Prueba SUZUKI GSX R 1000

UN LUGAR EN LA GLORIA

La saga GSX-R de Suzuki nació en el año 1985 y ya en ese mismo momento marcó un antes y un después entre las motos deportivas, además trazó un camino que con mayor o menor fortuna fueron siguiendo el resto de fabricantes

  

UN LUGAR EN LA GLORIA

Lo mejor de todo es que después de 27 años de existencia las “GSX-R” siguen evolucionando y cada nuevo modelo es siempre, al menos un poquito mejor que el anterior.

Recuerdo con cierta nostalgia que en ese año de 1985 me encontraba en uno de los mejores momentos de mi humilde carrera como piloto de competición. El año anterior había terminado subcampeón de España en la categoría Siluetas, que se disputaba con motos derivadas de la serie con pequeñas ysuzuki gsx r 1000 muy controladas preparaciones. Era una categoría con mucha participación y muy competida, mi moto era una Suzuki GSX 1100 que habíamos recuperado de un siniestro, reparada y preparada por Moto Acción, uno de los talleres de más prestigio de Madrid en aquellos años. El campeonato me lo ganó Mingo Gil, un gran piloto y excelente persona, sobre una recién presentada Yamaha FJ 1100 de fabrica, preparada por Folch Endurance. ¡Que gran temporada y que gratos recuerdos!.

En el ’85 nos preparamos para asaltar el título y contábamos con una exclusiva y carísima Bimota SB4 S (Moto Acción era el importador de la marca para España) que la habíamos equipado con el mismo motor Suzuki de mi moto del año anterior. En la pretemporada la probé en la pista del Jarama y rodamos un segundo y medio más rápidos que con la GSX 1100.

Nos encontrábamos animados y listos para la lucha, cuando salta el bombazo, Suzuki esa primavera presenta un nuevo y revolucionario modelo, la primera GSX-R 750. Esa era la cilindrada que la FIM (Federación internacional de Motociclismo) había decidido en el reglamento para disputar el Mundial de Superbikes. La moto era prácticamente una carreras-cliente apta para circular por la calle, con un peso mini-mosca (178 kg en seco) y un motor muysuzuki gsx r 1000 compacto refrigerado por aire y aceite que rendía más de 100 CV. Mi amigo Gigi Corbetta, redactor jefe y probador de motos de la revista Motor 16 de aquella época, me llama por teléfono y me dice que tiene en su garaje la única unidad de pruebas disponible para la prensa. Rápidamente y en el más absoluto secreto organizamos una jornada de pruebas en nuestro circuito del Jarama. Solo nos hicieron falta cuatro tandas de vueltas para comprobar la cruda realidad. Esa nueva Suzuki era una bomba, un auténtico avión que iba a monopolizar el mundo de las carreras para motos derivadas de la serie. Con matricula, faros, intermitentes y pata de cabra incluida, una vez puse la moto mínimamente a mi gusto (ligeras modificaciones en tarado del amortiguador y posición de palancas y manetas), rodé dos segundos más rápido que con la Bimota.

Ahí terminó nuestra temporada, no podíamos salir con la Bimota y que una moto japonesa de gran producción y prácticamente de serie, que cuesta un poco más de la tercera parte que la italiana, no la viéramos el pelo. Así que el año ’85 lo pasé prácticamente en blanco, solo participé en alguna prueba de resistencia y alguna subida en cuesta. En el ’86 vendí la Bimota y decidí comprarme la siguiente estrella de Suzuki, la nueva GSX-R 1100 que presentaron ese año y volví al campeonato con ánimos renovados. Pero amigo mío, esa ya es otra historia.



COSAS NUEVAS

La verdad es que para un aficionado no demasiado observador, a simple vista este modelo 2012 le resultará prácticamente idéntico al anterior. Pero si la observas con más detenimiento comprobarás que los ingenieros de Suzuki han retocado con una serie de sutiles cambios para mejorar sus puntos débiles y hacer de ella una moto más completa en casi todos sus apartados. Lo que más llama la atención a primera vista es el nuevo tubo de escape que vuelve a tener un solo silencioso que sale por el lado derecho y su gran novedad son la incorporación de pinzas de freno Brembo monobloque de anclaje radial y cuatro pistones. La bomba de freno sigue siendo la Nissin habitual de las marcas japonesas, tiene un tacto menos “bestia” que con el equipo completo Brembo, quizás es más apto para pilotos de menos nivel y para una utilización por carretera. Ahora bien si vas a usar la moto en tandas de circuito, mi recomendación es que la sustituyas por una bomba Brembo radial y los latiguillos por unos metálicos inextensibles. 

El motor es prácticamente el mismo de la versión anterior, ya sabes un 4 el línea de 16 válvulas, 999 cc y alimentado por un sistema de inyección electrónico con doble mariposa y toberas de 44 mm. Rinde la misma potencia declarada 185 CV a 11.500 revoluciones, tiene acelerador electrónico y puedes elegir entre tres modos de curva de potencia: A (full, ideal para circuito), B (con una entrega algo más dulce, pensada para rodar por carretera) y la C (para situaciones delicadas, asfalto mojado, etc… que desarrolla un 38% menos de potencia). Lo que no incorpora es ningún sistema de control de tracción, quizássuzuki gsx r 1000 amparada por la nobleza de su motor y la forma tan lineal que tiene de suministrar caballos.

También han aumentado un poco la compresión del motor (hasta un respetable valor de 12,9 a 1), y han agrandado el tamaño de los orificios que comunican los cilindros y su forma siendo ahora pentagonal. Esta técnica la utiliza Suzuki desde hace años, consiste en practicar unos orificios en las paredes de los cilindros para comunicarlos entre si. Gracias a este sencillo sistema se evita  acumular sobrepresión en el carter motor y por tanto perdidas de energía debidas al bombeo del aceite, que fluye sin obstáculos a través de dichas aberturas.

En cuanto a la parte ciclo, poco que comentar (echa un vistazo a la ficha técnica) con su bastidor y basculante de aluminio y horquilla de “pistón gordo” BPF. El cuadro de instrumentos tiene todo lo necesario que monta una deportiva de hoy día, con cronómetro, indicador de la marcha engranada y luz de aviso de sobrerrégimen; se maneja con comodidad desde una tecla situada en la piña derecha, mientras que en la izquierda se encuentran los pulsadores del S-DMS desde el que puedes elegir los tres modos de potencia del motor.



A DISFRUTAR PILOTANDO

Al montarme en la nueva Suzuki GSX-R 1000 siento un innegable aire de familia, no es extraño, pues he probado durante estos 27 años todos los modelos anteriores de la gama y he sido propietario de algunos de ellos. La posición de conducción siempre me ha parecido deportiva pero en estos últimos modelos no excesivamente radical. Ofrece un buen compromiso entre la altura de las manos, reposapiés y asiento, no cansa en carretera y permite rodar al límite en circuito y además en este modelo las estriberas las puedes regular en altura. 

Me pongo en marcha y aunque el catalogo me dice que solo han rebajado 1 kilo de peso con respecto a su antecesora, la verdad es que me parece que ha perdido alguno más. Sus 202 kg en orden de marcha con todos los llenos hechos, se sienten ligeros como una pluma, me resulta sumamente ágil en los cambios de dirección (tal vez gracias a su radical geometría) y hasta al moverla en parado pasuzuki gsx r 1000rece más fácil. En los tramos con muchas curvas enlazadas que pueden resultar demasiado tortuosos con una 1000, la verdad es que no plantea problemas, apuntas con la mirada y la moto pasa exactamente por el lugar que has elegido, sin extraños ni vacilaciones y sin requerir demasiado esfuerzo por parte del conductor.

En los tramos rápidos va como sobre raíles, no le tiembla el pulso y hace trazadas limpias, precisas, con aplomo, sin el más mínimo movimiento, ni siquiera si nos encontramos un bache o un cambio de asfalto en mitad de la trayectoria. Se comporta de forma noble, con una estabilidad fantástica, su amortiguador electrónico de dirección suaviza cualquier reacción que pudiera tener y su horquilla BPF que ha recibido nuevos ajustes internos, se muestra acertada en carretera, es firme y transmite buenas sensaciones. Siempre me siento bien informado de todo lo que está ocurriendo en el tren delantero.

Pero una moto de este tipo, si de verdad la quieres disfrutar, acercarte a sus límites, medir los tuyos y de paso cerciorarte de la cantidad de talento que atesoras, ¡no lo dudes y metete en un circuito!. Así lo hice, rodando con ella cinco tandas de veinte minutos para tantearnos y tomarnos la medida mutuamente.

No te tengo que decir que al mítico trazado madrileño lo conozco bien, aunque su asfalto nota el paso de los años y le hace falta un repasito.suzuki gsx r 1000 Me encanta el Jarama, la rápida de derechas de Varzi, los virajes de Le Mans, Farina, la rampa Pegaso y el sector de Hípica. Y me encanta hacerlo con una 1000, sobre todo como esta Suzuki que tiene un motor poderoso, sano y noble, pero si lo estrujas es prácticamente inacabable para cualquier conductor, aunque su nivel sea verdaderamente elevado. Corre un montón, es precisa y estable y frena de maravilla con sus nuevos Brembo, pero tengo que decirte que empleándome bastante a fondo en pista, noté que la maneta bajaba un poco y el tacto se hacía algo más esponjoso. En consecuencia te recomendaría que si vas a rodar fuerte en circuito, incorpores también la bomba y los latiguillos Brembo.

Me gustó sobremanera el excelente tacto del motor, siempre lleno, dispuesto a catapultarte hasta el siguiente viraje cuando abres el puño de gas a tope. Es verdad que arriba del todo se encuentra un paso por detrás de algunas de sus rivales, (sobre todo BMW y Kawasaki), pero esta Suzuki me parece más noble y accesible de conducir, a pesar de no contar con sofisticados sistemas de control de tracción para administrar su potencia. La conexión entre el puño de gas y la rueda trasera es perfecta, lo que se agradece y te permite pilotar con confianza y cierta relajación.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA SUZUKI GSX R 1000?

En la fecha que hemos realizado la prueba de esta moto, el precio del seguro tomando como referencia un señor de 32 años, que vive en Gerona, guarda la moto en garaje individual y recorre hasta 5.000 kilómetros al año, es de 245.83 euros a terceros, en AMV (L’Equité):, con una calidad en la póliza de 3.27, la aseguradora con una mayor calidad/precio es SOVAG con su póliza Premium con 322.15 euros y una calidad/precio de 7.59.



EN CONCLUSIÓN

En resumen te diré que Suzuki ha puesto al día a la mayor de sus GSX-R, con sutiles pero acertados cambios, con un tacto excelente de motor, un chasis tan noble como siempre pero más ágil y unos frenos de mucha más calidad. También es cierto que en los tiempos actuales no se encuentra en la cresta de la ola en cuanto a potencia pura y sofisticaciones técnicas, pero igualmente estoy seguro que es de las superdeportivas de 1000 cc mas nobles y accesibles a un mayor número de motoristas. Lo único que la criticaría es que su estética me parece demasiado continuista, aunque en opinión de muchos, sigue siendo una moto atractiva.

Equipamiento Probador:

Casco: Shoei XR 1100

Mono: Danrrow GP a medida

Guantes: RS Taichi

Botas: Axo



A favor

- Su equilibrio general y acertadas mejoras.

En contra

- Que no incorpore de serie la bomba y latiguillos Brembo.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Paloma Soria
Mayo 2012

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar