Prueba KAWASAKI Z 750 R

PASIÓN R

La superventas de nuestro mercado, la Kawasaki Z750 se ha puesto pinturas de guerra y lanza una versión R que promete sensaciones fuertes cuando dejemos la ciudad y ataquemos reviradas carreteras de montaña practicando una conducción decididamente deportiva.

 

Si en estos tiempos que corren hay una moto popular en España, esa es sin duda la Kawasaki Z750, no en vano lleva dominando con mano de hierro la cabeza de la lista de matriculaciones en los últimos años. La Z750 apareció en el 2004, pero fue en el 2007 cuando sufrió una profunda y acertada remodelación técnica y estética, que junto a un precio de “seiscientos”, le han llevado a la cabeza de su éxito.kawasaki z 750 r La formula que han utilizado es sencilla y le han seguido muchas marcas de la competencia: utiliza un envoltorio muy atractivo, un comportamiento noble y polivalente y unos caballos extras, robustos y baratos que le dan su ventaja en cilindrada. Estos argumentos le han servido para arrasar a las 600 a su paso.

Esta nueva versión R viene a reforzar su posición de privilegio, con una estética todavía mas elaborada, los cambios en su decoración, aunque sutiles, la hacen aún más vistosa y atractiva. Y eso se nota nada mas pasearnos con ella o al aparcarla en la acera, atraen las miradas a su paso o los peatones se detienen a admirarla.

Las diferencias más apreciables entre la “normal” y esta “R” las encontramos en el tubo de escape, el silenciador, las tapas del motor y la cúpula, terminados ahora en negro, que le da un toque más elegante y deportivo a la vez. El cuadro de instrumentos mantiene su diseño e información, pero la pantalla del reloj del cuentarrevoluciones ahora también es negra y hay que añadir unos pequeños retoques en la decoración del frontal, guardabarros delantero e intermitentes.

EL MOTOR IGUAL

Si por fuera la Z 750R ha mejorado, el motor continua siendo el mismo cuatro cilindros en línea refrigerado por agua y alimentado por un sistema de inyección electrónica que rinde 106 CV a 10.500 rpm. Su curva de potencia tiene una respuesta razonable en su entrega y resulta fácil y agradable de utilizar. Para terminar con el motor, del que no tengo mucho que añadir porque es de sobra conocido, el cambio de seis velocidades, el embrague es multidisco bañado en aceite y la transmisión final por cadena. No hay apenas vibraciones y los anclajes del motor al chasis elásticos, revisados en 2007, también tienen mucho que ver en ese aspecto ya que consiguen un buen aislamiento. Si quieres aceleraciones fulgurantes tendrás que abrir el gas a tope y esperar hasta las 7.000 rpm para que llegue la explosión. El sonido de escape es agudo, como el de las supersport de la pasada generación y eso junto a una apreciable patada final la convierte en una moto excitante.

El Bastidor es de espina superior de tubo de acero exactamente el mismo que la versión normal, me gusta su comportamiento y sus cotas le otorgan una estabilidad decente y buena manejabilidad.



LAS MEJORAS ESTÁN EN LA PARTE CICLO

Las suspensiones si han recibido una sustancial mejora, tanto la horquilla delantera como el monoamortiguador de la suspensión trasera tipo Uni-Trak se han instalado nuevos componentes y presenta un comportamiento más firme que te da mucha más seguridad a la hora de practicar una conducción deportiva y al frenar y en trazados sinuosos. La Horquilla delantera sigue siendo invertida con barras de 41 mm de diámetro pero proviene de la Z 1000, de más calidad con mejores regulaciones y un tarado más consistente. Pero no por ello resulta incómoda, pues funciona suave y absorbente al inicio del recorrido y se va endureciendo progresivamente, realizando muy bien su trabajo, aguanta sin problemas la potencia del nuevo equipo de frenos. 

Y es que precisamente en los frenos es otro punto en el que se podía mejorar y lo han hecho. Sus discos continúan siendo lobulados de 300 mm de diámetro, pero ahora son más gordos y van mordidos por unas nuevas pinzas Nissin de cuatro pistones de anclaje radial. Además monta también una nueva bomba radial y latiguillos metálicos. kawasaki z 750 rTodo esto se nota y mucho nada mas tocar la maneta del freno, pues aprecias un tacto más directo y más firme, por supuesto mayor potencia de frenada y un rendimiento y comportamiento más homogéneo, sin perder eficacia por mucho que los exijamos.

Las mejoras como te he comentado, también afectan al tren trasero, utiliza un amortiguador progresivo más completo y de mejor calidad y se ha variado la longitud de las bieletas de anclaje, lo que afecta a la curva de progresividad de la suspensión trasera. El basculante es totalmente nuevo, construido en aluminio (en la normal es de acero) de doble brazo y las llantas son más ligeras y deportivas de seis radios que provienen de la Ninja.

Con todos estos cambios se aprecia a la nueva R que es una moto más ligera, aunque en realidad solo se ha reducido la tara en un par de kilos, pero ya se sabe lo que dice el viejo dicho: “un grano no hace granero, pero ayuda al compañero”.



VAMOS A VER COMO VA

Si nos bajamos de la normal y nos subimos en esta R a continuación, notamos que la posición de conducción es ligeramente diferente. El manillar ha variado su posición ligeramente (va 7 mm más bajo) y el resto de la moto es igual, estriberas, asiento… la verdad es que resulta bastante cómoda para cualquier tipo de utilización, incluso cuando nos agachamos tratando de escondernos detrás de la capilla de la instrumentación buscando mejorar la aerodinámica 

Cuando circulamos por ciudad en conducción normal va perfecta y seguro que dejará satisfechos a la gran mayoría de sus usuarios. El motor es agradable, y la R resulta tan ágil y manejable entre coches como su hermana “normal”.kawasaki z 750 r

Dejamos la ciudad atrás y nos metemos en autopista-autovía y la verdad es que su comportamiento ha optimado, aunque sigue siendo un poco seca en los baches y juntas de asfalto tomados a alta velocidad. Su comportamiento es neutro y noble y la firmeza de sus suspensiones permite rodar más fuerte con tranquilidad porque transmite una sensación mayor de confianza y seguridad.

Pero como casi siempre nos pasa, rodar por autopista con las limitaciones actuales y en este tipo de motos, resulta un auténtico “petardo”. Así que a la primera oportunidad que se nos presenta dejamos los peajes y los tres carriles por mano y buscamos una carretera de montaña divertida.

Esta claro que en este campo sus principales bazas con respecto a su hermana son la eficacia de sus frenos y la mayor firmeza de las suspensiones. Esta R es un arma mucho más eficaz cuando decidimos atacar un puesto de montaña o en nuestra carretera de curvas favorita. Es cierto que la parte posterior se sigue aligerando bastante en apuradas de frenada al límite, pero lo hace con más nobleza y mejor aplomo del tren delantero. kawasaki z 750 rY en esas circunstancias, tocar levemente el freno trasero es mano de santo (pero has de ser muy fino y suave para no bloquear la rueda), aunque a veces resulte un poco difícil si la curva que vamos a trazar es de derechas. También he de decirte que en carreteras muy bacheadas o con el asfalto muy rizado no es su sitio ideal, la horquilla me ha gustado bastante, pero el tren trasero le sigo notando un poco seco.

Luego atacando en curvas enlazadas, la secuencia de frenar, dirigir la moto hacia el punto de contacto interior de la curva y salir acelerando para volver a inclinar la moto hacia el otro lado, la Z 750R luce un comportamiento excelente. Con algo más de 100 CV hay potencia suficiente, además si lo necesitas, entre curva y curva puedes estirar el motor 1.500 revoluciones por encima de su régimen de potencia máxima, sin que desfallezca ni represente ningún problema mecánico. El cambio es suave, rápido y preciso, cosa muy de agradecer en ciudad y también por supuesto en conducción deportiva.



CONCLUSIÓN, UNA Z PARA TODOS

Con esta nueva versión R, Kawasaki ofrece dos opciones donde elegir para usuarios muy parecidos, con una diferencia de 1000 euros que tendrán que abonar los que quieran dar un tinte más deportivo a sus desplazamientos. De esta forma la marca verde pretende hacerse aún más fuerte en este segmento naked de media cilindrada, que es el que actualmente mejor funciona del mercado y consolidar su posición de privilegio. Las dos lucen las armas que todos los demás fabricantes intentan imitar: un diseño atractivo, facilidad de conducción, el precio de una seiscientos pero con un poco más de cilindrada y potencia. Y ahora además tienes dos opciones donde elegir.

Y en esta nueva R también existirá una versión equipada con sistema ABS (con 500 euros de sobreprecio) para aquellos que deseen mejorar las condiciones de seguridad en su conducción, sobre todo si circulan mucho sobre asfalto mojado o en precario estado.

Equipamiento Probador:

Casco: Givi Modular

Chaqueta: LS2 Vent

Pantalón: BMW Summer

Guantes: BMW Air Flow

Botas: BMW Air Flor



A favor

- Sus retoques estéticos muy acertados. Todavía gusta más.

En contra

- El motor es mejorable sobre todo a bajo régimen.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Paloma Soria
Junio 2011

Tu seguro en un click

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos