Prueba TRIUMPH SPEED TRIPLE

EVOLUCIÓN

La verdad es que Triumph tiene un buen producto con su Speed Triple renovada en el 2008. Pero los hombres de Hinckley no se quieren dormir en los laureles, y en base al buen “tirón” que tienen las naked en este momento, han decidido mejorar todavía más lo que ya era una buena moto.

  

INTRODUCCIÓN

La verdad es que Triumph tiene un buen producto con su Speed Triple renovada en el 2008. Pero los hombres de Hinckley no se quieren dormir en los laureles, y en base al buen “tirón” que tienen las naked en este momento, han decidido mejorar todavía más lo que ya era una buena moto.

La nueva Speed Triple es una moto más novedosa de lo que parece a primera vista. Si bien el motor es más o menos el mismo que el anterior con ligeras modificaciones que mejoran su rendimiento en 3 CV, el chasis es la auténtica novedad, una pieza totalmente rediseñada al igual que todos los componentes de su carrocería.

La nueva Speed Triple es una moto más novedosa de lo que parece a primera vista. Si bien el motor es más o menos el mismo que el anterior con ligeras modificaciones que mejoran su rendimiento en 3 CV, el chasis es la auténtica novedad, una pieza totalmente rediseñada al igual que todos los componentes de su carrocería.

Este año se celebra precisamente el veinte aniversario del resurgimiento de esta mítica firma británica, desde que el magnate de la construcción John Bloor se hizo con el control cuando estas factoría estaba en la quiebra. La inversión para su reflote fue de más de 80 millones de libras esterlinas e inauguraron la nueva fabrica de Hinckley en 1991. No deja de ser paradójico que un inglés de pura cepa, nacido en Derbyshire e hijo de un minero de carbón, fuera el rescatador de una de las marcas de motocicletas más emblemáticas del Reino Unido, creada en el año 1904 curiosamente por dos inmigrantes alemanes.

triumph speed tripleSegún la filosofía que proclama la propia marca desde sus inicios, en Triumph existe el compromiso en crear motos de arraigada personalidad en apariencia, diseño y comportamiento, que ofrezca sensaciones únicas al conductor y que sean equilibradas y fáciles de manejar. Y así a lo largo de estos más de cien años de historia han aparecido modelos que se han convertido en leyenda: las Bonneville, Tiger, Scrambler, Thunderbird, Thruxton, Rocket, Daytona… y desde 1994 la Speed Triple. Este modelo pertenece ya a la historia de la marca pues lleva más de 65.000 unidades fabricadas y vendidas desde su lanzamiento, cifra nada fácil de alcanzar para una moto de alta cilindrada y tiene mucho más mérito si no es de procedencia japonesa.

Esta nueva entrega de la Speed Triple luce una estética rejuvenecida, pero guardando fielmente las señas de identidad del modelo, mantiene la doble óptica frontal ahora ligeramente rasgada para darle un aspecto más agresivo y su basculante monobrazo de aluminio.

Como te decía al principio, la parte ciclo es totalmente nueva y los hombres de Triumph han tratado de aligerar y centrar las masas de todo el conjunto para optimizar su comportamiento. Para conseguirlo han tenido que desarrollar un chasis nuevo, aunque su estructura sigue siendo a base de un entramado de tubos de aluminio soldados entre si, del que “cuelga” el motor. Ahora el bastidor es un poco más corto que el anterior, sitúa el motor unos milímetros más avanzado y lo inclina ligeramente hacia delante (7º). Por otra parte el basculante es un poco más largo (18,5 mm). También han variado el lanzamiento de la dirección cerrando todavía más su ángulo (22,8º) con el fin de ganar manejabilidad y agilidad.

triumph speed tripleAl piloto también le han reubicado encima de la moto, la situación del peso del conductor influye mucho en el comportamiento efectivo de todo el conjunto. Ahora va más cerca de la rueda delantera, debido a que el depósito de combustible es más corto y estrecho en su unión con el asiento. La sensación es la de ir sobre una moto más pequeña, estrecha y ligera que la anterior. El manillar es bastante plano y está más próximo a nosotros, las estriberas ligeramente más altas, por lo que la postura en general resulta más deportiva y me siento en disposición de realizar una conducción de ataque.

Las suspensiones y los frenos también se han actualizado y mejorado. La horquilla delantera continúa siendo invertida pero con el interior modificado, apenas se aprecia recorrido muerto, es totalmente regulable y es más sensible al ajuste de los reglajes. Por su parte la suspensión trasera es de progresividad variable con el monoamortiguador anclado por medio de bieletas al bastidor y es regulable en todos sus parámetros. Los frenos son Brembo de nueva factura con pinzas de anclaje radial de triple puente y cuatro pistones y cuatro pastillas cada una, muerden discos de 320 mm de diámetro más finos y ligeros. La bomba por supuesto también es radial y por primera vez se puede pedir la Speed Triple con ABS como opción (nuestra unidad de pruebas no lo llevaba).

La instrumentación sigue siendo a base de un gran reloj analógico para el cuentarrevoluciones que va coronado por unas destellantes luces azules y rojas que nos avisan cuando estamos llegando al sobrerrégimen. La pantalla digital además de las funciones anteriores de velocímetro, odómetro, parciales, reloj horario, temperatura, etc… incorpora indicador del nivel de combustible y un cronometro para medir el tiempo vuelta a vuelta.



MOTO AL DÍA

Básicamente el motor es el mismo tricilíndrico en línea de 1050 cc refrigerado por agua y doce válvulas, actualizado. Han trabajado para conseguir que los gases tengan una circulación más rápida y de esta forma optimizar el llenado y vaciado de las cámaras de combustión. También la caja del filtro ha ganado volumen para favorecer el suministro de aire fresco y monta un filtro con más área de respiración. La electrónica la han ajustado y con todo ello la ganancia ha sido de unos 3 CV de potencia máxima (rinde 135 CV a 9.400 rpm), pero lo mejor es que tiene una curva mas llena y con mejor respuesta en toda la gama de revoluciones.

La caja de cambios sigue siendo de seis velocidades, pero el selector también ha sido objeto de un afinamiento para conseguir mayor precisión y suavidad en el accionamiento del cambio.



AHORA NOS TOCA DIVERTIRNOS

Como te comentaba, la postura de la nueva Speed Triple es más deportiva e invita a atacar, sientes la moto más recogida, que la tienes absolutamente bajo tu control. En parado ya te transmite confianza y sientes que te va a proporcionar toda la información necesaria de forma precisa como para poder disfrutar de verdad por tu carretera de curva favorita. Pero para ello primero tenemos que salir de la ciudad.

Entre coches se mueve bien es manejable y tiene un motor que responde desde abajo y sobre todo a medio régimen. Solo achacarla que cuando maniobramos en parado o a muy baja velocidad el ángulo de giro no es demasiado generoso. Por autopista o autovía, nos tenemos que acoplar bien pegados sobre el depósito e intentar escondernos tras los faros y la instrumentación, pero es inútil, nos protegen muy poco. Como en todas las naked estamos deseando salir de allí y adentrarnos por terrenos de curvas para librarnos del azote constante del viento y comenzar a divertirnos.

Cuando lo hacemos, esta Speed Triple no nos defrauda. Muchas veces un equipo de técnicos o ingenieros deciden variar las cotas de una moto, pero son conscientes que pueden mejorar un aspecto y perjudicar otro y esta es una ley que casi nunca falla. Como ejemplo sencillo y en líneas generales, si por ejemplo alargamos la distancia entre ejes de una moto, con seguridad mejoraremos su comportamiento en línea recta, pero perjudicaremos su agilidad. Y esto nos pasa también cuando variamos el ángulo de dirección, la altura y longitud del basculante, el avance, la curvatura de las tijas de la dirección… y un largo etc. Los ingenieros cuando diseñan intentan encontrar el mejor compromiso para cada moto y el tipo de utilización que se va hacer de ella.

triumph speed tripleEn esta nueva Speed Triple he de aplaudir lo que han conseguido, porque con la suma de unas y otras modificaciones han logrado mejorar su comportamiento general prácticamente en todos los aspectos. Ahora el eje del basculante va más cerca del motor y el propio basculante, como te he comentado es 18,5 mm más largo, lo que favorece la tracción y tenga más aplomo a alta velocidad y en línea recta. En teoría estos cambios perjudicarían su manejabilidad, pero para ello han jugado con la dirección radicalizando más el ángulo y manteniendo la misma distancia entre ejes. El resultado global es que te encuentras sobre una moto más ágil y rápida de reacciones, pero al mismo tiempo es noble y no sacude la cabeza ni resulta nerviosa de conducir. Esto lo achaco a que tiene un reparto de pesos ciertamente conseguido, el piloto carga peso sobre el eje delantero y te invita a practicar una conducción deportiva verdaderamente divertida.

Eso es lo que sentí por mis puertos de montaña favoritos, atacando con decisión y confianza cada viraje. Para practicar una conducción deportiva sin concesiones endurecí un poquito la suspensión delantera con respecto al reglaje de serie. La dejé para mi perfecta, con aplomo y con cohesión, pero al mismo tiempo capaz de absorber muy bien las irregularidades del suelo cuando está algo rizado. La frenada es uno de sus puntos fuertes, es muy potente y precisa, y hay que tener buen tacto con el pedal de freno trasero, pues si te pasas pisando es relativamente fácil bloquear la rueda (nuestra unidad no llevaba ABS).

triumph speed tripleEn cuanto a la potencia del motor me parece suficiente, aunque me gustaría disponer de unos cuantos caballos más en la estirada final con más carácter arriba. Lo que más me gustó de él es la buena respuesta que tiene a medio régimen, cuando sales de un viraje a 3.500-4.000 rpm y abres el gas con decisión. No hay que estirar las marchas hasta el límite (lo rojo empieza en 10.000 rpm), ni insistir en la parte alta del cuentarrevoluciones. Por regla general es casi siempre mejor cambiar antes (a 8.500-9.000 rpm) aun practicando una conducción decididamente deportiva, le cunde más y avanza más rápido de viraje a viraje.

En cuanto al cambio de marchas no he notado una mejora apreciable con respecto al anterior y en mi opinión sigue sin ser especialmente rápido, aunque posiblemente haya ganado algo en precisión.

Como conclusión te diré que la nueva Triumph Speed Triple es una moto que me ha gustado y tiene armas y argumentos suficientes para competir con éxito en el difícil mercado de las naked-streetfighter (deportivas sin carenado) de alta cilindrada. Tiene un tamaño apropiado, es ligera, manejable y muy divertida, con un componente deportivo acusado, pero al mismo tiempo me ha perecido una moto polivalente, cómoda y agradable para convivir con ella cada día.



A favor

- Frenos y comportamiento general.

En contra

- El motor es un poco soso arriba.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Miguel Álvarez
Diciembre 2010

Tu seguro en un click

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos