Prueba HYOSUNG GT 250 Ri

COMPRA INTELIGENTE

Empecemos por partes. Como seguro que sabes, Hyosung es una de las abanderadas de la entrada de las poderosas (por su capacidad de fabricación y el vastísimo mercado al que dan cobertura) factorías del lejano Oriente (la mayoría coreanas) de más o menos reciente llegada al mercado europeo, tanto en coches como en motos. De los primeros podemos hablar de Kia o Hyundai, y de las segundas Daelim, Kymco -la única de Taiwan- y, por supuesto, la que ahora nos ocupa: Hyosung.

 

Bueno, y también sabrás que todas estas fábricas se han aupado a puestos de honor en las listas de ventas en mercados tan exigentes como el europeo o el americano, sobre todo- - especialmente en un principio- gracias a su relación calidad precio. Es decir, dar más por menos dinero que las marcas tradicionales. Lo que vulgarmente se conoce como bueno, bonito y barato.

 

hyosung gt 250 ri Y esta es precisamente en la filosofía que se encuentra nuestra protagonista de hoy, pero que además tienes una característica especial: durante mucho tiempo, en el mercado español ha sido la única más o menos deportiva 250. Bueno, y la única también en términos absolutos, porque la estupenda Aprilia R2 250 desapareció hace ya unos tres años del mercado, aunque era mucho más radical que esta coreana (cuestiones de emisiones, pero que pena que despareciera una moto tan bonita) y con un rabioso motor de 2 tiempos. Por otro lado, modelos actuales como la Kawasaki Ninja 250 o la Honda VTR aún no estaban durante estos últimos años, aunque sus predecesoras ZZR 250 y VTR de carburadores se fueron alternando. En cualquier caso, la que sí se ha mantenido durante los últimos años es esta Hyosung Comet, que también pasó hace 3 temporadas de los vetustos carburadores a una inyección electrónica derivada de las usadas por el grupo Hyundai-Kia en sus coches. La evolución en cuanto a suavidad, consumos, progresividad y, en resumidas cuentas, efectividad de todo el conjunto fue más que loable puesto que uno de los detalles menos afinados de los anteriores modelos era precisamente el ajuste de los carburadores.

 

Hyosung es precisamente, dentro de las marcas “orientales no japonesas” la que ha tenido en su catálogo motos de cilindrada media desde hace ya muchos años, entendiendo esto como modelos de hasta 650, y hasta unas 700 que fue vista precisamente en el reciente salón de Milán. O sea, sin duda la que tiene motos más grandes de todas sus rivales directas. Además, su gama abarca desde custom hasta naked y deportivas en cilindradas que van de las 125 a esas 700 de la nueva Aquila. Vamos, que con la misma base de motor en cada cilindrada tiene un catálogo que cubre varios segmentos, lo que quizá sea una de las bases de su éxito.

EL CUARTO DE LITRO

Centrándonos en la 250, como decíamos fue durante mucho tiempo un “rara avis” puesto que era la única representante en el segmento de las sport, donde solo compartía “cartel” con modelos mucho más sosos y urbanos. Las Comet cuentan en todas sus cilindradas con dos variantes: naked y carenada. Así que ya sabes que esta R de aspecto deportivo tiene una hermana desnuda de aspecto más clásico denominada simplemente GT, sin la R final.

 

HYOSUNG GT 250 RiBien, y ahora empecemos por explicarte como es esta Comet “racing”. El motor es un V2 a 75 grados, refrigeración mixta aire- aceite y DOHC 8 válvulas. Como verás, bastante simple de planteamiento, lo que permite en parte lograr ese precio absolutamente imbatible respecto a su única rival directa actual que sería la Kawasaki Ninja (consulta nuestras fichas de precios y ya verás), y a la vez mantener un nivel de prestaciones razonable para poder ser considerada competitiva en el mercado usual. Declara prácticamente 30 caballos (29,2 exactamente), y mi primera moto grande fue una venerable Yamaha SR 250 mono cilíndrica refrigerada por ahí de y dos válvulas con la cual me di la vuelta a España con un amigo de pasajero que medía…¡1, 85! De esto hace ya tantos años que prefiero no pensar en ello, pero ese pasajero aún sigue siendo un buen amigo y recordamos como enfilábamos las curvas de la antigua carretera de Almería, y lo bien que no lo pasamos con aquella vetusta Yamaha… que daba 19 CV, alimentada por un prehistórico carburador cuya finura se queda a años luz de cualquier inyección electrónica como la que equipa esta Hyosung. Así que considera 30 caballos como un verdadero regalo para una moto de estas pretensiones (y un excelente precio, no lo olvides) y que se pueden disfrutar hasta el último grado de giro de acelerador. Además, si lo comparamos con sus dos rivales japonesas de los que ya hemos hablado, declaran casi la misma potencia máxima, por lo que a nivel de rendimiento no podemos considerarlo escaso.

 

En cuanto a la parte ciclo, cuenta con un chasis tipo doble viga de acero que proporcionan una buena rigidez, y que tiene unas cotas realmente conservadoras. Por ejemplo, el lanzamiento es de 25,5. Otra buena muestra de su amable carácter sport-turismo.

 

En cuanto a la amortiguación, delante equipa una horquilla invertida de 41 mm de diámetro que refuerza aún más esa imagen deportiva, que en este caso cuenta con el definitivo apoyo estético y dinámico del carenado que, todo sea dicho, es bastante más bonito de perfil que de frente. Su doble óptica frontal superpuesta, que en su momento siguió la moda impuesta por la Ducati 999, no está demasiado bien resuelta, aunque cumple su cometido de iluminar cuando no hay luz. Detrás se conforma con un mono amortiguador de rendimiento más bien discreto y regulable en precarga de muelle por escalones.



SOBRE EL COMETA

Hay un detalle que te llama la atención sobre esta Comet GT-R para los tiempos que corren: todavía tiene botones para encender las luces. Desde hace más de un lustro, la reglamentación europea, japonesa y, desde mucho antes, la americana, exigen que las motos tengan las luces conectadas permanentemente. Por esto, actualmente casi ningún modelo de nuestro mercado tiene ese botón que todos conocíamos en modelos antiguos. Sin embargo, en Corea no es así y por ello tienes que estar atento a salir con las luces conectadas, so pena que te intercepte algún guardia y ejecute la recaudación habitual. O sea, ponerte una multa que es más rentable que simplemente avisar de que llevas la luz apagada.

Eso sí, el tirador del estárter que si existían los modelos anteriores de carburadores para poder arrancar en frío ha desaparecido. aprietas el botón y rápidamente el bicilíndrico comienza a palpitar, con el típico “brom brom” inconfundiblemente bicilíndrico y además bastante ronco, entre otras cosas porque no cuenta con el insonorizador manto de agua de la refrigeración líquida. El tacto del embrague y acelerador son correctos, aunque la entrega de potencia no es excesivamente refinada. Por eso, te recomendamos pensar y dejar el acelerador perfectamente tensado, tarea fácil y siempre recomendable en cualquier moto, pero especialmente en este modelo que no cuenta con un tacto demoledor en bajos. Te será una buena ayuda a la hora de dosificar el gas.

 

hyosung gt 250 riComo primera moto, la verdad es que su comportamiento es muy bueno. Te permite mover te por la ciudad a diario manteniendo unos consumos realmente moderados-5,5 l de media en nuestra prueba-y teniendo las prestaciones decentes en carretera. Con 155 km/h de máxima velocidad declarada, nosotros llegamos a ver incluso 165 aunque con muchísimo lanzamiento, tras un buen rato en mantener gas a fondo y ya con unas vibraciones que desde luego no eran nada recomendables. No obstante, su velocidad media razonable se sitúa entre los 130-140 km/h declarados.

 

También la amortiguación cumple mientras no la saques de un uso razonable. No es una deportiva, y por lo tanto la horquilla invertida se traga los baches pero, para mantener cierta rigidez, es bastante dura de compresión. Algo parecido ocurre con el amortiguador trasero, aunque aquí al menos permite regular el hundimiento endureciendo la precarga, algo realmente útil con los cambios de peso que sufre la moto cuando llevas pasajero o carga detrás. Resumiendo, una amortiguación simple para una moto que busca serlo.

 

Pasemos a los frenos. Con doble disco delante y pinzas de dos pistones, la dosificación es suficientemente buena pero rápidamente notas síntomas de fatiga se abusa de ellos. La bomba y las manetas cumplen su cometido, pero desde luego no están pensados para un uso realmente existente puesto que comienza a perder tacto y mordiente. Es una buena idea que rápidamente aplica la fórmula más efectiva rata para mejorar el tacto: cambiar los latiguillos de goma por unos metálicos

 

Por cierto, la maneta es regulable en distancia al puño por medio de una rueda dentada, un excelente detalle de ergonomía que no encuentras en motos de mayor precio y cilindrada, que por otro lado se une a otros muchos pequeños “toques ergonómicos” que se reparten a lo largo de toda esta Comet. Por ejemplo, y por increíble que parezca, esta humilde sport turística de espíritu casi urbano cuenta con ¡estriberas regulables! Sí, como lo oyes, un detalle que incluso hoy día parece reservado a motos superdeportivas de alto nivel, la puedes disfrutar en toda la gama sport de Hyosung. Cierto que su resolución no es muy elegante ni cuenta con una terminación precisamente de orfebre, pero lo tiene. El soporte tiene distintos agujeros donde puedes roscar la estribera.

 

hyosung gt 250 riY aún hay más. Por ejemplo, el asiento es a dos niveles, como en las motos más deportivas, pero al contrario que las súper sport o superbikes más caras, aquí se pueden desmontar fácilmente ambos dos. El trasero se abre simplemente con una llave, cuya cerradura se haya situado en un lateral, y ya te encuentras con la excelente sorpresa de que cuenta con una cincha que deja el asiento colgando unido a la moto, de forma que no tienes que buscarte la vida a ver dónde lo colocas cuando lo desmontadas. Dentro del colín te encuentras un tirador rojo, muy fácil de accionar, del que tirando desbloqueas el asiento del piloto. Por otro lado, el pasajero cuenta con una buena asa metálica que, además, incorpora un pequeño gancho bastante útil para poder fijar pulpos que sirvan para transportar algún equipaje sobre el asiento trasero.

 

Y es que este es el papel en el que la Comet cuenta con una posición bastante sólida: aquel motorista que busca una moto económica a todos los niveles-desde la compra hasta el mantenimiento o el consumo- con la que pueda disfrutar de una estética deportiva, pero que también le sirva para hacer sus primeros pinitos en el mundo del mototurismo. Así es porque también es una moto bastante cómoda para viajar sobre ella con sus semimanillares razonablemente bajos, las estriberas bien colocadas y una pantalla bastante ancha que cubre bastante bien al piloto mientras no mida lo que Pau Gasol.



LA CALIDAD Y EL PRECIO

Realmente, lo que cuesta esta Hyosung es una verdadera ganga. De nuevo, nos referimos a mantener una excelente relación calidad-precio para situar a un modelo que, compitiendo directamente con rivales europeas o japonesas, poco tendría que hacer. Me explico. El rendimiento general de la Comet GT-R no tiene ninguna crítica real, y como hemos dicho durante la prueba está plagada de buenos detalles para la ergonomía y la comodidad, pero las terminaciones generales y la calidad algunos componentes francamente deja mucho que desear. Por ejemplo, el cuadro ciertamente es digital, pero de aspecto muy antiguo y abigarrado. También la calidad de algunas piezas de metal y de plástico (por ejemplo, el escape, algunas soldaduras de la tija y el chasis, etc.) no aguantarían la comparación con modelos de marcas europeas o japonesas.

Pero hay que tener en cuenta que las 250, el paso lógico después de una 125- por lo que tiene un inmenso mercado proveniente del carnet convalidado- es una categoría en la que, a excepción de los escúter, no se suele permanecer mucho tiempo porque está claro que las prestaciones que permite ese cubicaje se quedan, en cuanto se tiene algo de experiencia, bastante justas en carretera. Lógicamente, un usuario de una 250 de marchas en poco tiempo buscará un modelo de mayor cilindrada y prestaciones. Así, sí puedes tener una “cuarto de litro” bicilíndrica, con el mismo caballaje que otro modelo que cuesta mínimo 1000 € más y que se va dar el mismo rendimiento, aunque tenga un funcionamiento y algunas terminaciones o piezas de tornillería menos refinadas, es una excelente opción para traspasar esa puerta de entrada a los modelos de gran cilindrada. Si buscas un modelo así, la Hyosung Comet GT 250 Ri es tu opción perfecta.



A favor

- Relación calidad precio

- Comodidad

- Economía de compra y mantenimiento

- Perfecta como primera moto “grande”

- Detalles de ergonomía y comodidad.

En contra

- Motor rumoroso y algo tosco

- Amortiguaciones mejorables

- Detalles de terminación mejorables

- Prestaciones puras

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Miguel Méndez
Noviembre 2009

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar