Prueba SUZUKI BURGMAN 650 Executive

EL REY DE LOS SCOOTERS GRAN TURISMO

Una de las mejores máquinas en concepto de gran turismo ( por no decir la mejor) que existe hoy en día en el mercado de la megascooter es la Burgman AN 650. Avalado por el volumen de ventas y sin competencia en su sector Turismo. Mas orientada a realizar rutas y largos viajes, que a movernos por ciudad, aunque nos defenderemos en buena medida en la urbe. Con una filosofía diferente a la otra estrella del mercado la Yamaha Tmax dirigida al sector más racing del mundo scooter. Pero ambas sin duda, bien definidas y diferenciadas a la hora de elegir un tipo de conducción.

  

EL REY DE LOS SCOOTER GRAN TURISMO

Nuestra Suzuki atrae a primera vista por su atractivo diseño, con una línea sobria y elegante sus buenos acabados, plásticos bien encajados, elegante tubo de escape cromado. La marca nipona ha conseguido que desde el año 2001 que hizo la AN su aparición en el mercado, haya evolucionado estéticamente poco (cambios de color, pequeños detalles en general), añadiendo a lo largo de los años opciones para ir diferenciando un modelo de una temporada a otra, y hacerlo más funcional; como los espejos retrovisores replegados eléctricamente sin necesidad de apartar las manos del manillar, subir y bajar la pantalla eléctricamente con un recorrido de 95mm, que permite adaptarse a todas las tallas sobre todo a los gustos y condiciones de viaje. Pero en definitiva, pocas modificaciones en seis años, con un nivel de acabados y equipamiento muy alto que hacen a Suzuki sabedor del éxito de su producto, no teniendo competidores fuertes en su sector.



PRIMER CONTACTO

Subimos a la moto, y encontramos una tapa magnética que nos impide introducir la llave de contacto, tendremos que utilizar su parte posterior magnética para poder abrir la tapa y dejar paso libre para introducirla, elemento de seguridad antirrobo que integra Suzuki para evitar en la medida de lo posible que nos llevemos algún susto, por culpa de los amantes de lo ajeno y con su propia llave nos permite desactivar el inmovilizador electrónico con llave codificada. Al ubicarla y dar un suave giro a la derecha, su enorme cuadro de instrumentos orientado más en los automóviles que los habituales relojes de las motos, nos proporciona multitud de información con infinidad de luces que no deja indiferente al que lo mira, mientras la electrónica hace un chequeo de todo el sistema de la moto. El cuadro de instrumentos está compuesto por una enorme pantalla central de cristal líquido (LCD) que comprende velocímetro, indicador de cambio de aceite, testigo de nivel de aceite y un panel indicador de la marcha utilizada, termómetro de temperatura exterior, indicador de consumo de combustible y un testigo de inmovilizador antirrobo, además del indicador de la hora, marcador de kilómetros totales y dos indicadores parciales que nos informan de los litros consumidos a los 100km, o kilómetros que podemos hacer por cada litro de combustible. En definitiva Suzuki, se ha esforzado, para darnos la mayor información posible de la situación y estado de nuestra máquina en todo momento.

 

Mientras me acoplo en el enorme y mullido asiento del conductor, pulso el botón de arranque y suavemente al freno, para dar vida a los 638 cc de nuestra máquina. 

suzuki burgman 650 executive

Un sonido peculiar distingue a esta máquina, siendo uno de los pocos bicilíndricos cuatro tiempos refrigerado por agua del mercado megascooter. No escucharemos un sonido rugiente a potente moto, y aunque para los gustos los colores, tendiendo más a un sonido a “diesel”, siendo distintivo de este megascooter. La altura total para esta máquina, no es acusada 1.435mm, y del asiento al suelo, tan solo tenemos una distancia de 750mm, permitiendo a conductores sin mucha altura (1’60/1’65) poderla manejar sin ninguna dificultad, llegando con los pies perfectamente al suelo. Para mejorar nuestro confort, encontramos un cómodo respaldo para nosotros, pudiendo ajustarlo en varias posiciones a nuestro gusto, sin necesidad de echar mano a la caja de herramientas. El pasajero no es menos para la marca japonesa, para él, otro amplio respaldo, para descansar en los largos recorridos de la carretera, pero no tan bien conseguido como el del piloto, la inclinación hacia delante que le han dado, no nos deja encajar la zona lumbar cómodamente, teniendo que forzar la posición, sin poder aprovechar el mullido respaldo como si lo tuviésemos recto.

 

Unas plataformas amplias, largas, y un espacio considerablemente holgado entre las rodillas y los plásticos delanteros, nos dará la sensación de amplitud (a no ser que nuestra altura sea considerable, por encima del 1’90, que más bien será un espacio justito) , con lo que seguramente, podremos aliviar la tensión en las piernas cuando llevemos bastante tiempo conduciendo.

 

Cuando agarramos el manillar un montón de botones adornan sus dos piñas, en la izquierda, una multitud de ellos (que iremos descubriendo poco a poco), indica que esta máquina no es un simple scooter. En la piña derecha, pulsamos la palanca que acciona el sistema de la pantalla y la elevamos a tope, para que ni siquiera nos despeine el aire, pongo con fuerza los pies en el suelo, un fuerte empujón hacia delante y la libero del caballete central. Lo que notaremos en parado es su gran peso con 243 kg en vacío (con poco, cerca de los 265 kg cuando nos movamos con ella), un suave giro de muñeca y nos ponemos en marcha.



UN PASEO EN LA CIUDAD

Termino de acoplarme en el asiento, descansando los riñones en su amplio respaldo mientras sin problemas alcanzo al manillar. Las plataformas para los pies son confortables, permite relajar ampliamente las piernas en cualquier posición a la hora de conducir. 

suzuki burgman 650 executive

Lo primero que notamos es su gran aplomo, con un arranque suave, muy suave, de manera que cuando nos movemos en bajas velocidades o maniobramos con el motor en marcha la conducción se torna fácil y sencilla, siendo igual de suave la salida, sin intentar desbocarse cada vez que abrimos un poco de gas, ahora su gran peso nos pasara totalmente desapercibido, como si deslizásemos una pluma dibujando el cielo, su tacto ligero hace que pronto tengamos confianza en ella, conduciendo con comodidad.

Su enorme frontal, nos protege perfectamente el cuerpo del aire, del fuerte frío del invierno (hoy marca el indicador de temperatura menos seis bajo cero) protegiéndonos el cuerpo y las piernas, pero las manos sufren el fuerte frío, y sobre todo de la lluvia, que a penas nos afectará en esos días de agua, llegando casi intactos a la puerta del trabajo.
Los giros para acceder a las calles los haremos sin problemas, entra a ellas con comodidad sin casi obligarla a ello. La dificultad la tendremos a la hora de ratonear entre los vehículos de cuatro ruedas, que viene dada por su gran volumen, ya que su ancho de 810 mm, nos obliga a llevar precaución, sobre todo cuando tengamos desplegados los enormes espejos retrovisores, handicap a tener presente a la hora de desplazarnos por la ciudad, pues llevan casi la misma altura de los coches, y algún golpe con los espejos de los vehículos es fácil de tener al sobresalir de su enorme frontal. 

suzuki burgman 650 executive Un buen detalle que ha tenido la marca con los espejos ha sido poder abatirlos desde el botón azul de la piña izquierda del manillar, que en marcha nos permite plegar y replegarlos para ganar espacio ante las estrecheces, favoreciendo la maniobrabilidad entre las filas de coches para poder abordar sin problemas cualquier hueco libre que encontramos entre la infinidad de los enlatados en esos multitudinarios atascos que a diario tenemos en la ciudad , o en el semáforo en rojo de turno para adelantarnos a las primeras posiciones, el problema que perdemos la visión de lo que ocurre a espaldas nuestras. A tanta movilidad contribuye el disponer de un manillar alto, perfectamente estudiado su posición, que facilita poder desplazar cómodamente tantos kilos, gracias a tener el peso de la moto bajo y bien repartido, ayudando a pasar desapercibido tantos kilos cuando estamos en movimiento.
Cuando vamos circulando y dejamos de acelerar retiene fuertemente, disminuyendo la velocidad considerablemente, y si no tenemos un tacto fino al volver a acelerar vamos dando tirones, pero cuando consigamos pillar el tacto del puño, evitaremos los movimientos bruscos. En las salidas en parado, con un suave giro de puño de acelerador, los bajos responden potentemente sin dormirse, dándonos la máquina respuesta rápida a nuestra demanda. Se mueve esta moto, bastante cómoda para maniobrar con ella, y ante las irregularidades del asfalto, la moto viene preparada con cinco posiciones de suspensión en cada uno de los dos amortiguadores hidráulicos traseros, muy fácil de manipular, simplemente con la mano podemos elegir la posición ideal para nuestra forma de conducción, aunque la posición más adaptada para la conducción en ciudad y carretera para los dos ocupantes, es ajustarla en posición de precarga tres o cuatro.

suzuki burgman 650 executive A la hora de buscar aparcamiento, en las típicas rampas de los centros comerciales o en las ciudades con pendientes, nos será bastante útil el freno de mano, situado en la parte inferior derecha del frontal, nos tenemos que agachar un poco para llegar a ella y poder accionarla tirando hacia arriba, si la ciudad es llana, no tendremos muchos quebraderos de cabeza, buscando un espacio, eso sí, amplio para aparcar sus 2.260 mm de largo si lo hacemos como si fuera un vehículo si no nos queremos arriesgar a que un enlatado nos la tire, pero si vamos más apurados de tiempo y la podemos dejar pegada a la puerta de la oficina, sin olvidar que hablamos de un scooter sus ruedas altas (delantero de 15 y trasero de 14 pulgadas) nos proporciona una altura de 130 mm libres desde el suelo a la moto, suficiente para solventar la mayoría de los bordillos que encontramos en la urbe. Ahora que como aparquemos en pendiente, tendremos serios problemas, debemos saber bien donde vamos a estacionar nuestra moto, si lo hacemos cuesta arriba, para colocar el caballete central fenomenal, el propio peso de la moto nos ayuda a levantarla sin nada de trabajo, pero cuando vayamos a bajarla del caballete, sudaremos lo nuestro, tendremos que buscar ayuda para que consigamos colocar las dos ruedas en el suelo. Seremos incapaces de liberarla del caballete central por mucho que empujemos con nuestro cuerpo. Su alto peso nos condicionará a la hora de aparcar en cuesta, ¡no vale cualquier sitio!.

En el momento de buscar hueco para nuestro casco, el maletín de trabajo o guardar la cazadora, encontramos un amplio espacio bajo el asiento de la moto, los 56 litros de capacidad nos subsana los problemas de tener que llevarnos algo en la mano a la oficina o lugar de trabajo, podremos dejarlo todo guardado en su maletero, y si nos encontramos en zonas oscuras como en garajes, una luz de cortesía muy bien situada en la parte central del asiento que ilumina todo el hueco del maletero, sin que nos merme la luz al meter la cabeza para buscar algún objeto que tengamos guardado, o encontrar alguna herramienta, en el hueco reservado para ellas.

En la parte delantera podemos disponer de otros tres compartimentos, el principal y más amplio de los tres se encuentra en el centro, donde además se ha colocado una toma de corriente de 12v, ideal para cargar el teléfono móvil, llevar conectado el GPS, u otro dispositivo, mientras estamos conduciendo, teniendo acceso a este compartimento por medio de la llave de contacto, los otros dos situados encima con tapa y apertura sin llave, proporcionando en total diez litros de capacidad, suficiente para guardar algún que otro objeto.



DE RUTA

Salimos a carretera para poder disfrutar de todas sus prestaciones. Empiezo a rodar por la autovía, a horas tempranas, se nota la poca circulación que encuentro ideal para poner a prueba nuestra máquina. En vías rápidas se comporta de manera exquisita. Al girar el puño derecho, sus 55 cv, empiezan a desplegar toda su potencia. Progresivamente la suavidad de su motor va empujando con contundencia, y aunque no es comparable a sus hermanas motocicletas, no tendremos quejas a la hora de pedirla respuesta. Según giramos el puño, el panel de instrumentos nos muestra en unos grandes números en formato digital los kilómetros hora a los que llevamos la moto. Sin apenas esfuerzo el marcador nos muestra los 130km/h sin llegar a las 5000 rpm, y aún nos queda recorrido en el puño, antes de acercarnos a la zona roja de las 8.000 rpm teniendo una franja máxima marcada de 10.000 rpm. 

Una velocidad cómoda de crucero sin empezar a exigir al motor está entre los 130 y 150 km/h, pero estaremos más preocupados de mirar de vez en cuando el velocímetro, ya que sin darnos cuenta estaremos en velocidades poco recomendables para estar a merced de alguno de los multitudinarios radares. La velocidad máxima que podemos obtener de esta máquina está rondando los 190 km/h en llano después de dejar estirar el motor y en condiciones optimas. Los 145 km/h de marcador reflejan en el navegador 133 km/h reales (desfase considerable entre velocidad de marcador y la real), ritmo suficiente para recorrer largas distancias, sobrándonos aun mucho puño y potencia para salir de algún apuro e ir sin problemas para no ser multados.

 

suzuki burgman 650 executive Voy devorando asfalto, según te adaptas a la máquina, mucho más suave se hace su conducción, el alto peso que tanto se nota al conducir despacio en ciudad, en parado y condiciona en el momento de aparcar, va en beneficio de su gran estabilidad en conducción. En largos recorridos, su comodidad nos permite realizar kilómetros y kilómetros sin necesidad de descansar, aunque antes de consumir sus 15 litros de combustible, nos veremos obligados hacer una parada para estirar el cuerpo, pero irremediablemente antes o después pisaremos una estación de servicio. Para acceder al depósito de combustible, nos tendremos que acercar a la parte trasera de la moto, en el lateral izquierdo, encontramos la tapa del depósito, justamente donde tenemos el indicativo de 650 de nuestra mega. Abrimos la tapa, como si fuera la de un coche, y con la llave de contacto abrimos el tapón. Cuando introduzcamos la manguera del surtidor, en el momento que salte la pistola no es conveniente seguir rellenando, enseguida llegará a rebosar la gasolina.

 

suzuki burgman 650 executive A pesar de los kilómetros el asiento sigue siendo confortable, pero cuando llevemos dos horas en él toca descansar, lo que sí utilizaremos en nuestras largas salidas es el amplio respaldo lumbar que nos permite descansar perfectamente los riñones mientras nos perdemos por la infinidad de rutas que podremos realizar a través de nuestra amplia geografía. Me pierdo por la Nacional V dirección a Extremadura, muchos kilómetros en el cuerpo y por ahora nada de cansancio, las plataformas en las que descansan los pies, al ser amplias y largas puedo llevarlos en posición plana al suelo o adelantarlos, lo que me permite levar la postura de conducción lo suficientemente relajada como para no acusar el cansancio en la carretera. Aprovecho para probar la frenada de esta máquina para ello contamos con doble disco y pinzas de doble pistón de 260 mm para la rueda delantera, disco simple de 250 mm en la rueda trasera, lo que se supone nos ha de proporcionar una fuerte frenada, pero cuando llevamos altas velocidades, al apretar la maneta derecha, notamos falta de fuerza a la hora de morder el disco y tiraremos del freno trasero para recortar la frenada, lo bueno es el ABS que acoplada en cada una de las ruedas, por si en algún apuro tenemos que frenar bruscamente evitaremos bloquear las ruedas. Voy dejando las rectas de la autovía de Extremadura, para perderme por las curvas que esconden los encantos de la Sierra de Gredos. Los primeros tramos con carreteras comarcales, el asfalto se resiente empezando a trabajar la suspensión fuertemente, sin aminorar mucho la marcha, el comportamiento que nos da es muy aceptable (claro que como dice mi amigo Gregorio, estos tractores no se pueden llevar por ciertos sitios, ¡pero no os lo creáis!), las barras de 41 mm con una suspensión telescópica con muelle de 105 mm de recorrido para la delantera y en la trasera suspensión basculante doble amortiguador con 100 mm de recorrido (amortiguación hidráulica en ambas horquillas), y si le añadimos las dimensiones de sus neumáticos (delantero 120/70R15” trasero 160/60R14”) absorben con contundencia las irregularidades de la vía. Pasado Arenas de San Pedro, el asfalto se retuerce para adentrarnos en la provincia de Ávila. Dejo la conducción automática de la Burgman identificada con una letra “D” en el cuadro de mandos para pasar a forma manual, para ello tenemos que apretar de la piña izquierda del manillar el botón amarillo identificado con las letras “D” y “M”, indistintamente cuando los pulsemos, en el instrumental nos aparecerá la letra “D” o “M” de manual.

 

suzuki burgman 650 executive El paso es limpio cuando estamos en manual al pasar a automático, el sistema funciona como un variador convencional controlado por un ordenador, de manera que adapta de la mejor forma posible la velocidad que llevamos a la marcha más adecuada en ese momento, pero con el tacto suficiente para evitarnos sorpresas, de fuertes reducciones o dejar la moto ahogada al seguir dando gas. Ahora debemos seguir usando mas botones de la piña izquierda, dos de color naranja UP (para subir de marcha) y DOWN (para disminuir de marcha). Controlaremos con ellas 5 marchas y una sexta llamada Overdraid “OD”, que utilizaremos para largos recorridos. En manual la máxima marcha que puede llevar es la 5, para pasar al overdraid en automático, tenemos que ir a una velocidad mínima de 100/110 km pulsar a manual donde nos muestra la marcha quinta en el cuadro de instrumentos y luego pulsar a “up” y subir a la velocidad “od”, que nos permite bajar las revoluciones en unas 1.000 vueltas, utilizada esta sexta velocidad para cuando vayamos en autovía a buen ritmo llevando la moto más relajada en vueltas y reducir consumos de gasolina.

Los impresionantes paisajes que envuelven a Gredos me hacen relajarme disfrutando al mismo tiempo de esta megascooter, pero ahora empieza la parte mas entretenida, la subida al Puerto del Pico, lugar adecuado para probar nuestra máquina, en condiciones de conducción más agresiva. Ahora seremos nosotros los que decidimos como pedir rendimiento a nuestra moto, pudiendo apurar la marcha que llevemos , para subir a otra mas larga, o ir reduciendo con ellas como si llevásemos una moto, la única diferencia, es que dejamos de utilizar el pie, para utilizar el dedo gordo de la mano izquierda para introducir la velocidad deseada en nuestra scooter. Notaremos como ahora la conducción es infinitamente diferente a la manual, disfrutaremos de la AN como niños con juguete nuevo, no querremos que las carreteras reviradas terminen nunca y cuando controlemos el jugueteo de las marchas, nos será difícil volver a la manual por este tipo de carreteras. El motor es muy progresivo, al cortar gas retiene la moto, lo cual se agradece cuando entramos en carreteras reviradas, proporcionando una mayor seguridad en la conducción.

 

suzuki burgman 650 executive Subimos poco a poco el puerto, cuando tomo las curvas, el comportamiento de la máquina es muy noble, es ella quien me pide que aborde la curva, sigo inclinando, y me sigue respondiendo, dándome una seguridad tremenda, nos transmite en todo momento el estado del asfalto, su motor progresivo, permite que la rueda trasera se agarre al asfalto a la hora de abrir puño, y sobre él nos da información de hasta que punto podemos exigir a la moto en las tumbadas y trazadas de curvas. Al pisar el freno nos sigue respetando la trazada sin llevarnos sustos desagradables. Disfrutaremos de este juguete como no podremos imaginar, descargaremos adrenalina, sin necesidad de conducir una R. Ahora en invierno las horas con luz se reducen considerablemente, parte buena para probar la moto en la oscuridad. La autovía se torna más movidita de vehículos, y algunos enlatados te adelantan, disminuyen la velocidad, los pasas, te pasan..., pues para dar un poco de gas a nuestro motor y alejarnos de estos “conductores”, Suzuki a colocado en la piña izquierda otro botón más con el identificativo de POWER, lo que nos permite al pulsarlo es subir el rendimiento de la máquina en unas 1.000 vueltas, aumentando la potencia y el reprís considerablemente (claro que el consumo también sube considerablemente), para esos adelantamientos apurados o salir con velocidad de alguna situación, sólo lo podemos activar cuando vamos en conducción automática. Su iluminación es excelente, la luz emitida por sus dos faros, nos dan una visión muy buena de la carretera en esas noches cerradas, lo peor, que a la hora de tener que usar algún botón de la piñas del manillar lo tenemos complicado si no intuimos por donde pueden estar los botones, porque es bastante difícil acertar con ellos, lo mismo das a las largas pensando que estas subiendo de marchas.

Un lugar especial en esta moto tiene el pasajero, lo primero es un cómodo y amplio asiento, la verdad que demasiado amplio y largo, el espacio entre el piloto y el acompañante es grande entrando los rebujos de aire entre los dos. Irá por encima el conductor, al estar el asiento algo más alto que el del piloto. Lo peor es el respaldo algo incómodo al igual que llevar las piernas algo abiertas por la anchura del asiento. Las plataformas son lo suficientemente anchas y largas para descansar los pies y poder moverlos para ir cambiando la posición en ruta. Las largas agarraderas para las manos dan más sensación de seguridad en carretera.

suzuki burgman 650 executive

En definitiva estamos ante una moto rutera, capaz de hacernos disfrutar en carretera y sobre todo en curvas con su cambio secuencial, para disfrutar de ella en largos viajes, que si añadimos una maleta vendrá de lujo es nuestras escapadas, dándonos más capacidad de carga y mayor comodidad para el conductor al descansar la espalda en el respaldo de la maleta. Los consumos dependen mucho del tipo de conducción que llevemos: manual, automático, mixto, Pero para tener un indicativo, en ciudad nos acercamos a los 6’3 litros a los 100km; en autovía usando la sexta marcha a 120 km/h llegamos a los 5 litros a los 100. Usando la posición manual o el power, hacer variar el consumo dependiendo de cómo tratemos al motor.

 

Para acceder al rey de los megascooter tendremos que hacer una seria inversión los 9.499 € de su precio nos puede frenar a la hora de comprar esta moto, pero los acabados, diseño, tecnología y prestaciones pueden recompensarnos.



A favor

- Retrovisores eléctricos

- Pantalla eléctrica

- Espacio del cofre

- Freno de mano

- Aplomo en la conducción

- Frenada ABS

- Conducción manual o automática

- Sexta marcha

- Potencia añadida con el botón power

- Protección aerodinámica

En contra

- Respaldo del pasajero

- Alto peso

- Iluminación en las piñas del manillar

- Mayor potencia de frenada

- Alto precio

Prueba y Redacción: Pedro Carlos
Fotos: Alvaro Diaz Vazquez
Diciembre 2007

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar