Prueba LML STAR 125 4T AUTOMÁTICA

MADE IN INDIA

Creo que ya hemos hablado en alguna ocasión del origen de LML (Lohia Machuinery Limited) como una marca independiente que en su momento se dedicó a fabricar, distribuir y comercializar Vespas en la India para surtir a todo el sudeste asiático

 

Una vez roto el acuerdo con Piaggio continuaron fabricando el producto que ellos manufacturaban y conocían tan bien. Pasados unos años tras su auto independencia, en el 2009, llegaron a Europa de la mano de un importador italiano y no tardaron en alcanzar cierto éxito comercial. Eran exactamente iguales a las Vespa de hace treinta añosLML Star 125 4T Automática, con todo su estilo retro pero recién fabricadas. Te podías comprar una por el mismo precio que te costaba en Italia una Vespa prácticamente igual con 35 años a sus espaldas y por tanto previsiblemente hecha polvo. Además la puedes elegir entre una casi ilimitada combinación de colores, terminaciones y hasta con sus accesorios de siempre también nuevos, pantallas, bolsas, transportines, embellecedores, etc...

Ante este creciente éxito, Vespa decidió en el 2011 volver a fabricar su PX 125-150 con motor 2 tiempos y cambio de cuatro marchas el puño izquierdo, hecha en Italia, pero con el inconveniente de un precio de venta de casi el doble.

Las LML respiran sabor añejo, porque en realidad son añejas, motos hechas como las de antes, llevan carburador, una bolsita con herramientas, la tocas y notas fría la resistente chapa de su carrocería-bastidor, con sus soldaduras poco disimuladas, huele a gasolina y aceite, la arrancas y vibra… Y eso que esta Star 125 Automática que probamos hoy, es el mas moderno y sofisticado modelo de su producción.

 

MOTOR PROPIO

Me han sorprendido estos indios que han diseñado, desarrollado y fabricado un motor enteramente propio, o al menos eso dicen. Evidentemente es bastante sencillo, no han inventado nada nuevo, es un monocilíndrico de 4 tiempos con refrigeración por aire forzada de toda la vida, distribución OHC (un árbol de levas en culata) y dos válvulas. Va alimentado por un carburador Dell’Orto con el difusor de 25 mm de diámetro y rinde 9,2 CV a 8.000 rpm. Evidentemente su principal innovación es que sacrifica su tradicional cambio de cuatro marchas accionado desde el puño izquierdo, a LML Star 125 4T Automáticafavor de un sencillo y ya clásico cambio automático con variador, embrague centrífugo y transmisión por correa.

Lleva arranque eléctrico pero conserva igualmente la palanca de puesta en marcha (muy útil si nos quedamos sin batería), pero no es esa palanca bien dimensionada y cómoda de accionar que encontrábamos en el lado derecho. No, ahora es una palanca más “de emergencias”, es articulada, se pliega y va en el carter izquierdo. La he utilizado para probar y pone en marcha el motor, pero es bastante incómoda de utilizar. Te tienes que poner en la parte de atrás de la moto y dar la patada hacia abajo. Si no has montado el accesorio del transportín (la unidad de pruebas no lo lleva) no hay de donde sujetarla la moto en el momento del impulso salvo el asiento y hay que tener cuidado de no bajarla sin querer del caballete. En fin no queda muy estética la postura y hay que cogerle el truquillo, pero ahí está para cumplir su eventual cometido.

En cuanto al bastidor, su concepción mecánica ha obligado a modificar la parte trasera que ahora se recorta a la medida y la forma de su nuevo propulsor. Sigue siendo una estructura de chapa estampada autoportante (el chasis forma parte de la carrocería), pero ahora el motor va “centrado” y no como tradicionalmente en las Vespa desplazado en el lado derecho cubierto por el cófano con las ruedas ligeramente desalineadas.

SuLML Star 125 4T Automática peculiar suspensión delantera por paralelogramo sigue inalterada, tiene unos discretos 60 mm de recorrido, y el amortiguador trasero proporciona 67 mm de recorrido. Igualmente mantiene las llantas de 10 pulgadas aunque los frenos aportan una concesión a los tiempos modernos y monta un disco de 200 mm (mucho más eficaz que el primitivo tambor), atrás subsiste su tambor de 140 mm que realiza su trabajo como siempre.

De los frenos me gustaría hacer un par de apuntes, la maneta derecha que lógicamente acciona el disco delantero tiene una posición ridículamente elevada, que obliga a adoptar una postura incomoda en la muñeca y además mandas menos fuerza. Posiblemente siempre ha sido así, pero como el tambor delantero de antaño se usaba tan poco no te dabas cuenta. El accionamiento de tambor trasero, ahora se hace desde la maneta izquierda, ya no lleva freno de pie y también va demasiado elevada y parece que frena menos, pero la realidad es que mandamos menos fuerza con la mano que cuando lo hacíamos con el pie. En definitiva, los frenos hacen correctamente su trabajo, pero tienes que acostumbrarte a ellos.

Esta LML pesa 113 kg en orden de marcha con su depósito de gasolina de 7 litros lleno. Anuncia un consumo medio de 2,1 litros a los cien que es a todas luces muy optimista, nosotros en una utilización 100% ciudadana y bastante exigente, hemos sobrepasado los 3 litros a los cien, que tampoco es ninguna exageración.



ALGUNOS DETALLES

El asiento esta situado a 820 mm del suelo lo cual es un poco alto para aquellos usuarios que no midan más de 1.70 m, LML Star 125 4T Automáticapero afortunadamente la estrechez de sus formas apenas te hace arquear las piernas y con una “estatura ibérica de las de antes” puedes llegar sin problemas.

Los mandos de luces e intermitentes rezuman sabor añejo, no son muy precisos, ni intuitivos y tampoco destilan muy buena calidad, al igual que el cuadro de instrumentos que no lleva indicador parcial de kilómetros, pero si una escala con aguja del nivel de la gasolina. Tiene un testigo rojo que se enciende cuando accionamos los frenos, en el modelo de marchas que lleva freno de píe tiene cierta justificación porque te avisa si llevas el pedal ligeramente pisado sin darte cuenta, pero en este no tiene mucho sentido y de noche es un poco incomodo ver encendiéndose una luz roja cada vez que frenas. Los puños filtran bien las vibraciones pero son demasiado gordos para mi gusto.

El punto que merece una revisión inmediata es el accionamiento del caballete, cuesta un montón colocarlo y además nos pasa como LML Star 125 4T Automáticacon la palanca de arranque, no tienes donde agarrar, salvo la tira del asiento (que la terminarás arrancando) o metiendo los dedos por debajo del propio asiento y tirando hacia arriba, con lo que fuerzas la cerradura.

La capacidad de carga se resume a la guantera que va en el contraescudo (no está mal de volumen), debajo del asiento no cabe absolutamente nada y en el cófano del lateral derecho que presumiblemente ha quedado vacío (recuerda que el motor se ha desplazado al centro) ahora lo ocupa la batería y una buena parte del sistema eléctrico. El caso es que no queda sitio para nada. También ha perdido la rueda de repuesto que se encontraba tras el cófano izquierdo, pero ese espacio lo utiliza el sistema del variador automático.

Hay un gancho justo bajo el asiento para colgar bolsas y también tenemos las posibilidades que ofrece un piso casi plano para llevar bultos.



NOS PONEMOS EN MARCHA

La posición de conducción es la de siempre, con el busto erguido, bastante adelantado, bien sentado, las piernas poco flexionadas, las manos más bien bajas y el manillar bastante cercano que te permite girar de tope a tope sin problemas y aprovechar el insuperable radio de giro de este scooter. Para arrancar hay que apretar uno de los dos frenos y pulsar el botón del motor de arranque, que hace girar al cigüeñal y el motor se pone en marcha sin demasiada finura.

SuLML Star 125 4T Automática comportamiento dinámico es el habitual en estas LML-Vespa, muy ágil, no muy estable a pesar de que esta va mejor al llevar el motor centrado en el chasis, es poco precisa en sus trayectorias y sensible en zonas bacheadas. Y como ya he comentado en alguna ocasión la culpa de casi todo esto la tiene en pequeño tamaño de sus ruedas.

En cuanto a las prestaciones del motor, sale con soltura desde parado y acelera bien en los primeros metros hasta llegar a una velocidad de 70-80 km/h, luego le cuesta un poco pasar de ahí. En vías de circunvalación o en autovías saliendo a la periferia, insistiendo con el gas a fondo, llega y mantiene los 100 km/h de marcador e incluso los supera alcanzando 110-115, pero notas que va el motor va demasiado forzado. Su territorio es el centro de la ciudad, allí es una ardilla, corta entre ejes, estrecha y esas ruedas pequeñas hacen que puedas girar en una moneda de diez céntimos y cambies de dirección sólo con pensarlo. Eso si, has de tener cuidado con su “culete gordo” que en algún giro muy ajustado lo podemos rozar con los paragolpes de los coches. También los espejos retrovisores podían ser un poco más generosos, van altos pero bastante cerrados y una buena parte del campo de visión se desperdicia con nuestros antebrazos y hombros, pero lo podemos solucionar de forma “casera” desmontándolos y doblando un poco sus varillas.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA LML STAR 125 4T AUTO?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar la LML Star 125 4T Automática hemos tomado como referencia una mujer de 35 años casada, con 8 de antigüedad de carné, que vive en Madrid, guarda la moto en garaje privado y recorre hasta 4.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliados, es Génesis con un precio de 202 € y con una calidad en la póliza de 6.64.



CONCLUSIONES

Como conclusiónLML Star 125 4T Automática te diré hay muchos detalles, como la calidad de sus soldaduras, la simetría de la aleta delantera, el cableado, las manetas, los pulsadores, el ajuste o terminación de algunas piezas… que nos recuerdan su planteamiento de vehículo de bajo costo. En términos absolutos es un scooter de presencia y tacto algo tosco.

Para muchos es muy posible que esta 125 con cambio automático se haya dejado en su transmisión una gran parte del atractivo, de originalidad y del glamour vintage que tiene la versión con cambio manual. Pero te diré que funcionalmente esta es mucho mejor, es más fácil, práctica y cómoda de conducir, mucho más apropiada para un número superior de clientes que así lo demandan. Todavía sigue siendo un vehículo evocador, un conjunto bien logrado que dinámicamente se desenvuelve con utilidad y soltura inaudita por ciudad. Y todo por menos de 2.000 euros puesta en la calle y un costo de mantenimiento igualmente austero.

Equipamiento Probador:

- Casco: Momo Jet

- Chaqueta: RS taichi

- Guantes: Axo

- Pantalón: Axo Denim

- Botas: Axo



A favor

- Su relación calidad-precio-comportamiento-imagen vintage.

En contra

- Caballete.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Abril 2014

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar