Prueba TGB X-MOTION 125

MADERA DE LÍDER

Si has visto las listas de motos más vendidas del 2010, está claro que si quieres estar en ese “Top Ten” tienes que ser un scooter GT, de buenas prestaciones, bien equipado y sobre todo, tener un precio atractivo: el TGB X-Motion 125 cumple con todas estas premisas.

  

MADERA DE LÍDER

tgb x-motion 125TGB (Taiwan Golden Bee, o “La Abeja Dorada de Taiwan”) es la tercera marca Taiwanesa en desembarcar en nuestro país. A pesar de ser conocida hace años, sus importaciones has estado en manos de diversas empresas, que con “sus más y sus menos” han hecho que la marca no tenga mayor implantación en España. Ahora, desde hace un par de años, el importador es el mismo grupo que se encarga de traer marcas como Daelim, Hyosung o Ducati, por lo que su difusión está siendo mucho mayor. Eso, unido al lanzamiento de la gama X-Motion ha vuelto “a poner en el mapa” a la marca, cuya gama anterior prácticamente se conformaba con algunos scooters básicos.

El X-Motion supone una apuesta seria de la marca por llevarse un trozo de pastel del mercado de los maxiscooter. Nació como prototipo de salón, allá por el 2007 y un año después presentaban ya la versión definitiva de este scooter. Un scooter bastante grande de tamaño, con unas líneas claramente influenciadas por los Yamaha X-Max y “tuneadas” al estilo asiático, con esos amortiguadores de botella separada, el doble escape, el manillar, digamos, “de 4 palos” y un psicodélico cuadro de relojes. Monta el motor de un scooter “de la competencia”, el del Sym GTS y un nivel de equipamiento muy notable, sobre todo si tienes en cuenta su precio.

Por supuesto, la estructura del scooter es un chasis multitubular en acero. Sobre ese chasis se ha montado una carrocería realmente muy espaciosa, grande. Desde el asiento, situado a 780mm del suelo, hay que ser alto para llegar bien al suelo: el asiento es ancho. Sin embargo, la plataforma para los pies es muy espaciosa y la posición de conducción es cómoda. Puedes llevar los pies hacia delante gracias a que el suelo se “estira” hacia delante, hacia los lados de la rueda delantera. El asiento está bien mullido y el manillar, un poco alto y no muy ancho, está en buena posición. Todos los mandos quedan en buena posición y son de calidad, actúan bien y tus dedos los encuentran con facilidad. Lleva un “tictac” de intermitencia muy al estilo de los coches: aún llevando casco integral cerrado en ciudad lo oyes claramente, algo que no es muy típico en las motos. El cuadro está formado por un cuentavueltas analógico y una pantalla digital con la velocidad, la hora, kilometrajes y el nivel de gasolina. No hay temperatura: tendrás que esperar a que se encienda un testigo de sobrecalentamiento si tienes una avería, algo que muchas veces sucede cuando ya es tarde. En la parte exterior de la pantalla digital con la velocidad hay una barra circular que se va encendiendo conforme va aumentando la velocidad, a modo de “segundo velocímetro”, pero como no hay escala de velocidad sólo sirve de adorno.

tgb x-motion 125En cuanto a su capacidad de carga, el X-Motion merece un aprobado. Un aprobado alto, digamos, ya que aunque en el hueco bajo el asiento no caben dos integrales si que puedes meter uno y un casco tipo jet. Así, sobra hueco para otros objetos menores. Tiene además dos “bolsillos” a los lados de este hueco donde puedes llevar un antirrobo, la documentación u otros objetos pequeños sin que vayan dando saltos dentro del hueco. Lleva un amortiguador que mantiene levantado el asiento sin necesidad de sujetarlo no de apoyarlo contra el manillar. Sin embargo, para abrirlo, la llave tienes que meterla en la cerradura del lateral del cofre: no abre desde el contacto, algo que en esta gama de scooters es ya algo habitual. Lleva, además, una guantera delante de las rodillas del piloto, en este caso con llave en la tapa.

Los reposapiés del acompañante llevan despliegue automático: pisas el botón que hay en la base y se colocan en posición. Por supuesto, tiene caballete central y lateral con desconexión del motor. Y un detalle que se agradece y que si bien antes se consideraba fundamental en cualquier vehículo automático, va desapareciendo: un freno de aparcamiento. En este caso, es tan simple como una chapa que bloquea la maneta derecha e impide que el TGB se “escape” si aparcas en cuesta. Como ves, es un scooter bien equipado.



CÓMO VA

No es el más rápido de los maxiscooters de 125, desde luego. Pero no es el más lento tampoco, ni por asomo. De hecho, dado que pesa más de 160 Kgs y declara poco más de 11Cv, la velocidad a la que es capaz de circular es sorprendente. Con un poco de cuesta abajo llegas a verle los 119 en el marcador (lo que equivale a algo menos de 110Km/h reales) y una vez que estás rodando a esa velocidad se mantiene entorno a los 115 Km/h de marcador con facilidad.

Pero vayamos desde el principio. El TGB es un scooter “grandote” de tamaño. Sin embargo, gira bien y no es excesivamente ancho, por lo que se maniobra bien con el. Se pone en marcha con facilidad. El motor, de carburación, titubea algo en días muy fríos, pero tras unos segundos en marcha el ralentí se estabiliza. Gracias a ese carburador el TGB mantiene una pata de arranque, lo que te evitará recurrir a las pinzas si te quedas sin batería. Por sus dos escapes (falso doble escape, es un monocilíndrico y el escape se desdobla antes de los silenciadores por cuestiones meramente estéticas) sale un sonido ronco, muy de 4T “grande” que se afina un poco cuando abres gas. Es estable a baja velocidad y no hay vibraciones.

Responde bien al acelerador hasta una velocidad media. Por encima de 90 Km/h ya dependes de “pillar” un poquito de cuesta abajo o de tranquilidad, por que le cuesta un poco pasar de esa velocidad. Pero cuando lo consigues, la mantiene bien, siempre que no cortes gas, claro.

tgb x-motion 125La suspensión del TGB es, cuando menos, llamativa. Los dos amortiguadores traseros con botella separada son, de aspecto, muy sport. En cuanto a su funcionamiento, se puede calificar de correcto: no hacen al TGB incómodo y lo sujetan en las curvas. Con la horquilla pasa lo mismo: no es demasiado dura, tampoco excesivamente blanda y funciona bien. No está mal, hacen su trabajo, sin embargo, no transmiten con claridad lo que ocurre cuando lo tumbas, aunque esto también puede ser “culpa” de los neumáticos. En este capítulo, TGB ha montado 14” delante y 13” detrás, unas medidas que aúnan la estabilidad de la rueda delantera un poco más grande de los normal con la mejor capacidad del hueco trasero de la rueda tradicional de 13”.

Con los frenos pasa algo similar a las suspensiones: trabajan bien, la moto frena, a pesar de que a veces, si quieres frenar deprisa hay que tirar con ganas de ambas manetas. El tacto es un poco esponjoso, pero puedes regular bien la cantidad de frenada que mandas a las ruedas. Y por supuesto, un enorme 10 a su freno de estacionamiento: tiras de la maneta derecha, la bloqueas con la chapa que lleva montada en la propia maneta y se queda frenado: barato y práctico.

El peor detalle del TGB es la boca de llenado de gasolina: bien pensado el que el tapón se abra desde la cerradura de contacto. Le das y salta, se queda cogido por una bisagra. Pero está en un lateral del tabique central, si intentas repostar con la pata de cabra puesta, se queda vertical del todo, el gatillo de la pistola rebota continuamente y la gasolina se sale. Y si lo subes al caballete, algo mejora, pero como la pistola entra poco y sigue siendo demasiado vertical, la gasolina se sale también fácilmente...y encima, sobre el suelo del scooter.



EN CONCLUSIÓN

Anda bien, aunque no es ningún cohete. Suspensiones y frenos funcionan bien, aunque tampoco son los mejores. La línea está bien y tiene detalles “curiosos”, aunque recuerda a otros scooters. Entonces...¿donde está la ventaja del X-Motion? En que por 2.339€ tienes todo un maxiscooter al que no le falta de nada, que funciona correctamente y que además tiene un equipamiento considerable.

Es un scooter cómodo, suficientemente manejable como para ser buena opción en ciudad y que en carretera corre más de lo que en un principio esperas, lo cual es suficiente para cortos desplazamientos interurbanos. Tiene buen hueco bajo el asiento, una carrocería amplia y resulta cómodo de llevar. Y cuesta lo que un scooter básico, siendo todo un GT.

Equipamiento probador:

Casco: LS2

Chaqueta: Tucano Urbano

Botas: Axo



A favor

- Buen precio para un scooter GT de buen equipamiento y prestaciones suficientes.

En contra

- La boca de llenado de combustible.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Paloma Soria
Mayo 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar