Prueba KTM 990 Superduke

READY TO ENJOY

Ready to enjoy. Así se presenta la segunda entrega de la remodelada Ktm 990 Superduke, una máquina extremadamente rápida y divertida: “lista para disfrutar”.

  

UN POCO DE SU RECIENTE HISTORIA

ktm 990 superduke Presentada por vez primera en el año 2005 La Superduke 990 creó un gran revuelo entre los aficionados y prensa especializada al revelarse sus datos técnicos y vídeo promocional. En él se mostraba una flamante Superduke recorriendo la ciudad como si de un enorme circuito de obstáculos se tratara. Su hábil piloto zigzagueaba entre coches a gran velocidad realizando derrapes y constantes levantadas de rueda a poco que el tráfico se lo permitía. Tal y como también ocurrió con el vídeo de la Ktm 990 Supermoto fue rápidamente retirado de su circulación por ser considerado, como mínimo, políticamente incorrecto. En poco tiempo el vídeo fue colgado en Internet por lo que todos los aficionados interesados en este modelo pudimos disfrutar como enanos recreándonos con sus espectaculares imágenes. Para Ktm esta nueva moto tenía una especial relevancia ya que suponía pasar de fabricar prácticamente sólo motos de campo a adentrarse en un mundo totalmente desconocido para ellos: las motos de carretera de alta cilindrada. Para su desarrollo se tomó como base la Ktm 950 Adventure. El motor, el mismo LC8 V-Twin a 75º de la Adventure creció en cilindrada hasta sus actuales 999 cc a base de incrementar el diámetro de sus cilindros. Los pistones más grandes y ligeros fueron montados sobre nuevas bielas y la alimentación pasó a estar encomendada a un moderno sistema de inyección electrónica Keihin de doble mariposa. Una nueva caja del filtro y nuevos desarrollos del cambio, indicados para su nueva faceta asfáltica, completan los cambios efectuados en el propulsor en aras de aumentar la potencia (118 cv. declarados) y prestaciones de la nueva joya de la corona austriaca. El chasis sigue la tendencia de su hermana en lo referente a diseño y construcción, multitubular de acero cromo-molibdeno al mas puro estilo Ducati. Para el 2007 la base se mantiene prácticamente invariable, retocando tan solo algunos puntos criticados por usuarios y prensa especializada y que iremos desvelando a lo largo de la prueba. Debemos aplaudir a los responsables de Ktm por haber sabido escuchar y resolver prácticamente todas las mejoras sugeridas por sus numerosos clientes.



ESTILO PROPIO

El diseño de esta moto inspira muy diferentes opiniones. Puede gustar o no, pero lo que nadie puede discutir es una clara diferenciación y estilo propio. Esta Superduke nos obsequia con unas líneas rectas y angulosas a caballo entre su inequívoca herencia campera y un diseño de moto de cómic manga. La moto se aprecia muy corta y alta. Su distancia entre ejes de 1.450 mm se asemeja a la de cualquier supersport de la actualidad gracias en parte al cerrado ángulo de sus cilindros favoreciendo con ello la consecución de una tremenda agilidad. El depósito de combustible es alto y voluminoso y dispone de unos muy camperos aletines laterales con el fin de canalizar el aire hacia el radiador. Precisamente el depósito es uno de los principales cambios realizados, pasando de unos inicialmente escasos 15 litros a los actuales 18 litros y medio. Con el modelo anterior era realmente difícil superar los 130 km. sin que se iluminase el chivato de reserva de combustible. Siguiendo con el diseño de la moto, no podemos más que fijarnos en su exclusiva salida de escapes, biselados en su parte final, y muy elevados. Construidos en acero inoxidable, incluyen el catalizador provocando que estos se calienten de forma exagerada con el peligro que ello representa para un eventual pasajero, no obstante incorporan un protector de calor en chapa de acero satinada (pulida en la versión 2005). Plásticos traseros reducidos a la mínima expresión completan una minimalista parte posterior. El faro delantero dispone de una bonita y remodelada careta con un pequeño deflector plástico que pretende, sin conseguir, desviar algo de aire. El anterior modelo era mejor en este sentido consiguiendo, a base de aplastarnos completamente contra el depósito, darnos algo de tregua frente al viento. En el particularmente extenso catálogo de accesorios podemos encontrar una cúpula más elevada que se presenta como una opción muy recomendable para todos aquellos que quieran utilizar esta Superduke para algo más que para ir a comprar el pan, y es que cualquier desplazamiento de más de 100 km se nos antoja un auténtico suplicio a poco que exprimamos las extraordinarias prestaciones de su motor. Otro de los cambios realizados es el guardabarros delantero de nuevo diseño. El asiento es de una pieza con dos partes poco diferenciadas realizado en un agradable material antideslizante e incorporando una tira del mismo material haciendo funciones de asidero para el acompañante. Dispone en su parte trasera de un cierre por llave para retirarlo y acceder a un pequeño hueco donde alojar la documentación y poco más. Debajo del mismo también localizamos una clavija en el módulo de inyección para enchufar un ordenador con el fin de modificar o cambiar el mapa de alimentación si por ejemplo adquirimos un sistema de escape más abierto. Diferentes recomendaciones de setting de suspensiones, así como, las presiones de sus neumáticos podemos encontrar en una pegatina dispuesta en el lateral del depósito de combustible una vez retirado el asiento de su alojamiento.



COMO SIEMPRE LO MEJOR

Tal y como nos tiene acostumbrados Ktm en todas sus realizaciones el equipamiento de serie es de altísima calidad. Las suspensiones firmadas por WP disponen de todas las regulaciones posibles; incluso en el amortiguador trasero encontramos una poco habitual regulación de compresión en alta y baja velocidad con lo que podremos independizar la resistencia ofrecida por el hidráulico a pequeñas ondulaciones o grandes cargas. Siguiendo con el amortiguador trasero debemos matizar que está anclado directamente al basculante careciendo por lo tanto de bieletas de progresividad, obteniendo un recorrido de 160 mm. La horquilla invertida dispone de enormes barras de 48 mm de diámetro y un amplio recorrido de 135 mm.

ktm 990 superdukePara detener con éxito a nuestra protagonista (y esta es otra de las diferencias destacadas con respecto al anterior modelo) Ktm recurre a lo más novedoso de Brembo incorporando bomba y pinzas de anclaje radial, ésta última de cuatro pistones que muerden grandes discos de 320 mm de diámetro. Este equipo de frenos ofrece toda la potencia que podamos imaginar siendo además extremadamente dosificables. El freno trasero no presenta variaciones continuando con la pinza de dos pistones y disco de 240 mm.

El embrague es un multidisco en baño de aceite con mando hidráulico, firmado por Magura, algo duro en su accionamiento. Las manetas de freno y embrague tienen regulación en distancia al puño y están ancladas a un soberbio manillar Renthal de aluminio y sección variable.

Otro de los cambios más llamativos se encuentra en el cuadro de relojes. En anteriores pruebas de otros modelos con los mismos relojes nos quejábamos de ellos al considerarlos indignos de una moto de su precio. De más fácil lectura, siguen pareciéndonos claramente mejorables, pero son más vistosos, completos y compactos. A la información ofrecida por los antiguos relojes (velocímetro, cuentavueltas, cuentakilómetros total y parcial, trip fuell, temperatura del agua y reloj horario) hay que sumar un agradecido medidor de temperatura exterior. Debemos apuntar que en la unidad probada no eran del todo estancos empañándose tras ser lavada para la sesión de fotos.



PRUEBA DINAMICA

Al subirnos a ella vemos que la moto es alta (850 mm de altura al suelo), sobre todo, para pilotos como yo de talla mediterránea. El cuerpo inclinado un poco hacia delante propicia cargar más de lo deseado el peso sobre nuestras muñecas favoreciendo la aparición del cansancio al transitar por la ciudad. En este ambiente se mueve como pez en el agua dada su gran ligereza y agilidad para moverse entre coches, tan solo empañada por una primera velocidad algo larga que nos obliga a abusar en exceso del embrague. Otro de los cambios realizados en el modelo 2007 es la inclusión de un nuevo piñón de salida con un diente menos, acortando el desarrollo final y mejorando notablemente las aceleraciones y recuperaciones en marchas largas.

En carretera, sin embargo, encontramos ideal la postura para practicar una conducción deportiva, tal y como nos pide la moto en todo momento. Las estriberas mas bien bajas y adelantadas permiten a las piernas adoptar una posición muy natural y poco flexionadas y no llegan a rozar con facilidad en el suelo.

A la velocidad de crucero que nos permite su escasa protección aerodinámica (entre 140-160 km/h) la Superduke va como la seda. El motor es una delicia, funciona suave y redondo cuando nos movemos en torno a las 6.000 rpm y es un autentico cañón cuando lo exprimimos en sus marchas mas cortas. Al subirlo de vueltas notamos unas perceptibles vibraciones en nuestros pies a pesar de estar forradas de goma las estriberas, pero sin llegar a ser molestas. Buscando la velocidad máxima en autopista pude leer 235 km/h en su marcador pero hemos de puntualizar que a partir de los 200 km/h se hace insufrible el castigo al que nos somete el viento. El modelo anterior, del cual he sido afortunado propietario corría más en punta (llegué a ver algo más de 250 km/h en su velocímetro). En mi Superduke 2006 personal realicé el cambio del piñón de ataque por uno con un diente menos al igual que Ktm ha hecho en su nuevo modelo, y además, anulé la limitación que existe en la 2ª y 3ª velocidad (se deslimita muy fácilmente con solo cortar un cable). Mi moto resultaba más rápida y contundente que el nuevo modelo, lo cual me hace pensar que se han perdido algunos caballos al reprogramar la inyección con el fin de pasar la futura normativa anticontaminación Euro III. Hablando de la inyección, su nueva programación nos obsequia con un tacto de gas muy mejorado, quedando en el olvido aquella agria respuesta en el primer recorrido del gas del modelo anterior.

ktm 990 superduke En las primeras marchas hay que tener un especial cuidado si no queremos ponernos nuestra flamante Superduke de montera. En primera velocidad con insinuar mínimamente el gas la moto levanta rueda como si de una moto de enduro se tratara. Tal es su tendencia a hacer el caballito en sus dos primeras marchas que por mucho que nos lo propongamos, y a poco que tengamos la sangre caliente, no podemos dejar de hacer el macarra en cada parada de semáforo.
Su hábitat natural son las carreteras de curvas, cuantas mas curvas tanto mejor. El nuevo modelo, gracias a su remodelada geometría con un ángulo de dirección mas abierto, es indiscutiblemente más estable. Ya no influye tanto el estado de sus neumáticos y la incidencia del viento en su comportamiento, mostrándose mucho más aplomada en toda situación sin perder un ápice de su tremenda agilidad. Tan solo notamos cierta imprecisión al abordar curvas de media velocidad debido a un recorrido de suspensiones decididamente largo, entre 30-40 mm. mas que la competencia, provocando un ligero descontrol al soltar los frenos en el último momento. Apretando los hidráulicos tanto en compresión como en extensión paliamos el problema en gran medida y pudimos disfrutar de esta fantástica moto por nuestras carreteras favoritas. Como accesorio original disponemos de un formidable amortiguador de dirección WP cuyo anclaje queda escondido tras la pipa de la dirección (en el anterior modelo el amortiguador se situaba fijado en la tija superior)

ktm 990 superduke En una de las salidas que realicé para la confección de la prueba, me acompañó mi amigo Alex con su espectacular Aprilia Tuono. Comparándolas un poco apreciamos la Ktm como más juguete, una moto menos seria, el motor es más fino y rápido en la subida de vueltas, los frenos similares, claramente más ágil de chasis y sobre todo mucho más divertida. La Tuono es una moto extraordinaria, mantiene el aplomo y rigor en la trayectoria de la curva de su hermana la RSV, en carretera con curvas rápidas es más segura y efectiva, es…digamos mas moto. Con la Ktm la diversión está asegurada en todo momento; llegas a una curva de 2ª, apuras la frenada a muerte, incluso cruzándola a la entrada al estilo supermotard, buscas rápidamente el ápice de la curva a fin de levantarla lo más rápidamente posible, una vez derecha abres el gas a fondo y te encuentras de repente mirando al cielo, pero no te asustes, mantener la rueda con esta moto es un juego de niños y si tienes cierta habilidad podrás empalmar 3ª e incluso 4ª y marcarte unos caballitos antológicos, madre mía, ¡que pasada!.

¡Pero hombre, seamos serios! dirán muchos de los lectores de esta prueba, pero es que la culpa solo la tiene Ktm por fabricar motos de ensueño, sí, motos como aquella que soñaste un día en poseer, motos sin ningún tipo de compromiso cuyo único fin es la diversión sin límites, una moto READY TO ENJOY.



A favor

- Calidad de componentes.

- Frenos impresionantes.

- Ligereza y agilidad.

- Diversión sin limites.

En contra

- Protección aerodinámica.

- Dificultad para extender la pata de cabra subido en la moto.

- Vibraciones.

Prueba y Redacción: Alberto Palomo
Fotos: Roberto Ramos
Noviembre 2007

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar