Prueba KYMCO GRAND DINK 125/150

"MEJORAR LO BUENO"

Si algo funciona, intenta no cambiarlo. Esta es la filosofía básica del mundo industrial, y que ha sido seguida por Kymco en esta nueva versión de sus superventas y longeva Grand Dink. Fue un modelo que hará algo menos de 10 años inauguró el concepto de “mini maxi escúter” con su 50 cc. Extrapoló el concepto de los maxi escúter que en aquellos tiempos empezaban a proliferar en nuestro mercado, aunque siempre cilindradas superiores, en modelos más pequeños y asequibles.

  

MEJORAR LO BUENO

Cuando se presentó en 125, la verdad es que su diseño “chirriaba” un poco frente a la competencia que ofrecía líneas más, llamémosla, europeas. Su diseño afilado, curioso y algo “manga” puede gustar o no, pero lo cierto es que la Gran Dink ha sido siempre un modelo bueno, bonito y barato, que se convertiría en un clásico del mercado español y que cumple perfectamente su cometido de escúter urbano, cómodo y económico. Buena muestra de ello ha sido la fulgurante explosión de ventas que hubo con la homologación de carné de coche, puesto que si en el 2003 vendió unas escasas 95 unidades, al año siguiente subieron hasta las 692, en el 2005 casi hasta los 4.350 en el 2006 ¡casi 5.000! 

Puedes estar seguro que esta explosión “atómica” de ventas tuvo su clara razón de ser en la homologación, pero que un modelo tan veterano y conocido como este fuera tan bien aceptado por ese nuevo mercado emergente de automovilistas dice mucho a favor de un producto. Además, después de todo, sus líneas puede que no gustasen a todo el mundo… pero os aseguro que nadie se compra una moto, por barata que sea, si le disgusta su diseño.

kymco grand dink

Lo que estaba claro es que la Gran Dink se seguía vendiendo bien, pero la competencia aprieta cada vez más, por lo que se imponía un “restyling” que le diera un aire renovado, pero que no obligase a crear un modelo totalmente nuevo que, además, encarecería el producto. Así, nos encontramos ante otro miembro de la familia Dink que resulta indudablemente más atractiva con su color blanco- que es la tonalidad de moda no sólo en la marca taiwanesa, puesto que también ha sido usado en las últimas Xciting, sino en el mercado en general- y más efectiva, puesto que la mayoría de los cambios son ligeros pero también tiene algunos que afectan de forma importante a su comodidad.

De momento, el frontal es algo más voluminoso- y, por lo tanto, protege mejor al piloto- con una entrada de aire a cada lado, y se han resituado los intermitentes que ahora están encastrados en los retrovisores. Aquí nos encontramos con uno de los principales “gadgets” de este modelo, puesto que ya en la anterior versión se incorporó una fabulosa idea: cuando están desplegados son realmente anchos y permiten ver lo que ocurre a tus espaldas, pero cuando llega el momento de meterse en el caos del atasco urbano, se pueden plegar fácilmente presionando un botón colocado en la piña izquierda. Cómodo, fácil, barato e increíblemente útil cuando circulas por ciudad.

Por otro lado, el hueco bajo el asiento resulta más grande y espacioso que en modelos precedentes, puesto que aquí cabe un casco integral más un jet cuando en los primeros modelos, e incluso actualmente en “hermanos” de la misma marca y mayor cilindrada, sólo caben integral y poco más. Por supuesto, se mantienen detalles como la toma de corriente, la luz de cortesía y el comodísimo soporte para el móvil.

Y es que siempre Kymco ha sido una marca especialmente cuidadosa con los detalles. También vemos una cerradura multifunción desde la que, aparte de poner en marcha el motor, se puede abrir el asiento y el tapón del depósito de gasolina perfectamente integrado detrás del escudo, que además incorpora una bisagra que la mantienen su sitio y que no obliga a quedarte con este tapón la mano como en muchos modelos de la competencia. También tenemos un excelente respaldo lumbar para el pasajero con dos excelentes asas laterales, un chivato de carga del teléfono móvil en el completísimo cuadro de relojes-con tacómetro, velocímetro, reloj, chivato de cerradura del asiento, nivel de gasolina, etc.-lo que convierte a esta 125 en un verdadero “mini-GT” que se comporta perfectamente en ciudad, primorosamente preparado para la vida diaria, pero que además presentó una estabilidad y la protección aerodinámica envidiables si salimos a carrera abierta.



MOTOR SEGURO

En cuanto al motor, se han efectuado los clásicos retoques de electrónica y poco más, porque hasta se mantiene – curiosamente, a la vista la evolución del segmento y las leyes anti emisiones- la alimentación por carburador que logra casi 12 caballos de potencia. No obstante, y como se puede ver claramente reflejado en el frontal, pasa las normas Euro 3. Lo que es un cambio evidente es el escape, mucho más bonito y aparente el anterior de aspecto más barato, que se asemeja al de las Xciting 250 y 500. Por tanto, sus prestaciones son también muy similares al modelo anterior, que apenas sobrepasa los 100 km/ h en condiciones normales, y ronda los 4 l de consumo. Suficientes prestaciones para un uso urbano, aunque quizá se quede un poco descolgada en circunvalaciones si el ritmo del tráfico aumenta… como la mayoría de los scooters 125, por otro lado. Por cierto, no podemos olvidar que es de los pocos modelos actuales que mantienen el siempre socorrido pedal del arranque por si acaso algún día nos quedamos sin batería y necesitamos dar vida al motor a la antigua usanza. O sea, a patada. Es un detalle que nunca nos acordamos de el… hasta que nos hace falta.



ERGONOMÍA EN MARCHA

Cierto es que la posición de conducción sigue siendo la habitual en las Grand Dink, algo peculiar y que necesita un corto período de adaptación. El manillar queda algo bajo y atrasado, pero como el asiento es ancho y hay sitio entre éste y el escudo frontal te puedes adaptar sin mucho problema siempre cuando no midas más de aproximadamente 1,75. Sí, no es un escúter precisamente pensado para tallas demasiado grandes. Una vez en marcha, el remodelado frontal y la pantalla elevada y ligeramente curva protegen realmente bien al piloto, especialmente si los retrovisores están desplegados puesto que ayudan a desviar el aire de las manos. El pasajero se encuentra con un asiento ancho, cómodo, excelentemente acolchado y con la zona lumbar relajadamente apoyada en el pequeño respaldo. Más de un pasajero o pasajera agradecerán al destino de que su “transportista” habitual se haya decantado por este escúter taiwanés, desde luego. La frenada es la habitual en las Kymco, con un buen mordiente y progresividad. Es el mismo equipo de pinzas y bomba que encontramos en otras hermanas de cilindrada- Bet & Win, por ejemplo- y que cumplen tan perfectamente cómo recordábamos en anteriores modelos.

Por cierto, cuenta con caballete central y una pata de cabra bien colocada y fácil de desplegar, pero también de plegar. Cuenta con el horroroso sistema de plegado automático, lo que convierte el momento de intentar apoyar la moto sobre ella en un acto de malabarismo. Para la siguiente evolución, un desconector de arranque sería bien recibido.



AL FINAL ...

Al final el resultado es que nos encontramos con un modelo muy parecido al anterior pero aún mejor que, habida cuenta de su éxito de ventas, la verdad es que necesitaba pocas modificaciones, pero que ha sufrido una excelente evolución a la vista de la salvaje evolución del mercado. Ahora tiene algo más de capacidad de carga, más protección para el piloto y una decoración más atractiva con sus nuevos colores y escape. La Grand Dink ha sido siempre el perfecto ejemplo de moto buena, bonita y barata, y lo sigue siendo… sólo que ahora es mejor y más bonita que antes. A los que buscan una 125 que cumpla perfectamente en el día a día, que pueda llevar dos personas sin problemas y que tenga una resistencia mecánica más que probada, este es su modelo.



A favor

- Relación calidad precio

- Robustez más que demostrada

- Retrovisores plegables

- Soporte y toma de carga para el teléfono móvil

- Asiento piloto y pasajero

En contra

- Potencia máxima

- Velocidad punta

- Capacidad de carga mejorable

- Pata de cabra autoretráctil

- Aún usa carburadores

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Nora Cámara
Julio 2008

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar