Prueba PIAGGIO BEVERLY 125 ie

DIEZ AÑOS NO ES NADA...

...y menos si son diez años exitosos y vienen seguidos de un cambio tan profundo como en este caso, para asegurarse otros cuantos años de éxito. Es el caso del Piaggio Beverly, tras 270.000 unidades vendidas desde su presentación, renace profundamente cambiado. Y mejorado

  

DIEZ AÑOS NO ES NADA...

Por si no lo sabes, el Beverly es el scooter de más nivel de entre los rueda alta de la gama Piaggio. Y Piaggio es el mayor y más antiguo constructor de scooters de Europa, creadores de la Vespa, te recuerdo. Por tanto, el “pedigree” del Beverly, ya estaba fuera de toda duda. Ahora, el Piaggio que “inauguró” este segmento para Piaggio, el de los rueda alta y gama alta ha sido profundamente renovado, con una nueva carrocería, nuevas suspensiones, mejoras en el hueco bajo el asiento, nuevas suspensiones y un motor de la última generación del 125cc automático de agua de la marca, con inyección electrónica, una bomba de agua eléctrica y, por supuesto, los 15 Cv que la ley marca como tope para poder ser conducido con el carnet A1 o B (de coche).

piaggio beverly 125 ieCon estos cambios, un scooter que ya era bueno, se moderniza, mejora algunos aspectos importantes, como los frenos pero además se ha conseguido que su diseño no lo aleje del original. Y no debe haber sido fácil, por que a pesar de que la carrocería, es totalmente nueva sigue reconociéndose en él las líneas del Beverly de siempre, sólo que con un aire más moderno...en un vehículo que tiene un look clásico destacado. Es, por tanto, uno de esos ejercicios de diseño italiano que merece la pena observar, aunando lo clásico con lo moderno y además, para rizar el rizo, con lo que ya era el Beverly antes. Así, con una carrocería de formas suaves, el Beverly está disponible en cinco colores (blanco, azul y rojo metalizados, negro y este dorado que ven en las fotos) pero todos ellos mezclan ese color con multitud de detalles cromados y de color aluminio, dándole parte de esa mezcla de aires clásicos y modernos. Luces delanteras de día y pilotos traseros de leds, el faro delantero doble superpuesto, que “sube” por la parte superior del manillar, los reposapiés del pasajero, en color aluminio perfectamente integrados en el lateral, dentro de la moldura inferior...un montón de detalles “a la última moda” resaltan con el gran sillón de dos alturas y los plásticos de la guantera y el contraescudo, en colores gris o burdeos, más clásicos o con las preciosas llantas de aleación que con 20 palos recuerdan a las de radios.

piaggio beverly 125 ieSe ha rediseñado completamente la posición de conducción variando la posición relativa entre el manillar, el suelo y el asiento. Este último, de dos alturas distintas para conductor y pasajero es nuevo y permite llegar mejor al suelo con los pies mientras permaneces sentado en él. El hueco cuando lo levantas también ha mejorado mucho: según Piaggio es un 50% más grande y, desde luego, es ahora de lo mejor de la categoría, capaz de albergar dentro un casco integral, dejando espacio para un segundo casco jet u otros objetos. Se abre electrónicamente, desde un botón en la piña izquierda, siempre que esté la llave puesta en el contacto y la dirección sin bloquear y lleva allí dentro unos bolsillos laterales estrechos, perfectos para llevar colocados los papeles de la moto u otros documentos y un receptáculo dedicado especialmente a las herramientas. Junto con una enorme guantera delante de las rodillas del piloto que se abre pulsando hacia dentro la llave en la cerradura de contacto, el Beverly es un scooter con gran capacidad de carga, en el que, por si fuera poco, se ha previsto un top case accesorio que se puede montar en la parrilla trasera. Lleva también un gancho ingeniosamente escondido bajo la pipa de la dirección que se despliega para poder colgar bolsas y otro buen detalle de este scooter es, en previsión de fallos eléctricos (sin batería, por ejemplo), una palanca que abre el asiento desde el interior de la guantera delantera.

El cuadro, tal y como es norma en los scooters de gama alta, es de estilo automovilístico. Tres esferas, con borde cromado y una pantalla digital. Contienen toda la información necesaria y se lle muy bien. Lleva retroiluminación en azul, lo que le da un aire sport elegante. Los mandos, los típicos de Piaggio, están muy a mano y su funcionamiento es el normal, el “estándar” en la mayoría de los scooters. Lleva un cortacorrientes en el lado derecho, algo muy útil y que se está perdiendo en muchos scooters.



Prueba PIAGGIO BEVERLY 125 ie

El nuevo Piaggio Beverly se construye sobre un chasis de doble cuna en acero de alta resistencia. En este chasis se coloca el motor monocilíndrico de 4T y cuatro válvulas y 125cc de la marca en su última versión, por supuesto con inyección electrónica y un sistema de refrigeración por bomba eléctrica (en vez de mecánica) que en la marca han bautizado como ECS (Electronic Cooling System) y que mejora el consumo y la eficiencia del motor, al implicar menores resistencias mecánicas.

Se han mejorado las suspensiones, con unos nuevos amortiguadores traseros específicamente diseñados para ella y los frenos, con una nueva bomba de 12mm y unos discos de freno muy grandes, un 300mm delantero y uno de 240mm trasero, lo que revierte en un 50% menos de esfuerzo en las manetas para la misma distancia de frenado que con el anterior Beverly.



CÓMO VA

El nuevo Beverly ha mejorado en muchas cosas con respecto al anterior. Si el anterior ya era un vehículo de fácil uso, ágil y maniobrable, esta nueva versión lo es más. Te das cuenta nada más subirte: el asiento y la posición de conducción se ha retocado y ahora es más fácil llegar con ambos pies al suelo. Se pone en marcha con facilidad y de hecho, los motores Piaggio, especialmente los 125, eran un poco “fríos” y tenían tendencia a calarse un par de veces nada más arrancar, en el Beverly se ha corregido esa “manía”.

Se pone en marcha, sin una tos y sin protestar. El escape emite un sonido agudo, más fino que en otros 4T, pero redondo y poco ruidoso. Es suave y en cuanto abres el gas, sale andando.

piaggio beverly 125 ie

El asiento es cómodo, los mandos están en buena posición y el cuadro es muy legible. No hay vibraciones ni molestias y el Beverly acelera bien. El suelo no es plano, tiene una elevación grande y las zonas para los pies a ambos lados. Son más grandes que las anteriores y permiten poner los pies en la posición que quieras. Es un scooter grande, de buen tamaño, como corresponde a un scooter de gama alta. Pero está bien pensado, gira mucho y se maneja bien, por lo que sortear coches y obstáculos en la ciudad resulta fácil. Y a la hora de aparcar tienes para elegir entre la pata lateral y un caballete central. Es un buen scooter en ciudad.

Y en al carretera tampoco decepciona. Pesa bastante (162Kgs declarados) y apenas hay protección aerodinámica, ya que, como ves, no tiene cúpula. Puedes ponerle una como accesorio, pero salvo que suelas circular en días de lluvia o le tengas alergia al aire, no será necesario: no corre tanto como para que el aire moleste y en el fondo, así no tienes nada delante de los ojos que se manche y estorbe a la vista, salvo tu propio casco. LE cuesta lanzarse, pero una vez conseguido se le ve rondar los 120Km/h en el marcador, una cifra más que correcta para un 125cc.

En curvas es muy noble. Lleva buenas cubiertas, las nuevas suspensiones y frenos trabajan muy bien y las ruedas de 16” delante y 14” detrás cumplen con lo que prometen: mayor estabilidad y control que las ruedas pequeñas de los scooters normales. Es un buen truco el empleo de la rueda de 14” trasera: no notas gran diferencia en cuanto a estabilidad con otros scooters que también llevan rueda alta detrás (16”) y sin embargo, al ser más pequeña proporciona más hueco debajo del asiento, además de una mayor agilidad a la hora de tumbarlo y moverlo en las curvas.



EN CONCLUSIÓN

Piaggio lleva muchos scooters fabricados desde que inventaron la Vespa, hace más de 60 años. Y la experiencia es un grado, algo que sumado a la cantidad de Beverly fabricados y vendidos en estos diez años se nota en esta última evolución de su rueda alta. Dentro de este segmento de los rueda alta, el Beverly ya era uno de los scooters más elegantes y mejor equipados del mercado y ahora, sin perder un ápice de aquello, mejora en los pocos puntos en que podía mejorarse aquel antiguo Beverly. Es rápido, cómodo, ágil y útil. Y si nos basamos en el resultado ellos anteriores, podemos apostar que además será fiable. No se puede pedir más en un scooter de 125cc. Eso sí, esta “perfección” exige su pago y tendrás que desembolsar 3.661€, un dinero importante y que casi lo mete en “pugna directa” con los scooters GT de más nivel del mercado. 

Equipamiento Probador:

Casco: Hebo

Chaqueta: Hebo O´Rey

Guantes: Hebo

Botas: Axo



A favor

- Ágil, cómodo, útil, potente y estable. Un gran scooter.

En contra

- El precio es lógicamente alto.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Enero 2011

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar