Prueba KTM FREERIDE 350

HACER FÁCIL LO DIFÍCIL

La KTM Freeride 350, una moto con la que la firma austriaca pretende reinventar un nuevo segmento, una nueva forma de disfrutar la montaña, una moto de aventura para todo y para todos, eficaz y divertida y con más posibilidades de las que te puedan parecer

 

Desde que la vi por primera vez, me entraron unas enormes ganas de probarla, me pareció una propuesta innovadora, con la filosofía de ser una moto fácil de llevar para cualquiera, ligera, sin demasiada potencia pero poseedora de la calidad KTM Freeride 350y efectividad que KTM nos tiene acostumbrados. Digo innovadora porque incorpora cosas poco habituales en la marca austriaca, como el chasis mixto de aluminio y acero; o el sub-chasis trasero de plástico inyectado que es el encargado de sujetar el asiento del piloto y proteger una gran parte de sus componentes electrónicos. También sorprende con unas estriberas que puedes elegir dos posiciones al girar su soporte 180º, una 8 mm más atrasada que la otra por lo que aporta más tracción y de pie llevas una postura más trialera.

El peso en orden de marcha es de 100 kg, diez o doce menos que sus hermanas de enduro, todos sus componentes ciclistas pesan menos (chasis, frenos, suspensiones…). Del motor se ha eliminado completamente el sistema de arranque por palanca, confía solo en el eléctrico, los carteres son mas delgados y ligeros. Es 46 mm más corta entre ejes y 60 mm en longitud total, tiene menos distancia libre al suelo y el asiento está también 46 mm más bajo. Y hablando de sus componentes ciclistas utiliza material conocido en la marca austriaca, frenos Formula y suspensiones WP derivados de la pequeña SX 85.

 

Motor tranquilizado

El motor toma su base del EXC de enduro de 350, le han desinflado de potencia y aligerado de peso, rinde unos 25 CV sin llegar a 10.000 rpmKTM Freeride 350, tiene 6 marchas y un desarrollo más corto. Su funcionamiento es claramente más dócil, suave y sensiblemente más silencioso, con una salida doble de escape de tubos de diámetro más pequeño que terminan en un voluminoso silencioso en el lado derecho. La caja del filtro está reducida a la mínima expresión (no la necesita más grande), va alojada debajo del asiento, muy accesible, se puede ver en que condiciones se encuentra la espuma de un rápido vistazo, sacarla sin esfuerzo y limpiarla.

Para ponerla en marcha solo tenemos el botón de arranque, que para ser sincero algunas veces se ha mostrado algo perezoso en frío. No hay que tocar para nada el puño de gas, solo pulsar el botón y dejar girar el motor de arranque, nunca nos ha fallado. Para mi un problema, es que no tiene llave de contacto ni un simple interruptor escondido, ni cerradura en el asiento, por lo hay que tener siempre un ojo puesto en ella cuando la dejamos aparcada, cualquiera puede llegar, apretar el botón y largarse.



PARTE CICLO SORPRENDENTE

La verdad es que tenia mis dudas sobre cómo se comportarían las suspensiones, su rigidez y capacidad, pero me han convencido plenamente para el trabajo que deben realizar. Tiene un compromiso perfecto entre una absorción suave de los baches, una buena reacción en extensión y ligereza en el tren delantero. La horquilla invertida y el amortiguador trasero son de la marca WP (propiedad de KTM) no son de juguete y hacen su trabajo de manera eficiente. Por el tacto general de la Freeride, me daba la sensación que sería demasiado blanda y en cuanto apretara el ritmo haría topesKTM Freeride 350 constantemente y casi seguro encontraría un tren delantero un tanto “bailón”. Pero de eso nada, los tarados y el comportamiento de la suspensiones siempre se han mostrado equilibrados, con una suavidad de absorción sorprendente y nunca me han hecho tope, incluso en saltos de media altura haciendo alguna “cronometrada” de enduro. Lo absorbe todo sin descomponer el conjunto, pero van especialmente bien en terrenos muy rotos, lentos, revirados, practicando un enduro ratonero a un ritmo más que alegre. En caminos muy rápidos es otro cantar, pues ni el chasis, ni el desarrollo del motor, ni los neumáticos, se encuentran demasiado cómodos en ese terreno.

Los reglajes de serie me parecen acertados tanto en la horquilla como en el amortiguador y menos mal que en esta moto no hay que andar jugando mucho con ellos, porque son muy incómodos de manipular. En el amortiguador hay que meter un destornillador por un agujerito muy pequeño que tiene el sub-chasis en su lado izquierdo, que apenas se ve el tornillo de regulación.

La frenada me ha gustado, emplea elementos de la marca Formula, en mi humilde opinión no llega a tener el tacto y rendimiento de unos Brembo de última generación pero cumplen con corrección.



UNA MOTO SORPRENDENTE

Muchos de los aficionados a la moto de campo o al enduro buscan modelos cada vez más competitivos, sofisticados y potentes que sean casi de carreras. Pero existe un buen número de usuarios menos “profesionales” que están dispuestos a renunciar a cualidadesKTM Freeride 350 deportivas en beneficio de polivalencia, facilidad de conducción y comodidad de manejo.

¿Qué necesitas realmente para disfrutar con una moto en el campo? Si eres un piloto con un nivel puntero de conducción y tienes alma de piloto, ya lo sabemos, la moto más competitiva posible. Pero si eres un usuario medio o ya has pasado esa época racing de “piloto” ¿no me digas que no te gustaría una moto que de manera fácil pudieras superar zonas que con una enduro pura ni te atreverías a afrontar? Para ello necesitas una moto muy ligera, que te sientas cómodo y confiado, que sea manejable, con un motor suave pero no soso, que tenga empuje pero que lo puedas controlar en todo momento, hasta cuando te equivoques. Y así nace la idea de la Freeride una moto que está a caballo entre el trial y el enduro.

A sus mandos resulta una moto muy estrecha con una postura que invita a ir de pie. La levantas sin problemas, giras con ella donde antes con una moto de enduro ni imaginabas que podías hacerlo. Y si te quedas atascado la KTM Freeride 350recolocas, puedes remar con facilidad (se llega bien al suelo con mi estatura ibérica de 1.70 m) y si se para das al botón y sigues la marcha con poco esfuerzo. La moto es una delicia por su polivalencia y facilidad de conducción. Con la Freeride te sentirás mejor piloto porque la controlas en todo momento y eso te da seguridad. Va de miedo en caminos revirados y en trialeras muy complicadas que con una enduro pura casi no te atreves a abordar porque supondría una caída casi segura, con esta la superas con relativa facilidad.

En las salidas que he hecho he intercambiado la moto con otros compañeros que suelen llevar motos de enduro convencionales y el comentario general es “la manejas como quieres parece una bicicleta, sobre todo en los descensos y en zonas reviradas y complicadas, la cambias de dirección casi solo con pensarlo, hace fácil lo que con otras motos es difícil…” También es cierto que las pistas rápidas no es lo suyo, superar los 80 km/h la ponen en un compromiso, flexa un poco y los neumáticos pseudos de trial no tienen tanto agarre a alta velocidad como unos de tacos más abiertos.KTM Freeride 350

Su ligereza siempre es una ventaja, aunque para los pilotos que vengan del trial no la sentirán así pues en este caso pesa unos 25 kg más que una moto de trial pura. Uno de mis amigos que viene con moto de enduro pero también es trialero, con un buen nivel de conducción, me dijo que es su moto para dentro de 5 años (en este momento ha pasado ligeramente los 40). Le encantó su comportamiento general, como te puedes mover encima de ella y como tracciona.

En cuanto a su utilización por asfalto fuera del campo se encuentra un poco limitada, sirve para moverte por la urbanización, bajar al pueblo a por el pan y hacer algunos recaditos pero poco más. No tiene estriberas atrás porque no está homologada para llevar pasajero y eso puede ser un ligero inconveniente, pues su faceta “utilitaria” es un gran argumento “en casa” para justificar su inversión de 7.194 €, el poder ir a dar un tranquilo paseo al atardecer acompañado de tu pareja.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA KTM FREERIDE 350?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar la KTM Freeride 350 hemos tomado como referencia un hombre de 48 años casado, con 30 de antigüedad de carné, que vive en Segovia, guarda la moto en garaje privado y recorre hasta 2.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliados, es Génesis con un precio de 258 € y con una calidad en la póliza de 7.31.



CONCLUSIONES

Fácil, divertida, sorprendente, efectiva e incluso adictiva… todos esos adjetivos los he oído a cerca de la nueva Freeride 350. Esta claro que KTM ha querido reinventar con ella un nuevo segmento, el de la moto de campo para todo y para todo el mundo, pero tal vez tú seas de los que piense que eso ya estaba inventado hace muchos años por nuestras queridas Bultaco Alpina, Ossa Explorer o Montesa 348 trail. En cierto modo es así, pero lo que ha hecho KTM es poner este concepto al día y para el motorista de hoy. Y casi todo con mucho acierto.

Equipamiento Probador:

- Chaquetas: Acerbis

- Casco: Acerbis

- Guantes: Acerbis

- Botas: Acerbis

- Pantalón: Acerbis



A favor

- Acerca la montaña al alcance de muchos más usuarios.

En contra

- No tiene ni interruptor ni llave de contacto.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Abril 2014

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar