los motores eléctricos, te recuerdo) de 65Nm acelera bien, aunque el software que emplea de control del acelerador lo limita un poco saliendo desde parado para evitar brusquedades y sustos. Donde no está limitado es en recuperaciones a media velocidad y ahí es bestial como acelera: no hay comparación con scooter de gasolina de 125cc e incluso 250cc.

COMO VA

El chasis es de aluminio, la carrocería de plástico, como es normal y el motor es pequeño y montado directamente en la rueda. Los más de 230Kgs de Vectrix vienen dados fundamentalmente por las baterías de níquel cadmio montadas en la parte baja del scooter. Con una distribución de pesos así, el Vectrix es casi un “tentetieso”. Estable, lleva frenos Brembo y amortiguadores Sachs regulables, por lo que en cuanto a parte ciclo va bien servido. 

Pero lo menos llamativo, en lo que menos te fijas cuando te subes en el VX1 es en su estabilidad. Todo se te hace algo extraño al principio y hay muchos “truquis” por aprender antes de probar si se tiene o no.vectrix vx-1 Te subes, pones el contacto de la misma forma que en cualquier scooter, hace un chequeo del cuadro y se enciende en la esfera izquierda del cuadro un icono de “ready”. Si en ese momento abres gas...no se mueve. Primero recoge la pata de cabra y después tira y suelta de las dos manetas de freno. Entonces se enciende un “GO” más grande en todo el centro de esa esfera y ya puedes arrancar. El acelerador, o como dicen en algunos catálogos de Vectrix la “interfaz de usuario” es también una originalidad: gira en los dos sentidos. Si aceleras “como toda la vida” el Vectrix sale hacia adelante con normalidad, con buena salida y sin ruido de ningún tipo. Es muy suave y el control del acelerador tiene un tacto muy natural, muy normal. Pero si desde parado lo giras hacia delante se enciende un “R” en el cuadro y va hacia atrás despacio: Muy cómodo para maniobrar con sus 231 kgs. Cuando vas circulando normalmente, si giras el acelerador así (hacia delante) entra el freno regenerativo: el circuito del motor se invierte, retiene y genera electricidad con la que recarga la batería. Bien pensado, pero tiene un problema, uno que el propio manual del usuario te advierte sobre ello: si cuando estás activando el freno regenerativo frenas además con el freno trasero, te pegará un buen susto, por que frena demasiado y bloquea la rueda. Sin embargo el verdadero problema está en que o te acostumbras o no aprenderás a frenar con él. Cuando giras el puño hacia delante para que cargue algo mientras frenas llevas la mano también hacia delante: así es imposible coger la maneta del freno delantero. Si en ese momento tienes una emergencia o sueltas el regenerativo y coges la maneta o, por instinto tirarás del trasero, con el consiguiente bloqueo y “susto”. ¿No estaría mejor llevar el puño del freno regenerativo en el otro lado?.

En carretera es todo un gusto. Alcanza rápido su velocidad máxima y se le nota mucho que está autolimitado. Cuando llega a la velocidad máxima programada se frena, como si entrase “en corte de encendido” y ahí mantiene esa velocidad sin problemas. vectrix vx-1Si cortas gas retiene menos todavía que un scooter de gasolina: hay menos pérdidas por rozamiento al no haber transmisión, lo cual es bueno tenerlo en cuenta por que permite ahorrar electricidad. Es bueno acostumbrarse a usar el freno regenerativo para bajar velocidad, ya que esto aumenta la autonomía bastante, aunque como te decía antes, mejor acostumbrarse a él, por que es “rarito” lo de frenar girando el puño del gas al contrario. Se tiene bien, tiene buen paso por curvas rápidas. Pero la extraña disposición del peso, su longitud y poca altura hacen que notes poco “las intenciones” del tren delantero en curvas lentas. No notas el agarre y eso no da seguridad. Sin embargo a su favor hay que decir que forzando la situación tampoco nos ha hecho nunca un extraño.

En ciudad es un buen scooter. Bajito, se llega bien al suelo, gira bien y a pesar de su tamaño (como un 400cc de los grandes) se maneja bien. En los semáforos sale bien y resulta un scooter cómodo para moverte entre coches, fácil y suave. Las suspensiones están bien taradas y ofrecen un buen compromiso entre agarre y comodidad.



CONCLUSIONES

Hasta ahora, el VX1 ha sido el “Rolls Royce” de los vehículos eléctricos de dos ruedas. Cómodo, grande, vistoso, el más rápido y de mayor autonomía del mercado, a pesar de que esta puede, en mucho casos, resultar escasa. 

También su precio estaba acorde con esa comparación:vectrix vx-1 una pasta por delante y después un compromiso de pago todos los meses durante unos años, en concepto de mantenimiento (incluido en el precio), aunque realmente seguías pagando scooter. Sigue siendo uno de los mejores scooters eléctricos del mercado, sólo que ahora le ha salido competencia “en su propia casa”: los nuevos VX 1 Li y VX1 Li+. El primero, con baterías de litio, mucho más ligeras, pesa 40 kilos menos (192Kgs) que este VX1 Ni, de 231kgs. El Li+, también de baterías de litio pero de mayor capacidad no rebaja tanto el peso (se queda en 208Kgs) pero prácticamente duplica su radio de acción con una autonomía de entre 90 a 137 km (según la marca, que para el VX1 Ni declara entre 50 y 75Km). Eso si, con un precio de 7.493€ contra 9.086€ del Li y 10.195€ del Li+ (sin contar los descuentos del plan Movele, que pueden llegar a los 1.200€ para estos scooters) seguirá siendo el preferido de los que quieran acceder al mundo de los vehículos eléctricos y no tengan la necesidad de hacer muchos kilómetros al día. 

Equipamiento Probador:

Casco: LS2 Modular

Chaqueta: Halvarssons Proximo (Cedida por 2TMoto)

Guantes: Halvarssons Newman (Cedidos por 2TMoto)

Botas: Axo



A favor

- Un verdadero maxiscooter, bien equipado, rápido y práctico.

En contra

- El precio, la autonomía y el freno regenerativo.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Junio 2011

Tu seguro en un click

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos