Prueba KAWASAKI VERSYS 1000

LA FORMULA INFALIBLE

Kawasaki ha encontrado un buen filón empleando el mismo principio que ha triunfado con la Versys 650 para entrar en el mundo de las maxi-trail. Ha utilizado la base de la Z 1000 y 1000 SX, les ha dado una pincelada campera, con una posición más erguida junto a unas suspensiones de mayor recorrido y el resultado es sorprendentemente eficaz

  

LA FORMULA INFALIBLE

Parakawasaki versys 1000 nadie pasa desapercibido el éxito que lleva años cosechando la BMW R1200 GS, líder indiscutible del mercado de las maxi-trail. Pero con el paso del tiempo en su evolución se ha ido domesticando y civilizando, hasta convertirse en una auténtica rutera, una moto de gran turismo con un acertado aspecto aventurero. Y tal vez esté ahí la clave de su éxito, y por ello el resto de las marcas no paran de proponer alternativas similares cada vez más atractivas. Triumph ha presentado hace muy poco su Explorer, Honda la Crosstourer 1200, Yamaha ya tiene la Super Teneré… y Kawasaki se ha decidido a plantar batalla con su nueva Versys 1000.

Como decía al principio para la creación de la Versys 1000 su planteamiento ha sido muy lógico, tiene una excelente base con el motor de cuatro cilindros en línea y el chasis de aluminio de la Z 1000/SX. Solo hay que vestir el conjunto adecuadamente y dotarle de una nueva personalidad.



"MOTON"

A primera vista la Versys 1000 es una moto grande, voluminosa y da la impresión de pesada, aunque luego no lo es tanto si la comparamos con sus principales competidoras, pesa 239 kg con todos los llenos hechos. Una vez encima y a sus mandos, me encuentro bastante cómodo, a pesar que para mi gusto el manillar peca un poco de ser excesivamente ancho y la cúpula la veo un poco lejos de mi cabeza. El asiento es amplio y confortable tanto para el piloto como para el acompañante y está muy bien diseñado, pues es bastante estrecho en su unión con el depósito de combustible. Cuestión que permite llegar con bastante comodidad al suelo a pesar de los 845 mm de altura que se encuentra.

El cuadro de instrumentos es completo y de fácil lectura, está formado por un cuentarrevoluciones analógico y una pantalla multifunción digital, solo echo de menos un indicador de marcha engranada, algo ya casi habitual en este tipo de instrumentación. Los interruptores y mandos son accesibles, intuitivos de activar, de buena calidad y adecuada terminación. Además destacaría la simplicidad del interruptor con que se actúa sobre la elección de los tres niveles del control de tracción y las dos posibilidades a elegir en las curvaskawasaki versys 1000 de entrega de potencia del motor, Full o Low Power. Con ello podemos disponer de todo el potencial del propulsor o reducirlo en un 25% con una entrega más suave y progresiva.

En cuanto a su parte ciclo igualmente derivada de la Z 1000/SX, es una estructura de aluminio, tipo doble viga que va por encima de la culata y se ha disminuido su rigidez en la zona trasera. El motor va atornillado con cuatro anclajes, todos rígidos menos el del carter posterior superior que es elástico y va unido con un silenblock para filtrar vibraciones. El ángulo de dirección se ha abierto un poco hasta 27º (24,5º en la Z 1000/SX), para ganar aplomo y estabilidad en línea recta. La suspensión delantera se confía a una horquilla delantera invertida Kayaba de 43 mm, este modelo tiene las paredes más delgadas de lo habitual con el fin de reducir peso (es 410 gr más ligera que una convencional). Emplea la tecnología BPF de pistón de gran diámetro (25 mm) e incorpora una válvula antirretorno para asegurar un buen flujo continuo del liquido hidráulico.

kawasaki versys 1000La suspensión trasera utiliza el sistema Uni-Track característico de la marca verde con 150 mm de recorrido y el amortiguador montado en posición casi horizontal por encima del basculante, de esa forma deja sitio para permitir el paso del escape. Es regulable de hidráulico en extensión y tiene un pomo sujeto al semichasis posterior para poder graduar fácilmente la precarga del muelle.

Su propulsor es el cuatro cilindros en línea que todos conocemos de la Z 1000/SX, convenientemente retocado en su electrónica para adecuarlo a las circunstancias. Para esta Versys rinde 118 CV a 9.000 revoluciones y desarrolla un par de 10,4 kgm a 7.700, con una curva plana y ascendente desde apenas 2.000 revoluciones, observando una amplia meseta en torno a los 100 CV, desde aproximadamente 6.500 revoluciones hasta las 9.000. El cambio de marchas es de 6 velocidades, con un selector tan suave y preciso como viene siendo habitual en las motos de última generación de la marca.



NOS METEMOS EN FAENA

Esta bien, me voy a dejar de preámbulos y descripciones técnicas y vamos directamente “al charco”. La verdad es que es una moto de “eslora larga” (2.235 mm) y una distancia entre ejes generosa (1.520 mm), con un lanzamiento de horquilla bastante conservador (27º). Por tanto ni mucho menos me espero una moto “juguetona y manejable” y aunque ciertamente no lo es, si me sorprende su facilidad de conducción en ciudad. El motor es muy suave en marchas cortas, sobre todo si seleccionamos el modo Low, y nuestra posición de conducción dominante, nos permite ver desde una buena atalaya lo que acontece con el tráfico de nuestro alrededor. Sin querer decir que la ciudad sea su elemento, sinceramente no se desenvuelve mal en la jungla urbana.

Dejamos los edificios atrás y salimos por carretera. Las autopistas y autovías son “pan comido”, tanto si vamos solos como acompañados y con equipaje hasta los topes, la Versys 1000 demuestra unas cualidades ruteras envidiables. Motor y bastidor van perfectos, pisa firme y tiene un aplomo neutro y seguro vayamos a la velocidad que vayamos (sobrepasa con holgura los 200 km/h reales) los virajes rápidos y las juntas de asfalto ni se notan.kawasaki versys 1000 Además la posición de conducción con su manillar plano y el triángulo que forma con el asiento y los estribos, permiten recorrer muchos kilómetros sin fatiga. La pantalla, discreta de tamaño, cumple de maravilla su función y protege mejor de lo que parece, además es regulable su altura a lo largo de 30 milímetros de forma mecánica pero muy sencilla, aflojando dos pomos y colocándola a nuestro gusto o necesidades. Nos va a dar miedo viajar con ella y nos podemos plantear la ruta que queramos, que espacio, motor y confort no nos van a faltar.

Y ahora voy a donde más me gusta, a carreteras generales. Me gustan rápidas, viradas o de montaña; en definitiva, me gustan todas. Entre curvas, no te voy a decir que sea un prodigio de agilidad, no lo es; pero su manillar con una buena palanca ayuda mucho y facilita el transvase de pesos y podemos mover la moto de un lado a otro sin que nos suponga mucho esfuerzo. Por otra parte su motor es un tremendo aliado, tira sin desfallecer a partir de 2.000 revoluciones, con una ingente cantidad de par que le hace ser musculoso, noble ykawasaki versys 1000 elástico hasta llegar a las 6.000 y a partir de ahí saca su carácter deportivo y entonces podemos disfrutar de sensaciones más fuertes hasta llegar a las 10.000 rpm.

La combinación de suspensiones largas de tarado progresivo, el manillar ancho y su geometría conservadora, parece una buena combinación que da resultados satisfactorios en muchos escenarios. No es una moto ágil, pero si muy noble y fácil de llevar que permite cometer errores y corregirlos sin sobresaltos, siempre con una seguridad exquisita. La horquilla Kayaba funciona verdaderamente bien, lee con precisión el terreno, tiene un acertado compromiso entre comodidad y firmeza y permite apurar la frenada hasta bien entrado el viraje. Los cambios de dirección los hace con naturalidad, se conduce sin esfuerzos y el motor vuelve a ser de gran ayuda en cuanto a seguridad, pues nos hace disfrutar de una conducción alegre y fluida sin necesidad de estrujarlo.

A la salida de las curvas la Versys aguanta muy bien el tipo, puedes abrir gas con confianza auque sea sobre asfaltos muy bacheados o con poco agarre. Y en conducción deportiva no hace falta que seas un virtuoso con tú muñeca derecha a la hora de dosificar el gas, pues siempre puedes contar con la seguridad extra que representa el KTRC –funcionakawasaki versys 1000 muy bien en el nivel 3- que solo entra en acción en situaciones límite, pero permite ligeras y controladas deslizadas de la rueda trasera.

El KTRC lo he probado en tierra para comprobar su actuación y la verdad es que funciona de una manera muy coherente, se puede desconectar cuando queramos ir por pistas forestales y disfrutar conduciendo con la moto cruzada (ojo, esto solo se lo recomiendo a los endureros avanzados). En el nivel 3 como te decía permite suaves y controladas derrapadas. Y en el 2 y 1 son más intrusitos, recomendables para asfalto seco y mojado respectivamente.

La frenada tiene buen tacto, sin ser especialmente potente, cumple bien su misión. Lleva discos lobulados de 300 mm con pinzas Tokico de cuatro pistones y anclaje tradicional, equipado con ABS Bosch de última generación de serie. Lo mejor que puedo decir de él es que apenas notas que lo llevas, es poco intrusivo y solo actúa cunado lo necesitas.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA KAWASAKI VERSYS 1000?

El mejor precio del seguro a terceros ampliado, en la fecha que hemos realizado la prueba de esta moto, tomando como referencia un hombre de 32 años, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Barcelona, guarda la moto en garaje colectivo y recorre hasta 10.000 kilómetros al año es de 327.76 euros, en SegurMoto MMT con franquicia de 200 euros, con una calidad en la póliza de 3.93, la póliza de mayor calidad la ofrece Regal con 6.64 sobre 10 y el coste para la misma es de 349.81 euros.



CONCLUSIÓN

No quiero ser repetitivo, pero casi concluyo como empieza este humilde test: los señores de Kawasaki no han tenido que romperse mucho la cabeza para conseguir una gran trail rutera y polivalente con la que plantar cara a la competencia y enfrentarse a las mejores trail de asfalto del momento. Es rápida, cómoda, estable y me parece que será una incansable viajera, muy bien asistida por un motor aprovechado de otras lides con cuatro cilindros en línea. Del campo, como casi todas sus directas competidoras, mejor olvidarse. En resumen es una moto muy completa que además juega a su favor la baza de un precio bien ajustado.

Equipamiento Probador:
Casco: Givi convertible
Chaqueta: BMW Rally II
Pantalón: BMW Rally II
Guantes: RS Taichi
Botas: BMW Tourer



A favor

- No destaca en nada en particular pero me ha gustado su equilibrio general.

En contra

- No tiene hueco o guantera para llevar nada, algo muy apreciado en motos de este tipo.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Paloma Soria
Marzo 2012

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar