Prueba TGB X-MOTION 300

POR UN PUÑADO DE...CENTÍMETROS

Si. Sólo unos pocos centímetros cúbicos diferencian a este X-Motion 300 de su predecesor de 250cc. De hecho, menos todavía de lo que parece, por que a pesar de su nombre cúbica sólo 263cc. Sin embargo, la mejora de prestaciones es sustancial. La tercera marca taiwanesa en nuestro país, tras Kymco y Sym también se suma a la “moda” de hacer crecer los 250 hasta poder bautizar sus modelos como 300.

  

POR UN PUÑADO DE...CENTÍMETROS

En el caso de TGB, además es lógico: su proveedor de motores para los X-Motion es Sym, y estos prepararon este motor de 263cc para sus Citycom y GTS. Y si en el Sym GTS este crecimiento de cilindro le vino bien, en el X-Motion también es todo un acierto.

Mantiene su buen precio -es el más barato de los 300cc de nuestro mercado- , mantiene su buen nivel de equipamiento y, por supuesto, mejora en prestaciones sustancialmente. Sigue teniendo la misma carrocería, igual que la del 125, bastante grande y, por tanto, espaciosa. Y con todo esto, el X-Motion 300 es una alternativa de movilidad muy versátil: tiene buena capacidad de carga, es cómodo, anda lo suficiente y es barato.

tgb x-motion 300Por fuera, las líneas del TGB están basadas (se le nota) en los anteriores Yamaha X-Max. No quiere decir esto que se parezcan mecánicamente, tienen más bien poco que ver. Pero el morro y sobre todo, la trasera plana recuerda mucho al Yamaha. Es grande de tamaño; no pesa demasiado (no mucho más que otros GT de su cilindrada), la cúpula es alta y el asiento cómodo: te deja estar mucho tiempo sobre él. Tiene algunos detalles estéticos “discutibles”; no digo que no le gusten a nadie, pero tiene cierto toque de estética “tunning”, cómo las botellas separadas de amortiguadores o el cuadro, retroiluminado en azul y con unas “rayas” en una circunferencia digital enmarcando la pantalla de la velocidad que aumentan conforme coges velocidad. Hay quien dice que es un doble cuentakilómetros, pero no hay escala de velocidad, por lo que sólo sirve de adorno. Se completa el cuadro con un cuentavueltas analógico con unos testigos dentro y más datos (como el nivel de combustible) en la pantalla digital central. Es completo, aunque se hecha en falta un reloj de temperatura del agua. Por el lado positivo, el manillar, con cierto estilo deportivo, las llantas de cinco palos y el asiento, grande cómodo y con dos alturas, son todo un acierto.

El asiento se abre con la llave, pero no desde el contacto. Su cerradura está en el lateral izquierdo de la moto. Al levantarse el asiento, hay un amortiguador hidráulico que lo mantiene abierto. Dentro cabe un casco integral y un jet. A los lados de este hueco hay unos bolsillos donde puedes dejar objetos pequeños, como un antirrobo o los papeles sin que estén dando “paseos” por dentro del tgb x-motion 300cofre. Complementa este hueco con una guantera delante de tus rodillas que se abre también con llave. Lo que si abre desde la cerradura de contacto es el tapón de gasolina. Este, aunque muy cómodo de accionar, no es ningún acierto. Está situado en el lado de la tabica central del scooter. Queda demasiado vertical y sólo puedes repostar con la moto sobre el caballete central. Si has aparcado con la pata lateral la boca del depósito se queda “de pie”. Y como la pistola de la gasolinera entra poco, se pasa el repostaje “escupiendo” gasolina fuera. Eso si, giras la llave, el tapón salta y se queda cogido por una bisagra.

Dos detalles interesantes del X-Motion son los reposapiés automáticos del pasajero y el freno de aparcamiento. Los primeros se despliegan pisando sobre el botón metálico que hay en su base y se recogen empujándolos con el tacón a su posición: no hay que tocarlos con las manos. Y el segundo, el freno, es un mecanismo tan sencillo como eficaz: hay un “balancín” en la maneta de freno trasero, en su base, que permite bloquear la maneta cuando has tirado de ella y así mantener la moto frenada: todo un detalle cunado tienes que soltar las manos del manillar en una cuesta, como por ejemplo, para buscar el mando de la puerta del garaje.



CÓMO VA

Es, en general, un buen scooter. Hay que tener en cuenta su precio, claro, y aunque está bien terminado, cuando llevas unos kilómetros ves que los ajustes de algunos de sus componentes no son “de lujo”. Pero cumple sobradamente y va bien. Corre bastante, teniendo en cuenta que es un “250 subido”, es noble de comportamiento, frena bien y te lleva de un sitio a otro con comodidad. ¿Que más quieres?

Es un scooter de buen tamaño. El asiento es ancho y esto no pone fácil a los menos altos llegar bien al suelo, estando bien sentado.

La llave de contacto está en el escudo interior, un poco por debajo del manillar. Se ve bien y es fácil operar con ella estando ya sentado en el scooter. Se pone en marcha sin problemas, pulsando el botón de arranque y con una maneta cogida, como con cualquier scooter automático. No hay vibraciones ni ruidos mecánicos, salvo en nuestra unidad, que por lo visto tenía el escape partido y soldado y en frío sonaba un poco más fuerte de lo normal. En marcha, el TGB acelera bien, desde abajo y en cuanto abres gas. En los baches es un poco “rebotón” de atrás, pero no resulta incómodo. Sales a la carretera y el scooter se muestra noble y rápido. Llegas enseguida a verle los 140 Km/h, entre otras cosas por que la relación de transmisión es algo corta. Esto, que en subidas o saliendo de los semáforos es una bendición puede convertirse en un pequeño inconveniente bajando o simplemente, llaneando: si tgb x-motion 300mantienes el gas abierto a tope llega enseguida al corte de encendido (antes de que la aguja del cuentavueltas se meta en la zona roja) y empiezas a pegar tirones, nada sanos para la mecánica. Desde luego, no es grave, ya que en cuanto “te lo aprendes” sólo hay que cortar un poco de gas cuando estás en esas situaciones. Y además, esto sucede cuando ya has pasado la velocidad a la que te dejan circular (en bastante, además).

En ciudad, su mejor baza es la buena aceleración y que es cómodo. No gira demasiado y es un scooter grande. Ojo, no quiere esto decir que te vayas a quedar “clavado” detrás de los coches en cualquier atasco: es un scooter y como tal, te ahorrarás muchos líos de tráfico. Pero no es un agilísimo scooter de 90 Kgs.



EN CONCLUSIÓN

Desde luego, lo mejor de los TGB es su precio. No sólo es asequible, es que es el más barato del mercado sin meterte en “marcas chinas desconocidas”. Puede que TGB tampoco te suene mucho, pero es una fábrica de Taiwán, con más de 30 años en esto de hacer scooters que empezó como filial de Piaggio fabricando Vespas. A España, además, las traen los mismos importadores que hace años trabajan con Daelim o Hyosung, lo cual es una garantía.

En si, el X-Motion 300 emplea el motor del Sym GTS 300, otra de las marcas taiwanesas que se comercializan en Europa. No está mal fabricado, aunque tampoco busques lujos y acabados perfectos: para eso tendrás que gastarte más dinero. Pero por los 3.259€ que te costará este TGB no encontrarás otro scooter de este nivel de cilindrada y equipamiento.

Equipamiento probador:

Casco: LS2

Chaqueta: Halvarssons

Guantes: Halvarssons

Botas: Axo



A favor

- El 300cc de mejor precio del mercado. Buen precio y buenas prestaciones.

En contra

- La boca de llenado de combustible y algunos acabados son mejorables.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Paloma Soria
Mayo 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar