Prueba PIAGGIO BEVERLY TOURER 300

LA CILINDRADA PERFECTA

Todas las fábricas reconocidas de scooters tienen un sitio especial reservado para los denominados “rueda alta”. Es decir, aquellos que equipan ruedas de diámetro 16, mucho mayores de los 12 habituales en los modelos, llamémoslos así, tradicionales.

 

La verdad es que, históricamente, está “raza” de modelos no han sido demasiado bien aceptados en nuestro país, con excepción de Barcelona donde la decana del segmento- la Honda Scoopy- ha arrasado durante décadas desde su aparición allá por mediados de los 80. Esto en lo que respecta a España, porque fuera de nuestras fronteras, en numerosos países europeos, estos scooters con rueda de gran diámetro han disfrutado de un buen recibimiento por parte del público. Además siempre han estado asociados a una imagen más “elegantemente urbana”, más “chic” que sus compañeras más “proletarias” de rueda pequeña, porque no olvidemos que la tradicional Vespa nació como un vehículo barato y urbano para motorizar a esa inmensa clase media aparecida después de la Segunda Guerra Mundial.

Por eso, no es de extrañar que los fabricantes de motos históricamente más preocupados por el diseño de imagen como son los italianos, pusieran un especial cuidado en el desarrollo de sus modelos con llanta grande. Es el caso de las Aprilia Scarabeo o del caso que hoy nos ocupa, sus “primas” Piaggio Beverly.

NUEVA CILINDRADA

Desde que este grupo transalpino elevó de cilindrada a su conocido y archiprobado motor Quasar 250 en la segunda mitad del año pasado, ya ha sido instalado en varios modelos. Comenzó con la Vespa 300, paso por la espectacular Gilera Nexus y, entre otros, ha llegado a la elegante y sofisticada familia Beverly. 

piaggio beverly tourer 300

En realidad, partiendo del anterior bloque cuarto de litro, no sea llegado realmente a los 300 centímetros cúbicos, si no unos 278 incrementando tanto el diámetro, que ahora es de 75 mm y la carrera de 63 mm.

 

El objetivo de esta modificación no es realmente incrementar la potencia, que se mantiene en 22 CV para lanzarnos a casi 130 km/h de velocidad punta, sino mejorar la respuesta al acelerador, el par, y la capacidad de recuperación. Así, si lo comparamos con la versión 250, se pasa de los 20. 2 Nm a los 23 de la versión actual. Y no solo eso, sino que se consiguen a 6.000 revoluciones en lugar de los 6.500 anteriores. Por lo tanto, no solamente tenemos mejor respuesta del motor, sino que la tenemos antes. De esta forma, admite mejor el uso a dúo o con más carga. Además, amplia de esta forma aún más su radio de acción para los que vivan a una distancia de aproximadamente 20-30 kms. de las grandes urbes, que es básicamente donde los scooters de gran cilindrada están triunfando.



ESTABILIDAD

Si de verdad hay algún punto donde destaca la Beverly frente a las sensaciones que recordamos de otros modelos, éstas son, sin duda, estabilidad y comodidad. Sus llantas de 16 pulgadas con neumáticos de 110 mm delante y 140 detrás, junto con unas amortiguaciones bastante firmes para lo habitual en el segmento donde prima la comodidad frente a la estabilidad 

piaggio beverly tourer 300

-una horquilla de 35 mm y detrás de los amortiguadores regulables en cuatro posiciones de precarga de muelle - consiguen que su conducción sea todo lo similar que puede ser un modelo con variador respecto a una moto convencional.

En cuanto a los frenos, cuenta con dos discos, uno delante y otro detrás, de 260 mm. Su comportamiento es el adecuado para un escúter de grandes dimensiones como éste. Sin muchas brusquedades y un mordiente más bien suave pero progresivo, es perfectamente modulable y que permite controlar la moto en cualquier situación (por ejemplo, “timonear” con el freno trasero entre un atasco) y, lo que es más importante, pararla con urgencia si lo necesitas. Detalle a tener muy en cuenta, porque estamos hablando de más de 170 kg. de escúter, por lo que toda la ayuda que contemos para controlarla a baja velocidad y en algún imprevisto es bienvenida.



TOURER

El apellido Tourer le viene, entre otros detalles, por su pantalla anclada a los manillares y colocadas sobre el particular faro de formas redondas. De este modo, la ergonomía es casi perfecta porque te permite ir cómodamente sentado sobre un asiento mullido y ancho y las piernas bien colocadas, puesto que el chasis doble cuna es bastante largo por lo que la distancia entre ejes se va hasta los 2.115 mm. Además, los pies quedan cubiertos por las formas de la parte frontal y esa pantalla tiene la altura perfecta para desviar el aire del pecho y el casco del piloto (mientras tengas una altura normal, claro. Si mides más de 1,85 la cosa se complica…) pero, a la vez, también te permite ver perfectamente por encima de ella.

piaggio beverly tourer 300

Por otro lado, uno de los grandes atractivos de las Beverly en general y de esta 300 en especial es su diseño moderno pero con un claro toque retro. Vintage, que se llama ahora, con formas redondeadas y partes cromadas (retrovisores, aletas laterales traseras, etc.) como los modelos antiguos. Eso sí, la capacidad de carga está algo limitada, puesto que el diámetro de las llantas reduce el espacio disponible bajo el asiento (donde encontramos una toma de corriente para recargar el móvil), y disponemos de bastante anchura pero una altura que sólo permite prácticamente meter cascos tipo abierto. Como buenos complementos para llevar equipaje cuenta con una excelente parrilla trasera, con asas para el pasajero integradas, y también una buena guantera tras el escudo con tapa con cerradura al mejor estilo Vespa clásico. Por cierto, ahí encontramos los tiradores para poder abrir el asiento y la tapa que cubre la boca del depósito de gasolina. Por cierto, éste cuenta con unos justito los 10 l de capacidad, que se compensa con unos consumos medios que ronda los 4 l. No obstante, si hacemos tramos rápidos en autopista, que habida cuenta de su comodidad y protección al piloto se pueden hacer sin muchos problemas, se sitúa en algo más de 5 y las visitas a los surtidores se harán demasiado habituales.

Otro detalle clásico de Piaggio y que siempre merece ser mencionado, es la incorporación de un “chubasquero” escamoteado en un pequeño hueco para cubrir el asiento. Perfecto para evitar que se moje si nos pilla a la lluvia cuando la dejamos aparcada.

Habrá crisis, pero Piaggio no deja de presentar continuamente nuevos modelos para llenar cualquier hueco y necesidad posible para todo tipo de usuarios. Para aquellos a los que un 250 se les queda pequeño pero también huyen del excesivo peso y volumen de un megascooter puro, aquí tiene la solución perfecta. Un modelo que se sitúa en un virtuoso punto medio y que dispone de la cilindrada perfecta, potente pero no desbordante y siempre controlable.



A favor

- Diseño Personal

- Buen Motor

- Consumos Contenidos Para Sus Prestaciones

- Estabilidad

- Ergonomía

En contra

- Diseño personal (quizá demasiado para algunos)

- Peso elevado

- Manejabilidad en atascos

- Hueco bajo el asiento con poca altura

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Miguel Méndez
Julio 2009

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar