Prueba KYMCO XCITING 500 Ri

ACTUALIZACIÓN

Si algo funciona y se vende, no lo cambies. Y sin tienes que hacerlo, que se parezca lo máximo posible. Esta máxima se aplica en toda industria, y sobre todo en la de la moto. Como los buenos programas informáticos, se mantiene la base actualizando solamente los elementos necesarios para actualizar el programa. En el caso de Kymco, esto se lleva a rajatabla puesto que una de las bases del éxito de la marca es la contención de precios gracias a lo que ahora elegantemente se llama “sinergia” entre sus modelos.

  

ACTUALIZACIÓN

Este es exactamente el caso que nos ocupa. La anterior Xciting fue su primer modelo de gran cilindrada, lo que suponía ser superior a los 250 que era lo máximo a lo que llegaban algunos modelos de su catálogo como la Gran Dink o la preciosa custom Venox. Si mal no recuerdo, el primer prototipo de este modelo se pudo ver en salones internacionales a principios de siglo, allá por el 2000, pero su presentación a la prensa nacional fue en primavera del 2005. Por lo tanto, se sigue la tradición de la marca taiwanesa de crear expectación sobre sus modelos más grandes durante años, tal como actualmente está ocurriendo con la Myroad 700.



PEQUEÑA GRAN REVOLUCIÓN

La verdad es que la curiosidad con que todos esperábamos ese modelo era máxima. Una marca que había aparecido en nuestro mercado a mediados de los 90 y que, a pesar del “lastre” que supone (sobre todo, suponía) en nuestro mercado pertenecer a la nueva oleada de marcas provenientes del lejano oriente (Corea, Taiwán, etc.), se había encaramado a los primeros puestos del ranking de ventas generales. Esto da una idea de su calidad general y la correcta política comercial llevada a cabo, por lo que suponía todo un mérito.

kymco xciting 500 ri

Por eso se esperaba con tanta curiosidad qué sería de su primera incursión en el mundo más allá del cuarto de litro. Pocos dudaban de que lo harían bien, pero con la competencia que ya había hace 3 años… ¿qué era hacerlo bien? ¿Algo barato y de calidad “así-así“? 

¿Algo bien hecho y no tan barato? Pero cuando se anunció su precio durante la presentación, no había dudas sobre que este nuevo modelo sería un superventas. De momento, costaba ni más ni menos que 4.999 euros por lo que, por el precio que otras marcas te daban un 250, ahora podías tener un elegante megascooter del ¡doble de cilindrada!, pero que además arrasaba a la competencia directa como podían ser los Piaggio X9, los Gilera Nexus o los todavía más caros y ya bicilíndricos Yamaha TMax 500.

Una de las grandes bases del éxito de la Xciting fue sin duda su diseño. A medio camino entre las más turísticas y tranquilas Suzuki Burgman o las Aprilia Arrecife y las deportivas y agresivas Yamaha T Max, gustaba a todos desde el primer momento y, de hecho, fue la primera Kymco con unas líneas claramente pensadas para el mercado europeo, tanto por su diseño general como por su tamaño. Hay que tener en cuenta que hasta ese momento todos los modelos de la marca habían estado pensados originalmente para su mercado interior o, al menos, marcado por sus directrices, por lo que a veces resultaban tener un diseño bastante, digamos, particular y al gusto taiwanés de ergonomía y para fisonomías más pequeñas que las europeas. Así, por primera vez se veía un escúter de gran tamaño en que cabía perfectamente cualquier usuario de talla media e incluso grande. De 1,70 para arriba, vamos.

Además, contaba con detalles como un buen freno de mano,soporte para móvil con toma de corriente,guantera,tapón del depósito con bisagra situado detrás del escudo frontal, etc.



MOTOR

El motor era una de las grandes incógnitas puesto que se trataba del mayor cilindrada comercializado por la marca y además, y como siempre, era de fabricación propia. Se trataba de un monocilíndrico refrigerado por agua (con un radiador muy grande e intercambiador de aceite) con culata de cuatro válvulas y del cual llamó la atención que usase aún carburadores cuando se habló mucho, incluso en sus primeros prototipos, de la inyección electrónica. Eso sí, para poder tener un funcionamiento adecuado a los tiempos ya disponía de todo tipo de “gadgets” técnicos como TPS, catalizador e inyección de aire en el escape. En total proporcionaba 38 caballos con un buen par y excelente respuesta.

En cuanto a la parte ciclo, destacaba claramente el uso por primera vez en un escúter de estas características de una tija doble y también doble disco de freno delantero como en las motos de gran cilindrada, y la sustitución (sólo para nuestro mercado a instancias de Kymco España) de los neumáticos longitudinales de origen por radiales que mejoraban enormemente el comportamiento.



COSAS MEJORABLES

Como todo primer modelo, y a pesar de que la relación calidad precio de esta 500 era (y lo sigue siendo actualmente el nuevo modelo) imbatible, lo cierto es que tenía detalles a mejorar. Por ejemplo, el uso de los carburadores hacía que el consumo medio fuera del orden de litro o litro y medio más que en sus rivales los cuales, en su mayoría, ya que usaban inyección. Por lo demás, lo cierto es que estética e incluso dinámicamente se había mantenido muy bien a pesar de que la oferta y la tecnología en el segmento de los megascooter se ha disparado a lo largo de estos tres años. No obstante, había llegado el momento de renovar el producto, pero intentando que no cambiase. Difícil reto al que los chicos de Kymco han respondido de la manera más efectiva posible: dejando lo que funcionaba a la perfección e intentando mejorar y renovar lo que tocaba.

kymco xciting 500 ri

Así, el verdadero paso adelante que se ha dado con este modelo R es, sin duda, la incorporación de una sofisticada inyección electrónica que consigue no sólo compensar esa significativa diferencia de consumo de la que hablábamos antes (lo que rebaja la media hasta unos 5 l y medio en un uso mixto con puntas de 6 y medio) sino suavizar el funcionamiento del motor desde el mismo instante del arranque. Por muy bajas que sea la temperatura externa, el gran monocilíndrico arrancará sin titubear y manteniendo siempre el ralentí a niveles razonables. Después, una vez en marcha, el tacto es considerablemente más progresivo y suave que en el anterior modelo. Aquí sí se nota también su experiencia acumulada en este propulsor desde su aparición, por lo que los ajustes y el funcionamiento general esta, como hemos dicho, un paso más allá en cuanto finura.

Fijándonos en la velocidad máxima, llegamos a ver hasta 170 km/h en el marcador aunque, eso sí, ya con el tacómetro (que un scooter incorpore este elemento hay que considerarlo casi como un extra) dentro de la zona roja. Como es habitual en este tipo de modelos monocilíndricos, su velocidad media adecuada ronda los 140 km/h para mantener unos consumos moderados y poder subir a 150 o 160 si la ocasión (un adelantamiento, por ejemplo) lo requiere. De todas maneras, ya sabes que actualmente pasar de 120 está más penado que ser un terrorista internacional, así que…



DE BLANCO VA LA XCITING

La denominación R no ha sido puesta porque si. No hay más que ver la nueva combinación de colores para darse cuenta del pequeño gran detalle que supone una decoración acertada para incrementar el atractivo de un modelo. Como parece que impone la moda en los últimos tiempos- recuerda, sin salir de la marca, la última Gran Dynk o la Yager- toda la moto es blanca a la que se han añadido detalles rojos como, por ejemplo, las pinzas de freno. Por cierto, no podemos dejar de citar los discos de freno lobulados, lo que, junto con todo lo anterior, le da un toque “racing” increíblemente atractivo. Tanto que, manteniendo prácticamente la misma base y diseño, parece un modelo totalmente nuevo y más deportivo. Se ha aprovechado para retocar también la amortiguación que ahora se muestra más firme y que, lógicamente, influye un mejor comportamiento dinámico incluso en una conducción, digamos, “alegre” o incluso un poco sport.

kymco xciting 500 riLo que ocurre en este caso es que el motor sigue siendo igual de ancho que antes, por lo que el caballete aún roza con mayor facilidad sobre todo en curvas a izquierdas. Cuando le has cogido confianza, incluso en la más pequeña rotonda notas ese ruido inconfundible de lija metálica, lo que te indica que ya estás “arrastrando los hierros”. Resulta bastante molesto, pero la verdad es que nunca da la sensación de dar más problemas porque siempre se mantiene la trazada. Eso sí, a partir de ese punto ya no puedes inclinar más, con lo que en curvas cerradas ándate con ojo.

En cambio, en curvones rápidos de autopista o carreteras generales, su comportamiento siempre ha sido razonablemente bueno, pero ahora mejora gracias a los nuevos tarados de la amortiguación por lo que mantiene bien bajo control las fluctuaciones de dirección clásicas de los megascooter rápidos, largos y de rueda “pequeña”. Los frenos de nuestra unidad contaban con un tacto excelente (habitual en las Kymco, por otro lado), pero en cambio el mordiente era claramente escaso. Mi opinión personal es que quizá se debía a una ligera, o no tan ligera, cristalización de las pastillas.

La posición es cómoda, aunque tras una buena sesión de kilómetros la relación entre el asiento algo alto y firme (el espíritu deportivo se nota) y manillar algo bajo para tener más control del tren delantero, termina cargando un poco la espalda. La protección aerodinámica es impecable, con una pantalla alta con deriva brisas en su extremo final, aunque al ocupar todo tu campo de visión hay ocasiones (reflejo del sol, suciedad, etc.) en que puede molestar un poco. Para el pasajero, la cosa está aún mejor puesto que cuenta con un ancho asiento y estriberas plegables colocadas en una posición realmente eficaz.

 

kymco xciting 500 riCon la actual proliferación del uso de los megascooter como modelo turístico, y con ello los motoclubs que organizan largas excursiones y viajes con estos vehículos, no es de extrañar que se cuiden estos detalles. Eso sí, para este uso turístico la Xciting sigue teniendo un punto mejorable en lo que respecta a su capacidad de carga bajo el asiento. Originalmente sólo cabía un casco y algún elemento más, lo que ya era un poco escaso cuando se presentó el primer modelo. Ahora, como a nivel de diseño y chasis se mantienen casi todos los elementos, esto tampoco ha cambiado y realmente tiene poca capacidad. Bueno, no es nada que no se pueda solucionar con un buen baúl trasero, puesto que con lo que te ahorras con esta Kymco respecto a sus rivales, tienes para eso y mucho más. Además, lo compensa en parte gracias a su excelente soporte para el móvil con la correspondiente toma de corriente, además de luz de cortesía.

Para la vida diaria (lo que implica habitualmente un gran porcentaje de uso urbano), aparte de la gran mejora que ha supuesto el tacto de motor logrado con los nuevos ajustes y la inyección electrónica, lo cierto es que se agradece la protección, una buena manejabilidad para su envergadura y detalles como el freno de estacionamiento (situado en la parte izquierda del escudo frontal) fácil de accionar y de soltar y la toma de corriente que nos permite cargar el móvil. Los que tienen que sufrir habitualmente el alocado ajetreo de la gran ciudad valorarán estos pequeños detalles en su justo punto. Por otro lado, tiene caballete central y lateral, por lo que el aparcamiento resulta fácil y seguro.

Los de Taiwán se siguen manteniendo como los reyes a la hora de ofrecer mucha moto por un precio contenido. En este caso, además, lo hacen con un modelo realmente atractivo y bonito sin paliativos. Realmente, si quieres mucho por poco aquí tienes lo mejor de lo mejor.



A favor

- Relación calidad precio.

- Nueva decoración realmente atractiva.

- Motor con la nueva inyección electrónica.

- Soporte y toma de corriente para el móvil.

- Buena estabilidad en zonas rápidas.

En contra

- Mordiente de la frenada realmente escaso.

- Capacidad del hueco bajo el asiento.

- Pantalla algo elevada para los menos altos.

- Tras muchos kilómetros, la posición termina cargando los hombros.

- Excesiva anchura del motor.

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Miguel Méndez
Diciembre 2008

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar