Prueba KYMCO QUANNON 125

CUESTIÓN DE POSICIÓN

Según Kymco, la Quannon es “la primera deportiva cómoda”, ya que su posición de conducción no resulta forzada pero su equipamiento y formas son los de una verdadera deportiva. Bueno, es cuestión de como te posiciones en esto: ¿Una deportiva tiene sólo que parecerlo o además tiene que ser capaz de hacer vueltas rápidas?

  

CUESTIÓN DE POSICIÓN

En mi opinión, calificarla como deportiva es algo excesivo, si identificas ese término con las motos RR. Sin embargo nadie dudará en que si que tiene un cierto estilo sport, y siendo puristas, sport, en “cristiano”, es deportiva.

No es la intención de Kymco “luchar” de tú a tú contra motos de 15 Cv, de última tecnología, diseñadas para ir lo más arriba posible en prestaciones con una moto para carnet A1 o B...y que cuestan casi el doble que la Quannon. Más bien, esta Kymco es una moto polivalente y útil, que te llevará todos los días por ciudad y con escapadas tranquilas por carretera pero con una imagen un poco más “currada” que la de las motos básicas de la cilindrada.

A la vista está que el “look”, la carrocería y los detalles están cuidados. La moto monta un carenado de un estilo actual, no futurista ni de impresionante diseño, pero estéticamente agradable. Con dos faros en el frontal y la cúpula ahumada se refuerza la imagen sport que se pretende dar. También el chasis perimetral en acero recuerda la imagen de los sofisticados chasis de motos más grandes y detalles como la esfera del cuentavueltas, el asiento en dos alturas o el asa trasera, tipo “alerón” van en ese sentido.

kymco quannon 125Pero no olvida su verdadera vocación de moto polivalente: el asiento trasero se abre para dar acceso a un hueco portaobjetos, hay una argolla para el casco en un lateral del subchasis o, simplemente, los reposapiés en una posición central y los semimanillares anclados por encima de la tija, bastante levantados.

El motor es deriva del de la conocida custom Zing II. No es igual, en este se ha aumentado la compresión para alcanzar casi los 13 Cv y se ha montado un radiador de aceite que ayude a mantener constante la temperatura de trabajo del motor. Por lo demás, sigue siendo el monocilíndrico de culata de 4 válvulas y distribución por simple árbol de levas en culata (SOHC) y cambio de cinco velocidades. Se alimenta con un carburador estándar pero si monta un sistema de estárter automático para el arranque en frío.

La parte ciclo de la Kymco es también bastante normalita. Emplea una horquilla normal de 33mm de diámetro y un monoamortiguador trasero anclado directamente al basculante, sin bieletas intermedias y sin sistema progresivo alguno. Para frenar, hay dos discos, uno delantero de 276mm y uno trasero de 220mm. Con neumáticos de 110 delante y 140 detrás, la Quannon, para sus prestaciones, va bien servida. Otra cosa será la calidad de los neumáticos que monta, que si bien en seco cumplen, en mojado, o simplemente, forzando el ritmo, si vas a hacer conducción deportiva fuerte, será mejor buscar otros.



CÓMO VA

La Quannon es una moto agradable, correcta en toda circunstancia. Dentro de los pará metros de las 125cc actuales, es una moto de tamaño medio: no es tan grande como una Daelim Roadwin ni tan “escueta” como la anterior CBR 125 o la Yamaha YBR. Cuando la pones en marcha, actúa sus sistema de arranque en frío y durante los primeros momentos la notas un poco acelerada. Aún así, el sonido es discreto, agradable y ronco, a 4T. No hay vibraciones y los mandos son suaves y correctos. Es fácil maniobrar con ella, ya que no es muy alta ni se siente muy pesada.

En los primeros metros, sobre todo cuando el motor todavía no está a temperatura de funcionamiento, se filtran algunas vibraciones a los reposapiés. No llegan a molestar en absoluto. Vas metiendo marchas y ves el verdadero carácter de la Quannon: no es una deportiva, sube de marchas con corrección, pero está más a gusto rodando en medios regímenes que a tope de vueltas, aunque en un momento dado, si hace falta y “aprietas”, le ves la aguja del cuentavueltas en la zona roja. En carretera abierta llegas a verle pasar de 120 Km/h de marcador.

kymco quannon 125Kymco da la cifra de 118 Km/h reales, que no está nada mal para este tipo de moto. Esto supone que puedes mantener cómodamente velocidades de crucero de unos 90 a 100Km/h de marcador, incluso algo más, pero ya tienes la sensación de ir exigiéndole “un poco demasiado” a la pequeña Quannon. Es cómoda de asiento y posición, tanto yendo de pie como tumbándote sobre el depósito buscando sus mejores prestaciones.

En curvas sigue siendo agradable, siempre y cuando no le busques las cosquillas más allá de las posibilidades de los neumáticos. Con una conducción alegre la moto es divertida pero los neumáticos no ofrecen confianza como para un pilotaje deportivo “duro”. No notas donde tienen los límites, no transmiten nada y así, mejor quedarte en esa conducción ligera y sin apretar. Me quedo con las ganas de probarla con unos neumáticos algo mejores.

En la ciudad la Quannon “se expresa” mejor. Los 13 Cv (12,9, exactamente) del motor mueven con soltura los 140 Kgs de moto. No muy alta y estrecha, pasa bien entre coches y sólo la anchura de los espejos limita tus posibilidades de “colarte”. Gira bien, con horquilla no invertida el radio de giro es mejor y aunque no es una trialera es bastante ágil. Como de posición de conducción es cómoda y el asiento está bien mullido, puedes estar horas sobre ella sin molestias.



EN CONCLUSIÓN

Si no buscas una deportiva, si no una moto útil, de utilización fácil y cierto estilo sport, si no quieres ser el más rápido en el circuito o en la carretera de curvas si no moverte por ciudad y desplazarte cómodamente pero tampoco quieres quedarte con la “moto más fea” de la tienda, la Quannon es una buena opción, por que cumple con todo eso. Es una buena utilitaria con un poco más de estilo y equipamiento que las motos básicas pero sin irse muy por encima en precio con respecto a ellas.

Con un p.v.p. de 2.299€, la Kymco Quannon es una moto cómoda, fiable y económica, tanto de comprar como de mantener. Emplea la mecánica de la Zing II con algunas modificaciones que no sólo no complican su motor ni comprometen su fiabilidad, si no que al refrigerarla de forma más efectiva la convierten en todavía más fiable y dura. Una buena decisión de compra para una moto cómoda y polivalente.

Equipamiento probador:

Casco: LS2 Modular

Chaqueta: Halvarssons Proximo (Cedida por 2TMoto)

Guantes: Halvarssons Newman (Cedidos por 2TMoto)

Botas: Axo



A favor

- Agradable, fiable, cómoda y barata.

En contra

- Unos neumáticos de mayor calidad quizá encarecieran algo, pero le darían una mayor capacidad deportiva.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Abril 2011

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar