Presentación TRIUMPH MODERN CLASSIC 2014

UN PASEO POR LA HISTORIA DE TRIUMPH

En los aledaños del castizo barrio de Chamberí, en calle de la Corredera Baja nº 8 hay un local tipo “underground”, que con una decoración al estilo de los 50’-60’, ha servido de marco incomparable para la presentación de estas “modernas abuelitas”.

 

Tengo que reconocer abiertamente que me gustan todos los componentes de la gama Modern Classic de Triumph, aunque mis favoritas eran la Bonneville T-100 y la Scrambler, también reconozco que en esta ocasión he encontrado la gracia a la Thruxton. Me ha complacido esta familiar presentación, donde nos han dado a conocer las ligeras variacionestriumph modern classic de estos modelos legendarios que construyen una gran parte de la historia de Triumph y de la vida de cualquier motorista que se precie. Evidentemente al ser modelos réplicas de sus antepasadas a su imagen y semejanza, aunque están fabricadas con medios y materiales actuales, no pueden ser muy diferentes de un año a otro.

Técnicamente en el año 2008 se pasó de la carburación a la inyección, por una pura cuestión medioambiental para cumplir la normativa Euro 3, pero por fuera, su sistema de inyección lo hicieron de forma que pareciera que siguen teniendo dos carburadores.

En esta nueva temporada 2014, en la que la marca británica cumplirá 112 años desde que lanzara su primera motocicleta en Coventry una monocilíndrica de 240 cc y 2,5 CV en 1902, sus Modern Classic son prácticamente iguales a las del año pasado. Solo hemos notado algunos detalles de terminación, algún soporte, cubrecadenas cromados y como de costumbre, un esmerado cuidado en su decoración con colores y pintura al más puro estilo vintage.

Nos hemos ido con ellas a dar un bonito paseo por los alrededores de Madrid, hemos hecho fotos con las tres motos y sobre todo nos hemos dado un enorme atracón de cultura motociclista, sumergiéndonos en la historia y leyenda de la marca. Con estos modelos Triumph sigue de alguna manera manteniendo vivo el espíritu clásico de antaño, salvaguardando su leyenda forjada por la calidad de sus productos, algo ampliamente ponderado y reconocido a lo largo del tiempo.

En Triumph están muy orgullosos por la buena acogida y estrecha relación que han mantenido sus modelos más emblemáticos con muchas estrellas de cine y personajes del mundo de la música y el arte. Quizás su principal ícono sea el actor Steve McQueen, reconocido piloto, amante del motor y fiel usuario de la marca inglesa, con la que llegó a participar en los 6 Días de Enduro en Alemania del Este en 1964 con su propia Trophy TR6. La misma moto con la que rodó las escenas de la película “la Gran Evasión” y su inolvidable huida haciendo enduro, saltando vallas por la campiña europea en un desesperado intento por escapar de los nazis.

Pero ha habido otras muchas celebridades fieles a la marca que han disfrutado y utilizado alguna vez una Triumph en alguna de sus actuaciones o formando parte de su vida: Marlon Brando “el salvaje”, James Dean “el rebelde”, Clint Eastwood “el duro”, Richard Gere “el oficial y caballero” triumph modern classicaunque quizás la historia que me contaron de clientes ilustres de Triumph, creo que rodeada de cierta leyenda, y que más gracia me hizo, fue la de Elvis Presley.

Dicen que “el rey del Rock” era un fanático de la velocidad y que solía aprovechar sus contactos en la policía de su ciudad, Memphis, para que le cortaran algún tramo de carretera al tráfico y de esa forma él y sus amigotes pudieran echar algunas carreritas de forma un tanto ilegal pero al menos más seguros y relajados. Elvis era bastante rápido y como buen americano, conducía una moto fabricada en USA, era un apasionado de las Harley Davidson. Cuentan que un día un buen amigo suyo se compró y se presentó con una Triumph Bonneville 650 y “El Rey” le pidió rápidamente que se la dejara probar. Al terminar la jornada cuando se bajó de ella, se fue al concesionario Triumph más cercano y compró nueve, para él y para sus amigos más íntimos. Lástima que un servidor no viviera en Memphis en aquella época, con la crisis que hay, estoy pensando en irme a vivir a Málaga a ver si me hago amigo de Antonio Banderas, ¡lo mismo tengo suerte y me compra una moto!

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Triumph
Septiembre 2013

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar